PUNTO Y. APARTE

Por Aldo Rosado-Tuero

Mas naides se crea ofendido
pues a ninguno incomodo
y si opino de este modo,
por encontrarlo oportuno,
no es para mal de ninguno
sino para bien de todos.

José Hernández – Martín Fierro

Cuando  se duerme por varias noches al lado de la parca que está aguardando para llevarte con ella, se encienden muchas lucecitas nuevas en el alma, que a veces, no sabía que existían. Después de sobrevivir, me he percatado de que, si pedimos al Señor que perdone nuestra deudas, tenemos–SIN EXCUSAS NI PRETEXTOS QUE–“perdonar a nuestros deudores”.

Nota del director: Aunque lo estoy intentando, todavía mi cerebro no está lo suficientemente claro como para escribir coherentemente. ¡Gracias por la pacienca y la espera.

WordPress theme: Kippis 1.15