RELACIONES DIPLOMÁTICAS CON LA CAMARILLA COMUNISTA CUBANA

REAPERTURADEEMBAJADADECUBACOMNISTAENUSAReapertura de la embajada de Cuba en Washington

ARIELPENAPor Ariel Peña-Periodismo sin fronteras

La camarilla comunista cubana, siguiendo el ejemplo de las dictaduras de China y Vietnam, ante el fracaso del sistema  socialista, busca impulsar una economía de mercado con un régimen político marxista para perpetuarse en el manejo del estado, porque los dirigentes comunistas son enfermos por la burocracia, buscando parasitar con ella eternamente y, es ahí en donde se explican las nuevas relaciones diplomáticas entre EEUU y Cuba, sin que la dictadura haya cedido un ápice a favor de las libertades políticas e  individuales, ni en los derechos humanos, la libertad de prensa y la libertad sindical, sino buscando únicamente la inversión norteamericana, como lo hizo la China hace 38 años.

BRUNORODPARRILLAYJOHNKERRYPero en la apertura de la embajada cubana en Washington, se vio  la insolencia del canciller del país caribeño, quien exigió nuevamente una indemnización por el embargo, que la dictadura llama “bloqueo” y además pidió  la devolución de Guantánamo, subrayando que los  burócratas marxistas  tergiversan los términos para alcanzar sus objetivos, porque nunca ha habido bloqueo de parte de USA hacia la isla, pues en el mundo existen más de 200 países y el régimen de los Castros ha podido tener relaciones comerciales con muchos de ellos, sin que tengan que intervenir los   EEUU.

El régimen despótico cubano busca la inversión del capital norteamericano como lo hizo la China en su momento, ya que por  el descalabro de la economía venezolana que ha subsidiado a Cuba en los últimos años,  es muy difícil seguir recibiendo esos regalos ante la caída de los precios del petróleo que pueden llevar a la ruina absoluta a Venezuela, resaltando que Cuba en el pasado también era una mantenida por la URSS, ya que fue un santuario del Kremlin en plena guerra fría, siendo el gobierno de la isla un  lacayo del imperio soviético al mandar a miles de soldados al África  en la década de los setenta del siglo pasado, para defender los intereses de Moscú, entonces eso de la dignidad y soberanía que proclaman los Castro y sus áulicos es una farsa.

Con la debacle de la Unión Soviética se pensaba hace 24 años que la dictadura cubana caería, pero primó el pragmatismo gringo con el presidente Bill  Clinton, porque si se hubiera desmoronado el régimen caribeño, por lo menos unos 5 millones de cubanos irían a parar a USA y por eso  los gringos no iban  a gastar pólvora en gallinazo, ayudando a derrocar a Fidel Castro, de ahí que muchos cubanos piensan que con las relaciones diplomáticas de EEUU y Cuba se controlará de manera rigurosa, las migraciones de la isla hacia el país del norte especialmente por la Florida.

Las  relaciones diplomáticas entre los dos países principalmente tienen un carácter semiológico, porque desde hace 4 décadas ha habido vínculos, pero la dictadura castrista ha usado la perorata antiimperialista para exculpar el fracaso estruendoso del marxismo leninismo implementado en  Cuba y eso le ha servido a los  otros regímenes  en Latinoamérica del socialismo del siglo XXl para ocultar las miserias del neocomunismo, que utiliza  disfraces como el del Bolivarianismo intentando engrupir a los pueblos, quedando claro que la dictadura cubana  pretende heredarle a las futuras generaciones el régimen comunista, usando el capitalismo  para la inversión extranjera, pero continuando con la expoliación y represión de las masas.

Algunos historiadores no se explican, como la  dictadura sanguinaria  de los Castro lleva más de 56 años envileciendo al pueblo cubano, sin que  la población se levante ante semejante oprobio, apareciendo respuestas eclécticas  que  histórica y antropológicamente dicen que los cubanos tienen el antecedente de  someterse dócilmente al yugo de sus verdugos, recordando que la isla fue la última nación que se independizo de España  70 años después de que las otras colonias de América Latina lo habían hecho, pero además por ser una isla se puede controlar más fácilmente.

Así  que después de 54 años, EEUU y Cuba tienen relaciones diplomáticas, sin embargo cuando una dictadura como la cubana,  habla de la autodeterminación de los pueblos, se refiere a que un régimen comunista como el que  hay en la isla, puede hacer lo que le dé la gana con la población y la  comunidad internacional debe mantenerse al margen e impávida, pues cualquier país que denuncie las atrocidades de la dictadura es acusado de intervencionismo, como si los seres humanos no fueran anteriores a los estados, por eso al observar el caso  cubano se tiene que concluir que el marxismo es una maldición para la tierra, que le ha traído a la humanidad las peores desgracia y sufrimientos en todos los tiempos.

Como corolario se debe afirmar, que Latinoamérica no es una prioridad para USA, ya que los intereses económicos de las principales transnacionales gringas se encuentran en otras regiones del mundo, y lo que busca la Casa Blanca es el apaciguamiento y la distención con sus vecinos, para evitar con la diplomacia que países al  sur del rio bravo se arrojen completamente   en brazos de China o Rusia, lo cual pondría en peligro la seguridad de USA, por ello la coexistencia pacífica de Obama con su entorno, es la fórmula expuesta para las próximas décadas, faltaría saber que pasa en las elecciones de noviembre del  año entrante en EEUU, porque por ahora al gobierno estadounidense no le interesa el cambio de régimen en la isla y serán los cubanos amantes de la democracia y la libertad, a  los que de manera autónoma les  toca emprender esa tarea en el futuro, ya que está demostrado que el comunismo totalitario no es invencible.

WordPress theme: Kippis 1.15