NI OBAMA NI TRUMCARE- EL CAPITALISMO SE LLAMA CONSULTA PRIVADA

Por, Dr. Santiago Cárdenas- Especial y en primicia para Nuevo Acción

La infiltración ideológica del castrismo en América  ha sido  exitosa. Hoy muy pocos—hasta los conservadores más aguerridos– dudan que la salud es un “derecho”. Un derecho del pueblo, como dijo Fidel. Por supuesto que NO lo es.

Nuestro presidente mordió el anzuelo socialista y  tratará—luego de las elecciones  del 2020 según ha dicho—de hacer un nuevo plan de salud, que será la envidia de las naciones. Se olvida o no conoce que desde Hipócrates  la relación  médico-paciente  se llama consulta privada. A pesar de ser subvertida y atacada diariamente–en vías de extinción en EEUU, el país del capitalismo más exitoso  del mundo–ella  sobrevivirá y  seguirá siendo el futuro natural  de nuestra profesión.

No le toca a  los Estados o a los gobiernos delinear y menos imponer nuevos programas o planes de  salud. Por muy buenos que sean o parezcan. La salud es una responsabilidad individual y otra meta a alcanzar en la vida, como el trabajo o la vivienda.

Este “derecho a la salud” es otro más entre  los muchos que  difuminó  el castrismo en los sesenta  traspolando a América el experimento  soviético,  en su legado de europeización  de la Cuba desde  mediados del siglo pasado.  Déjeme recordarle que el judeo -cristianismo, la espina dorsal  de nuestra exitosa cultura occidental, se fundamenta en  “deberes”; no en derechos. Vea las tablas de  La Ley de Dios a Moisés en el Sinaí.  Repáselos.

La medicina compasiva surgió cuando en el devenir histórico un hombre primitivo corriendo ante un mamut, se cae, se hiere, o necesita ayuda y otro se detiene para ayudarlo. Ahí nació la impronta casi mística de  la  relación médico-paciente. Cualquier plan, programa o decisión colectiva que interfiera en ella (copagos; coordinadores; supervisores; hmo’s; secretarias; seguros, guide lines, consejeros y un  etc . muy largo) no funciona. Eso está  más que demostrado.  Es el fracaso del socialismo en  la salud pública. ¿Por qué se insiste en perpetuarlo?

Todos los socialismos, incluyendo el  del partido demócrata,  tienen un denominador común: recurren a la imposición o la fuerza, porque son  por definición: contranatura. Obamacare no podía ser la excepción. Tenemos (en presente) que pagar  el seguro  barato  pero  deducibles altísimos bajo la égida omnímoda de los planes y “seguros” que suplantan, más o menos explícitamente, al médico.

La reforma  sanitaria trumpiana  del 2017 fue tímida. En  palabras sencillas quitó el tax sanitario obligatorio, pero dejó intacta la estructura socialista. Los legisladores republicanos  del  caucus libertario o afines al tea party,  demostraron que son los únicos  que  conocen en  Washington que sólo el capitalismo  “resuelve “.

Ese  liberalismo económico, se llama en medicina: consulta privada. El sistema económico capitalista  proviene natural y espontáneamente de la libertad, tal como la definió John Locke , el padre del liberalismo, en el siglo XVII.

El gobierno  de Trump, ganará tiempo para  conformar  una verdadera revolución en la salud al aplazar su nueva propuesta de ley.  Espero que para el 2021 nuestro presidente haya  abandonado  el   social-nacionalismo democrático-compasivo que actualmente le caracteriza, y retomará  el capitalismo como  la  guía de su  gobierno.  Repito: en la salud pública  el liberalismo económico  se llama consulta privada, excelsa flor de la libertad.

Un Comentario sobre “NI OBAMA NI TRUMCARE- EL CAPITALISMO SE LLAMA CONSULTA PRIVADA

  1. La salud no es un derecho, pero debiera al menos ser asequible a los ciudadanos (como lo era en Cuba “antes de”, con el sistema de clínicas, quintas mutualistas y hospitales). Con los precios de la salud en EEUU (medicamentos, médicos, hospitales) la inmensa mayoría de los ciudadanos están condenados a muerte ya al nacer, si el Estado no asume ninguna responsabilidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15