¿SABE USTED QUIÉN ES DONALD TRUMP?

DONALDTRUMPYUNIVISIONHUGOBYRNEPor Hugo J. Byrne

La pregunta que titula este trabajo es sorprendente cuando se considera que a Mr. Donald Trump en estos días lo encontramos hasta en la sopa. Las imágines de la TV, los informes y comentarios de la red y los cintillos de la prensa diaria, están todos rebosantes de Trump.

No cabe duda que “el Donald” ha revolucionado el ambiente político-publicitario. Su única rival en la noticia política es la ex Secretaria de Estado, ex Senadora por New York y ex Primera Dama de Estados Unidos, Hillary Rohdam Clinton. Aunque debemos tener en cuenta que la publicidad más reciente que ha recibido Mrs. Clinton es merecidamente negativa a sus aspiraciones presidenciales, con la excepción de MSNBC (que acapara quizás el 0.001% de la teleaudiencia).

Todos conocemos mucho sobre Donald Trump. Sabemos por ejemplo, que es multimillonario e inversionista de bienes raíces y otros valores y que él estima su fortuna en unos diez mil millones de dólares. Un elemento que, en mi opinión es muy positivo en su extrovertida candidatura, es precisamente que Trump nunca se excusa de ser rico y siempre muestra legítimo orgullo de sus éxitos financieros.

Entre los cubanoamericanos con voto quizás todos estos detalles son bien conocidos. Sin embargo, hay algo en toda esta narrativa que me irrita. El tema que me concierne es que casi ninguna de estas condiciones que describo aclaran porqué Trump parece atraer a muchos votantes de origen cubano si analizamos los comentarios que nos avanzan ellos.

El aparente éxito político de Trump entre nosotros no emana de sus brillantes logros financieros ni por su coraje intelectual rechazando la tentación populista. De acuerdo a lo que he leído, Trump es popular porque dice lo que nadie se atreve a decir y porque muchos lo temen.

Quien afirme que nadie ha dicho cosas tan o más “controversiales” o “provocativas” como lo ha hecho Trump durante la presente campaña presidencial, no conoce mucha historia de la política contemporánea norteamericana. Un servidor ha estado involucrado en ella desde antes de tener derecho al voto: la primera vez durante en la campaña de 1964 y podría citar de ella decenas de acusaciones individuales y colectivas que comparadas a las diatribas de Trump suenan como las confesiones de una novicia.

Estoy de acuerdo en la idea de que muchos lo temen y con mucha razón. Quienes me conocen saben que la timidez nunca ha sido parte de mi personalidad. Sin embargo, no es que le tenga miedo a Trump: confieso que más bien le tengo pánico. ¿Por qué?

Estimo que las acciones son mucho más importantes que las palabras. Las palabras son elocuentes y tienen consecuencias, pero las acciones con singular frecuencia acarrean consecuencias permanentes. Además, las acciones nocivas que toman con sus extensos capitales aquellos que los poseen, siempre tienen consecuencias permanentes.

Por su viejo resentimiento contra el entonces presidente George H. W.  Bush, el magnate petrolero de Texas Ross Perot, aspirando en una tercera candidatura presidencial sólo viabilizó la elección de Bill Clinton en 1992. ¿Tendríamos la posibilidad de enfrentar ahora una tercera administración de Obama con Hillary Clinton, de no haber sido por ese funesto resultado?

Mientras escribo esto la campaña presidencial de 2016 encara la posibilidad de tres candidaturas. ¿La repetición definitiva de una historia triste? Trump no ha eliminado la posibilidad de aspirar a la presidencia por un tercer partido hasta el momento en que escribo esto. La “mala sangre” entre Bush y Perot era bien conocida. ¿Cuál sería la excusa de Trump, fuera de un colosal “ego trip”?

Estas son las acciones de Donald Trump usando su dinero, previas al 17 de febrero del año 2011. No implico que todas sus contribuciones fueran a demócratas o a “causas liberales”, lo que afirmo categóricamente es que la mayoría de esos aportes, sin duda lo fueron.

El llamado “Democratic Senatorial Campaign Commitee” recibió de Trump una contribución de $116,000.00. Eso es más de la cuarta parte y la cantidad mayor por enorme margen entre un total de $420,000.00 que dedicara “El Donald” a diversos comités políticos.

En cuanto a candidaturas individuales, este maniabierto financiador de politiqueros “liberales” derramó miles de dólares en las arcas de Charley Crist (ex Gobernador de Florida) y Arlen Specter (fallecido ex Senador por Pennsylvania, visitante de La Habana y partidario de la “reconciliación” con Castro). Desde las elecciones de 1990, de entre los diez candidatos al Congreso que Trump ha financiado, seis eran demócratas y cuatro republicanos.

Trump ha cooperado económicamente con las campañas senatoriales de John Kerry ($7,000.00), Tom Daschle ($4,000.00) y Joe Biden ($1,000.00).

Entre los 96 congresistas favorecido$$ por Mr. Trump (“equitativamente” a 48 por cada partido), quien se gana el cake histórico es otro simpatizante de la tiranía castrista, Charley Rangel.  A Rangel lo vi abrazado con “Fifo-Bola de churre” en una “iglesia” de New York a fines del siglo pasado. Rangel obtuvo de Trump casi $25,000.00, incluyendo $10,000.00 en el 2006. Hablar es bien fácil y escribir lo es aún más. Investigar el pasado de quienes pueden afectar nuestro futuro requiere un poco más de esfuerzo honesto, pero vale la pena.

Lo más importante en cualquier individuo e insustituible para quien aspire a la Presidencia de los Estados Unidos es, en mi criterio, el carácter. Encender una vela a Dios y otra al diablo, es típico entre gente sin clase ni carácter, tales como el “traje vacío” que al presente ocupa la Casa Blanca.

¿Es eso lo que desean algunos? Yo no. Jamás votaría por un demagogo sin escrúpulos y con hambre de poder. Trump es sólo eso. Lo mismo que en el pasado fueron los Kennedy y los Rockefeller, quienes después de alcanzadas fortuna y notoriedad, buscaron el poder político con un afán digno de mejor causa.

En mi opinión personal, tanto Rubio como Walker y otros candidatos republicanos, en el fundamental capítulo del carácter aventajan a Trump, quien hasta hace muy poco tiempo era activo partidario del aborto. Lo aventajan por millas.

Un Comentario sobre “¿SABE USTED QUIÉN ES DONALD TRUMP?

  1. Este trabajo es magnifico y felicito al autor de no ser por lo de bola de churre, eso le quita cache al artículo, ¿no pudo haber dicho simplemente el Dictador de Cuba?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15