RELIGIÓN DEMOCRÁTICA

Por, Vladimir VolkoffFuente: Red Patriótica Argentina

La democracia moderna tiene  notas indispensables de cualquier religión:

Oficios religiosos: los grandes programas de televisión.    Un index tácito que prohíbe tomar conocimiento de cualquier obra cuya inspiración fuera reprensible. Este índice resulta admirablemente eficaz bajo la forma de conspiración del silencio mediático aunque a veces se lo utiliza de modo aún más draconiano: si bien todavía no van a parar a la hoguera, algunos libros juzgados deficientes desde el punto de vista democrático son retirados de las bibliotecas escolares como sucedió en Saint-Ouen-L’Aumône.

Una inquisición. Nadie tiene el derecho de expresarse si no está en la línea recta de la religión democrática y, si con todo llega a hacerlo, pagará las consecuencias: a este respecto resulta ejemplar el linchamiento mediático al que se lo sometió en Francia a Régis Debray (al cual nadie sospecharía de no ser demócrata) porque puso en duda la legitimidad de los crímenes de guerra cometidos por la NATO en 1999 en territorio de Yugoeslavia.

Congregaciones de la propaganda de la fe: las oficinas de desinformación, autodenominadas de «comunicación» o de «relaciones públicas».

Misas dominicales y obispos que utilizan diversos escudos protectores emprestados a las diversas O.N.G. o a la O.N.U.

Indulgencias varias, generalmente otorgadas a viejos comunistas.

Una legislación penal y tribunales encargados de castigar a quienquiera se atreva a poner en duda la versión oficial de la historia.

E incluso tropas encargadas de evangelizar a los no-demócratas «por el hierro y por el fuego»: lo hemos visto claramente cuando vimos a diecinueve naciones democráticas bombardear a un país soberano con el que no estaban en guerra.

Hoy, una frase tal como «En el nombre de los derechos del hombre» se va extendiendo tal como «En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo» se extendió durante siglos. Quizás rescatamos el sentido de lo sagrado, pero no creo que sea un sagrado de buena ley.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15