LOS MEDIOS AL VOTANTE DE TRUMP: “NO TIENEN LA MENOR POSIBILIDAD”

trumplosmediosledicenno

Por, Carlos Esteban-La Gaceta – España

Sí, como parece haber reconocido un operativo próximo a la campaña demócrata, las elecciones pueden amañarse -más aún la computerizada, cuyas máquinas pertenecen parcialmente a George Soros y que parecen haber dado problemas ya para depositar votos al candidato republicano- imaginen las encuestas.

Ya es difícil fiarse de nada o de nadie en estas elecciones, las más reñidas, violentas, cruciales de las últimas décadas. Menos que de nadie, por supuesto, de la prensa ‘de prestigio’, que está dejando su prestigio por los suelos. ¿Tiene sentido que el New York Times publique, cuando hay sondeos que marcan un empate técnico, que las probabilidades de una victoria de Trump son “0”? Ya sabemos, por los correos filtrados por WikiLeaks de y a John Podesta, jefe de campaña de Hillary, que se están ‘cocinando’ salvajemente las encuestas con el propósito de que el votante de Trump se quede en casa el próximo día 8.

El establishment está luchando con uñas y dientes y todas las armas a su disposición -armamento nuclear, para entendernos- para que Donald Trump no llegue a la Casa Blanca y ‘deseque el pantano’, según su propia expresión. Ahí entran las encuestas, los análisis y las noticias que tienen un único propósito: desanimar al votante de Trump.

Lo reconoce Callum Borchers en un blog del Washington Post. “Desde el último debate presidencia la semana pasada, muchas publicaciones han estado transmitiendo un mensaje sin ambages a los partidarios de Trump: vuestro candidato va a perder las elecciones el 8 de noviembre”.

Borchers abunda en ejemplos, por si hiciera falta. La web del gurú demoscópico Nate Silver -que hizo el mayor de los ridículos con Trump en las primarias-,  FiveThirtyEight, señaló triunfal justo después del debate: “Probablemente Clinton acabó con Trump anoche”, y la columnista de The Guardian y antigua editora ejecutiva del New York Times Jill Abramson fue aún más directa: “Hillary Clinton va a ser presidente casi con total seguridad”. Un día después, el blog del NYT Upshot aumentaba las probabilidades de victoria de Clinton a un soviético 93%, lo nunca visto. Político: “El camino de Donald Trump hacia una triunfante noche electoral está casi completamente cerrado”. Y en el propio WaPo, en su blog The Fix, Chris Cillizza y Aaron Blake escribían que “las probabilidades de que Donald Trump gane se aproximan a cero”.

Para Borchers, la estrategia de los medios no es tanto desanimar el voto como impedir, cuando Trump pierda, que sus partidarios declaren que la votación ha sido amañada.

Pero a medida que se acerca el día, las grandes demoscópicas son conscientes de que tienen que seguir operando el día después, y que no pueden permitir que el último dato que quede en la retina o en el oído del público sea groseramente falso, y por eso los sondeos empiezan a reflejar algo parecido a un empate. En Michigan, por ejemplo, los once puntos de ventaja de Hillary sobre Trump se han reducido a seis en muy poco tiempo.

Mientras, la presidente de True the Vote, Catherine Engelbrecht, aseguraba a Breitbart que se están tomando muy en serio las acusaciones de fraude. “Lo que estamos oyendo de los condados ahora mismo es que el cambio de candidato (pulsas en el republicano y la máquina marca el demócrata) se contabiliza como errores del usuario”, señala Engelbrecht.

En realidad, concluye, el problema es que “el fraude se ha institucionalizado. Es el mayor problema al que nos enfrentamos”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15