MEMORIAS DE LOS DÍAS DEL VIENTO Y DEL FUEGO: OSVALDO RAMÍREZ ES NOMBRADO COMANDANTE EN JEFE DEL EJÉRCITO DE LIBERACIÓN NACIONAL, EN EL ESCAMBRAY

Reanudamos hoy esta serie para dar a conocer a las jóvenes generaciones para que tengan conciencia de la epopeya vivida por los cubanos que nos opusimos con las armas en la mano a los opresores que llevaron a Cuba la tiranía. Republicaremos algunos materiales y saldrán a la luz algunos relatos nuevos, que mostrarán que un levantamiento no se organiza por internet, ni avisando públicamente, que hay que estar en el terreno para lograrlo.                      

 Por José A. Reyes “Cardenal”

Atendiendo a nuestra participación en la lucha mantenida desde los años 60 y como miembro, desde el año 61, del Ejército de Liberación Nacional y perteneciente al Estado Mayor de dicha organización en la clandestinidad,  te narro a continuación,  un hecho del que participé y que, tal vez, contribuyó a la realización de la histórica reunión del Cicatero, donde es nombrado y reconocido, por todos los otros jefes de guerrillas, a Osvaldo Ramírez, como Comandante Jefe, del Ejército de Liberación Nacional, en el Escambray

Permítame, a manera de preámbulo, y con el fin de conocer con más amplitud, lo arriba expresado, que te haga, a paso rápido y sin entrar en muchos detalles, un breve recuento de la constitución del Ejército de Liberación Nacional, División Nº1, Máximo Gómez, En honor y recordación a nuestro Generalísimo. En ello  nos fundamentamos:

Primero: Tú, como todos los que estuvimos activos en la lucha en los primeros años, sabemos lo que significó para los movimientos internos y en general para todos,  el lamentable fracaso de la invasión de Bahía de Cochino. Ello hizo, ante el desaliento y confusión que se generalizó en todos las organizaciones,  que  muchas de ellas,  nos replanteáramos  nuevas  estructuras  y nuevas estrategias de lucha, sobre todo, para mantener una coordinación más estrecha, evitando, en lo posible, las infiltraciones,   una de ellas, fue Resistencia Cívica, donde yo militaba desde su fundación, cuyo coordinador general era Osvaldo Jordán, (Pastor) que por razones de ese difícil momento se vio, junto a otros más, obligado salir para el exilio donde falleció, quedando en su lugar su segundo, un abogado (me reservo el nombre porque sigue en Cuba y no sé cuál es su situación) quien, junto a todos, los que componíamos  la dirección de Resistencia Cívica,  decidimos dar un carácter militar a la organización.  Para este fin, se hicieron nuevos  estatutos y una nueva  estructura, adoptando el nombre de Ejército de Liberación Nacional, que ya existía, en la provincia de Oriente, desde el año 1960, con el que se había mantenido relaciones a través del ex capitán del Ejército Rebelde, Rolando Morejón, fallecido en Cuba  después que salió de la prisión, finales año 80 o principio del 81 y también con Antonio Palancal, (Ñiquito), cuñado o concuño del Comandante Nino Díaz.

Segundo: Dando los primeros pasos en la formación de  la nueva estructura, ponen preso al mencionado Abogado, lo que hace que aceleremos  la formación y estructura militar, dando lugar a  la constitución del Estado Mayor General, y sus  departamentos correspondientes, mayo 1961.  Reunión que se celebró en una finquita en el Diezmero, La Habana. Con ello, se dio  un paso de avance importante para enfrentar la lucha.  Lo integró, en aquel primer momento, los ex presos políticos, Rogelio Pérez Haibí, Rubén Pascual Bermúdez, los oficiales activos (en aquel momento) de la Marina de Guerra y ex presos políticos Elio Curiel Ortega, Clemente Rodríguez Islas, fallecidos ambos, en Miami, Arturo León Carrazana  y quien te escribe, José A. Reyes, (Cardenal). Enseguida se incorporan Walfrido Rodríguez Reyes, (ex preso político) Dpto. de Inspección,  Dr. René Benítez Valdés, Dpto. Jurídico,  Dr. Martínez, Cuerpo Médico y Enfermeros, Eloy Humberto Brito, Depto. Inspección, estos tres últimos, fallecidos también en Miami;  Lorenzo Pérez Bonachea (jefe de suministros para el Escambray),  Estumio Mesa Shuman, ex preso  político, como oficial de enlace  entre el Estado Mayor General y el Cuerpo Médico y el Buró Jurídico y  Jorge Espino Escale, fusilado en causa, junto a Ricardíto  Olmedo.

