SORRY. A CUBA SÓLO LA LIBERARÁN LOS MARINES

Por Esteban Fernández

¡Está bueno ya de querer hacernos creer que en Cuba se está produciendo un cambio favorable a la libertad de Cuba! ¡Por favor, que no joroben más con la transición pacifica! ¿Contra quienes creen que se desarrolla esta lucha? ¿Contra los Pioneros de Jaruco o los Camilitos de Bejucal?

Sinceramente no entiendo que quiere decir eso de “Solución sin sangre” en Cuba. Muchos andan embullados porque creen que la bronca es, o será, contra los esbirritos de quinta categoría -chusmas y harapientos- de “Las Brigadas de Respuesta Rápida”. A todo el que se trague ese paquete le debemos preguntar: “Ven acá, chico, y ¿qué hacemos, por ejemplo, con la R.A.M. (Reserva del Alto Mando) de La Habana? Y pongo énfasis en las dos palabras POR EJEMPLO, conociendo que estas DIVISIÓN son solamente una de gota de agua en el océano de la criminalidad castrista. ¿Cómo diablos nadie convence a esa gentuza de que “ahora vamos a hacer unos cambios al sistema por la buenas, un trueque lento y organizado a nuestro favor y “Calabaza calabaza cada uno para su casa”? Eso sólo lo puede creer el que asó la manteca…

La DIVISIÓN de La Habana es la encargada en determinado momento de dar cepillo, dar guiso, asesinar, eliminar a todos los que se les pongan al frente.   Allí hay montones de Divisiones Militares compuestas de criminales, bestias, karatekas, tanqueros, paracaidistas, que barrerían del mapa en cuestión de segundos a cientos de supuestos enemigos de la revolución -los harían picadillo- a la más mínima orden recibida de arriba. Y no existe uno sino tres Ejércitos: El Oriental, el Central y el Occidental listos para cualquier contingencia seria.

Sólo se acobardarían ante los “drones” ordenados y lanzados por el Pentágono. También los Gallitos de la PN.R. serían los encargados de volar en pedazos a todos los que consideren verdaderamente contestatarios cuando reciban la orden -ante una gran amenaza o peligro- de “a partir carapachos se ha dicho”.

La “R.A.M.” ha estado siempre dispuesta hasta a barrer del mapa a unidades del Ejército si fuera necesario. Ya el general Leopoldo Cintra Frías ha dicho que sería capaz de bombardear Palacio por tal de salvar a la familia Castro. Y ¿con esa gente allí vivita y coleando es que se puede hacer una “transición pacífica”?

Y ¿qué hacemos con las TROPAS ESPECIALES DEL MINISTERIO DEL INTERIOR? Por favor, esto parece una cosa de coña. Es decir, vamos a hacer un cambalache sosegado, hacer las paces, y vamos a pedirle a los miembros del Partido Comunista que ahora se dediquen a jugar ping pong, y a la Seguridad del Estado que se vayan todos (miles y miles de asesinos peores cien veces que Charles Manson) a dedicarse a la pesquería o a cazar patos en la Laguna del Tesoro… Y de paso, que el General cubano Leonardo Andollo  le entregue las llaves de Caracas a  Juan Guaidó.

¿Ya alguien le preguntó a Ramiro Valdés y al general Álvaro López Miera si están de acuerdo con un entendimiento calibrado y que algún anticastrista asuma la presidencia de Cuba? El único cambio serio sería por medio de la violencia. Y yo, personalmente, solo creería en la posibilidad de la huida de los esbirros cuando los Marines comiencen a bombardear a los Ministerios de las Fuerzas Armadas (las F.A.R.) y del Interior (MININT) y los hagan papilla.

Ahí sí que los castristas levantarían la bandera blanca, tirarían las armas y los uniformes al piso, se quedarían en calzoncillos, y la diarrea llegaría hasta Cayo Hueso. Ese sería un buen inicio para la transformación verdadera.

Porque que me disculpe todo el que se emocione y se llene de fe ante los cantos de sirena, pero mientras en Cuba estén vivos todos los H.P., los Generales, los miembros del “Parlamento”, el D.G.I., las Milicias Territoriales, la Contrainteligencia Militar, los que han fusilado a miles de cubanos ante el paredón, los que han torturado, los que enviaron a miles de jóvenes a las UMAP, los Guardafronteras no hay arreglo posible.

