SIENDO POLÍTICAMENTE INCORRECTOS. LA OTRA CARA DE LA HISTORIA: PAUL RASSINIER Y SU OBRA “LA MENTIRA DE ULISES”-10-

PAULRASSINIERPor, Paul Rassinier

A propósito de los paquetes, se produjo otro fenómeno trágico: [102] la mayoría de los franceses, incluso de familia muy acomodada, recibían uno saqueado en sus tres cuartas partes, y después nada más. Fue tras la liberación cuando obtuve la explicación de esto. Al entrar en el campo, los presos escribían una vez a su familia, precisando que tenían el derecho de escribir dos veces por mes. La familia enviaba un paquete y, como éste era el primero, antes de enviar el segundo esperaba el acuse de recibo, que no llegaba nunca, pues, a excepción de la primera, solamente una de cada diez cartas que escribíamos llegaba a su destino. En el campo, el preso que escribía regularmente se preguntaba qué era lo que pasaba, y mientras moría de inanición, su familia estaba persuadida en Francia de que no valía la pena enviarle un segundo paquete: como no había acusado recibo del primero, seguramente había muerto. Mi esposa que me envió regularmente un paquete diario me ha dicho que ella no lo hacía más que para tranquilizar su conciencia y contra toda esperanza, pues mi madre había logrado persuadirla, por este razonamiento, de que los enviaba a un muerto y que además del luto cierto, era dinero perdido…

CAMPODECONCENTRACFIONCALLEASFALTADA…El 1 de junio de 1944, el campo está desfigurado. Se está levantando el bloque 141, destinado para teatro-cine y el burdel está en disposición de recibir mujeres. Todos los bloques, geométrica y agradablemente puestos sobre la colina, están comunicados entre ellos por calles de hormigón; unas escaleras de cemento y en rampa conducen a los bloques más elevados; delante de cada uno de ellos hay pérgolas, con plantas trepadoras, pequeños jardincillos con césped de flores, por aquí, por allá, [103] pequeñas glorietas con surtidores o estatuillas. La plaza, que cubre algo así como medio kilómetro cuadrado, está totalmente pavimentada, tan limpia que en ella no se podría perder un alfiler.

Una piscina central con trampolín, campo de deportes, frescas sombras, un verdadero campo para colonia de vacaciones, y cualquier transeúnte al que le fuese concedido el visitarlo en ausencia de los presos saldría convencido de que en él se lleva una vida agradable, llena de poesía silvestre y especialmente envidiable, en todo caso fuera de toda medida común con los azares de la guerra que son el destino de los hombres libres.

BANDADENUSICAENCAMPOSDECONCENTRACIONALEMANESLa S.S. ha autorizado la creación de un comando de música. Todas las mañanas y tardes, una banda de unos treinta instrumentos de viento, con tambores y platillos, somete a ritmo la cadencia de los comandos que van al trabajo o vuelven de él. Durante el día, se ejercita y ensordece el campo con los más extraordinarios acordes. El domingo por la tarde, da conciertos ante la indiferencia general, mientras los enchufados juegan al fútbol o hacen acrobacias en el trampolín.

Las apariencias han cambiado pero sigue la misma realidad. La H-Führung es lo que era: los políticos se han introducido en ella en número apreciable y los presos, en vez de ser maltratados por los delincuentes, lo son por los comunistas o los que así se titulan. Cada individuo percibe regularmente un salario: dos a cinco marcos por semana. Este salario es guardado en caja por la H-Führung que lo distribuye en general el sábado por la noche en la plaza de la Arbeitsstatistik, pero procediendo de tal manera, organizando tales alborotos que manifestar la pretensión de cobrarlo equivaldría a presentar la candidatura para el crematorio. Pocos son los temerarios que se presentan. Los Kapos, jefes de bloque y Lagerschutz se dividen entre ellos lo que ya no tienen que repartir. También se distribuyen cigarrillos – doce cada diez días – mediante el pago de 80 pfennigs. No se tiene dinero para pagarlos y los jefes de bloque encargados del reparto exigen de los que lo tienen tales virtudes de higiene y comportamiento que resulta casi imposible entrar en posesión de la ración. En fin, se distribuye también cerveza: en principio para todos, pero también aquí hay que poder pagar. Las familias de los presos están autorizarlas a enviarles cada mes 30 marcos que al igual que su salario semanal o sus cigarrillos dejan de percibir por idénticas razones. Y de modo análogo: un día, la gente de la H-Führung ha [104] decidido repartirse la ropa y los objetos diversos de los cuales fuimos despojados al llegar a Buchenwald….

