RÉQUIEM POR LA ECONOMÍA YUGOSLAVA-Segunda parte y final

MAPADEYUGOSLAVIABRANKOHORVATPor Branko Horvat 

Por el otro lado los comunistas estaban convencidos de que ellos conocían las leyes de la historia, después de todo ¿No era el marxismo leninismo la más completa teoría como lo había afirmado el Mariscal Tito muchísimas veces? La conclusión natural fue que se necesita un partido político fuerte, que conozca la verdad (lo que es falso), que destruya todos los obstáculos, por la fuerza si es necesario (lo que está en conflicto con la democracia socialista) para realizar el socialismo (lo que invoca un choque entre los medios malos y el buen fin).

Al principio la democracia política no importaba mucho, porque los partisanos eran disciplinados y relativamente honestos. Con el paso del tiempo, los privilegios del poder erosionaron las viejas virtudes y lo dirigentes se revelaron como políticos pragmáticos, dispuestos a cualquier cosa con tal de avanzar en sus carreras, y como funcionarios carentes de todo ideal. Personas irresponsables e incompetentes seguían en sus puestos de poder, si eran lo suficientemente adaptables y sumisos. La oposición pública estaba ausente. El partido, teniendo el monopolio político, degeneró, como ha ocurrido con tofos los regímenes de partido único en el mundo, sin excepción, sin tener en cuenta el sistema social que preconicen.

Las administraciones estaban controladas. Los administradores, siempre temerosos, sospechaban de cualquier iniciativa que proviniera de fuera del cerrado círculo del partido. Cualquier desviación del curso de acción prescrito era inmediatamente penada. La supervivencia personal y política se convirtió en aspiración suprema. Al final, no tenían poder para hacer nada, excepto para pelearse entre ellos por los puestos de privilegio, y cuando el tiempo llegó, tranquilamente rindieron el poder.

Finalmente, cuando la democracia estuvo al alcance, los ciudadanos no estaban preparados para ella. Y se convirtieron en fácil presa de los políticos profesionales. El tipo de colectivismo basado en la clase, fue reemplazado por el único existente, basado en la nación. El nuevo parlamento y el gobierno funcionan igual que los de antes: es decir, como en el estado de un solo partido. La oposición apenas es escuchada. Los medios de comunicación masiva—especialmente la televisión—están controladas por el partido que esté en el poder. La enseñanza está controlada. La Universidad está controlada. La política de empleos está controlada. La designación de los administradores para las empresas autogestionarias, sigue controlada. Todo se realizó para homogeneizar la nación propia en detrimento de las otras. Como no hay tradición democrática de negociaciones políticas, el resultado fue la guerra civil.

TITOMARISCALDICTADORDEYUGOSLAVIALos medios deben de ser compatibles con el fin…Y por supuesto, nadie tiene una teoría científica que garantice la verdad absoluta.

La Autogestión fue una innovación positiva, pero su papel no fue entendido propiamente. Ella debía haber suplementado la democracia política con el fin de lograr la democracia esencial. La democracia económica no puede existir sin democracia política. Yugoslavia cambió la secuencia histórica, falló al no desarrollar la democracia política y a consecuencia de ello, arruinó la democracia económica.

Tito (foto de arriba a la izquierda) debió haberse retirado a tiempo, siendo reemplazado por una persona joven y competente. George Washington lo hizo hace dos siglos, como lo hizo Julius Nyerere en nuestros días. Los líderes comunistas no hacen eso.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15