SIGUEN IMPUNES LOS ABUSOS DE LOS FANJUL CONTRA LOS CIUDADANOS DE EL SEYBO DESALOJADOS POR SU GUARDIA PRETORIANA

ZAPATODEUNANINADESALOJADASIMBOLODELABUSO

Como recordarán los lectores de Nuevo Acción, ya hace alrededor de seis meses  que la guardia pretoriana del Central Romana—propiedad de los Fanjul, que buscan ahora con desesperación un arreglo con la tiranía castrista para poder repetir en la Cuba castrista los abusos contra los obreros que cometen en la República Dominicana—desalojara por la fuerza a 80 familias y destrozaran sus humildes viviendas, en la localidad de El Seybo, en la Provincia de La Romana, en República Dominicana.

Hoy recibimos las siguientes declaraciones firmadas por Familia Dominica, Acción Verapaz, Radio Seybo y Escuela El Rosario, que reproducimos.

“Mujer desalojada por el Central Romana es reconocida Madre ejemplar de la provincia de El Seybo

Claribel Álvarez recibió la distinción de “Madre ejemplar de la provincia de El Seybo” de manos de la Primera Dama Cándida Montilla de Medina. Esta noticia pasaría desapercibida si no fuera porque Claribel fue una de las madres desalojadas brutalmente junto a sus hijos por la abusadora Compañía Central Romana.

La Primera Dama, en el acto de premiación, citó las palabras del Papa Francisco: “las madres son el antídoto más fuerte ante la difusión del individualismo egoísta el cual no se entrega, no se divide. En cambio, la madre se divide desde el momento en que acoge a un hijo para darlo al mundo y criarlo”.

En Radio Seybo, la Familia Dominica y Acción Verapaz creemos que es justo reconocer a una madre, en nombre de todas las madres, por el amor sin límites a su familia. Es necesario ensalzar las virtudes de una madre en una sociedad donde todavía es discriminada por multitud de razones sin fundamento. Es vital proteger a la madre de las acciones violentas que en ocasiones terminan con su vida.

Pero creemos que lo más importante es denunciar a la luz del día la cobardía de aquella noche de la dominicanidad en la que los guardia-campestres de la diabólica Central Romana troncharon los sueños de tantas madres, niñas y niños que se encontraron de frente con las armas que vigilan la caña de azúcar. Todavía hoy, después de 6 meses, las 80 familias desalojadas siguen sufriendo no sólo el trauma de aquella terrible noche sino las penurias del desarraigo, el hambre y el miedo. Nadie se ha pronunciado públicamente: ni los intocables e impunes fariseos del Central Romana ni las autoridades políticas demasiado preocupadas en el conteo de los votos de tantas personas empobrecidas inundadas de promesas en las pasadas elecciones de mayo.

ZAPATODEUNANINADESALOJADASIMBOLODELABUSO2Caminando en estos días por el lugar donde vivían plácidamente las familias me encontré con un tractor que estaba arando el terreno supervisado por agentes del Central Romana. Les mostré un zapato de niña que encontré allí olvidado aquella noche por la prisa de las armas sobando sus gatillos que violaron el silencio y el sueño sagrado preñado de esperanza. Este zapato es fruto de lo que hicieron, ¿se recuerdan? – Nosotros no sabemos nada -, dijeron, pero sin valentía de mirar de frente y con los ojos perdidos hacia la tierra que clama justicia contra sus mismos hermanos.

El azúcar de la innombrable Central Romana sigue endulzando las cuentas de sus invisibles dueños que son rociados con el agua bendita de las Iglesias, pero sumiendo en profunda amargura a tantas personas como Claribel que en la felicidad de este reconocimiento del Estado Dominicano aún sufre el martilleante eco de los gritos sordos de aquella noche.

La denuncia presentada a la Relatora Especial para la vivienda adecuada en Naciones Unidas de Ginebra ha sido acogida con especial interés gracias a la tenacidad de Fr. Mike Deeb y Laurence Blattmer. En el Palacio de Justicia local se rechazó la querella porque debían figurar nombres concretos. Así las cosas, no se ha conseguido que el Central Romana se pronuncie, vaya a la justicia o repare los daños físicos y psicológicos causados sobre todo a niñas y niños que todavía hoy día sufren las secuelas de aquella noche de la dominicanidad.

En Santa Cruz de El Seybo, Pueblo del Milenio de las Naciones Unidas en República Dominicana, no sólo no se han cumplido alguno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio diseñados hasta el año pasado, sino que es cuna y caldo de cultivo de las violaciones más patentes en la isla por una Compañía que recibe el agua bendita de las Iglesias y la complicidad de todos los Gobiernos. Mientras tanto, la impune Central Romana sigue sosteniendo las fiestas patronales de la Santísima Cruz a costa de mantener arrodillado al campesinado de la región oriental del país que no tiene ninguna de las tres T que proclama el Papa Francisco: tierra, techo y trabajo.

La única opción cristiana es estar en la misma lucha que las ultrajadas familias y en contra del Centra Romana. No se puede estar compartiendo con quienes tienen las manos manchadas con las lágrimas y la sangre de los preferidos de Jesús. En el momento que se dé cierta relación con los potentados que amasaron su fortuna a costa del sudor mal pagado de tantas personas humildes se es cómplice de su gestión, se está de su lado, se bendice su actuación, se da la espalda a las personas que sufren sus abusos, se llega a formar parte del sistema neoliberal donde sólo importa el capital por encima de la dignidad de la persona.

Familia Dominica, Acción Verapaz, Radio Seybo y Escuela El Rosario.”

Un Comentario sobre “SIGUEN IMPUNES LOS ABUSOS DE LOS FANJUL CONTRA LOS CIUDADANOS DE EL SEYBO DESALOJADOS POR SU GUARDIA PRETORIANA

  1. Que barbaridad tan grande y que todavía quede impune, y es muy cierto eso quieren hacer en Cuba. No es un problema de política es un problema de humanidad.
    Porque esos pobladores necesitan del trabajo para mantener a su familia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15