NINGÚN MÉTODO…TODOS LOS MÉTODOS

Por Aldo Rosado-Tuero 

Nunca antes, la tiranía castrista se había encontrado en peor situación financiera. La bancarrota es total y absoluta y las perspectivas reales de recuperación, son negras. La enorme deuda internacional de Cuba castrista, es impagable.

Pero también, por paradójico e inexplicable que pueda parecer, nunca el desgobierno castrista había estado tan solidamente afianzado en el plano político, tanto internamente como en el plano internacional, donde tantos años de paciente trabajo de captación han dado sus frutos.

Ante este panorama contradictorio, que se puede tornar favorable o desfavorable, según sea la actuación de los que de verdad nos oponemos a la continuidad de la dinastía castrista, es necesario hacer un replanteo en los métodos de lucha y sobre todo, abandonar posiciones pre establecidas, aspiraciones futuras e ir a la integración de una unidad táctica que nos una en la lucha común, dejando para luego las diferencias menores que parecen separarnos.

Se impone el posponer aspiraciones bastardas, el olvido de viejos agravios personales, producto muchas veces de encontronazos fortuitos en este duro y largo camino, y la disposición patriótica de sentarnos a conversar, para coordinar los métodos de lucha de cada uno de los grupos o movimientos, de manera que el método de lucha de uno, no interfiera con el de los otros, sino por el contrario que se complementen para hacerle el mayor daño posible a la tiranía. Sin exclusiones, ni vetos, una vez sentados los principios fundamentales que se buscarán para derrotar definitivamente al totalitarismo implantado en nombre del socialismo en nuestra patria.

Unidad sí, pero unidad de los afines y entonces coordinación entre las distintas “unidades de los afines”.  Hay que unir, primero a los que coinciden en la mayoría de los postulados para una Cuba futura, y luego coordinar con los que discrepen en ciertos puntos, PERO CON UNA INELUDIBLE E IRRENUNCIABLE CONDICIÓN: LA LUCHA ES PARA LA ERRADICACIÓN TOTAL DE LA TIRANÍA, NO PARA LLEGAR A UN ARREGLO PARA COMPARTIR EL PODER O DEJAR EN CUBA UN SOCIALISMO SIN LOS CASTRO.

Hay que ser realistas, no se puede unir a los policías con los ladrones, a los pederastas con los niños, los cifarreros con los hombres honrados. La unidad que se puede lograr es la de los que de verdad han demostrado o están dispuestos a demostrar con hechos su desinterés y patriotismo y su decisión de luchar sin descanso hasta ver a la tiranía decapitada a nuestros pies.

Esto se puede hacer. Hay que llenarse de paciencia, de humildad, espíritu de sacrificio y de una buena dosis de sentido común y tolerancia.

La patria está en peligro de perderse para siempre. Por eso, los que han demostrado con su historia y su sacrificio personal que la aman por sobre todas las cosas, están obligados, una vez más, a negarse el bien merecido descanso, a demostrar al mundo y al pueblo cubano que los héroes no están cansados y que otra vez llaman al combate para el rescate de la patria. Que se unan los viejos robles  a los pinos nuevos, para hacer posible el sueño inconcluso de Martí.

Que no se empeñen todos en seguir el mismo método. Que se intenten todos los métodos. Cada cual de acuerdo a las circunstancias que se vayan desarrollando durante la lucha: Que la resistencia cívica se manifieste como la definió Mahatma Gandhi: “Nuestro objetivo de la resistencia pacífica es obligar al gobierno a responder a nuestros actos… y a cada respuesta, subirle la parada…y si no responden, entonces nosotros iremos ganando las calles”.  Que los que cuenten con recursos para implementar sabotajes económicos que dañen al gobierno, los lleven a cabo. Que los propagandistas pinten paredes, escriban slogans. Que los periodistas denuncien los atropellos y se hagan eco de todos esos actos que realicen los distintos grupos, que pongan en práctica cada uno sus métodos de lucha, que no tienen porque ser antagónicos con los métodos de los otros.

Pero lo más importante: Todo lo que se haga tiene que tener como mira y objetivo principal, EL HACER DESPERTAR DE SU APATÍA Y CONFORMISMO A NUESTRO PUEBLO y convertirlo en un pueblo peleador, que entienda que sólo logrará la libertad por el esfuerzo propio, porque nadie se las va a regalar.

WordPress theme: Kippis 1.15