OTRAS VOCES: HIPOGRESÍA ESPAÑOLA

Por Daniel Sanz- Arquitecto y miembro del Consejo de Dirección de UPYD

La ‘Hipogresía’ viene a ser -sin ser oficial, claro- fingir unos sentimientos que contradicen lo que realmente se piensa, desde una perspectiva de color rojo y con cierta superioridad moral; el haz como yo te diga y no como yo haga. La política española está totalmente impregnada de ‘hipogresía’ y creo sinceramente que merece la pena dejar al descubierto esas contradicciones que hacen perder valor -si es que alguna vez se tuvo-, a nuestros políticos.

Desde el gobierno de España hasta el gobierno de Madrid, pasando por distintos grupos de oposición. Suena mal que yo lo diga, pero me da que a nivel político partidos como UPYD -y caro que lo está pagando- y la gente de Vox nos libramos de esa dictadura.

‘Hipogresía’ es que Pedro Sánchez, cual Maverick en Top Gun, nos lleve casi el 100% de su legislatura hablando sobre un tal ‘dictador Franco’ pero que luego se funda en sonrisas y peloteo con el Secretario General del Partido Comunista de China, Xi Jinpin; es decir el presidente de China electo básicamente por su partido. Franco era un dictador, pero Jinping es un dictador comunista ‘Red is the new Black’.

‘Hipogresía’ es que Manuela Carmena (en la foto grande que ilustra este artículo) nos enseñe su cocina de cuéntame, con un microondas caducado; ella con un sueldo de 104.000 Euros anuales -incumplió la promesa de bajárselo a 40.000 euros- y su casa en el Conde Orgaz. Pues bien, va y le entrega la llave de oro de la ciudad, ella misma y en persona; luego eso sí, criticamos que Juan Carlos I se haga una foto con Mohamed bin Salmán, pero nos agrada hacernos fotos con el dirigente de la dictadura China.

Ye veremos qué pasa cuando se enteren que China es una dictadura de las buenas; según datos de Amnistía Internacional para 2017, ejecuta a más de 1000 personas en la pena de muerte (Irán 507, Arabia Saudí 146); además la libertad brilla por su ausencia respecto a la internet, prensa, derecho a tener hijos, reunión, culto, etc.

‘Hipogresía’ también hay en la oposición; hasta hace 5 minutos el PSOE-PSM, con Franco a la cabeza (oh, Franco de nuevo!), apoyaba Madrid Central y los malditos semáforos de la A5. Han debido de calcular cómo ganaban, o perdían votos con las propuestas y se han descolgado en el tiempo de descuento de sus socios de Podemos, cual puñalada trapera de pacto de gobierno municipal. Ha pesado más el cinturón rojo de sur que los vecinos del distrito de Latina.

En Podemos se critica que Felipe VI fue elegido por fecundación, cuando la portavocía del partido parece que se hace por amor; que si quiero vivir en Vallecas, pero me voy a Villa Tinaja: ‘más hipogresía’.

Por otra parte, ahora que vienen las elecciones andaluzas, uno de los políticos más camaleónicos que practican la ‘hipogresía’ es Juan Marín de Ciudadanos, del Clan de la Manzanilla; este señor es capaz de decir que ‘no descarto acuerdos puntuales con el PSOE durante la legislatura’ el 22 de noviembre y al día siguiente decir que ‘no vamos a llegar a acuerdos ni con el PSOE ni con Susana Díaz’; como si fuéramos en su mayoría idiotas y no hayamos visto cómo han apuntalado -día a día, pleno a pleno- al PSOE andaluz; como buen gaditano quiere coger una ola, la que sea.

Quitando la perspectiva ‘rojeras’, se situaría Pablo Casado, cuya música puede sonar bien (al que le guste), pero la letra de Feijoo y su dictadura lingüística acortijada descafeínan propuestas claves como la devolución de la competencia en educación al estado y de la defensa del derecho a elegir educar en español que deben tener las familias; es una pena que no tengan unas cuantas ‘Isabeles’ -por Isabel Díaz Ayuso- en Génova 13.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15