POR LOS FRENTES DE IBEROAMÉRICA: COLOMBIA, FONDETEC, ¿OTRA JUGARRETA CONTRA EL EJÉRCITO?

JUANCARLOSPINZONFIRMANDOFONDETEJuan Carlos Pinzón radicando el proyecto de Defensa Técnica para las Fuerzas Militares ante el presidente del Senado, Juan Fernando Cristo; el ministro de Justicia, Alfonso Gómez Méndez, y el defensor del pueblo, Jorge Armando Otálora, en octubre 29 de 2013. Ya todo estaba cocinado

RICARDOPUENTESMELOPor Ricardo Puentes Melo- Periodismo sin fronteras

Fondetec es un fondo especial creado por el gobierno de Santos con el supuesto fin de brindar asesoría y defensa de militares y policías que tengan procesos penales en instancias nacionales o internacionales, como consecuencia del “cumplimiento de la misión constitucional de la Fuerza Pública o con ocasión de ella.”

Muy bonito el objetivo del Fondo de Defensa técnica y especializada para los miembros de la Fuerza Pública “Fondetec”. Pero tanta belleza en este gobierno, tanto respaldo a las Fuerzas Militares bajo el régimen de quien se alió con las FARC para destruir la institución, no podía ser cierta.

Y no lo es. Resulta que por fin descubrimos el verdadero interés de FONDETEC, tan pomposamente promocionado por el ministro Juan Carlos Pinzón: engañar a los militares procesados.

Pinzón, tan pronto recibió en sus manos esta nueva herramienta para engañar militares, se desplazó por cuanto auditorio le prestaron y envió a sus asesores a hacer lo mismo por los Centros de Reclusión Militar, las asociaciones de retirados y envió comunicaciones a los militares cuyas bases de datos estaban registrados en DEMIL. Les anunció esta tabla de salvación y los miles de soldados envainados injustamente por la “justicia”, aplaudieron agradecidos creyendo que ahora sí sus mandos se interesaban en ellos.

A los presos y vinculados a procesos les dijeron que FONDETEC iba a colaborarles con la suma de $30.000.000 como ayuda para pago de abogados. Primera mentira. También les dijeron que debían convencer a sus abogados defensores de reunirse con los de FONDETEC para que esos 30 millones pudieran ser entregados al defendido.

Así fue que en días pasados el ministro Pinzón convocó a una reunión donde citó a varios abogados que llevan a cuestas algunos procesos en contra de militares. Les dijeron que lo de los 30 millones no era tan así, que dependía del estado del proceso, de la calidad del procesado, y de mil cosas más. En resumen, FONDETEC no daba esos 30 millones de marras, sino una cifra muy inferior. Cifra que dependería de lo que los asesores del ministro aconsejaran para cada caso.

También les dijeron que por algunos casos sensibles, FONDETEC podía ayudar hasta con 8.000.000 pero les pidió a los abogados cerca de 28 documentos para que estos fondos fueran aprobados. Entre ellos estaba un Acta de Compromiso donde cada abogado debería entregar al ministro Pinzón, a FONDETEC y, por supuesto a sus asesores, un informe pormenorizado de la estrategia de defensa del procesado.

Y resulta que uno de los asesores del ministro Juan Carlos Pinzón es nada más y nada menos que Jaime Córdoba Triviño, amigo íntimo del Fiscal Montealegre, acérrimo enemigo de militares y confabulador de las condenas de varios de ellos.

Eso significa que FONDETEC no es más que un invento de La Habana para arrodillar a los abogados defensores de militares; un caramelo al procesado para someter a su abogado y anticiparse a su defensa.

¿Qué busca FONDETEC con este ardid? Pues sencillo: Que los abogados de los militares entreguen datos confidenciales de lo que será la estrategia de defensa de los procesados.

Tengo la íntima convicción de que seguramente esos documentos donde los abogados relaten su estrategia de defensa, se filtrarán a la Fiscalía General de la Nación a través de sus amigos en Fondetec, para que los fiscales hagan sus jugadas y acorralen aún más a los militares procesados.

Todo este engaño está destinado para lo que este gobierno marxista llama “el posconflicto”. Con los militares procesados totalmente aplastados por la Fiscalía, gracias a la entrega de sus abogados defensores, el gobierno saldrá a decirles que debido a que ya están condenados, es mejor que se acojan al proceso de paz y la amnistía que se les dará tanto a bandidos como a militares.

Y los militares, ya sin ninguna esperanza, tendrán que decidir si se pudren en una cárcel o apoyan la vagabundería atroz de La Habana y colaboran en entregar a las FARC a los millones de colombianos que sólo tenemos a las Fuerzas Militares como la última esperanza para no caer bajo la guadaña castro comunista.

Escogerán lo segundo, con toda seguridad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15