…Sería inútil insistir sobre el coste de la empresa en vidas humanas. El 1 de junio de 1944, la población del campo estaba integrada casi exclusivamente por gente llegada en marzo o con posterioridad. Aún se podían encontrar siete detenidos cuyas matrículas estaban comprendidas entre el 13.000 y 15.000: habían llegado 800 el 28 de julio de 1943. Se encontraba todavía una docena entre los 20.000 y 21.000: habían llegado 1.500 en octubre. De los 800 tomados entre los 30.000 a 31.000 llegados en diciembre y enero, quedaban unos cincuenta, de los 1.200 tomados entre los 38.000 a 44.000 llegados en febrero y marzo, sobrevivían trescientos o cuatrocientos. Las matrículas 45.000 a 50.000 llegadas en el curso de mayo estaban todavía casi completas: pero no por mucho tiempo.

——————————————————————————–
1 / Nuestro Führer estará contento.
2 / Campo penitenciario.
3 / Campo de trabajo.
4 / Campo de concentración.
5 / Se ha dicho, y lo creo, que casi toda Alemania ignoraba lo que pasaba en los campos: la S.S. que vivía en el mismo terreno ignoraba una gran parte de ello o no se enteraba de ciertos acontecimientos hasta mucho después de haber ocurrido. Por lo demás, ¿quién conoce hoy en Francia los pormenores de la vida de los presos de Carrère, La Noé y otros lugares? Véase en la pág. 154, en el apéndice al cap. II, la relación de Pierre Bernard sobre la prisión central de Riom y la opinión de E. Kogon en la pág. 219.
6 / Teniente primero.
7 / KZ, abreviatura de Konzentrationslager.
8 / Policías tomados entre los presos.
9 / Dirección del campo por los propios detenidos.
10 / Stubendienst en el bloque 56, después en el bloque 24, donde llegaban los paquetes. (Véase pág. 183.)
11 / De hecho, comité nacido mucho antes; no hubo más que uno en todos los campos: una asociación de ladrones y saqueadores, verdes o rojos, detentando por añadidura, el poder de mando de la S.S. Tras la liberación ham procurado dar gato por liebre y hay que convenir en que han tenido éxito en gran parte.
12 / Aunque haya habido que llevar al activo de este campo las conocidas «pantallas de piel humana», de las que Ilse Koch, llamada la perra de Buchenwald, lleva hoy «sola» la tremenda responsabilidad… ¿Se paseaba por el campo la mujer del Lagerkommandant a la búsqueda de bellos tatuajes a cuyos desgraciados propietarios designaba ella misma para la muerte? No puedo confirmar ni desmentir. Preciso sin embargo, que en febrero-marzo de 1944, los rumores en el campo acusaban de este crimen a los dos Kapos de la cantera y del jardin, perpetrado antaño por ellos con la complicidad de casi todos sus colegas. Los dos cómplices habían industrializado la muerte de los presos tatuados cuyes pieles vendían, a cambio de pequeños favares, a Ilse Koch y a otros, por mediación del Kapo y del S.S. de servicio en el crematorio. De tal modo que la tesis de la acusacyón, caso de que estuviese fundada, a pesar de todo sería bastante frágil. (Véanse las págs. 145 y 146.)
13 / Caronte, barquero del infierno en la Divina Comedia de Dante (N. del T.)
14 / ¡De a cinco! ¡De a cinco! ¡Tú, idiota!
15 / ¡Venga, venga! ¡Estamos en Dora!
16 / ¡Levantarse, levantarse! ¡Venga, a lavarse!
17 / ¡Despacio, despacio… despacio, granujas!
18 / ¡Venga, venga! ¡Rápido, hombre! ¡Digo que a lavarse!
19 / ¿Qué tal va?
20 / ¡Lento, lento, muy lentamente! Mire estos granujas, ¿qué se puede hacer con ellos?
21 / ¡cuidado! ¡Cuidado!
22 / Descanso.
23 / Exacto.
24 / Oficina de correos.
25 / Nada, vete.
26 / ¡No es preciso! ¡Lárgate, imbécil!
27 / Tu cuchillo.
28 / (Oye, camarada, tus paquetes nunca más serán robados. Lo digo yo. ¡Ahora, vete!)
29 / Véase más adelante la página 147..
(Continuará)

WordPress theme: Kippis 1.15