LUIS CLEMENTE FAUSTINO POSADA CARRILES

En esta foto de archivo aparecen el autor de este artículo, el Dr. Luis Conte Agüero junto a Luis Posada Carriles

Por, Dr. Luis Conte Agüero Ph.D.

Caridad González Knapp consagra su tiempo y rezos a Luis Posada Carriles. Yo la llamo para detalles del sepelio del combatiente y en el teléfono responde una grabación que me sacude y asombra… LUIS POSADA.,,. LUIS. YO OI TU MENSAJE. Aunque triste, la voz es clara y fuerte. Y es la voz de Luis Posada Carriles en recuperación de despedida.

Luis Clemente Faustino Posada Carriles. 15 de febrero de 1928. 23 mayo 2018. Sus padres presintieron una vida intensa. Y el nombre es largo para una larga vida de intenso reto y  riesgo.

Los enemigos de Cuba, que secuestran la soberanía popular y los bienes y desarrollos que merece una tierra generosa y linda, no escatiman esfuerzos, ni recursos, ni su maldad sin límites, para calumniar y mentir y mostrar a Posada Carriles como hombre odiador.

Y en algo tienen razón. Sí. Odiador del odio, de la tiranía, del comunismo, de la desvergüenza. Y, por tanto, amante del amor. Enemigo del enemigo de la patria, de la dignidad y la libertad.

Y claro que el carácter se afea. Hasta el amor más hermoso se afea para defenderse y prevalecer. Luis pagó precios muy altos. Cuanto hizo lo hizo por amor. Amor a Cuba donde tuvo el privilegio de nacer y soñar y estudiar y crecer. Desde la cuna en Cienfuegos hasta La Habana universitaria y retadora.

Amor a estos Estados Unidos de América, patria grande de la dignidad, a la que él sirvió con apasionada fe en los destinos universales. Patria, compleja y desvertebrada que por desvíos y vericuetos legales y jurídicos, no sabe premiar a quien la sirve con desinterés y grandeza. Leo crónicas disparatadas o mentirosas sobre retiros y recursos de quien vivió en carencias y limitaciones, mereciendo palacios y abundancias. Al final tuvo de retiro… NI UN CENTAVO. No fue Judas. Supo callar tanta ingratitud. Hasta para la despedida se han necesitado Fernandos y amigos.

Luis sirvió a Venezuela con estremecida devoción. Tanto, que hasta en algunos momentos asumió responsabilidades que no le correspondían, y pagó precios altos por su entrega generosa. Su sentido de la disciplina y el deber fue siempre mayor, y acaso más allá de la razón. Cuando fui a visitarlos en la prisión caraqueña, no pude entrar no obstante mi posición oficial.

Centroamérica y otras tierras fraternas experimentaron el coraje de fuego y fe de quien nunca vaciló en la entrega combatiente y retadora. Y pagó con atentados y balas en su cuerpo, aunque los agresores no siempre salieron ilesos.

Sí. Apasionado en todo, Tanto, que a su pasión fraterna debo el honor de rendirle homenaje. Ecuador de su vivir fue cumplir su deber cristiano y democrático. Quienes ahora lo evocan y cantan a la patria himnos de libertad y esperanza, rinden homenaje a su estatura de gigante del riesgo y el compromiso combatiente.

Conversé mucho con Luis (en la foto encima de este párrafo aparece Conte Agüero cantándole el día de su último cumpleaños, el pasado febrero. A su lado, otro irreductible e incansable guerrero: Guillermo Novo Sampol) , y desde nuestro primer intercambio se sinceró cristianamente. Partímos con la verdad desde nuestras primeras palabras. Así convinimos y cumplimos. Y  negó toda participación en  hechos dolorosamente útiles al enemigo. Aunque a veces creyó que su deber era callar.

Claro, el Castrato insiste en calumniar, y sus cómplices lo secundan sin denunciar jamás los miles de fusilados y  asesinados por el odio comunista.  Y qué horrenda esa parte de la prensa que ni siquiera evoca o dice de las masacres feroces perpetradas por la tiranía comunista. Cómo si éstas no hubieran existido! Cómo si ni siquiera existiera el paredón!

Que Luis amó y practicó la acción, nadie lo duda ni lo niega. La acción que denuncia, pelea e iza la bandera de la libertad.

Luis, soldado de la libertad. Más allá de ingratos y tiranos, un pueblo saluda tu memoria y promete seguir izando la bandera de Dios.

WordPress theme: Kippis 1.15