PUNTO Y. APARTE

CUBANOSCARICATURA

ALDOSENTADOPor, Aldo Rosado-Tuero

Mas naides se crea ofendido
pues a ninguno incomodo
y si opino de este modo,
por encontrarlo oportuno,
no es para mal de ninguno
sino para bien de todos.

José Hernández – Martín Fierro

Los cubanos—al menos los que no nos ha lavado el cerebro el castro comunismo—tenemos muchas cualidades, por la que debemos sentirnos orgullosos; pero también exhibimos algunas conductas que hacen que los naturales de otros países nos rechacen y nos critiquen.

Una de las cosas que más nos critican es “porque nos creemos el ombligo del mundo” y esperamos que todo el orbe se solidarice con nuestras desgracias, pero difícilmente se consigue que una buena cantidad de cubanos, se solidarice con las desgracias de otros que no sean cubanos.

Una prueba de la afirmación hecha en el párrafo anterior, la he tenido en días pasados, cuando fue noticia la forma brutal y humillante que el gobierno de Evo Morales, trató al General Gary Prado Salmón—el genuino e indiscutido captor del asesino Che Guevara—obligándolo a permanecer por horas en una camilla en la sala de un juicio, a pesar de haber salido hace poco de una cirugía, y estar sangrando sus heridas.

No hubo un solo blog ni periódico cubano, con la excepción de Nuevo Acción, que se hiciera eco de tamaño abuso y mucho menos que protestara por ello.

Igual cosa sucedió con el español Pedro Varela, al queen Barcelona, las autoridades le cerraron la librería, le confiscaron todos los libros que vendía en ella, le robaron todo el dinero de su cuenta de banco, le detuvieron y multaron a sus empleados y a él lo llevaron a la cárcel.

Y en este caso, como en el del General Prado, no hubo un solo cubano–otra vez con la excepción de quien esto escribe y Nuevo Acción–que levantara su voz en defensa del derecho de Pedro Varela a la libre expresión del pensamiento y a la la libertad de expresión, después que los cubanos nos hemos pasado más de medio siglo solicitando al mundo entero solidaridad para defender nuestro derecho a esas libertades que ahora le niegan a Pedro Varela..

Otra cosa por la que sobresalimos es por nuestra inveterada costumbre de no ser consecuentes con nuestras conductas personales y por no ponernos en el lugar de las personas que criticamos.

Como un ejemplo de lo que digo voy a citar el caso de un querido amigo, al que conozco de muchos años y sé de su carácter demostrado en docenas de incidentes que conozca sobre su vida.

Este amigo, al que aprecio mucho y por lo tanto no trato de rebajar, sino que lo uso como un ejemplo palpable de  lo que podíamos llamar uno de nuestros defectos nacionales, ha criticado agriamente a Ted Cruz por su discurso en la Convención Republicana y por no haber endorsado la candidatura de Donald Trump.

Pero conociendo a mi querido amigo como lo conozco, estoy absolutamente seguro de que si Trump hubiera dicho de la esposa y el padre de mi amigo, la mitad de cosas que dijo públicamente sobre la esposa y el padre de Ted Cruz, mi amigo no solo hubiera ido a la Convención y hubiera tomado el micrófono para primero que nada, cagarse en la madre de Trump, Melania y todos los hijos e hijas de Trump, sino que al finalizar de insultarlos le hubiera ido arriba a Trump para partirle la cara.

Finalizo diciendo que a pesar de todos esos y muchos otros defectos, yo, que no soy perfecto, sino fuera cubano, pagaría por serlo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15