POLÉMICO TEMA: EL MITO DEL COMUNISMO DE FIDEL CASTRO-PRIMERA PARTE

Por Servando González- Especial Para Nuevo Acción. (Tomado de mi libro La CIA, Fidel Castro, el Bogotazo y el Nuevo Orden Mundial, [2012])

 ¿Era Castro comunista en 1948?

Algunos autores como Nathaniel Weyl37  y Angel Aparicio Laurencio,38 han tratado de explicar el Bogotazo como una operación llevada a cabo por los comunistas y que desde temprana edad Castro era un comunista activo. Ambos autores se han basado fundamentalmente en el libro de Alberto Niño Antecedentes y secretos del 9 de abril.39 Niño era el Jefe de Seguridad de Colombia cuando los disturbios, y su libro muestra un evidente prejuicio anticomunista que se manifiesta en la tendencia a verlo todo como resultado de las acciones de los comunistas.

Por ejemplo, según Niño, “Por estos mismos días llegaron a Bogotá los reconocidos comunistas cubanos Fidel Alejandro Castro y Rafael del Pino.”40 No obstante, contrariamente a lo que alega Niño, no existe ni un ápice de evidencia que indique que, antes del Bogotazo, Castro o del Pino estuvieran ligados en forma alguna al Partido Comunista cubano o a alguna organización internacional de comunistas. Por el contrario, algunos que lo conocieron de cerca afirman que Castro nunca fue comunista y que del Pino era un anticomunista furibundo.41

Sin embargo, a pesar de ser un anticomunista convencido, Niño muestra una ignorancia supina sobre la ideología y las tácticas de los comunistas. Por ejemplo, como prueba de que Castro y del Pino eran comunistas, Niño provee la información de que, el día previo a los disturbios, los cubanos asistieron a una reunión de la Organización Colombiana del Trabajo, en la que disertaron sobre las técnicas del golpe de estado y la organización de un paro general.42 Sin embargo, tan sólo un estudio superficial de la literatura comunista muestra que los comunistas siempre se han opuesto a los golpes de estado, por considerarlos una técnica fascista.

En un esfuerzo por convencer al público de que Castro era comunista, un parte de prensa de la United Press, fechado el 19 de abril de 1948, detalla cómo, según un empleado del Hotel Claridge, dos detectives colombianos se personaron en el hotel y, después de registrar minuciosamente la habitación de los cubanos, hallaron parte de su correspondencia personal, la cual abrieron en su presencia. Según el empleado, la correspondencia evidenció que los cubanos eran miembros del Partido Comunista cubano.43

En la foto de arriba: Fidel Castro, Rafael del Pino y Enrique Ovares  en Bogotá durante los disturbios del “Bogotazo”

Según el parte de prensa, los detectives también encontraron, y confiscaron como evidencia, carnets de identificación con fotos, que identificaban a Castro y a del Pino como agentes de primera clase del Tercer frente de la Unión Soviética en América Latina.44 Otras fuentes mencionaron que en algunas de las cartas de los cubanos los investigadores hallaron planos del Capitolio colombiano y del edificio donde se celebraba la Conferencia.45 Alberto Niño también menciona que, entre las cosas de los cubanos ocupadas el 3 de abril por la policía, se encontraba una carta de una tal “Mirtha” dirigida a Fidel Castro — se trataba de Mirtha Díaz-Balart, la novia de Castro, con la que contrajo matrimonio poco después.

(En la foto de la izquirdea: boda de  Mirtha Díaz Balart y Fidel Castro) Aunque esencialmente se trataba de una carta de amor, la misma contenía una frase reveladora: “Recuerdo que tú me dijiste que ibas a Bogotá para provocar el estallido de una revolución”.46 Otra fuente menciona que, al despedirse en Cuba de su novia, Castro le dijo que viajaba a Colombia para comenzar una revolución.47

La frase de la carta también parece confirmase por el hecho de que el día antes de que estallaran los disturbios, Castro y del Pino había asistido a la reunión antes mencionada, donde Castro habló sobre las técnicas de una huelga general y la toma del poder por vía de las armas — lo que se conoce como putsch o golpe de estado.48

Después del Bogotazo, Castro mantuvo su preferencia por la táctica fascista del golpe de estado. En 1957, cuando estaba en las montañas de la Sierra Maestra enfrascado en su lucha guerrillera contra el régimen del presidente-dictador Fulgencio Batista, Castro hizo un llamado a una huelga revolucionaria como paso inicial para provocar un alzamiento para derrocar al presidente Batista.

Pocos hicieron caso a su llamado, y la huelga resultó un fracaso total. El Partido Comunista cubano no prestó su apoyo a la huelga, a la que llamó “otro putsch fracasado de Castro.”49 Pero lo más significativo es la fecha que Castro escogió para efectuar el alzamiento: el 9 de abril, aniversario del Bogotazo.

