LA LECTURA DEL SÁBADO: SIENDO POLÍTICAMENTE INCORRECTOS. LA OTRA CARA DE LA HISTORIA: PAUL RASSINIER Y SU OBRA “LA MENTIRA DE ULISES”- 1

LAMENTIRADEULISESPAULRASSINIERPORTADAPAULRASSINIERPaul Rassinier (foto), antiguo diputado socialista francés, estuvo presos en los campos nazis de Buchenwald y Dora, por su actuación en la resistencia contra la ocupación alemana de Francia.

Su obra es el relato vivido de su paso por los campos de concentración. Se trata de un testimonio de extraordinaria importancia, dada la condición de su autor, el rigor con que escribió y las afirmaciones que contiene su relato. Dos de éstas cabe destacar: los sufrimientos y la mortandad en los campos se debieron principalmente a la administración interna, que estuvo en manos de los mismos detenidos, y las cámaras de gas no existieron.

Todos los testimonios en ese sentido han sido refutados por el autor, quien les ha obligado a rectificar. El autor, lejos de perseguir sensacionalismos, que pudieron resultarles más o menos rediticios, solo quiso—con este libro—restablecer la verdad y contribuir a  la aproximación de Francia—su país—y Alemania “pilares de la unión general”; y además, como historiador, su compromiso de que, terminada la contienda, no se tomara como un hecho histórico, la exagerada propaganda de guerra.

PRÓLOGO DE LA EDICIÓN ESPAÑOLA-marzo de 1961

Por Bernardo Gil Mugarza

Un resistente francés, un enemigo de los nazis y que por tanto luchó contra Alemania, da a conocer en esta obra lo que fueron los campos de concentración de Buchenwald y Dora. Paul Rassinier ha sido el primero en manifestar, con brillante forma literaria, la verdad sobre el régimen de vida y los horrores de ambos campos. A su impresionante relato le sigue, como segunda parte del libro, una dura crítica de los principales testimonios sobre los campos alemanes.

Es evidente que un libro de este tipo no puede aislarse del problema político general que planteó la segunda guerra mundial. Al iniciarse en 1945 la “domesticación” del europeo, entro en vigor el axioma de que Alemania era la responsable exclusiva del conflicto. A los dieciséis años  de las hostilidades, se ha producido una auténtica revolución copernicana en los estudios históricos sobre ese período. Y en esto han colaborado en especial los historiadores de los países que triunfaron. Sobresalen, entre ellos, Charles Callan Tansill con su obra “Back Door to war”, Harry Elmer Barnes (Perpetual war for perpetual peace) William H. Chamberlain, Almirante Theobald, Charles A. Beard, James A. Farley, John B. Flint, General Wedeneyer, Benoist Mechin, Liddel Hart, Emyr Hughes, Henry Coston, F. J. P. Veale, etc. Destaca en sus obras la gran responsabilidad de Roosevelt y Churchill en el conflicto, llegando en su mayoría a la conclusión que escuetamente recogió James Forrestal, Secretario de Defensa de los Estados Unidos, en sun obra The Forrestal Diaries: “Ni los franceses ni los ingleses hubieran considerado a Polonia causa  de una guerra, si no hubiese sido por la constante presión de Washington. Bullit dijo que debía informar a Roosevelt de que los alemanes no lucharían; Kennedy replicó que ellos lo harían y que invadirían Europa. Chamberlain declaró que América y el mundo judío habían forzado a Inglaterra a entrar en la guerra”

La tesis del aniquilamiento total del enemigo, iniciada durante la guerra y fomentada después, estuvo íntimamente ligada a la propaganda de crueldades. El profesor Friedrich Grimm cuenta en su obra Politische justiz la visita que le hizo en 1945 un representante de los aliados. Al exponer Grimm los métodos de la propaganda aliada y el empleo científico de la mentira que en ella se hacía,  su interlocutor le respondió:

…Veo que estoy ante un experto. Ahora quiero decirle también quién soy yo. No soy Catedrático de Universidad. Pertenezco a la Central de la que me ha hablado usted. Desde hace meses cultivo esto que usted ha descrito tan justamente: propaganda de atrocidades, y con ellos hemos ganado la victoria total.

Yo le repliqué: – Lo sé, y ahora tienen que cesar.

El me respondió: – ¡No, ahora es precisamente cuando empezamos! Nosotros continuaremos esta propaganda de atrocidades, la aumentaremos hasta que nadie acepte una palabra favorable hacia los alemanes, hasta que sea totalmente destruída la simpatía que ustedes han tenido en otros países, y hasta que los mismos alemanes vayan a para a tal confusión que ya no sepan los que hacen”.

(Continuará  en la edición del próximo sábado)

WordPress theme: Kippis 1.15