SIGUEN LOS ATAQUES EN CUBA CONTRA DIPLOMÁTICOS

Foto de Justin Trudeau durante el entierro de su padre siendo consolado por el dictador Fidel Castro.

Por, Frank de Varona

El primer ministro de Canadá siempre ha elogiado al fallecido dictador sanguinario Fidel Castro. Hay rumores que Justin Trudeau es hijo de Fidel Castro por los muchos viajes que su madre dio sola a reunirse con el asesino-en-serie Fidel Castro en Cuba y su gran admiración por el tirano cubano.

A pesar de los ataques contra diplomáticos de su nación, el primer ministro de Canadá Justin Trudeau nunca ha criticado al régimen sanguinario de La Habana. Ahora habido otro ataque contra un diplomático canadiense y los afectados ya son 14.

El 31 de enero de 2019, la periodista Nora Gámez Torres escribió un artículo titulado  “Canadá reduce personal en Cuba tras confirmación de otro diplomático con ‘síntomas inusuales’” que fue publicado en el Nuevo Herald. La periodista explicó que el Ministerio de Asuntos Exteriores de Canadá en un comunicado expresó lo siguiente:

“Tras el último caso confirmado de síntomas de salud inusuales en noviembre de 2018, varios diplomáticos canadienses enviados a La Habana se sometieron a pruebas médicas adicionales. Estas pruebas confirman que un empleado adicional tiene síntomas consistentes con los de empleados previamente afectados. Esto eleva el número total de empleados canadienses, cónyuges y dependientes afectados a 14. Además de las medidas de seguridad revisadas ya iniciadas por el gobierno canadiense, hemos decidido reducir en hasta la mitad la cantidad de personal canadiense enviado a La Habana”.

El gobierno del primer ministro de Canadá Justin Trudeau declaró que su embajada seguirá abierta y que los ciudadanos canadienses mantendrán acceso a todos los servicios, aunque algunos programas “serán ajustados” en las próximas semanas. Nora Gámez Torres señaló lo siguiente: “Los diplomáticos canadienses y sus familiares —incluidos varios niños— también han presentado los mismos síntomas: mareos, problemas auditivos, de balance, cognitivos y daños cerebrales, entre otros. Después de confirmar un nuevo caso en noviembre, el gobierno canadiense dijo que estaba evaluando su presencia diplomática en La Habana. Una delegación de funcionarios de ese país viajaron a La Habana en diciembre para evaluar la situación de la embajada pero no han trascendido detalles del viaje”.

Diplomáticos estadounidenses con sus conyugues y dependientes han sufrido daños severos a su salud

Al menos 26 diplomáticos estadounidenses y sus familiares que estaban en La Habana han sufrido de trastornos auditivos y daños cerebrales que tienen confundidos a los médicos. Las víctimas de estos ataques informaron haber oído sonidos raros o sentir una onda de presión antes de experimentar los primeros síntomas. Estos ataques contra la salud de los estadounidenses empezaron a finales del 2016 y continuaron hasta el verano del 2018. Muchos de estos ataques fueron hechos en las casas de los diplomáticos estadounidenses y en el hotel Capri en La Habana.

El Hotel Capri en La Habana de 60 años y cerca al malecón fue recientemente renovado.

Han habido muchas teorías de cómo estos funcionarios estadounidenses y canadienses con sus familias fueron atacados en La Habana. Las extrañas e inexplicables lesiones cerebrales que obligaron a Estados Unidos y Canadá a enviar de regreso a sus países a su personal diplomático en Cuba fueron descritas como ataques acústicos o sónicos. Después científicos aseguran que estas lesiones pudieron haber sido causadas por armas de microondas. Douglas Smith, director del Centro de Lesiones Cerebrales y Reparación de la Universidad de Pensilvania le dijo al New York Times que los diplomáticos probablemente sufrieron lesiones cerebrales y que las microondas son consideradas las culpables.

La periodista Nora Gámez Torres explicó que otros estudios señalan que los ataques pueden haber sido con armas de energía. Ella subrayó que el doctor Michael Hoffer y otros médicos de la Universidad de Miami quienes evaluaron primero a los diplomáticos estadounidenses —así como especialistas de la Universidad de Pensilvania que continuaron tratando a las víctimas—, dicen tener evidencia que las víctimas presentan síntomas que no pueden ser fingidos, como ha sugerido el régimen de Cuba. Estos médicos creen que un arma de energía podría haber herido a las víctimas.

Gámez Torres concluyó su artículo diciendo lo siguiente: “A diferencia del gobierno de Estados Unidos, que califica a los incidentes como ataques y ha responsabilizado al gobierno de Cuba por no proteger a sus diplomáticos, el gobierno canadiense aseguró en el comunicado que mantiene una relación positiva y constructiva con Cuba y que ha tenido una estrecha cooperación con las autoridades cubanas desde que los diplomáticos canadienses en La Habana reportaran problemas de salud en la primavera de 2017. Los gobiernos de EEUU y Canadá han dicho que aún desconocen qué provocó las lesiones.

Conclusión

Si el gobierno de Canadá con su primer ministro que tanto admira al asesino Fidel Castro y quiere seguir actuando cobardemente con el régimen cubano que atacó o toleró estos ataques contra 14 de sus diplomáticos y sus esposas e hijos, ese es su problema.  Estados Unidos tiene que responder duramente. Ya es hora que el presidente Donald J. Trump ordene al Departamento de Estado a poner a Cuba en las listas negras de naciones que participan en el tráfico humano y que apoyan al terrorismo sobre todo después que el régimen brutal de la isla participó o toleró  ataques sónicos o ultrasónicos, de microondas o con armas de energía contra diplomáticos estadounidenses y sus familiares. El presidente Trump debe de prohibir cruceros y viajes por avión a Cuba que enriquecen a la Mafia comunista de Cuba, reducir las remesas, y lo más importante comenzar a implementar estrategias rápidas y efectivas para cambio de régimen en Cuba.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15