MEMORIAS DE UNA PROTAGONISTA DE LA LUCHA DURA CONTRA LA TIRANÍA CASTRISTA-VI: CRÍMENES MASIVOS

Foto de arriba: Naves en las que se obligó a convivir a cientos de desplazados del Escambray, en las peores condiciones inimaginables

Por Mary de Graux

El gobierno castrista cometió crímenes masivos que no fueron solo fusilamientos.

Entre 1960 y 1963 realizó el desalojo de los campesinos del Escambray, reconcentrándolos como hiciera Valeriano Weyler durante la lucha de los cubanos por lograr la independencia de España.

Yo  fui testigo del realizado del desalojo masivo realizado en 1963. Esa madrugada mi madre, mi hermana y yo sentimos un sonido extraño. Parecía que millones de abejas zumbaban en la calle. Entreabrimos la ventana y lo que vimos fue espantoso.  Cientos de personas se acumulaban en las aceras. Eran  personas de todas las edades, desde niños recién nacidos hasta ancianos que no podían caminar.

Eran los guajiros del Escambray que fueron sacados de sus camas, a muchos sin darles tiempo de vestirse.  Muchos  envueltos en sábanas o cobijas. 

Al ver aquel cuadro de dolor salimos a preguntarles y socorrerlos de algún modo. Les dimos agua, café, leche, pan,  todo lo que teníamos de comer hasta que vinieron los milicianos y nos lo prohibieron.

Esa personas,  esos seres humanos, ESOS CUBANOS, que fueron sacados de sus tierras a la fuerza y despojados de todo,  fueron lanzados a las calles de Trinidad, (En la foto de arriba: Idel Lara, que fue uno de los muchos niños reconcentrados) Expuestos a la intemperie sin nada de recursos ni comida. Allí resistieron el sol tirados en las aceras desde las 3 de la madrugada hasta las 5 de la tarde, en que llegaron los camiones.

Arriba: Briones Montoto, pueblo cautivo en Penar Del Río

Los montaron como ganado, amontonados como animales para llevarlos a un destino incierto. Mujeres embarazadas, niños de pecho,  ancianos. Nos quedamos en la puerta de mi casa mirando aquel dolor.  Todavía me pregunto ¿Cuántos murieron en el camino?

Tengo amigos que vivieron la experiencia de esta reconcentración criminal y de los “pueblos cautivos” dispuestos a declarar sobre este crimen de lesa humanidad que no debe de prescribir.

En la foto de abajo de estos renglones: Niños reconcentrados en uno de los “pueblos cautivos” de la provincia de Pinar del Río

(Fotos tomadas del documental “Desplazados y Pueblos Cautivos”)

WordPress theme: Kippis 1.15