¿QUÉ PASÓ CON FIDELITO? Y A MÍ ¿QUÉ COÑO ME IMPORTA?

Por, Esteban Fernández 

Como era de esperar han salido a la luz montones de conjeturas sobre la muerte -o suicidio- de Fidel Castro Díaz-Balart.

El 99.9 de las especulaciones sobre el triste final de “Fidelito” -como “sin ton ni son” le llamábamos nosotros- no tienen sentido.

Pero la más increíble, inaudita y absurda es la de fue asesinado por sus medios hermanos “los Castro Soto del Valle” para no tener que dividir la fortuna del tirano con él. Puras pamplinas. La fortuna va a ir parar a quien Raúl Castro decida que vaya. Con toda seguridad a sus propias arcas.

Esa creencia proviene de quienes desconocen completamente la situación en que se encuentran -y se han encontrado siempre- esos sumisos hermanos.

Los “Castro Soto del Valle” son unos mierdas, unos vive bien, unos chulitos de café con leche, que lo único que han hecho es gozar de los privilegios que el ser hijos del dueño de Cuba les otorgaba. Y esto siempre fue con terror a no irritar al genocida ni a su bruja madre.

¿Podían ellos -sin el permiso o la orden del tío Raúl a quien le tienen terror- ejecutar a Fidelito? Lanzarse en esa locura les pudiera haber costado salir como bola por tronera de Punto Cero, un lugar donde están “cogidos con alfileres”. Y esto sería en el mejor de los casos.

Estos comemierdas no cuentan ni con unos revólveres de fulminantes para llevar a cabo esa empresa. Quizás ni sabían dónde vivía o estaba recluido Fidelito. Ir allí y empujarlo por una ventana es el colmo de los absurdos. No se le ocurre ni al que asó la manteca.

¿Qué lo mataron porque están fajados por el poder? La respuesta a eso es ¿Qué diablos les interesa a esos jodedores cubanos el poder, si cuando su padre era el dueño de Cuba jamás se interesaron por eso?

¿De qué forma hay que explicarle a la gente que los retoños de Dalia son unos sapingos, unos guacarnacos, unos sanguangos, unos zopencos, que lo único que les interesa son las fiestas y los bacanales.

Fíjense si Antonio Castro es un mentecato que siendo médico jamás ha ejercido y prefiere reunirse con peloteros y bailarinas del Tropicana, y con cualquier putica que se encuentre en el camino.

Yo no sé si hubo una ejecución con respecto a “Fidelito” lo que si les puedo asegurar y jurar es que si la hubo el único que la hubiera hecho es malvado y siniestro ALEJANDRO CASTRO ESPÍN CON EL BENEPLÁCITO DE SU PADRE.

Lo que está haciendo la manada de hijos de Dalia es ESTAR CAGADOS EN LOS PANTALONES de la misma forma en que estuvo su padre cuando mataron (o mandó a matar) a John F. Kennedy.

Dos miedos los inquieta: 1) Que les echen la culpa del asesinato de Fidelito o 2) Que corran la misma suerte de Fidelito.

En una final a mí me interesan tres carajos si se mató o lo mataron, lo que me urge es que toda la familia Castro, hijos, padres, nietos y bisnietos vayan a reunirse con su hijo de puta patriarca en el mismísimo infierno. Una caldera hirviente para cada Castro.

2 comentario sobre “¿QUÉ PASÓ CON FIDELITO? Y A MÍ ¿QUÉ COÑO ME IMPORTA?

  1. Coño que buena idea la de los calderos.

  2. A pesar de que estoy de acuerdo con su posición, agréguele la mía. A Fidelito lo mato la Revolución, como mato a Haydee Santamaria, a Dorticos Torrado, a Felix Pena, todos ellos frustrados, avergonzados,asqueados de haber apoyado una fantasía por tanto tiempo, la culpa los mato. Imagínense a Fidelito todo lo que vio, lo que vivio y ver a donde fue a parar toda aquella esperanza y todas aquellas ilusiones, y sobre todo los asesinados, todos aquellos ilusos que al final se dieron cuenta que todo habia sido un disparate, una estupidez, y mas aun un crimen. No tenían otra alternativa que el tiro salvador, el peso de la culpa, los mato, la Revolución absurda ,no les dejaba otra salida.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15