Tercero: Constituido el Estado Mayor General, se pasó, de inmediato, a nombrar los respectivos jefes de provincias, Pinar del Río, los ex presos políticos, José Reyes Márquez, (VILLA), (hoy recluido en un Home ahí) y Roberto Castell Borrego. La Habana: Los ex presos políticos Ramón Rodríguez Lago, fallecido en Miami, y Felipe Tomey. Matanzas: Los ex presos políticos, Fantony y Orlando Peña. Las Villas: Ex teniente del Ejército Rebelde, Heriberto Hernández y los  ex presos políticos, hermanos Sierra. Camagüey al ex preso político  y ex miembro de la marina de guerra René  Vidal; Oriente, ex preso  político Dr. Matuley. De esta misma forma se fue reclutando y nombrando, a propuesta  de los respectivos jefe de provincias, los jefes de municipios y sectores que, a su vez, iban reclutando y formando las unidades desde la base, obedeciendo al PLAN GENERAL DE OPERACIONES.

Cuarto: Esta estructura militar, con su  cadena de mando, hizo posible que a lo largo y ancho de la Isla fuéramos reclutando hombres y mujeres, aptos, físicamente, para la confrontación, en su día, contra las fuerzas del régimen. Los no aptos se integraban en el Buró Civil, creado al efecto como  fuerza de apoyo.   Este reclutamiento se hacía, con seudónimo,  bajo un juramento  y la aceptación de nuestros estatutos, cumplido estos trámites  se le habilitaba de un carnet, con el grado, simbólico   correspondiente, según el caso. Te adjunto fotocopia de los primeros carnet de 1960.(Original en mi poder), perteneciente al Primer Teniente José R. Garcells Acosta y firmado por el Comandante Augusto.(1)

Quinto: De esta forma conocimos que, en el municipio de Güines, cuyo jefe era  el Capitán Luís Orta Rodríguez, ex preso político, fallecido en Miami, militaba, con el grado de  segundo teniente, Ciro Ramírez  primo hermano de Osvaldo Ramírez. Con esta información y pretendiendo saber si él, Ciro, tenía vía de comunicación con Osvaldo, se ordenó al Capitán  Luís Orta conocer de ello, con el fin de entrevistarnos con Ciro.

Sexto: Pasado unos días, el Capitán Luís Orta nos informa afirmativamente, que existía la vía de comunicación con Osvaldo. De inmediato se ordenó celebrar una reunión con Ciro en Güines. Para ella, además de los estatutos y el juramento, el jefe del Dpto. de Dirección del Estado Mayor, el Comandante Elio Curiel Ortega dirigió una carta al Comandante Osvaldo Ramírez, donde se le expresaba, en sentido general, lo siguiente:

  1. a)     Reconocimiento a su valor y a la de todos los hombres que se encontraban  combatiendo junto a él.
  2. b)     La imperiosa necesidad de aunar, todas las fuerzas que estaban combatiendo,  bajo un solo mando, respetando y reconociendo sus  organizaciones  de base.
  3. c)     Reconocimiento pleno a la formación de un Estado Mayor General, con plena autonomía.
  4. d)     Compromiso de seguir manteniendo nuestra ayuda en todo nuestro alcance y posibilidades, y
  5. e)     Breve reseña de nuestra formación y propósitos que no eran otros,  que la preparación y coordinación para un levantamiento general, en pueblos y ciudades. En respuesta  a esto, recibimos un mensaje verbal de Ciro, a través de Luís Orta, que Osvaldo Ramírez reconocía estas necesidades y agradecía nuestra ayuda.  Hasta aquí nuestra gestión para buscar  la necesaria unidad en la acción. No recibimos ningún informe oficial de la reunión que se celebró en el Cicatero, en la que se reconoció al Comandante Osvaldo Ramírez, como jefe máximo del Ejército de Liberación Nacional en el Escambray, aunque siempre lo reconocimos como tal.

(1) Ramón Ruisánchez

(Continuará)

WordPress theme: Kippis 1.15