POR LOS FRENTES DE IBEROAMÉRICA: EN LA MIRA DE LAS FARC

GENERALMORARANGELYLASFARCEl general Mora Rangel y las Farc

JESUSVALLEJOMEJIAPor Jesús Vallejo Mejía- Periodismo sin fronteras

A raíz de la publicación del artículo titulado “Terrorismo y Comunismo” , su autor, Darío Acevedo Carmona, ha sufrido unas violentas andanadas de parte de la página oficial de las Farc, Anncol, en la que de contera se menciona mi nombre en una lista de “escribientes, autores de los insumos de la discursividad del caballista del Ubérrimo”, que hacemos “parte de este cuartel de francotiradores expertos en el sofisma, la injuria, el montaje y el linchamiento mediático”, tal como puede leerse en el siguiente sitio: https://anncol.eu/index.php/opinion/item/1540-horacio-duque.

De la lista hacemos parte “José Obdulio, Rangel, Acevedo, Botero Campuzano, JVallejo, Paloma, F. Londoño, Gómez Martínez, Saúl Hernández, Nieto, Carlos HolmesT, Ana Mercedes, Hoyos, Alvear Sanín, Jaramillo Panesso  H. Rodríguez, I. Duque y otros”.

Contra Acevedo están programando bloqueos, mítines y bochinches susceptibles de dar lugar a insultos y humillaciones en público, de donde podrían seguirse atentados contra su integridad personal. Algo parecido a lo que les hacían a los profesores durante la Revolución Cultural que promovió Mao en China. Los demás estamos señalados y, a partir de ello, estaríamos expuestos a diferentes eventualidades desagradables, por decir lo menos. En efecto, estar en la mira de las Farc no es un juego de niños. Es, más bien, una ruleta rusa.

En lo que a mí concierne, entiendo que el sofisma, la injuria, el montaje y y el linchamiento mediático que se me endilgan parecen consistir en haber sostenido lo siguiente, que aquí reitero:

– El proceso de paz de Santos con las Farc está mal concebido desde el principio, pues aquél recibió mandato del pueblo para someterlas y no para equipararlas con la autoridad legítima del Estado y muchísimo menos para rendirse ante ellas.

– Las Farc no han abjurado del marxismo-leninismo. Ni siquiera han atenuado sus intransigentes posturas ideológicas. Así lo ha dicho uno de sus cabecillas:”Nuestro propósito es instaurar el socialismo en Colombia”.

– Las Farc no buscan convertirse en actores políticos dentro de un sistema democrático y liberal, sino el asalto del Estado para la toma del poder con miras a la instauración de un sistema totalitario y liberticida.

– Las Farc son una de las más poderosas organizaciones narcotraficantes en el mundo. Por consiguiente, configuran unas peligrosísimas bandas de delincuentes comunes.

– Las Farc son una organización terrorista. Se la considera una de las más vigorosas y perversas del mundo, unos pasos detrás de ISIS.

– Las Farc han dado muestras de una crueldad que excede toda humana previsión. Su modelo es el Pol Pot cambodiano.

– A lo largo de las negociaciones de La Habana, Santos ha corrido todas los llamados inamovibles que trazó en su discurso de posesión el 7 de agosto de 2010, mientras que las Farc no han hecho una sola concesión significativa.  A Santos lo han llevado de la ternilla.

– A estas negociaciones les ha faltado aliento moral. Están presididas por la mentira y el engaño en que compiten Santos y las Farc. Ni a aquel ni a estas se les puede prestar fe.

– La arrogancia de las Farc ha minado la confianza del pueblo en las resultas de estos diálogos. La gente está temerosa de lo que Santos al final termine otorgándoles a los guerrilleros

– Las Farc no tienen nada positivo para ofrecerle al pueblo colombiano. Los modelos que pretenden imponer, basados en Cuba y Venezuela, solo han acarreado ruina y caos.

– El pueblo colombiano no quiere a las Farc y es extraño que cada que en las encuestas manifiesta su descontento, Santos, en lugar de tomarle el pulso a la nación, la ignora y les ofrece a aquellas nuevas concesiones, muchas de ellas estrambóticas.

– Esas concesiones implican la destrucción de nuestra precaria institucionalidad. No nos auguran la paz, sino nuevos escenarios de confrontación que podrían significar para Colombia la guerra civil o, como lo ha puesto de presente hace poco Álvarez Gardeazábal, su “afganización”. El posconflicto que anuncia la propaganda oficial no es la antesala de la paz, sino la multiplicación de tensiones y enfrentamientos violentos que un Estado débil no estaría en capacidad de controlar.

– Santos no solo ha incurrido en causales de indignidad susceptibles de que se le abra proceso por ese motivo, sino que da muestras de insania que lo hacen incapaz de gobernar a Colombia en uno de los momentos más críticos de su historia.

Si estoy equivocado, refútenme y convénzame de lo contrario que afirmo.

Los señalamientos y las amenazas no me tocan. Ya, hace años, el ELN me había declarado “objetivo militar” por mis escritos para “El Colombiano”, y estuve, además, en la mira de Pablo Escobar por haber defendido en la Corte Suprema de Justicia la exequibilidad de la ley aprobatoria del Tratado de Extradición con los Estados Unidos que había sancionado el presidente Barco.

No tengo miedo a la muerte y muchísimo menos ahora que mi amadísima esposa ha hecho el tránsito de esta vida mortal a la eterna. Mi mayor anhelo es estar con ella por toda la eternidad. Acá solo me retiene el amor de los dos ángeles que ella me dejó para que cuidaran de mí. Y si los esbirros de las Farc me hacen algún daño no letal, tengo muy clara la enseñanza del Santo Padre Pío de Pietrelcina: “Al cielo solo se llega a través del sufrimiento”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15