ME DEFECO EN ROBERT DE NIRO Y EN TODA LA COMPARSA HOLLYWOODENSE.

Arriba; Robert De Niro con Díaz Canel

Por Esteban Fernández

Si alguien quiere creer que no son comunistas entonces yo sostengo categóricamente que son miles de veces peores que los comunistas.

A veces uno comiendo bolas escucha a -por ejemplo- Robert De Niro despotricando contra Donald Trump y hasta diciendo que se quisiera fajar con él y pensamos “Bueno, esto es un país libre y él tiene derecho de pensar como quiera y criticar al presidente, pero usted ve que acto seguido sale públicamente a restregarse, abrazar y admirar al presidente marioneta de la tiranía castrista Miguel Díaz Canel.

Miren mis amigos, aquí el que no habla inglés o no le interesa el cine -y es anticomunista- entonces es una persona dichosa.

Porque de lo contrario sufriría como sufro yo (un ferviente admirador de la cinematografía desde que tengo uso de razón) ya que en un 90 por ciento los artistas de este país son la bazofia del planeta. Yo les aseguro a ustedes que hay más liberales y tontos útiles dentro de la farándula norteamericana que en el Comité Central del Partido en La Habana. Allá son unos arrastrados aquí son multimillonarios comprando sogas para sus pescuezos como predijo Lenin. 

En Cuba los comunistas -después de palpar el desastre imperante y promovido por ellos- no son más que unos descarados aferrados a sus prebendas mientras aquí los comunistas de Hollywood son iguales o peores que los de allá y están haciendo una labor de zapa de incalculable magnitud. Enumerar a los izquierdistas hollywoodenses me llevaría más que un escrito y tendría que hacer una enciclopedia.

Mucho más sencillo sería nombrar a los que son conservadores que en realidad no llegan ni a 50.

Bueno, lo cierto es que quizás los que piensan como nosotros sean muchos más, pero andan tapiñados por terror a ser atacados o en el mejor de los casos ignorados a la hora de obtener un trabajo fílmico o inclusive hasta para ser invitados a una fiesta o reunión entre los compañeros del gremio. Ni de “extras” consiguen pincha.

Encima de eso no solamente tenemos  que padecer y comprobar la veta roja de los intérpretes, sino que son las propias películas y los temas desarrollados los que -a menudo, a lo descarado y otras veces subrepticiamente- derraman el veneno entre los que van a ver una “inocente” película.

Y no son solamente las películas serias y dramáticas las que nos traen un mensaje engañoso y de rendición, sino que las comedias y hasta los muñequitos para los niños en algún segmento nos disparan el sermón “ñangara”.

Aquí el viejo bonzo Bernie Sanders tiene tremendo apoyo dentro de la claque rojiza de Hollywood comenzando por Susan Sarandon, Mark Ruffalo, Will Farrell, Danny DeVito, Ariana Grande, Snoop Dogg  y otro burujón más están del lado de la bruja Hillary quien para competir con Sanders ahorita se declara “marxista-leninista” con el objetivo de volver a postularse en el 2020  con el beneplácito de la claque peliculera.

Yo les aseguro que si los dictadores Nicolás Maduro y Raúl Castro asistieran a los premios Oscar o los Emmy serían recibidos con una ovación cerrada y todos puestos de pie Pero si se atrevieran a desfilar por la alfombra roja Donald Trump, o Marco Rubio o Ted Cruz serían abucheados y hasta huevos cluecos les tirarían. Y estemos claros en que si se apareciera Díaz Canel entonces Oliver Stone, Dakota Johnson, Sean Penn lo llevarían cargado en sus brazos.

Un Comentario sobre “ME DEFECO EN ROBERT DE NIRO Y EN TODA LA COMPARSA HOLLYWOODENSE.

  1. Tradicionalmente Hollywood, en cuanto a ideología política, ha sido un nido de ratas, pero son millonarios gracias a los bobos que se dejan encandilar por sus payasadas en el celuloide.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15