LO QUE LA MALDITA PRENSA MUNDIALISTA CALLA PERVERSAMENTE. EL RACISMO ANTIBLANCO ¿REALIDAD O MITO? CASOS REALES Y SU REFLEJO EN LOS MEDIOS ESTADOUNIDENSES

En la foto: José Alberto Jiménez

Fuente: Los replicantes

El racismo antiblanco suele ser un tema tabú pero, ¿es una realidad o un mito? Analizamos casos reales y su reflejo en los medios estadounidenses, donde el racismo se vive con especial intensidad.

Por todos son conocidos los distintos tipos de discriminación que han aflorado a lo largo de toda la historia de la humanidad: desde la discriminación por sexo (machismo o hembrismo), por orientación sexual (homofobia), hasta la discriminación por raza o por lugar de procedencia (el racismo y xenofobia).

El caso de José Alberto Jiménez

Este joven, de 19 años y casi dos metros de altura, es jugador de baloncesto y, hasta este verano, ha jugado en el equipo del Unicaja de Málaga. Es a finales de julio de 2015 cuando a este joven le comunican su aceptación en el Eastern Florida State College(Estados Unidos). Allí, sin él saberlo, comenzará a vivir una auténtica pesadilla.

Es en Norteamérica donde José Alberto empezó sus estudios de Psicología aplicada al deporte y el lugar en el que planeaba continuar su carrera como jugador de baloncesto; sin embargo, a su llegada se encontró con una muy desagradable sorpresa: su dormitorio apenas tenía un colchón viejo tirado en el suelo donde el joven tuvo que dormir durante siete días. Pero aquello era solo el principio de un sueño roto.

Allí ha pasado incluso dos días consecutivos sin comer absolutamente nada y teniendo que escuchar a sus compañeros de raza negra decir que odiaban a los blancos y que no les gustaba que él estuviera allí. Le han robado dinero, comida, ropa y, lo más importante: su sueño. En varias ocasiones, llegaba de la universidad y se encontraba con su ropa mojada en el suelo.

Sin embargo, el jugador no solo ha sufrido en sus propias carnes este racismo, sino que ha sido testigo de cómo lo sufrían otros compañeros de raza blanca a su alrededor. En concreto, el baloncestista vivió una pelea entre dos de sus compañeros (uno de raza blanca y otro de raza negra) que desembocó en la expulsión del equipo del jugador blanco.

José Alberto volvió a España solo unas semanas después. La situación era insostenible para él y psicológicamente le ha marcado para siempre. Nunca había imaginado encontrarse con un grupo de personas de raza negra que le discriminarían por su color de piel. Él ha declarado no sentirse para nada racista, por lo que nunca entendió la situación por la que le hicieron pasar.

Las series y los blancos: el ejemplo de “Empire”

Los protagonistas de “Empire”

‘Empire’ es una serie creada por Lee Daniels y Danny Strong. Se comenzó a emitir en enero de este mismo año y su primer capítulo arrasó en audiencia con casi diez millones de espectadores. Sin embargo, esto solo era el principio. Su capítulo final lo vieron dieciséis millones y medio de personas, un capítulo que cerraba una temporada de éxito.
En ‘Empire’ apenas podemos ver a personajes de raza blanca. En este drama, basado en la obra ‘El rey Lear’ de William Shakespeare, la música tiene un papel muy importante, sobre todo el rap y el hip hop.

Pero, ¿qué tiene esta serie para haber enganchado a una gran parte de la sociedad norteamericana? Algunos piensan que la comunidad negra que se representa en la serie no es extrapolable a la realidad, pues los personajes tienen sus propios códigos de conducta o su forma única de expresarse, sin olvidar que esta comunidad no es consecuencia de la inmigración.

Sin embargo, su creador Lee Daniels confesó que en la serie había “una dura mirada sobre las cuestiones de raza. Queremos provocar que Estados Unidos se eche una mirada a sí misma y se de cuenta de que no somos los número uno”. El protagonista de la serie (Terrence Howard) también habló sobre ello: “es suficientemente duro ser negro y caminar por las calles. Creo que estamos resolviendo problemas que no se han tratado. No solo en la comunidad negra, sino también en el país”.

Volviendo al productor ejecutivo de la serie (Daniels), afirmó en una ocasión queodiaba que hubiese guionistas blancos que escribiesen para actores negros. “Es muy ofensivo”, comentó. En un evento con los creadores de otras series muy famosas de Norteamérica, Daniels preguntó con cuántos guionistas afroamericanos contaban los proyectos de sus otros compañeros. Michelle King, productora ejecutiva de ‘The Good Wife’, contestó que en su equipo había dos guionistas negros, pero que ella no buscaba la diversidad, sino al mejor escritor. En el fondo, a lo que se refería Lee Daniels era a promover lo que en nuestro país se conoce como discriminación positiva.

Por otro lado, una de las protagonistas de la serie, la actriz Taraji P. Henson, denunció públicamente este mismo año en una entrevista en la revista Uptown que su hijo, de veinte años, había sido discriminado racialmente por un policía en la Universidad de California. Sin embargo, días más tarde, la policía de Glendale divulgó un vídeo en el que se comprobaba cómo el hijo de Henson era tratado por aquel policía de manera respetuosa.

¿Estamos ante una problemática real, en una sociedad en la que todavía los negros son discriminados de manera extrema? ¿O nos encontramos con situaciones de racismo antiblanco, camuflada en una hipersensibilidad de la comunidad negra?

Es curioso comprobar cómo ‘Empire’, teniendo la oportunidad de hablar sobre la tolerancia racial a través de la vida de una familia negra y su cultura, se conforma con olvidar este enfoque e incluso mostrar, en ocasiones, tintes de racismo contra los blancos.

Durante la primera temporada se muestra una palpable tensión entre Lucious, de raza negra, y su nuera Rhonda, la cual es blanca. De hecho, es llamada continuamente “puta blanca”, y los personajes comentan que ella jamás podría entender la cultura de la familia de Lucious (por el simple hecho de ser blanca).

En otra ocasión, por ejemplo, un personaje negro es criticado por tener un nombre “de blancos”. Además, en el último capítulo, durante una rueda de prensa en la que se anuncia un concierto, se comenta que un porcentaje de las ganancias de dicho evento irán a parar a Black Lives Matter. BLM es una organización activista que lucha contra la violencia hacia personas de color, sin embargo, muchas voces apuntan a que dicha organización no busca la igualdad real, sino que radica en ella el racismo antiblanco.

En Francia, partidos conservadores denuncian racismo antiblanco

El secretario general del partido conservador francés UMP (Union pour un mouvement populaire), Jean-François Copé (en la foto), declaró hace tres años que, debido a la multitud de razas y etnias que se desarrollan en el país, se da un fenómeno de racismo antiblancos, en el que franceses de raza blanca son discriminados por otros franceses con diferentes orígenes, religión o color de piel.

De hecho, este es el tema del libro ‘¡Blanco de mierda!: crónica de un odio inexistente’, de Gérald Pichon, publicado hace dos años en Francia. Según el autor, muchas personas, de raza blanca, no se atreven a denunciar este racismo por miedo a, precisamente, ser ellas tachadas de xenófobas. Gérald no se queda ahí: el autor también afirma que el verdadero motivo de la acción de algunas organizaciones declaradas “antirracistas” no es otro que el odio a la raza blanca..

WordPress theme: Kippis 1.15