LOS INOCENTES

Por, Esteban Fernández

Soy de la firme creencia que Fidel Castro, a la hora de adueñarse de Cuba, hizo muchas cosas innecesarias.

Entiendo que se fajara con los norteamericanos y con la Iglesia católica. Eran dos enormes obstáculos que se le interponían a su gestión hegemónica.

Inclusive hasta barrer del mapa a todos los que nos opusimos beligerantemente lo entiendo. Nos lanzamos a evitar que él se cogiera a Cuba y nos pulverizó.

Ahora bien, por qué tuvo que dañar a tanta gente inocente que ningún daño le habían hecho ni intentaban hacerle.

¿A quá viene esa hija de putada de hasta quitarle un puesto de vender fritas a su legítimo dueño? Personas buenas y decentes que jamás habían pisado una jefatura de policías, ni habían cometido el más leve de los delitos, que nunca habían visto por dentro un calabozo, lanzarlos a cumplir largas condenas en infrahumanas condiciones. Hasta por católicos o Testigos de Jehová.

Miles y miles de niños, algunos hasta recién nacidos, que se vieron obligados a abandonar a su país de origen. Solos en alma.

Compatriotas que se habían pasado 30 y 40 años trabajando de sol a sol, levantado un negocio y viene este desmadrado e injustamente se los intervino.

Ni un solo gesto de compasión, ni un solo caso de decirle a un hombre honrado: “No, chico, no te preocupes, todas tus propiedades son bien habidas y nosotros no vamos a quitártelas”.

¿Usted se enteró de un solo caso donde un matrimonio decente, correcto, con unos hijos chiquitos, tratando de abandonar el país y que los representantes del régimen les hayan pedido que se queden, que los van a tratar bien, y que nadie los va a tocar ni con el pétalo de una flor? No hubo misericordia alguna.

No, nada de eso, a rajatabla, a destruirlo todo, gritos de ¡que se vayan los gusanos! Y en realidad no eran “gusanos” eran gente buena y del comercio.

¿Qué necesidad había de llamarles lumpen, vende patrias, traidores, curas falangistas, niños bitongos a damas, caballeros, profesionales, artistas y deportistas que nada malo habían hecho?

¿Ustedes le han encontrado alguna justificación a acabar con Habana, Almendares, Cienfuegos y Marianao, con todos los buenos programas televisivos, con todos los productos nacionales, y hasta quitarles los nombres a las calles, a los ingenios, y hasta cambiar la geografía e historia cubana?

En realidad, si Fidel Castro hubiera implantado una dictadura igual a la de Batista, hubiéramos sido mucho menos los exiliados. Pero este tipo no quería una dictablanda sino pulverizar a la nación cubana y a sus ciudadanos decentes y laboriosos. Innecesariamente, según yo.

¿Por qué tuvo que acabar con la comida, con la ropa, con el calzado, con la televisión entretenida, con las películas de estreno, con la unidad nacional y familiar, con la política y con los Partidos Políticos.

En otras palabras: para ser hijo de puta no era necesario ¡SER TAN HIJO DE PUTA!

9 comentario sobre “LOS INOCENTES

  1. No ofendas a las putas, querido Estebita.

  2. Muy sencillo Esteban, Castro como buen decendiente de judio Sefardita español odiaba al Cubano.
    Por eso destrozo’ nuestra cultura,nuestra raza nacional Cubana y entregó nuestra soberania nacional aquellos poderosos intereses extranjeros que aspiran crear un solo Orden Mundial.
    Castro fué un cipayo titere de los Bilderberg y del Council of Foreign Relations.
    Su amo fué DAVID ROCKEFELLER EL MALDITO GLOBALISTA QUE TENIA EL ENFERMIZO SUEÑO DE SER EL DUEÑO DE LA HUMANIDAD
    QUE SE PUDRAN EN EL INFIERNO POR ASESINOS HIJOS DE P

  3. Castro I es hijo de un soldado de Valeriano Weyler que causó decenas de miles de muertos, ese odio lo vivió en su casa desde que nació y por supuesto esta es la razón……ODIO A LOS CUBANOS.
    Alvaro

  4. Muy de acuerdo, Fidel demostró su odio al cubano, pero lo mas triste del caso, es que he visto a Cubanos, aqui en Miami, defendiendo la miseria….hace poco un cubano de la vieja guardia le dijo a un “bocon recien llegado”…lo atrasado que estaba Cuba en todo….para que fue aquello ardió Troya, se tuvieron que meter por el medio, porque el cubanazo, tuvo intenciones de pegarle al viejo Cubano…..y si no lo aguantan lo hubiera hecho.
    con esto quiero decir que el “Hombre nuevo” no tiene conciencia, ni respeto a las canas y muchos menos sentimientos….y pensar que estamos rodeados de esta MALDITA PLAGA.

