OTRAS VOCES: DONALD TRUMP ACUSA A TED CRUZ DE SER CUBANO

DONALDTRUMPOFENSIVOPor Alberto Pérez “Amenper”- “En mi Opinión”

Donald Trump se declara implícitamente racista anticubano en su acusación a Ted Cruz y nadie quiera hablar de esto.

El mensaje es que Cruz puede decir él es evangélico, pero sigue siendo un cochino cubano, no es igual que ustedes.

El fenómeno de Donald Trump ha expuesto una verdad incómoda sobre América en el año 2015, incluyendo el grado en que su mensaje de exclusión resentimiento  supremacista blanco realmente  todavía existe.  También ha hecho notar el hecho que los cubanos incrustados en una burbuja del establecimiento logrado en Miami, no se sienten vulnerables a acusaciones racistas de personas como Donald Trump.

Toda acción tiene una reacción y el movimiento radical negro, el problema de la inmigración ilegal de Méjico y el peligro del Islam tienen mucha culpa de esto.  Pero la realidad es esta, los supremacistas blancos usan este momento igual que los comunistas usan sus momentos para utilizar esta reacción racista para avanzar su agenda, esta es la costumbre de los extremismos políticos para ganar adeptos tanto del socialismo cómo de los racistas que indudablemente todavía existen en nuestra América..

Y nadie cómo Donald Trump para aprovechar un hueco cuando lo ve.

El punto es que ahora se ha lanzado en un camino un poco engorroso, está atacando a Ted Cruz por ser cubano. Lo ha hecho sin mucha bulla y metiéndolo con cuidado en un ataque a Cruz porque recibió el apoyo de Franklin Graham- “No muchos evangélicos vienen de Cuba” dijo Trump.

La falta de los detalles de la cobertura de su rally del viernes por la noche en Des Moines, Iowa ha expuesto más a la verdad incómoda que nuestros principales medios de comunicación tienen un punto ciego en cuanto a los comentarios racistas de Trump que tapan la luz del sol.

El rally fue la primera oportunidad públicamente en que Trump ataca Cruz, aunque ya la  trastienda de los francotiradores de Trump, habían disparado contra el candidato cubano-americano.

Leyendo la cobertura del evento en la mañana del sábado, se podría pensar que lo peor que hizo Trump fue simulacro ligero de ataque a la órbita de Cruz fue por su condición de religioso hipócrita igual que cuando atacó a Carson.

Pero aquí está el fondo del  juego que se pudo apreciar viendo el evento:

La observación ha conseguido poca atención, y la atención que ha recibido ha sido como “hostigamiento de la religión”, pero lo que Trump está diciendo claramente es que no importa su profesión de fe evangélica, Ted Cruz no es realmente uno de ustedes porque es cubano.

El hecho de que Cruz no “nació en Cuba” (Cruz nació en Canadá) sólo sirve para subrayar la mancha racista que Trump está tratando de lanzar en Cruz, o sea que lo está atacando por su “raza” cubana.

El mensaje que todos tienen que entender y sobre todo nosotros los cubanos es lo que realmente le dijo a sus seguidores de Iowa fue:

No es su formación u origen nacional que está en cuestión, es la pureza de su linaje. Ted Cruz puede decir él es evangélico, pero sigue siendo un cochino cubano en el corazón.

Los medios de comunicación tienen un tiempo muy difícil con el racismo de los seguidores vociferantes de Trump, pero  ser cubano no se supone para ser algo malo para un republicano porque los republicanos y los cubanos han disfrutado de un largo abrazo sobre su odio compartido del comunismo.

Esto es por lo que probablemente se pudo observar en el silencio que siguió a sus declaraciones y por lo que la observación de Trump tuvo una recepción tan fría en la habitación.  Pero a quién Trump estaba hablando era a la parte del partido republicano nunca ha estado tan cómoda con ese abrazo, o ha sido francamente hostil hacia los cubanos porque son  racistas.

Por desgracia existen en el partido Republicano y nosotros en Miami lo sabemos mejor que nadie.

Claro que Trump no es tan bruto, estoy apostando a que Trump está reflexionando sobre  esta línea de ataque, que repercutió tan mal en la habitación, pero si los medios de comunicación le ayudan no mencionando esto de la  manera que lo hizo su ataque,  duele, pero nada de esto tendrá consecuencias, como no sea que a lo mejor lo ayuda contra Cruz.

Y sobre los cubanos de Miami, pues dirá que muchos de sus amigos son cubanos y posiblemente vendrá al Versalles en guayabera para tomar un cafecito y muchos lo perdonarán.

Ya el enseño la veta anti-cubana con Marco Rubio, pero cómo nadie es profeta en su tierra, y Rubio tiene enemigos en Miami, pudo salirse sin mayores problemas.

En el caso de Rubio dijo que era partidario de fronteras abiertas porque sus padres son inmigrantes, algo que no es una verdad, pero que si se repite una y otra vez, puede convertirse en verdad sobre todo en lugares como Iowa.  La realidad es que ni Cruz ni Rubio quieren fronteras abiertas y el problema de la inmigración cubana no es igual que la de la frontera de Méjico y tanto Cruz cómo Rubio están contra la ley de ajuste cubano.

Pero el mensaje para los seguidores racistas de Trump era:

Marco Rubio no es igual que ustedes es un cochino Cubano

Otra cosa, si Cruz reacciona de la manera que sus acciones recientes parece indicar, no respondiendo a este ataque a su condición de cubano-americano, sólo servirá para reforzar el triunfo en las mentes de los votantes que no quieren a un mequetrefe flojo cómo candidato.

¿Cómo será  esto después de que Trump ataca a Cruz por ser cubano?

¿Todavía habrá cubanos que apoyen a Trump?

Si esto es así, apaga y vámonos.

WordPress theme: Kippis 1.15