¿LEERÁS EL LIBRO DEL EX ESCOLTA DISIDENTE?

MARIADELCARMENCARRONUEVAPor: Lic. María del Carmen Carro

La pregunta resulta tonta para algunos, pero conozco que lejos de ser enigmática es sugerente.- ¿Le gustaría leer: “La vida oculta de Fidel Castro? O ¿Le basta con la muestra pública? ¿Ha sufrido usted suficiente hambre, aislamiento, promiscuidad, carencia de todas las libertades para  llegar a gritar ¡Basta!?

¿Resultaría el libro en extremo beneficioso para lograr la libertad y la democracia de Cuba, o resultaría un teque más para “agarrar dinero”?

Juan Reynaldo Sánchez, autor del libro asegura que no lo mueven motivos de beneficios personales. Lo realizó motivado en dar a conocer la verdadera cara del tirano, quien se movió como el camaleón todo el tiempo que él cuidó sus espaldas, con sus propias espaldas. Hombre de confianza. ¿Verdad? Él no lo niega. Se muestra sereno en cada intervención en televisión que por cierto—son abundantes—pero lleva una mirada que no trasmite felicidad.

Todos los cubanos conocemos que a los guardias personales del gobernante cubano se les conocía entre dientes e inclusive por otros militares como “los perros de Fidel”.

¿Y por qué los perros? Primero porque mordían si te acercabas al “amo”, segundo porque comían cuando el amo les dejaba comer, tercero porque vivían por el amo, con el amo y para el amo.  Simple, la vida del amo, por la de los “perros”. A la voz del amo allí estaban los perros.

¿Y puede un perro aburrirse de estar en la perrera y comenzar a morder a su propio amo?

Sí, y no lo pongan en duda. Puede un perro repudiar a su amo, cuando el amo se convierte en soberbio y aberrante.

Entonces, comenzaremos por pensar que el escolta, si está actuando por el bien de  Cuba. Desmoronar la imagen del líder de más de cincuenta años, con datos y pruebas irrebatibles resulta beneficioso para “abrir y terminar de abrir los ojos” de muchos que durante años han repetido:

“Esto está así, porque Fidel no conoce que esto sucede”. Palabras afirmativas que acompañaron por muchos años al pueblo de a pié que confiaba en el ‘barbudo”, quien en 1959 se mostró como el salvador de los pobres y proclamó una Revolución por los humildes, con los humildes y para los humildes. ¿Ha estado usted en la parte de los humildes? Duro. Días, y años pensando generación tras generación que todo sería diferente el año que viene.

En el libro, según referencias de los que han podido leerlo, (está en idioma francés), se revelan los amoríos extramatrimoniales del Comandante en jefe  Fidel Castro, quien además, por aquellos años también fue el primer Secretario del Partido Comunista Cubano. Contradictorio comportamiento del que regía los estatutos de los miembros del Partido.

Y me resulta esto interesante, porque recuerdo haber presenciado el llanto de alguien que trabajó muy cerca de mí y  que separaron de las filas del Partido, porque le comprobaron haberle sido infiel a su esposa, que también era militante del Partido.

Tras la reunión el hombre, (muy apuesto por cierto) se sentó en su puesto de trabajo y no levantó más la cabeza. Varios días pasaron y se le veía triste y preocupado. No solo perdió su matrimonio, sino que su futuro estaba arruinado. Perder el carnet para un comunista, era quedarse sin opciones.

Y para no dejar la historia (que es real) sin final y como en los cuentos de hada tuvo un final feliz el infortunio del pobre “militante mujeriego”

La suerte le tocó años más tarde cuando se inscribió en el “sorteo de la lotería’ y pudo salir de Cuba. Le vi alegre y con otra familia,  por acá por Miami.

O cuando yo llegaba a la casa cuando vivía en Cuba y el televisor en programación en cadena estaba ocupado por Fidel Castro, hablando de vacas, de toronjas, de lo que se le ocurriera y recuerdo en cierta ocasión que comenté en voz alta a una vecina:

-Oye, y ¿Y es que este (refiriéndome a Fidel) no tiene mujer?

Para mí, como parte del pueblo él era un hombre solitario, solo dedicado a Cuba, su Partido, sus CDR, y al menos dejó la Federación para la otra parte de la familia, la fallecida y ex cuñada Vilma Espín.

O cuantas veces las madres cubanas y esposas cubanas se han preguntado: ¿Por qué Cuba no tiene una primera Dama? Y la respuesta:

“Es que el Comandante está soltero, tras el divorcio con Mirta Díaz Balart. Solo esta entregado a Cuba.” Cuantas veces una madre con su hijo preso ha necesitado del voto de bondad de otra mujer como ella que la escuche. ¿Si Cuba tenía a Dalia Soto del Valle, por qué fue negada  esa posición, que se convierte en humanitaria, a la Nación cubana?

Le agradezco de veras al escolta disidente que me muestre que yo estaba equivocada, Fidel, era un hombre con amores y con “amoríos”. Se llame Juanita la traductora de inglés o cualquier otra. Me imagino que la tal Juanita no se dejaba arrebatar el lugar. Ahí estaban las preferencias, los viajes y las buenas ropas y comidas, según Juan Reynaldo Sánchez.

El pueblo o una parte  del pueblo que cada vez se va tornando minoría, gritaba cuando hacían mítines de repudio, de los que fui víctima innumerables veces:

¡Esta calle es de Fidel! O ¡tenemos un Comandante que le roncan los Co……!

Les aconsejo a los que se dedicarán a publicar el libro de Juan Reynaldo Sánchez, que lo hagan en español, o más bien en “cubano” lo antes posible, para que el pueblo de Fidel, lea que no solo las calles son del Coma andante, sino que los Cayos, las Islas retiradas, las caguamas, los delfines, son del jefe. Lo dice el escolta disidente. Y no sé si tendrá un hipopótamo al estilo de Pablo Escobar. Todo, todito, todo es del primero.

Y  si el primero se lo llevó todo, ¿Qué quedó para el segundo? Bueno, eso que lo cuenten los próximos escoltas disidentes.

JUANREYNALDOSANCHEZJuan Reynaldo (en la foto) era uno de los escoltas del primero. Conozco a otros que se han quedado por allá, que no están viajando cuidando las espaldas del primero, pero su historia y sus posiciones les han asegurado bienestar en la ancianidad.

Son perros que se pusieron viejos en la perrera, sentados a los pies de su amo, que ya apenas los reconoce, pero el olfato los une. Y el amo en cierta medida, aunque a veces les chasquee, para que se retiren. Ahí están, ¿Y serán igual como gatilleros?

Preguntémosle a Juan Reynaldo Sánchez, quien actualmente por su entrenamiento se coloca en una Agencia de Seguridad, por la Florida. (Según datos, hasta tiene organizado algunos guardianes para su protección).

Por lo pronto, ¡felicidades! Se ha llevado grandes espacios en todos los programas de canales locales. Ser ex escolta y poder escribir un libro de lo que fue su trabajo, le ha otorgado lugares especiales. Si le quitamos al escolta disidente el sustantivo y lo dejamos solo en “disidente”. ¿Le otorgarían tantos espacios televisivos? …piensen…contesten para sus adentros.

Nota: (traté, como periodista independiente, hacerle alguna pregunta al escolta disidente, pensando que por su admiración por los opositores me daría alguna prioridad y los teléfonos que aparecen no corresponden con la realidad. Y para mi asombro el teléfono que aparece es el de Ángel de Fana, con el que tuve el gusto intercambiar un saludo”, gracias a la equivocación… Eso también le agradezco al escolta disidente.

WordPress theme: Kippis 1.15