MEMORIAS DE UNA VIEJA CÁMARA

A las Unidades Cubanas del Ejército de los Estados Unidos, acudió lo mejor y más graneado de la juventud cubana en el exilio de ese entonces. Allí, en los campos de entrenamiento de Fort Knox, en Kentucky y Fort Jackson, en Carolina del Sur se juntaron cubanos de todas las tendencias, profesiones y clases sociales, con la esperanza de aprender el dominio de las armas y las tácticas de la guerra moderna para usarlas en la batalla contra la tiranía cubana. Las circunstancias políticas y los pactos entre las grandes potencias nos impidieron cumplir nuestros sueños y deseos pero no las ansias de seguir luchando por otros medios. Por allá anduvieron desde Pepito Miró hasta Carlos Alberto Montaner, pasando por Armando Boitel, el hermano del mártir  Pedo Luis Boitel, el periodista  y poeta Julio Estorino y el escritor costumbrista Esteban Fernández, por sólo mencionar a algunos de los más conocidos.

En las dos fotos  que ilustran esta sección aparecen: en la foto de arriba Donato Soto, del Batallón de Paracaidistas de la Brigada 2506 y nuestro Director Aldo Rosado-Tuero, ambos pertenecientes a la Compañía A-4-1; y en la de abajo, nuestro Director con el Jefe de  su Escuadra Remigio Sánchez Travieso, en Fort Jackson a principios de 1963. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15