OTRAS VOCES, DESDE EL ARCHIPIÉLAGO: LAS DISCREPANCIAS ENTRE PARTIDOS POLÍTICOS CUBANOS RESPECTO A LA CONTINUIDAD DE LOS LÍDERES Y EJECUTIVOS

Tras 59 años de comunismo, múltiples han sido los partidos, plataformas y propuestas de la oposición surgidos en Cuba.

Por Frank Correa/HABLEMOS PRESS.

LA HABANA.- El movimiento opositor al gobierno comunista en Cuba comenzó en 1959, cuando protagonistas y simpatizantes de la recién nacida revolución de Fidel Castro, comenzaron a disentir del rumbo que tomaba.

Tras 59 años de comunismo, múltiples han sido los partidos, plataformas y propuestas de la oposición surgidos, desarrollados y mutados, sin conseguir su objetivo primigenio: cambiar el gobierno y reinstaurar la democracia.

Hurgar en el porqué de su ineficacia nos condujo a la falta de elección y renovación de su dirigencia, como una de sus causas fundamentales. Un tema escabroso, de poca referencia.

Entre los miembros de la sociedad civil que conseguí entrevistar para este trabajo, pocos accedieron a colaborar, algunos se negaron bajo diferentes razones, mientras que otros lo hicieron bajo condición de anonimato.

León Padrón Azcuy (a la izquierda), fundador y presidente del Partido Liberal Nacional, cedió su puesto de líder en 2009 voluntariamente, para convertirse en periodista independiente.

Explica Padrón Azcuy: “Todos los líderes opositores que fundan una organización política dentro de la isla prevén elecciones periódicas, pero lo cierto es que por razones diversas muy pocas veces llegan a concretarse. Algunos argumentan que no ven oportuno el momento de realizarlas, cuando se lucha en condiciones tan adversas contra una dictadura, que los persigue y encarcela. Y los pocos que lo intentan se enfrentan a adversidades, como la poca madurez política de los miembros, que pudieran provocar el colapso del proyecto, o el boicot de la Seguridad del Estado”.

“Tengo por experiencia la participación en dos elecciones”, afirma  Padrón Azcuy, y agrega que “una con el Partido Solidaridad Democrática, con un brutal boicot de la policía política para impedirla, y la segunda fue la de mi partido, donde resulté reelecto por mayoría, también bajo asedio y coacción de la policía política. En mi opinión el movimiento opositor debe ser ejemplo y a pesar de cualquier obstáculo, temor y riesgo, realizar elecciones periódicas y transparentes, igual que se lo pedimos a la dictadura”.

Otro  opositor, con 22 años de antigüedad en el movimiento, y que solicita anonimato, añade: “He estado vinculado a 4 grandes proyectos opositores. Históricamente los grupos disidentes han resultados reacios  a ventilar sus limitaciones y problemas y cuando alguno de sus miembros ha puesto el dedo en la llaga, se les tacha de hacerle el juego a la dictadura, o ser agente de la Seguridad del Estado. Ese temor es un mal que padecemos. He tenido que callar ante métodos de trabajo erróneos y decisiones equivocadas, un caldo de cultivo donde se incuban toda clase de faltas. Otro problema es la ausencia de renovación en la dirigencia. Se critica mucho las elecciones en Cuba, pero, ¡entre nosotros las cumplimos!

Pedro Figueredo, sindicalista independiente y miembro del Partido Republicano, residente en el municipio Palma Soriano, provincia Santiago de Cuba, asegura haber sido uno de los primeros firmantes del Proyecto Varela, por lo que sufrió cuatro años de privación de libertad en el Centro Penitenciario El Caguayo.

“Siempre he dicho que tapar una falta es igual que cometerla. Soy partidario de ventilar los problemas, con la verdad. ¿O sino para qué luchamos? El  tema de las elecciones, como el de las finanzas, muchos lo esquivan. En mis largos años luchando contra el castrismo he visto de todo: tanto represión de la Seguridad del Estado como desacuerdo interno en los grupos, dos barreras que limitan el pleno ejercicio de  nuestros derechos”, explica Figueredo.

Al preguntar: ¿Cuáles crees que sean las razones?

Dijo “en primer lugar creo que es un problema de carácter. Existen personas que creen haber nacidos para jefes y no admiten ser segundos. Otros consideran que si idearon un proyecto es su fruto y no pueden darlos a otros. También está el asunto de las finanzas, pues siempre resulta escabroso rendir cuentas, justificar el empleo de fondos. Conozco un caso reciente de un opositor que por protestar sobre el mal manejo del dinero, el jefe lo separó de la organización. En múltiples ocasiones he dicho: luchamos contra una dictadura, no podemos hacer lo mismo que ella”.

