POR LOS FRENTES DE IBEROAMÉRICA: VENEZUELA-LA UNIDAD, SOLO EL PUEBLO SALVA AL PUEBLO

Por, Pedro Pérez Castro

Estimados amigos y amables lectores; hoy continúo la zaga de mis  opiniones con un tema que en Venezuela se ha tornado difícil porque tal parece que los liderazgos tanto políticos como de la sociedad civil tienen que sufrir aún mucho más para entender que se necesita una Unidad monolítica capaz de enfrentar la felonía de estos gobernantes en su afán de mantenerse en el poder a cualquier costo para imponer su cien veces fracasado modelo al que ahora llaman Socialismo del Siglo XXI que no es más que el comunismo, dicho por el mismo difunto Fidel Castro en una famosa entrevista concedida a una renombrada periodista venezolana afecta al régimen y que por cierto ya no aparece en los medios de este país donde hasta tuvo su programa de TV en el órgano oficial canal 8.

He encabezado esta nueva crónica con un lema acuñado por la extinta Central Latinoamericana de Trabajadores (CLAT) y la Universidad de Trabajadores de A. Latina (UTAL) ambas con sede en Venezuela, organismos  sindicales de filosofía Humanista Cristiana para la formación superior de líderes y dirigentes de toda la región incluido EL Caribe con una amplísima trayectoria. En Venezuela habían 4 Centrales de trabajadores de importancia, la CTV, la CGT, CODESA, absolutamente democráticas y  la CUTV (comunista) que agrupaban la mayoría de las Federaciones y Sindicatos del País y que junto a los empresarios y el gobierno de turno de forma tripartita discutían todos  los temas de las relaciones laborales, empleo, salarios, prestaciones , pensiones y jubilaciones etc; en fin se establecía el Contrato Social que regía los destinos de la nación en esos sectores que producían la riquezas de Venezuela y su desarrollo en el devenir democrático de su existencia.

Hasta que llegó la noche más ominosa que recuerda esta Nación con todo el proceso que comenzó el 4 de febrero de 1992 con lo que todos ya sabemos y sus consecuencias que hasta estos días se continúan agravando con el descomunal desbarajuste que estamos sufriendo y los fallidos intentos de cambiar la situación imperante que no es otra cosa que un gobierno que no le importa el sufrimiento y las penurias de su pueblo al que han convertido en limosneros o mendicantes de bolsas de comida y dádivas para un sector civil minoritario pero que tiene que ser fiel a sus políticas controlados por el llamado carnet de la Patria para lograr no sin esfuerzos las migajas que les otorgan a cambio de la sumisión y entrega de su dignidad. Y para seguir la cartilla de los dictadores de siempre, este gobierno se ha provisto de un enorme estamento militar, armados hasta los dientes con un poder de fuego incalculable suministrado por sus aliados rusos, chinos, iraníes o ucranianos pero con el lastre de la más descarada corrupción e insolente ventajismo de sus mandos cupulares que viven en la opulencia.

Los sectores oposicionistas son muchos y más pero todavía no entienden que  salir de esta desgracia de 20 años no se puede hacer en 20 días o 20 semanas fácilmente, cuando todas, absolutamente todas las instituciones del Estado están en manos del poder militar- civil que nos desgobierna, comenzando por la economía en ruinas. Para eso se necesita el concurso de la sociedad civil organizada, de todos los actores sociales que la integran y eso no se logra en un día o una semana. Ahora voy a la médula de este trabajo. La protesta social que no cesa un solo día en pueblos y ciudades, solicitando, reclamando, exigiendo, hasta implorando mejores condiciones de vida y trabajo, salarios dignos, convenios de trabajo justos en las más importantes empresas del estado, de agua que  hay  localidades que pasan una semana  y un mes sin que les llegue; de luz eléctrica insufrible en estados como el Zulia donde por el intenso calor no puede estarse sin aire acondicionado y se sufren 2, 4 ,8 y 12 horas sin fluido eléctrico,  hoy  en esa poderosa empresa del gobierno comienza un paro nacional así  todo el país desesperado.   Ahh;  pero la culpa es de un rabipelado, una rana, una iguana, el calor intenso o los saboteadores que se roban los cables. Siempre la culpa es de otro. El gobierno no es el culpable y además siempre dicen que está investigando la causa  pero no  hablan del efecto. Quien sufre es el pueblo llano. Debo dedicar al menos unas líneas a los jubilados y pensionados a quienes nuevamente engañaron este mes cuando se anunció a bombo y platillo que cobraríamos 8 millones de Bs y al llegar al  banco después de largas horas de cola nos encontramos que nos darían solo 2 millones de Bs y que el resto sería con el uso de la tarjeta electrónica (y hay que saber que un llamado  cartón de huevos de 30 posturas vale 4 millones de  Bs.) Pero resulta que no todos los jubilados o pensionados  la poseen porque no hay plástico para fabricarlas ni tampoco libretas para cuentas de ahorro. Que desvergüenza  frente a los que trabajaron toda su vida en este país para verse ahora en la más abyecta miseria.

Dejo para el final el dramático caso de las protestas del Colegio de Enfermeras que ya casi cumplen un mes en paro, al que se les ha sumado infinidad de gremios y colegios profesionales, las universidades autónomas y pare  Ud. de contar. Todas esas protestas cívicas (más de 30 diarias) son totalmente pacíficas, Pero el gobierno es sordo y mudo frente a la falta de medicamentos e insumos en los Hospitales que claman por lo indispensable, QUE NO HAY y los pacientes se mueren, adultos mayores y niños. Por Dios. Solo los desalmados no se conmueven. Los personeros del régimen repiten que aquí no pasa nada y que no hay crisis humanitaria. Ya estamos en el vórtice del huracán, los políticos que tenemos no encuentran el rumbo y la sociedad civil se va incorporando  a las protestas poco a poco. Es hora ya que el sector de trabajadores asuma el liderazgo social y se unan y articulen despegándose de la rémora histórica de la dependencia de los partidos, mal secular de Venezuela.

Por todo esto yo espero que los líderes dignos, de Centrales, Federaciones y Sindicatos asuman de lleno la Protesta Social como arma eficaz para enfrentar de forma definitiva esta hecatombe. Si es verdad  que : “SOLO EL PUEBLO SALVA AL PUEBLO” Entonces, Qué son sus trabajadores?  Cómo se puede soportar semejante felonía contra este noble pueblo, sin levantar nuestra voz y actuar en consecuencia?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15