SOMBRÍO PANORAMA EN COLOMBIA. VUELVE Y JUEGA. URIBE NOS IMPONE A LA CREATURA DE SANTOS

En la foto: Los congresistas del Centro Democrático que apoyaron la candidatura de Duque

Por Ricardo Puentes Melo- Periodismo sin fronteras

Lo narré en varios artículos. Y la última vez que me referí al tema fue en agosto de 2016 (Ver artículo). Allí conté dos cosas de suma importancia que, no sé por qué, se pasaron por alto en su momento. Dije que un cercanísimo del entorno de Uribe me advirtió que, desde mediados de 2014, ya se estaban haciendo acercamientos con el ex presidente con el fin de enrolarlo a los diálogos entre FARC y Santos -diálogos que el mismo Uribe tuvo como propósito siendo presidente-, para frenar la oposición uribista a ese proceso.

También conté en ese artículo que el 18 de febrero de 2016, el mismo día que las FARC se tomaron El Conejo, en la Guajira, un miembro del Centro Democrático, muy cercano a Uribe, había viajado a Cuba para entrevistarse, durante 8 horas, con Iván Márquez. Diez días después, el 29 de febrero, mientras Uribe se encontraba en Estados Unidos, el gobierno de Santos arrestó a su hermano Santiago Uribe acusándolo de ser cómplice de asesinatos con la banda de “Los 12 apóstoles”.

Esto, sumado a varios deslices impresentables -como aquél dónde Uribe se encuentra con Piedad Córdoba en una iglesia (ella, la atea) y se echan piropos- condujeron finalmente a la entrega de la victoria del plebiscito por parte de los delegados del Centro Democrático y otros que, no bien los colombianos se manifestaron rechazando la totalidad de los acuerdos, acudieron al Palacio de Nariño a “tomar tinto” (esas fueron las invitaciones publicadas en redes) para negociar esa victoria. Luego vino la reunión en Rionegro, a donde Juan Manuel Santos viajó para entrevistarse con Álvaro Uribe, y donde se le dio el puntillazo final a la victoria del NO traicionando a los votantes que salieron a las calles masivamente para vencer el fraude anunciado.

Días después, al enterarnos de otro tipo de acercamientos, esta vez con el entonces candidato a la Procuraduría, Fernando Carrillo Flórez, le preguntamos a Iván Duque, director de esos encuentros en la oscuridad, la razón de los mismos y los pactos sellados. Nunca nos respondió. Pero tan pronto publicamos el primer informe, se despachó hacia nosotros con columnas, publirreportajes y periodistas prepagos a su servicio. (Ver artículo)

Desde entonces, junto a Lia Fowler y Eduardo Mackenzie -quienes hicieron sesudos análisis e investigaciones de la ideología de Duque- hemos venido advirtiendo sobre el izquierdismo abierto y confeso del candidato naranja. (ver artículos)

Iván Duque con Everth Bustamante, del M19, y Paloma Valencia

A los ataques en contra nuestra se sumó toda la plana mayor de la izquierda terrorista, que arrastraron tras de sí a los medios de comunicación afines que, en esos primeros días no cesaron de entrevistar a Duque y mostrarlo engañosamente como un hombre de derecha con el que, no obstante, se podía dialogar. Personajes como los terroristas León Valencia, Pastor Alape, Jesús Santrich salieron a alabar las bondades de Duque y a respaldar su candidatura. Siguieron Rodrigo Uprimny, Ernesto Samper, Daniel Samper, Martín Santos. Claudia López, Robledo, Vladdo.. y la lista sigue. Hasta la revista Semana le otorgó un premio ensalzando su liderazgo.

Por otro lado, los uribistas de las bases, que ya no tragan tan entero, empezaron a indagar por su cuenta, comprobando la obviedad del izquierdismo de Duque, lo que generó un rechazo generalizado que no pudo ser encubierto por la dirigencia del Centro Democrático. Ni todo el dinero de Fabio Echeverri, ni el abierto apoyo de Álvaro Uribe a Duque lograron acallar la indignación de las bases del partido que avizoraron la traición planeada.

Así que, como el rechazo a Duque iba creciendo como una bola de nieve, la cúpula del Centro Democrático no tuvo más remedio que inventarse un sistema espurio de elección del candidato único: Unas encuestas. Pero las encuestas no serían realizadas entre los militantes del Partido, sino entre los enemigos. Y las empresas encuestadoras contratadas para el circo -para que se mueran de la risa- fueron dos: Una del entorno de Juan Manuel Santos (amigo y tutor de Duque), y la otra de propiedad de un íntimo amigo de Alicia Arango (jefe de Debate de la campaña de Duque).

Casualmente, el día 5 de diciembre, cuando se conoció que Iván Duque punteaba en esas encuestas adulterinas, aparece en la prensa la declaración de un testigo que aseguró que Santiago Uribe, el hermano del presidente Uribe, no tenía nada que ver con homicidios de los “12 apóstoles”.

Y lograron el milagro: A pesar de que las encuestas de otras firmas ciudadanas mostraban a Rafael Nieto como el predilecto, las encuestadoras contratadas -enemigas de las bases uribistas- sacaron como ganador a Iván Duque y relegaron a un último lugar al preferido por las bases: Nieto Loaiza.

Arriba: Artículo del 5 de diciembre de 2017 donde se conoce la buena noticia para Santiago Uribe

Más burdo no pudo ser el montaje de las encuestadoras. Más bajo no pudo haberse maquinado el ardid. Finalmente, el objetivo de los “notables” del círculo de Uribe se logró: Colocaron a un candidato que al comunismo (las FARC y Santos incluidos) les gusta mucho porque es uno de aquellos a quien han estado preparando para afirmar el pacto y propósito que se empezó a gestar a mediados de los 90 en la Fundación Buen Gobierno donde, mientras Santos empujaba la propuesta de los Castro de despejar el Caguán, su discípulo, empleado y amigo, Iván Duque atacaba a generales probos como Bedoya -a quien llamaba “facho”-, impulsaba la socialista Tercera Vía y alababa a George Soros, el macabro patrocinador de la izquierda cuyos dineros, entre otras cosas, también patrocinaron estudios de Duque.

Así están las cosas. José Obdulio Gaviria llevó a Santos al uribismo, y Uribe lo apoyó. José Obdulio repite e impone a un discípulo de Santos, y Uribe nos vuelve a chantar, a las malas, el candidato que las FARC quieren. Será ese, se los aseguro, el que apuntale la obra de Santos y reafirme el propósito de los bandidos de meternos en el despeñadero comunista del Foro de Sao Paulo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15