PUNTO Y. APARTE

Por: El Director

“Quien se ha puesto a servir sin condiciones no puede dar por concluido su servicio sino en el mismo día de su muerte.”- Dionisio Ridruejo

Para merecer el título de patriota no basta con ofrecer a la Patria los mejores esfuerzos; no basta con agotar la salud y ofrendar la vida por el bien del pueblo que se ama y por el que se lucha; no basta con apartarse de cuantos cuidados exigen la familia y la hacienda propias. Hay que llegar a más: el despego de toda recompensa, incluso de aquella que consiste en el público aplauso.

Dios quiso hacer del verdadero patriota uno escogido entre los escogidos. Por eso, sin duda, permitió que los más ilustres directores de pueblos recogieran amarga cosecha de ingratitudes.

Tal fue la mayor señal de privilegio que pudo otorgarles: privar a su misión de todo regalo humano; dejarla en su calidad escueta y gloriosa de “deber”.

La vocación de patriota (la “pura” vocación de patriota, no sus falsificaciones) sólo llama a los mejores espíritus, a los que, por adelantado, cuentan con que la injusticia será su galardón y lo aceptan abnegadamente.

Tendrá motivo para dudar de contarse entre los elegidos quien no se sintiera capaz de soportar en silencio, heróicamente, sobre todo durante la adversidad, el clamoreo de los mediocres, el veneno de los envidiosos, la ridícula ironía de los pedantes y el desparpajo insolvente de todos aquellos que nunca sabrán lo que es llevar con dignidad sobre los hombros el grave honor de las magistraturas.

¡No importa! En ese silencio heroico se depura el alma y adquieren los ojos claridad para mirar más alto.

El temporal martirio viene a ser la investidura de la Historia; nadie sin ella logrará que su nombre resuene ensalzado durante siglos; es el purgatorio.

A mis ochenta años sigo vivo, «creyendo en tantas cosas muertas, creyendo sólo, realmente, en mi propia juventud perdida y luchadora». Voy a morir sabiendo  que «la muerte es la definitiva, hermosa y tentadora libertad, la libertad misma»… Luego empieza la gloria para siempre.

2 comentario sobre “PUNTO Y. APARTE

  1. Ñooo! Excelente; en realidad dijiste demasiado en muy pocas palabras. Muy bueno, lo voy a copiar y poner en fb para que se siga moviendo tu escrito. Saludos.

  2. Mi querido y admirado Aldo: La lucha heroica por la libertad de Cuba,lleva ya mas de medio siglo..los que se sometieron se esfumarán en el olvido, los que se unieron a los represores
    tendrán el desprecio de las nuevas generaciones. Solo los que arriesgaron TODO por la LIBERTAD, sin esperar nada a cambio, tendrán un lugar en la HISTORIA. Recuderda que, La Historia de los pueblos la escriben los que se rebelan, no los que se someten”.
    Los que conocemos tu lucha sabemos que tu nombre estará entre esos verdaderos patriotas, eso es inevitable y no lo decides tú.
    Y cuando vemos tanta hipocresia, tanta cobardia, tanta demagogia,tantos “Patriotas” de utileria, siempre recuerdo las palabras del Generalisimo Máximo Gámez : “Hay que continuar la lucha como si los hombres fueran buenos y la Patria fuera agradecida”
    Un gran abrazo y con él el calor de los ideales compartidos

    Armando Valladares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15