POR LOS FRENTES DE IBEROAMÉRICA: MÉXICO, NUEVA TELEVISORA. ¿NACE EL TRILLIZO?

grupoimagennuevatelevisoramexicana

manuelaraujomartinezPor, Manuel Araujo Martínez-Periodismo libre

Nace hoy una nueva televisora, perteneciente al Grupo Imagen de Olegario Vázquez. Quizá en algo debiéramos alegrarnos de que el “duopolio” tenga ya otro competidor en la televisión abierta. Habrá que ver la oferta y los contenidos para saber si en verdad representa una alternativa novedosa para los televidentes. Pero mucho me temo que será muy imitativa de las otras cadenas existentes.

Y es que estructuralmente están conformadas de la misma manera: los dueños son empresarios con evidentes intereses comerciales, y eso es razonable, ya que significó una cuantiosa inversión y debe ser negocio para sobrevivir. Eso no se cuestiona.

El problema de los medios de comunicación en general es que por su propia naturaleza se vinculan con el poder político: ya sea por las amistades de los dueños; por su misma trayectoria empresarial que los ha ligado comercialmente con políticos o secretarías de Estado y sus funcionarios, o en su caso, una vez iniciada su operación.

Para el empresario de la comunicación –en este caso televisiva– es muy tentador ser dueño de un medio tan poderoso. Y para el poder político es muy atractivo acercarse al medio para transmitir su visión de Estado y promover y defender el status quo para mantener sus privilegios.

La relación medios de comunicación-poder ha sido muy estudiada  durante años por investigadores, académicos y comunicadores, concluyendo en muchos casos que la relación casi siempre deriva en un ganar-ganar para ambas partes, pero no necesariamente en beneficio del espectador, el televidente, el ciudadano común.

No es ocioso recordar que los medios de comunicación son precisamente eso, medios, y que deben ser el hilo transmisor entre lo que los gobiernos de los tres niveles (federal, estatal y municipal) quieren dar a conocer a los ciudadanos, y lo que la sociedad quiere decir y exigir a sus gobernantes.

Si los medios de comunicación no cumplen esta función básica de su razón de existir, todo lo demás no será más que supuestas buenas intenciones, pero sin la esencia de la comunicación efectiva y de interés social.

Un medio de comunicación tan poderoso como la televisión, si no está al servicio de la sociedad es fácilmente corrompible por la clase política, la cual, lo sabemos bien, tiene sus propios intereses y su propia agenda, que generalmente nunca coinciden con lo que la gente espera y necesita para mejorar sus condiciones de vida.

Recordemos que cuando nació lo que hoy es TV Azteca –luego de haber sido una televisora del Estado y pasar a manos privadas, de Benjamín  Salinas Pliego– se generó también una alta expectativa, porque “al fin” Televisa, de los Emilio Azcárraga, tendría competencia, lo que “la obligaría a mejorar sus contenidos”, según los más optimistas; pero poco duró la ilusión, y la entonces nueva televisora privada nació copiando en prácticamente todo a Televisa, apostando muy poco a la innovación, lo que generó el llamado “duopolio” (casi gemelas) y consolidó a sus dueños entre los hombres más ricos de nuestro empobrecido país.

De tal suerte que, bienvenida la nueva televisora de Grupo Imagen, y hagamos votos para que esta vez en algo avancemos en la diversificación, la competencia real, contenidos de calidad y, sobre todo, en beneficio de la sociedad mexicana, por años huérfana de medios que sean efectivamente voz de los que no la tienen, y no se vuelva el “trillizo” a soportar, igual que a las otras dos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15