Otro miembro de la oposición, que también solicita anonimato, recuerda a un grupo político ya desparecido.

“Aquel era un proyecto de un alcance tremendo, el único que ha conseguido reunir en su momento a los máximos líderes de la oposición, excepto al difunto Oswaldo Payá Sardiñas, que no quiso alistarse. Parecía el proyecto esperado, para articularnos. Contaba con dos líderes emblemáticos en la secretaría, bajo acuerdo que en dos años se eligieran otros dos para renovarlos. Pero cuando consumieron el tiempo y llegaron los comicios ¿Qué hicieron?,  renunciaron, se fueron a fundar otros proyectos donde continuaron siendo líderes. Es una práctica que he visto en otros dirigentes, cada cierto tiempo cierran un proyecto y comienzan uno nuevo, como una cadena”.

La plataforma Candidatos por el Cambio, es una de las pocas organizaciones opositoras que ha anunciado elecciones en su ejecutivo en este 2017. Su creador y líder Julio Antonio Aleaga Pesant (foto de la izquierda), confiesa no temer hablar del tema.

“Las elecciones son una parte importante del sistema democrático, porque es el momento en que se evalúan los periodos de mandato y se ratifica o no la tendencia de las instituciones. Una de las causas de jerarquías vitalicias es el temor a ser juzgados después de salir del cargo. Cuba lleva 69 años sin un proceso eleccionario válido, lo que implica que se haya perdido la matriz de cómo se construye la democracia”, señala Aleaga Pesant, ex profesor de Marketing y Publicidad en la Universidad de La Habana.

Para Aleaga Pesant “la represión en Cuba ha sido muy dura, eso ha llevado sin lugar a dudas que los mismo que luchan por la democracia repitan el esquema, lo que se llama en sociología ‘la valencia ganadora’, la forma de mantenerse en el poder es no realizar elecciones. Muchas veces manejan la tesis, que las elecciones pueden dar cabida a maniobras de la policía política, a través de sus agentes hacia el interior de los grupos. Sin embargo a mí me hace pensar que esos políticos temen enfrentarse al juicio de sus compañeros, como también perder las potencialidades que da el cargo. Eso le impide desarrollarse como personas,  y que se reúnan alrededor de ellos un grupo de aduladores, que también les impide a ellos desarrollarse como políticos y la creación de un relevo como continuidad del proyecto”.

Otras de las preguntas: ¿Han sido comunes las elecciones en la oposición?

“Lamentablemente en los grupos pro democráticos cubanos no han sido comunes las elecciones. De hecho hay una frase frecuente en la oposición que es ‘el opositor en jefe’, el líder que se erige como creador de un proyecto, o una visión, y es incapaz de ceder su responsabilidad a otro. Quizás por auto suficiencia o paternalismo, o por quitar la posibilidad de que otro lo pueda hacer mejor. Otro problema que enfrentamos es la designación del líder desde el exterior, donde no son las bases quienes los eligen, eso vicia el proceso democrático, porque entonces las personas no se esfuerzan por trabajar, sino por congratularse con los patrocinadores externos”, señala Aleaga Pesant.

En estos momentos, además, de Candidatos por el Cambio, ¿Que otras organizaciones decidieron dar este paso, tan importante?

“Según las investigaciones que hacemos, dentro del Centro de Aplicación de Marketing y Publicidad Política, sabemos que en la Mesa de la Unidad Democrática hay un proceso de recambio, pero que no se debe a un proceso democrático interno, sino a una designación del exterior. Y en “Somos +”, por el hecho de que Eliecer Ávila saliera como refugiado a Estados Unidos, ya que en uno de sus estatutos se dicta, que para ser presidente de esa organización es un requisito estar dentro de Cuba. No conozco que exista otra organización dentro de la sociedad civil pro democrática, que este encaminada a realizar un proceso electoral en estos momentos.

Un Comentario sobre “OTRAS VOCES, DESDE EL ARCHIPIÉLAGO: LAS DISCREPANCIAS ENTRE PARTIDOS POLÍTICOS CUBANOS RESPECTO A LA CONTINUIDAD DE LOS LÍDERES Y EJECUTIVOS

  1. Lo que no entiendo es como el exilio duro no acaba de rechazar a estos descarados, o tal vez es que apapachar a los descarados l.e. “disidencia” les trae a algunos fama en la vejez y fortuna.
    Gracias.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15