ORDEN DE ATAQUE A LOS SACERDOTES FIELES

Por Ángel Moraleda-El Correo de Madrid

Al informar la prensa sobre el discurso de Bergoglio en la catedral de la capital de Madagascar, llaman la atención unas palabras que no parecen dirigidas a quienes le escuchan, sino que, como se dice habitualmente, tiran por elevación.

Son esas palabras en las que pide a los obispos que tengan cuidado con los sacerdotes “rígidos.”

Interpretando el habitual doble lenguaje de Bergoglio, lo que está pidiendo a los obispos es que silencien a los sacerdotes que no se pliegan a sus planes de transformar a su antojo la Iglesia Católica.

Es decir, manda callar a esos sacerdotes jóvenes que salen del seminario con el corazón embriagado por el puro mensaje de Jesucristo, y ansían proclamarlo cada día para realizar su vocación al margen de las intrigas vaticanas.

Ordena arrinconar a esos veteranos sacerdotes que han dedicado su existencia a anunciar a Cristo allí donde han sido destinados, y ya no son capaces de hacer otra cosa sino permanecer fieles a la Palabra que han predicado durante toda una vida.

La orden de ataque ya está dada, contra estos sacerdotes y contra cuantos no se plieguen, inmediatamente y sin rechistar, a los antojos de la terrenal política vaticana. ¡Hay que silenciarlos ya!

Todo esto nos indica que Bergoglio tiene prisa.

Todo esto nos indica que no se va a detener ante nada ni ante nadie para hacer realidad sus planes políticos de convertir a la Iglesia Católica en la punta de lanza de la agitación marxista en el mundo.

Todo esto nos indica que se siente fuerte y que desprecia la débil resistencia que está encontrando allí por donde viaja, tal como se recoge en el título del artículo que el periódico estadounidense Wall Street Journal le dedica comentando su último viaje. Pope Says He Doesn’t Fear Possible Schism with U. S. Conservatives (el papa dice que no teme un posible cisma con los conservadores estadounidenses).

 Bergoglio no teme un cisma.

La jerarquía está controlada; solamente unos pocos altos cargos de la misma se le han opuesto radical y públicamente; por ejemplo, los cardenales Brandmüller y Burke y monseñor Schneider (1). Una gota de agua en un océano de comodidad y cobardía.

Los humildes sacerdotes no pueden hacer nada. A los que han tratado de elevar su voz para mostrar su desacuerdo con lo que está sucediendo hoy en la Iglesia se les ha trasladado, destituido o simplemente impuesto silencio.

A los fieles hace años que se les hizo abandonar la Tradición y se les ha ido hundiendo poco a poco en la ignorancia; en estos momentos están sumidos en una terrible confusión, que se ha provocado a propósito, para que no sepan qué partido tomar.

Desde su privilegiada atalaya vaticana, Bergoglio observa el mundo a sus pies y su sonrisa se ensancha más y más.

Un Comentario sobre “ORDEN DE ATAQUE A LOS SACERDOTES FIELES

  1. LA iglesia en manos de un Lenin con sotana.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15