LO QUE YA NO SE LE PUEDE DECIR A JULIE BANDERAS

Por Esteban Fernández

Ayer estaba observando a Julie Banderas (foto grande de arriba) al frente de uno de los programas de Fox News y me tuve que reír pensando en que lo primero que yo le diría al ser entrevistado por ella, o si trabajara junto a ella, fuera iniciar la conversación diciéndole: ” ¡Oye, muchacha, pero que linda tu eres!” y desde luego eso es tabú en la actualidad y me botaban de la estación o más nunca me entrevistaban.

Porque una de las cosas más tristes de la vida moderna ha sido la muerte lenta del piropo. Y no hablo de los piropos groseros que nunca debieron existir, ni de los tontos que le pitan desde el carro a una muchacha que camina por la acera, sino de los bellos halagos que parecían venir de las mentes de poetas, arquitectos, pintores y escultores. Da verdadera pena que ya  hasta ser unos caballeros y abrirles las puertas a las damas luce fuera de moda.

Todos podemos recordar lo agradecidas y contentas que se sentían las muchachas antes las bellas galanterías. Tanto era así que cuando no las recibían se sentían ser poco agraciadas por la naturaleza.

Llegaban las mujeres hasta a pedirlas, porque desde el mismo instante en que decían: “Oh, hoy estoy de lo más desarreglada, me veo horrible” ya usted sabía que tenía que lanzarles un agasajo.

El velorio de los piropos se inicia a través de las campañas feministas y de acusar a los hombres de acoso sexual y de exigir una indemnización a cambio.  Cuando lo correcto es que, ante la falta de respeto, o el manoseo indeseado de un hombre a una mujer, debe llegar otro hombre (padre, marido, novio, hermano, hijo o hasta un buen amigo) a partirle la cara al atrevido.  Nunca estaré de acuerdo con exigirle dinero al que les toca los traseros.

¿Es idea mía o todas las quejas (no las querellas criminales encaminadas a buscarse billetes) por los piropos son -por muy elegantes que estos sean- contra viejos, gordos, panzones, calvos y casi siempre desprovistos de capital?

Porque cuando el piropeador  es súper bien parecido, como Brad Pitt o Bradley Cooper, entonces todas las barrabasadas que dicen -por muy pesadas que sean- las encuentran muy graciosas.

También cuando el viejo -por muy horripilante que sea- es multimillonario siempre tiene a su disposición las mujeres más despampanantes del mundo aceptándoles y hasta suplicándoles una simple flor. Y desde luego, un abrigo de mink de 15 mil dólares no viene mal.

¿Sabe usted cual fue el piropo que le susurró al oído de Jacqueline Kennedy el horripilante y desgarbado griego Aristóteles Onassis? Dicen que le dijo: “¡First Lady, yo tengo billones de dólares a tu disposición!”

Porque actualmente no es tan bien recibido decir: “Si cocinas como caminas me como hasta la raspita” que sin ningún tipo de halagos ni preámbulos simplemente decir: “¡Yo soy el propietario de los Lakers!”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15