“¡QUÉ CLASE DE MIERDA ES EL COMUNISMO!”, ÁLVAREZ GUEDES. LAS PETROCASAS, VIVIENDAS DEL FUTURO SEGÚN PROMETIÓ LA TIRANÍA

LAPETROCASADEVENEZUELAENCUBADecenas de familias que perdieron sus viviendas por derrumbes, incendios o ciclones se sintieron dichosas cuando les otorgaron un apartamento en el barrio El Molino. Eran los elegidos para habitar las “viviendas del futuro”…Después que se fueron las cámaras de la televisión y cuando las familias se pusieron a buen recaudo bajo el nuevo techo, lo primero que descubrieron es que no podían colgar un cuadro en aquellas paredes. Después se percataron de las vibraciones que provocaban los pasos en los altos y, en menos de seis meses, comenzaron a aparecer las filtraciones.

En 2008 el director del proyecto de petrocasas, Julián Alonso, aseguró a la prensa oficial que “Cuba producirá más de 14.000 viviendas anuales a partir del policloruro de vinilo (PVC), gracias a un proyecto binacional con Venezuela”. Sin embargo la cuota nunca se cumplió y en 2015 la cifra total de viviendas planificadas –amén de su estructura o método constructivo– se recortó a 30.000, al menos 17.000 de ellas por esfuerzo propio.

Los paneles para erigir las petrocasas serían fabricados en un polo petroquímico que el fallecido presidente venezolano prometió desarrollar en la ciudad de Cienfuegos. La obra no se concluyó en toda su extensión y muchos de los paneles de PVC que se usaron en la barriada de Clara se importaron de otros destinos, como España.

PAREDDEPETROCASALa mala calidad de la construcción ha marcado al asentamiento desde su primer día: empezaron a caerse algunas ventanas, a rajarse el cemento de los pisos, producirse cortocircuitos en las instalaciones eléctricas y salideros en las tuberías de agua, comentan a 14ymedio varios vecinos de la barriada. Un mal día de viento fuerte, el techo del vecino del último piso de Clara estuvo a punto de salir volando.

Rosa Helena, madre de dos niños, duerme en la sala para evitar la humedad que hay en el dormitorio. Se queja de que cuando el vecino de los altos echa agua en el piso, a los pocos minutos empieza a gotear sobre sus muebles. “Para arreglar estos problemas no ha venido nadie, pero nada más que llegamos fundaron el Comité de Defensa de la Revolución”, alega.

Asentamientos de este tipo se han levantado también en el reparto San Agustín, en San Miguel del Padrón, Guanabacoa y Alberro. Los vecinos han rebautizado las petrocasas como “casas de cartón”.

Este martes, los vecinos del barrio El Molino, en el municipio Cotorro, fueron convocados en dos grupos a la sede del Poder Popular municipal para informarles de que en un plazo no mayor de 18 meses serán reubicados en otras viviendas, debido al estado calamitoso de las petrocasas que les entregaron hace menos de un año.

Según los testimonios de varios residentes del lugar que participaron en la reunión de este martes, la presidenta de la Asamblea Municipal, Teresa Beltrán Santana, les hizo saber que sus quejas habían llegado “muy arriba” y que, de acuerdo con los estudios realizados, a “las edificaciones les quedaba apenas un año de vida”.

Para algunos, como Zoraida Dopico, el problema no termina con el traslado de los vecinos hacia otro lugar. “Lo peor de todo es que a nadie le importa quién va a pagar todo esto”. “Estas piezas las trajeron de España, pagaron salarios y gastaron millones haciendo esto que quedó mal”, asegura la vecina (Material e información tomado de 14yMedio)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15