LLAMAMIENTO DE OPCIÓN RESTAURADORA NACIONALISTA

OPCIONRESTAURADORANACIONALISTALOGOOEMBLEMAAnte la realidad acuciante de Cuba. Ante la imposición del falso amigo a una rendición incondicional ante el enemigo que hemos combatido a sangre y fuego durante más de medio siglo, ante la claudicante actitud asumida por una “oposición” que no es capaz de romper el cordón umbilical que lo ata al chorro de dólares que les envía—precisamente ese falso amigo—y otra “disidencia” o falsamente bautizada como “sociedad civil”, que están jugando a ver como se enganchan aunque sea en el “caboose” del arrollador tren del Nuevo Pacto del Zanjón, empujado por el obamismo, con la complicidad del raulato, los nacionalistas cubanos no podemos aislarnos en nuestras celdas, ni retirarnos a nuestros “cuarteles de invierno” a esperar tiempos mejores porque el desentendernos de lo que pasa fuera no sería servir a nuestro destino en lo universal, sino convertirnos monstruosamente en desertores de nuestra causa en la hora más negra de la patria.

“Nuestra época no es ya para la soberbia de los esteticistas solitarios ni para la mugrienta pereza, disfrazada del idealismo, de aquellos perniciosos gandules que se ufanaban en llamarse rebeldes. Hoy hay que servir. La función de servicio, de artesanía, ha cobrado su dignidad gloriosa y robusta. Ninguno está exento –filósofo, militar o estudiante– de tomar parte en los afanes civiles. Conocemos este deber y no tratamos de burlarlo.” Esa tiene que ser la divisa de los que nos llamamos nacionalistas cubanos genuinos.

Hoy Cuba está huérfana de líderes. Su pueblo, con varias generaciones de autómatas adoctrinadas por el materialismo castro comunista es una masa amorfa obnubilada. En fin, una masa amorfa con una mitad de desencantados de una falsa revolución que les prometió el paraíso en la tierra y los retrotrajo a la edad media y los convirtió en siervos de la gleba y la otra deslumbrados por la riqueza material del poderoso vecino del norte que han perdido la fe en su tierra. No se sabe qué cosa es peor, si la bazofia y palabrería demagógica de las izquierdas, donde no hay manoseada estupidez que no se proclame como hallazgo, o la patriotería derechista, que se complace, a fuerza de vulgaridad, en hacer repelente lo que ensalza. Y producido por el alborozo de las izquierdas y las derechas, un caos ruidoso, confuso, cansado, estéril, feo y bochornoso.

Puede tomarse como una utopía la afirmación que hacemos los nacionalistas cubanos de ORN, de que las fuerzas telúricas de nuestra patria tienen que haber parido ya al nuevo tipo de cubano que demuestre que—por debajo de cuanto cascote repulsivo de “hombres nuevos”—en sus cimientos populares hay ya, sí, yacimientos magníficos de cubanos que son como diamantes sin pulir en este sombrío panorama de mediocridad, que esperan recibir la prédica de la idea salvadora que constituye la Opción Nacionalista.

Por eso se impone la movilización de esa minoría histórica, inasequible al desaliento, que han sido los nacionalistas cubanos, para juntos hombro con hombro, predicando con el ejemplo, salir a alentar a la juventud cubana que busca enrumbar su destino por un sendero de esperanza; para entregar la antorcha a las nuevas generaciones que aprenderán de nosotros los conceptos del genuino nacionalismo cubano, que no obedece a los intereses extranjeros de ninguna nación del mundo.

Opción Restauradora Nacionalista no llama  con la invocación del nombre de Cuba a una charanga patriótica. No los invitamos a cantar a coro fanfarronadas. Los llamamos a la labor ascética de encontrar bajo los escombros de una Cuba  detestable la clave enterrada de una Cuba exacta y difícil.

No venimos  execrar como antipatriotas a tantos que desencantados de traiciones y fracasos  han abandonado la lucha activa.  Pero su descontento es el nuestro. Nuestra manera de servir a Cuba  tendrá que ser también rigurosa como lo fue la de ellos. Sentimos, como lo han sentido ellos, camaradas de los buenos tiempos, cólera y asco contra tanto confusionismo. Los invitamos a no conformarnos con la  Cuba que existe hoy. Dios nos libre de aceptar y que nos guste esta Cuba incómoda: sus gustos, sus perezas, sus malos hábitos.

Nuestra tarea es la de hundir el escalpelo y sajar sin contemplaciones. Lo que importa es estar seguros que nuestra conducta obedece a una ley de amor.

¡Veteranos del nacionalismo cubano, jóvenes esperanzas de nuestra idea, vengan a nosotros para reiniciar esta cruzada! Sólo son felices los que saben que la luz que entra por su balcón cada mañana viene a iluminar la tarea justa que les está asignada en la armonía del mundo.

Opción Restauradora Nacionalista Cubana

3 comentario sobre “LLAMAMIENTO DE OPCIÓN RESTAURADORA NACIONALISTA

  1. Hoy,como ayer y como siempre decimos presente.Creemos que el nacionalismo cubano sera’ el futuro de la Patria,
    porque lo unico que puede derrotar el internacionalismo marxista lenninista es el nacionalismo cubano.
    Por Dios,la Patria y la Familia
    Arriba Cuba
    Horacio Minguillon Alonso

  2. No hsy nada que agregar. me uno por completo a esas patrioticas palabras, Esteban Fernandez

  3. Estoy de acuerdo con el llamamiento de opcion restaudadora nacionalista, hay que combater a los traidores vende patrias que existen aqui en el exilio y en la isla cautiva no puede haber ningun trato con esos asesinos de Nuevo estoy de acuerdo con opcion restaudadora nacionalista. quedo de usted Nilo Barredo Sanchez

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15