¿REDISTRIBUIR LA RIQUEZA? NO. ¡ÑOOO!

Por Aldo Rosado-Tuero 

“Redistribuir la riqueza” es más que una premisa socialista, una máxima comunista, aunque—y eso sería tema de otro artículo—en realidad lo que hacen es generalizar la pobreza y distribuir la riqueza entre los miembros de la nomenklatura.

Y ahora resulta que los pre candidatos a la presidencia del Partido Demócrata están hablando y tiene planes, de redistribuir la riqueza de la clase media alta norteamericana.

Esa “redistribución” ha demostrado ser desastrosa en los países en que se ha practicado—pongamos a Cuba, como el mejor ejemplo—donde han acabado con la clase media y han distribuido la pobreza a nivel total entre toda la población, convirtiendo a los ciudadanos en robots-zombies que subsisten a merced de lo que el Estado quiera proveerles. Los únicos ricos son los “mayimbes” y los miembros de la Nomenklatura de la tiranía que no sólo ha exterminado todas las libertades en nuestra patria, sino que la han llevado económicamente a la par con Haití y Bangladesh.

En el plano personal, yo me niego a que el gobierno o alguien ajeno a mí, se abrogue el derecho de repartir mi riqueza. Supongo que igual le ocurrirá a los lectores trabajadores y previsores.

¿Por qué demonios tengo yo que redistribuir “mi riqueza—grande o pequeña—lograda en más de medio siglo de trabajo arduo, responsable y contínuo, con alguien que nunca ha tenido un trabajo por más de seis meses? ¿Por qué yo, que he sido responsable financieramente toda mi vida, para preservar “mi riqueza”—grande o pequeña—no  gastando más de lo que gano, preservando mi crédito y siendo responsable y activo en mis trabajos, para ir ascendiendo por méritos  y responsabilidad, tengo que repartir mi riqueza, pagando más impuestos para que le regalen mi dinero, a alguien que  se ha pasado la vida gastando irresponsablemente más de lo que gana, pasando meses y meses cobrando seguro de desempleo o en la nómina del welfare y gastando su tiempo entre bares y lugares de diversión?

¿Por qué yo, que pasé la totalidad de mi vida adulta, levantándome temprano y trabajando de 12 a 14 horas diarias, para cumplir con las obligaciones de mi trabajo, tengo que pagar más impuestos para que le den un cheque a alguien que se levanta todos los días a las 10 de la mañana y se va a la bodega de la esquina a matar el tiempo o a casa de un amigo a jugar dominó y tomar cervezas?

¿Por qué yo, que vivo en una casa de $ 300,000.00 dólares, porque responsablemente sabía que no podría pagar una casa más cara y mejor, tengo que pagarle la mitad de la hipoteca a un irresponsable que ganando sólo para pagar una casa o condominio de $ 150,000.00 dólares, y sabiendo que no podría pagar una de $500,000.00 dólares, la compró?

Mi “riqueza”—grande o pequeña—la quiero redistribuir yo, cuando lo decida yo, y entre la gente que decida yo. No que lo haga el gobierno, ni los burócratas, ni  socialistas del Partido Demócrata

Es hora de que levantemos la voz y digamos: BASTA YA DE DEMAGOGIA, para alentar los bajos instintos y la envidia de los frustrados que nunca han tenido nada, porque nada han hecho para lograrlo.

Es hora de salir a la calle, levantar la voz Y VOTAR en las próximas elecciones, antes de que sea demasiado tarde. La cosa se está tornando de Odinga. Si no quieres que te “redistribuyan” tu “riqueza”, lo que has obtenido con tu trabajo honrado y con tu sacrificio de años, movilízate ahora. Mañana puede ser demasiado tarde.  

2 comentario sobre “¿REDISTRIBUIR LA RIQUEZA? NO. ¡ÑOOO!

  1. Eso se llama comunismo mi buen amigo Aldo. Lo tuyo es mío pero lo mío, mío es.

  2. Y entonces tienes que aceptar que un vago, o un drogadicto, o un tipo si escrúpulos, o sin principios, o sin moral te llame ‘compañero”…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15