 Notas: 

  1. Nathaniel Weyl, Red Star Over Cuba (New York: Hillman/Macfadden, 1961).
  2. Angel Aparicio Laurencio, Antecedentes desconocidos del nueve de abril (Madrid: Ediciones Universal, 1973).
  3. Alberto Niño, Antecedentes y secretos del 9 de abril (Bogotá: Editorial Pax, 1949).
  4. Ibid., p. 54.
  5. Ver, por ejemplo, Enrique Ros, Fidel Castro y el gatillo alegre (Miami: Ediciones Universal, 2003), p.188. Poco después de que Castro tomó el poder en Cuba en 1959, del Pino, que ahora residía en los EE.UU., comenzó a conspirar para derrocar a Castro. Pero Castro le tendió una trampa, logró capturarlo, y fue condenado a 30 años de prisión. Años después, del Pino murió en la prisión en extrañas ciscunstancias. Algunos sopechan que Castro ordenó su asesinato para así eliminar un testigo presencial de sus verdaderas andanzas durante el Bogotazo.
  6. Alberto Niño, op. it., p. 54.
  7. Alcides Orozco, “Two Cubans Distribute Arms,” Bogotá, Colombia, April 19 (1948), UPI, citado en Nathaniel Weyl, Red Star Over Cuba (New York: Hillman/Macfadden, 1961), p. 92-93.
  8. Ibid., p. 92.
  9. Francisco Fandiño Silva, La penetración Soviética en América y el 9 de Abril (Bogotá, Nuevos Tiempos, 1949) p. 77.
  10. Niño, op. cit, p. 77.
  11. José Domingo Cabús, Castro ante la historia (México, D.F.: Editores Mexicanos Unidos, 1963), p. 35.
  12. Ibid.
  13. Jose Guerra Alemán, Barro y Cenizas (Madrid: Fomento Editorial, 1971), p. 29. (Continuará)

3 comentario sobre “POLÉMICO TEMA: EL MITO DEL COMUNISMO DE FIDEL CASTRO-PRIMERA PARTE

  1. Mi dirección en Cuba hasta diciembre de 2006 era Párraga 226 apto. 13 entre Vista Alegre y San Mariano en el reparto La Víbora, Capital. C.I. 61101718882. En Suiza estudio lo que me negaron en Cuba, de modo que no temo exponerlo con la misma ‘pasión’ de su adoctrinamiento. La herramienta cibernética (Internet), confirmó lo que a pie recogí en la isla. Un universo inmenso y ecléctico desbordado de conocimiento para todos los gustos sin cortapisas. Ahora hilvano por que el dictador Fidel Castro y su hermano Raúl (vestido de nepotismo) prohíben el servicio privado con acceso a la red. Ignoraba yo el trabajo de Ros y la anecdótica de José Pardo Llada que nos cuenta que Castro tropezó en su biblioteca personal con la colección de discursos y escritos de Il Duce (del latín dux, General) así le decían al dictador Mussolini, de modo que se los pidió prestados, Pardo le respondió que acababa de comprarlos, Fidel – el Vil – no se conformó con la negativa, ¿cómo perder la oportunidad de hacerse del tesoro de su encanto? Como su padre Ángel – que no alado – lo mantenía mensualmente con 100 pesos que como remesa Fidel recibía cuando estudiaba en la universidad (la Colina), de manera que corrió al mismo librero y regateando el precio logró la rebaja de 10 pesos, regresó a su casa con los 12 tomos bajo el brazo, pero sin pan. Con un queso que consiguió para terminar el mes. ¿Queso suizo? Irrisoriamente Pardo Llada se hizo eco del eslogan a Castro “Fidel, sacude la mata”. Los aguacates verdes rompieron su desmemoriada cabeza. El conocía tan o más bien a Castro que su cuñado Rafael D. Balart. Se exilió. Tomado de mi libro. Pero se puede profundizar sobre Lenin y de como y cuando los rusos y occidente se enteraron de la matazón con el segundo tomo de Los Enemigos del Comercio, una historia moral de la propiedad, de Antonio Escohotado editados por ESPASA FORUM, que edito los tres tomos. http://www.docucuba.us

  2. El 6 de octubre de 1976- día en que fue siniestrado el avión de Barbados, en Guyana- una de las escalas suben un grupo de siete hombres uniformados de kaki. Todos ellos murieron en el avión siniestrado… ¿Quiénes eran aquellos siete militares, siniestrados junto con los otros 73 pasajeros del avión (entre ellos el equipo nacional juvenil de esgrima), que luego serían dados de baja en presuntas misiones internacionalistas u otros escenarios fatales?
    libro “Los generales de Castro: la voladura del avión cubano”
    Robert Alonso
    Editorial Torino, 1985
    ISBN
    9802580104, 9789802580101
    241 páginas Testimonio https://vimeo.com/261284077

  3. Tengo algunas interrogantes:
    Si Fidel Castro y del Pino no eran comunistas antes del Bogotazo:
    Por qué acepto el llamado de los comunistas cubanos y colombianos??
    Por qué sencillamente no respondió: No, yo no soy comunista, no participo??
    Lo del fascismo y los golpes de estado lo considero ridículo, el socialismo y el comunismo son en si mismo fascismo, en la forma y en la aplicación.
    Fernando Fernández

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15