RENUNCIAR A CUBA LIBRE SERÍA TRAICIÓN

Por, Dr. Luis Conte Agüero

Cuba. Marzo 11. Elecciones para la Asamblea Nacional.

Abril 19. Elecciones del Presidente que substituya a Raúl Castro. Escribo elecciones y mi rostro hace una mueca. Apunto al rostro y en gesto involuntario porque “se cae de la mata” que en la Isla orquestan una nueva farsa para ratificar unánimemente al heredero pre-designado, subordinado a Raúl Castro, que como Secretario General del Partido Comunista sigue de Jefe de Estado en tan repulsiva jerarquía.

En reportaje del pasado febrero 26 de Javier Corrales y James Loxton (New York Times) se publica la siguiente y muy reveladora fotografía.

Sí. Reveladora de que nadie se rebela o disiente o se abstiene. No señor. Todos los brazos levantados. Se prohíbe pensar. Se prohíbe discrepar. Se prohíbe hablar. Se prohíbe llevar un saco o lucir elegante. Sea la moda la vulgaridad. Basta la fotografía como carnet de presentación. Hay más hombres que mujeres y bastante más blancos que negros, proporción inconsecuente con el censo de población.

Lo que revela que los negros siguen  fuera y afuera. Salvo en crecientes demostraciones de disgusto callejero; toleradas pocas veces y con desarrollo de sólo en una o dos calles, donde no tengan mayor visibilidad.

Aclaro que no las tengo del todo claro con relación a la posición oficial norteamericana en este punto específico, y que me sorprendió e indignó que el Secretario de Estado hablando del tirano Maduro dijera que a lo mejor le permitían irse a Cuba, como si la Isla fuera a convertirse en refugio de bastardos y malditos y así se estuviera enviando al castrato un mensaje de complicidad y una patente de corso.

Aunque la frase no ha sido repetida, tampoco ha sido desmentida por el gobierno republicano. Si la misma reflejara un criterio oficial disfrazado de broma, sería una ligereza desgraciada, nada menos que del Secretario de Estado.

Si verdaderamente la dijo el Secretario de Estado, expresaría una repugnante posición soterrada y escondida.

Si fuera broma del Secretario de Estado para consolar jocosamente al dictador venezolano, diríamos que con el dolor cubano no se juega. Y si fuera un mensaje a Raúl Castro dicho como jugando, sería juego cómplice y bastardo.

Lo extraño es que la frase se publicó e insisto en que no ha sido negada ni siquiera esclarecida. Y la estoy repitiendo por el derecho a saber a dónde quieren llevarnos en cuanto a Cuba y otros escenarios claves para la democracia y la libertad.

Una declaración del Presidente Trump ratificando su rechazo formal a la tiranía comunista de Cuba, afirmaría una línea consecuente y digna, aunque incluso ella sería insuficiente para hacer justicia a los cubanos que quieren la decencia de ser libres.

La complejidad de la política exterior de grandes potencias como los EEUU lamentablemente permite y propicia estas contradicciones y confusiones A quienes quieran con todo el corazón la libertad de Cuba les insisto en no cansarse ni descansar.

La tiranía anticubana ha vendido constante e inteligentemente su condición de inalterable e imbatible, y encuentra en funcionarios norteamericanos y en cubanos mercenarios dolorosa, aunque no sorprendente complicidad. Llamo cubanos mercenarios… llamo mercenarios con una extensión del concepto a quienes buscan ganancias inmorales, impúdicas, ilegítimas. Quien viaja a Cuba en busca de negocios es un mercenario, no importa que sea millonario con muchos recursos que invierta para multiplicarlos.

Y claro que traiciona la democracia, la libertad, y los derechos del pueblo cubano a estas filosofías y estructuras de gobierno. Felizmente para la decencia y la virtud, no han triunfado en empeños tan viles, aunque de vez en cuando insistan en la maldad maldita.

El Mariel no ha sido la panacea anunciada. Los ensueños devinieron masturbaciones. En todos los sentidos se esperaba la continuación de las complicidades de Obama y sus abrazos con Raúl Castro. Probablemente la derrota de Hillary Clinton impidió la continuidad de tal empuje cómplice al despotismo comunista.

Tan feroz es el comunismo en todas partes que en la Isla usaron mecanismos crueles, todavía impunes. Ellos niegan allí el uso de tales ataques a los funcionarios de la Embajada de Estados Unidos en La Habana. Pero los efectos en las víctimas son salvajes y los culpables ya fabrican y asoman el concepto de que tales ataques no existieron, aunque insisto en que los daños en las víctimas son innegables.

Turistas de Europa y otras partes no consumen tanto como los norteamericanos. Y ese turismo lo manchan, entre otros modos, con escenas grotescas de viejos libidinosos exhibiendo su lamentable decadencia física y mental. Son grotescas y penosas las escenas que circulan.

En el campo positivo, la internet libre busca la libertad de la Internet. Es una meta que alcanzar. Anima que haya al respecto un propósito, un intento mayor. Se impone ayudar al crecimiento y desarrollo de arma tan básica.

Es verdad que el cubano no puede ejercer en el país su ciudadanía y el anhelo de irse es mayor que el de rebelarse porque faltan medios que permitan instrumentar protestas El régimen insiste en todos sus métodos para continuar su imposición tiránica y no descansa en su metodología de imposición y control.

Abundan las golpizas a líderes y gente de la población. Se encuentran cadáveres en las calles y no se les hace autopsia que pudieran probar abuso y represión sistemática.  Díaz Canel en la presidencia no implicaría cambio sustancial alguno. Y porque lo sabe, vocifera y vomita ahora para asegurar lealtad agresiva a quienes lo sitúan en el potro del disfrute relativo. Cualquier otro escogido tendría que ser igual, máscara y mascarón.

O sea, Díaz Canel promete revivir la presidencia de un Osvaldo Dorticós, aunque éste, como otros, pagó su docilidad cómplice o su total impotencia con el balazo suicida que fulminó su miseria.

En estas líneas falta la demanda de que se cumplan las palabras de esperanzas que implicaron promesas. Hasta el prólogo de mi libro al inolvidable Ronald Reagan lo dediqué a Donald Trump, y en algún artículo periodístico usé la frase From Ronald to Donald.

Comprendo que Trump no ha podido dar justas trompadas en el caso cubano y en otros claves porque ni siquiera ha podido nombrar embajadores en muchas naciones. Es un presidente asediado por la actitud más antipatriótica de un Partido político en la reciente historia humana. Sí. Contemplamos el espectáculo increíble y absurdo de un Partido mayoritario procurando por numerosos medios el fracaso del presidente de la patria de todos. Al extremo que se evidencia el afán por destituirlo. No somos tan tontos como para pretender que el Partido contendiente y retador se haga cómplice del presidente elegido, pero que le declare la guerra y procure su destitución… Apesta a… M.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15