  5. Batista era un dictador “normal” y sus ambiciones eran relativamente razonables comparadas a las de un tirano totalitario como Fidel Castro. Lo de Batista era tener cierta posición y por supuesto dinero, ser gente grande, pero nunca controlarle la vida al pueblo y mucho menos crear un “hombre nuevo,” ni tampoco virarlo todo al revés.

    Batista buscaba que las cosas funcionaran bien porque quería ganarse al público, no dominarlo ni sojuzgarlo. Siendo un hombre de color y de antecedentes humildes, le interesaba mucho “superarse” y elevar su estatus, por eso se esmeraba en lucir y comportarse como un caballero comparado a la vulgar y prepotente chabacanería de Fidel. En resumen, Batista, con todos sus defectos y fallos, no era un atorrante ni un monstruo, y el otro sí lo era.

  6. Secundo al Sr.Encino, el cual ha hecho un resumen de la “dicta blanda” de Batista y su manera de ser, sin embargo la “aristocracia cubana” lo rechazaba precisamente por su mestizaje, que en realidad descendia de Indio Siboney…segun he leido…este fue un personaje que trató de superarse…hay que decir la realidad, fuera de simpatias.
    Tengo un libro que mandé a pedir a España hace años con el titulo: Cuba Genesis de una Revolucion de Ramon E. Ruiz, excelente lectura, donde menciona la cantidad de nombres conocidos por los cubanos,pero con simpatias fuertes hacia el comunismo, entre ellos Diego Vicente Tejera y otros mas que he olvidado.
    Aqui menciona el hecho como la Aristocracia, desdeñaba en publico la presencia de Batista y decian en alta voz “Vamonos que llegó el Negro”, esa fue la misma aristocracia que dió millones, para acabar de sacar a Batista, el cual cometió errores y muchos,y por él sale a la luz un hijo Satanás, pero nunca trató de someter al pueblo de Cuba, a la esclavitud y a la mas objecta miseria.

  7. Esa “aristocracia” u “oligarquía” acabó ayudando a hundir a Cuba, igual que los “intelectuales” cubanos. Por ejemplo, la gente de Bacardi, luego tan impecablemente anti-castrista, apoyó la “revolución” hasta que ésta se le viró y traicionó a sus ricos partidarios. De poco vale que “abrieran los ojos” cuando ya era demasiado tarde.

  8. Independiete de que se sabe que el hijo de puta de Fidel y su comparsa, viraron a Cuba al reves, esa pandilla al posesionarse del poder, abrieron las cloacas y se desbordo toda la miseria mental que tenian cientos de miles de cubanos a traves de la Isla y los apoyaron por todas sus envidias, frustaciones, unidas a los vagos, delincuentes y toda la mierda que estaba encerrada en esas cloacas. Vamos a no llamarnos a enga~os, una gran mayoria del pueblo de a pie, consolido la dictadura, por su odio a los que tenian mas, o sea el quitate tu “pa” ponerme yo. Muchos ya muertos se fueron diciendo igual que los que aun estan vivos, que comemierda fui.

  9. Pues claro, había mucha miseria humana solapada, mucha más de la que se sospechaba antes del ’59, y cuando el castrismo abrió esa caja de Pandora, resultó ser demasiada y arrasó como un tsunami de hijeputez (en parte porque la gente decente no estaba preparada para eso y escasamente lo podía creer, y por supuesto estaba en seria desventaja, ya que el nuevo sistema fuertemente favorecía a la gentuza).

    Vale recalcar que nadie cambió radicalmente de un día para otro, sino que fue cuestión de destape o de quitarse la careta cuando las condiciones lo permitieron y lo alentaron. Y también debe quedar claro que el castrismo no creó al elemento miserable, sino que le dió rienda suelta para utilizarlo y aprovecharlo. O sea, ya Cuba estaba minada antes de 1959, y el castrismo sirvió de detonante.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15