PROYECTO HUMANITARIO DEL EXILIO SE ABRE PASO EN MATANZAS

PROYECTOTONDIQUEAsistentes al Proyecto Tondique en la comida del jueves 19 de marzo 2015 (foto del autor)

MARIACAMAYSUPADRENota de Nuevo Acción: Publicamos este artículo aparecido ayer en Diario de Cubanet, sobre el proyecto Tondique, cuya alma y vida es nuestra amiga María Cama (a la izquierda, foto de Nuevo Acción), quien, junto a otro hermano nuestro, Héctor Fabían, a base de esfuerzos sobrehumanos sin grants ni ayudas de fundaciones ni gobierno alguno llevan adelante este proyecto que llega al pueblo desvalido y hambreado por la tiranía.  

 Por  Ernesto García Díaz-Diario de Cubanet

El Proyecto Humanitario Capitán Tondique, se encarga de brindar alimento a personas considerdadas ‘casos sociales’. Los fondos salen de cubanos residentes en Miami

LA HABANA, Cuba. -Mucho se ha hablado del Proyecto Humanitario Capitán Tondique, que realizan un grupo de opositores del pueblo de Colón, Matanzas, con la ayuda del exilio y en especial de María Cama, una patriota residente en Miami. El gobierno cubano ha querido impedir su desarrollo, pero no ha podido evitar su funcionamiento.

Con motivo de la celebración el próximo 27 de abril del segundo aniversario de proyecto, CubaNet viajó la pasada semana hasta su sede en Colón, provincia de Matanzas.

Llegamos temprano a la modesta casa de Caridad Brunate en la calle Mesa 163, esquina Pedro Betancourt, lugar que cobija el proyecto. Los miembros del mismo estaban trabajando en los preparativos de una comida para cerca de 70 personas con problemas socioeconómicos.

Los trabajadores del proyecto Tondique son cuatro Damas de Blanco, mujeres de buen corazón, y varios hombres, todos opositores y miembros del clandestino Partido por la Democracia Pedro Luis Boitel. A ninguno de ellos el gobierno les brinda empleo.

PROYECTOTONDIQUECOLONMiembros del Proyecto preparando las raciones de alimentos para los comensales (foto del autor)

Francisco Rangel, conocido por Pancho, coordinador del proyecto, es ayudado por otros miembros de la sociedad civil de la localidad. Todos forman un equipo, interesado en el crecimiento social, cercanos al pueblo y a su dolor, para materializar la entrega de alimentos, cada jueves durante todo el año.

A Pancho le preguntamos cómo surgió esta idea del proyecto.

“Fue una iniciativa del líder opositor sindicalista Ivan Hernández Carrillo, una noche cámara en mano salió por las calle de Colón y retrató a un grupo de personas durmiendo, tapadas con cartones y periódicos. Esas fotos se las envió a María Cama, así surgió.”

Maritza Acosta Perdomo, Dama de Blanco, pertenece al Tondique hace dos años, a ella le preguntamos sobre sus tareas cada jueves:

“Atendemos a un grupo de personas que son pobres, que no tiene prácticamente posibilidades de nada, viven en la calle. Aquí no se les cobra un centavo, gracias a nuestro trabajo y la ayuda que recibimos del exterior este proyecto sigue adelante. El Estado ha tratado de evitar que progrese esta idea y se extienda por el país”.

PROYECTOTONDIQUECOLONMATANZASPlato de arroz blanco, potaje de chícharo, bistec de cerdo, boniato, ensalada de tomate, refresco instantaneo y agua (foto del autor)

Le preguntamos a Tania Echeverría Menéndez, trabajadora del proyecto: ¿Ha crecido Tondique desde su inicio hasta ahora?

“El 27 de abril del 2013 iniciamos con 9 personas, ahí comenzó a crecer. Hoy suman casi unas 70 personas que reciben nuestra atención. La policía los intersectaba para que no vinieran a comer, les metía miedo, les decía que perderían sus chequeras, pero más pudo el hambre”.

“En Colón, el gobierno comenzó abrir algunos centros para darle almuerzo a las personas con problemas económicos. No querían que nuestro proyecto triunfara. Nosotros decidimos darle una comida en la tarde a la gente. Aquí no se roban los ingredientes como sucede en los centros del Estado, la comida es nutritiva y a ellos no se les maltrata”

Francisco Pancho Rangel: “Durante el invierno, en las noches frías les llevamos café caliente, chocolate, bocaditos. Aquí se les ha ayudado con zapatos, abrigos, ropas, muchos duermen en las calles. También vienen niños, mujeres embarazadas, hay muchas necesidades. Nosotros mismos nos solidarizamos con ellos”.

¿Han recibido inspecciones del Poder Popular?

Mayra García Álvarez, Dama de Blanco y fundadora del proyecto: “Sí, por aquí han pasado inspectores estatales, los de Salud Pública. Todos los que trabajamos en el proyecto tenemos los carné de salud actualizados. Esta es una actividad no lucrativa. Debieran darnos una solución, pero ellos no quieren legalizarnos. Nos han felicitado, han dicho que la higiene aquí está mejor que en muchos comedores del Estado. Nos han dejados tranquilos, ellos saben cómo estamos trabajando”.

¿El gobierno los sigue presionando para que cierren el proyecto?

Luis Bárbaro Ortega Mesa: “Creo que el gobierno ha cedido. Ya no se meten con nosotros. Esto no le hace daño a nadie. Soy creyente, cristiano. María Cama es colombina, ella y los exiliados que nos ayudan están haciendo una obra extraordinariamente humanitaria. Es una patriota, su amor por este país y por la gente de Colón es digno de resaltar”.

CubaNet compartió también con los principales actores: Los necesitados, los vulnerables.

Lázaro Forcada Sánchez Acosta, de 70 años de edad: “Llevo más de un año recibiendo alimento del proyecto Tondique. Aquí hacen una comida exquisita, me tratan muy bien, salgo complacido, no tengo quejas. Una vez las autoridades me dijeron que me quitarían la casa si seguía viniendo, así que lo hago a escondidas”.

PROYECTOTONDIQUECOLON2Caridad M. Brunate Gómez (izquierda) con el resto de los trabajadores del Proyecto Tondique (foto del autor)

Lázaro Pedro Rizo Quintana, de 74 años de edad, jubilado con cerca de 8 dólares de pensión mensual: “El dinero de la pensión no me alcanza para nada, recojo materia primas para comer. Visito este centro, las personas que nos atienden son muy correctas. Quiero agradecerle a María Cama lo que hace por este proyecto”.

Anneri Pedroso Rodríguez: “Vengo porque dan buen alimento, una vez a la semana mi hija y yo comemos carne. Aquí no se incita a hacer política, comemos tranquilas y nos llevamos algo más para la casa”.

Oscar Lima, conocido como “Titima”: “Tengo 59 años de edad, recibo 8 dólares de susidio mensuales, tú crees que asi puedo vivir. Tómale fotos a los alimentos. Todos se ponen en la mesa y, ¡qué calidad tienen! Ojala esto perdure. El 24 de diciembre pasado festejamos la Nochebuena con un lechón asado. No tengo fe en este gobierno”.

Para nuestra sorpresa Félix Navarro Rodríguez, presidente del partido por la Democracia Pedro Luis Boitel, pasaba a saludar a los miembros del proyecto, así que le preguntamos su impresión sobre el Tondique.

“Es una de las grandes ideas del exilio cubano. Se logró materializar a través de María Cama, una colombina, motivada por la situación real que viven muchas personas en Colón, que no tienen condiciones para vivir ni alimentarse”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15