LAS REBAJAS DEL HOLOCAUSTO: EL MUSEO DE AUSCHWITZ PIDE A LOS VISITANTES QUE “NO SE HAGAN FOTOS FRÍVOLAS EN UN LUGAR DONDE FUERON ASESINADAS MÁS DE UN MILLÓN DE PERSONAS”

Fuente:  Blog Nacional-revolucionario.

A tenor de que Auschwitz es un fenómeno religioso, se exige a los peregrinos que adopten las actitudes litúrgicas correspondientes. La gente empieza a tomárselo con cierta ironía —por decirlo suavemente— y resulta comprensible. Las razones son conocidas; voy sólo a resumirlas para quienes todavía no se hayan enterado de “las rebajas del Holocausto”. Pasen y vean.

Antes de la caída del Telón de Acero había fijada en la entrada del campo una placa que recordaba a las 4 millones de víctimas en Auschwitz. Pero se hundió el comunismo, ese sistema político tan veraz, y ahora, según la nueva y flamante placa, nos enteramos de que en realidad eran 1,5 millones. ¿Qué ha pasado con los otros 2,5 millones? ¿Se han volatilizado? Misterio.

En todo caso, ¿no habría que restarlos del total de víctimas del Holocausto? Se nos dice que no todas las víctimas de Auschwitz eran judías y, por tanto, la cifra global del Holocausto debe permanecer intacta. Curioso. Parece que, cuando se trata de recortar los salarios a los trabajadores gentiles, la oligarquía sabe restar muy bien, pero en otros temas se le olvidan las matemáticas. Así, aunque a los 6 millones de víctimas judías del Holocausto le restes 3 millones de no-víctimas de Auschwitz, el resultado es 6; y si le restas 2 millones o 1 millón, el resultado —¿cabalístico?— también sigue siendo 6.

Saber restar aunque les duela a los Rothschild

Sin embargo, nosotros sí sabemos restar. De los 1,1 millones de víctimas aceptado en la actualidad para Auschwitz —¿hasta la próxima rebaja?—, 800.000, se dice, eran judíos. O sea, más o menos el 75%. Así que, por lo que respecta a los 3 millones del recorte, hemos de suponer que el 75% continuará siendo un porcentaje válido. Conclusión: hay alrededor de 2,5 millones de supuestas víctimas judías que restar al total.

Si además tenemos en cuenta que los <<6 millones=””>> es ya una cifra periodística y que los especialistas hablan de 4,5 a 5,1 millones de judíos víctimas del “horror nazi” —Hiroshima/Nagasaki y el gulag  comunista, como sabemos, fueron muy divertidos—, podemos recortar esos 2,5 millones a los 5 millones del total y nos quedan… 2,5 millones de víctimas judías del Holocausto.

Más rebajas: ya es primavera en Auschwitz

A esto hay que añadir otras consideraciones. Desde los años sesenta del siglo pasado, los historiadores del sistema oligárquico han tenido que reconocer, a regañadientes, que no hubo cámaras de gas genocidas en Dachau, Mauthausen, Bergen-Belsen, Buchenwald y, en general, en todos los campos de trabajo —que no de exterminio— situados dentro de las fronteras oficiales del Tercer Reich. Porque sucede que, milagrosamente, las “fábricas de la muerte” estaban situadas todas justo en la Polonia ocupada, es decir, al otro lado del Telón de Acero en el momento de celebrarse el juicio de Nuremberg y allí donde el humanitario Stalin podía hacer y deshacer a su antojo.

Las víctimas en los campos objeto de prueba científica, a saber, los campos de trabajo, fallecieron mayoritariamente por tifus al final de la guerra, cuando una Alemania completamente descoyuntada por los criminales bombardeos terroristas aliados no podía suministrar ya alimentos, medicamentos o cualquier tipo de productos de primera necesidad a los campos. Los cuerpos que ves en las famosas fotos, sin incinerar por falta de combustible (se incineraban los cuerpos de víctimas del tifus para evitar la propagación de la epidemia), son presentadas como una prueba del Holocausto, pero, en realidad… dan mucho que pensar (dejémoslo así).

Si lo mismo, y con mayor razón, sucedió en los campos de Polonia, la pregunta es: ¿cuántos judíos murieron por tifus en Auschwitz al final de la guerra? De esos 2,5 millones que hemos aceptado en calidad de víctimas judías ¿qué cantidad queda por restar todavía en cuanto estrictas víctimas de un genocidio intencionado y planificado por los alemanes?

En mi opinión, dichas muertes, como las de los restantes campos, forman quizá parte de un genocidio, pero, más bien, del genocidio aliado. ¿No hubo pues genocidio alemán de los judíos? Sí lo hubo: el de los Einsatzgruppen en el frente del Este, con un millón de víctimas aproximadamente. Pero incluso este hecho hay que ponerlo entre paréntesis porque la negación de la versión judicial de Nuremberg está penada con cárcel. No se puede investigar con imparcialidad y, dadas las circunstancias expuestas, semejante restricción antidemocrática sólo puede levantar nuevas e inagotables sospechas. Conviene, pues, omitir pronunciarse y esperar a que sean los propios historiadores quienes se dediquen a cambiar las placas.

Hasta la próxima rebaja, amigos.

Un Comentario sobre “LAS REBAJAS DEL HOLOCAUSTO: EL MUSEO DE AUSCHWITZ PIDE A LOS VISITANTES QUE “NO SE HAGAN FOTOS FRÍVOLAS EN UN LUGAR DONDE FUERON ASESINADAS MÁS DE UN MILLÓN DE PERSONAS”

  1. Y YO PREGUNTO ¿CÓMO ES POSIBLE QUE SE PERMITA DESDE EL CONGRESO AMERICANO LA MÁS BESTIAL CAMPAÑA ANTISEMITA JAMÁS HECHA DESDE QUE HITLER Y STALIN PERSIGUIERAN A ESTA RAZA? ¿A QUIÉN LE ESTÁN DEJANDO LOS JUDÍOS RENEGADOS COMUNISTAS, QUE VOTAN DEMÓCRATA Y APOYAN A CUANTA PUTA O BISEXUAL, INCLUSO LESBIANA GRITÉ DESDE HOLLYWOOD, LA TELEVISIÓN O EL RADIO AMERICANOS, LA JUSTICIA OBLIGADA?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15