¿O es que alguien cree que van a desalojar de la Rinconada o a la nueva mansión del “Chicle Masticado” en Oriente para que residan allí unos sucesores de nuestro agrado? La verdad monda y lironda es que Raúl Castro actúa como un multimillonario en un barrio de indigentes y pedigüeños tirando pennies al suelo.

¿Una delicada metamorfosis en Cuba? Y ¿qué hacemos con todos esos demonios? Porque desde hace mucho rato nos quieren hacernos creer que LOS ÚNICOS DESMADRADOS SON LOS CASTRO, y que muertos los perros se acabó la rabia y podemos ponernos de acuerdo. Y eso es mentira. Allí hay miles de hijos de mala leche que hay que arrástralos por las calles de la isla.

Y el que no me crea que se pare delante de estos desalmados y trate de convencerlos de un cambio mesurado. Y le van a pasar por encima con una aplanadora de verdad y lo van convertir en una pizza. DESGRACIADAMENTE, SIN ARMAS, SIN MUNICIONES, SIN PERTRECHOS DE GUERRA RESULTA IMPOSIBLE HASTA TOMAR UN BATEY EN BACURANAO.

A Raúl lo sustituyó (en papeles) Miguel Díaz Canel, pero el verdadero tirano de Cuba es el hijo del cundango criminal llamado Alejandro Castro Espín y conocido como “el tuerto”.

Por lo tanto, lo que se requiere en el exilio y en Cuba es gente emulando a Antonio Maceo, desde luego, con una vanguardia de 100 mil “Navy Seals” como los que mataron a Osama Bin Laden y ahora a Suleimani. Claro que me gustaría prescindir de los Marines, pero estoy claro en que a los Maceos -solos- los harían “puré de papa” también.

¿Qué eso no va ni puede pasar? Perfecto, yo sinceramente preferiría que logremos evitar una intervención militar extranjera.  Entonces debemos poner en práctica otra alternativa sacrificada, gloriosa, patriótica y nacionalista y que pudiera dañar a la tiranía: suspender los viajes a la Isla, aguantar las remesas familiares y al mismo tiempo pedir en todos los foros el recrudecimiento del embargo convirtiéndolo en un bloqueo naval a la Isla. A ver qué pasa.

2 comentario sobre “SORRY. A CUBA SÓLO LA LIBERARÁN LOS MARINES

  1. Al margen de que, en su artículo, su autor proponga como preferible otras soluciones que recuerdan la del Parón de enero convocado por el influencer Alex Otaola, parece que Fernández no se enteraron de que eso de la “liberación” de Cuba, ya los marines lo intentaron una vez en 1898, iniciando con ello, más que el arribo a la libertad, el declive definitivo de la isla hacia la catástrofe total.

    Para colmo los yanquis no fueron capaces de hacer nada sin la ayuda de su quinta columna, es decir los separatistas, los mismos que poco antes de la invasión y de manera misteriosa habían dejado morir, en una rara escaramuza a uno de sus generales más anti norteamericano, el propio Maceo al que se hace referencia en Nuevo Acción, quien había prometido que el único motivo por el que uniría su espada a las armas españolas sería para combatir una invasión Estadounidense a su patria, como la que tuvo lugar dos años después de su caída en San Pedro, Punta Brava, la tarde del 7 de diciembre de 1896, cuando acababa de decir que todo iba bien.

    También se desconoce que la isla no se habría rendido jamás si no fuera por las órdenes recibidas desde la metrópolis de hacerlo, sin duda alguna gracias a los buenos oficios de la masonería, la misma que en apoyo a sus cófrades, tanto de la manigua como del imperio emergente, había impedido a los españoles materializar el proyecto del submarino de Isaac Peral, el primero de la historia, evitando así, su futuro uso militar, que entre otras acciones habrían favorecido a las armas españolas lo mismo en Cuba que en Filipinas.

    Por ejemplo, salvando la flota del Almirante Cervera y Topete de ser acorralada y hundida, tras la orden suicida de abandonar el seguro puerto de Santiago de Cuba.

    Aun así, lo que nos dejaron nuestros “salvadores” tras cuatro años de protectorado, fue un régimen, donde el qué dirán los norteamericanos, las balas y los maletines de dinero, determinaron, tanto o más que los votos, quienes se haría del poder en la desgraciada isla.

    Aquella locura, fue de mal en peor, terminando como tenía que terminar, en una dictadura totalitaria de más de sesenta años, con nefastos resultados no solo desde el punto de la soberanía del pueblo sino de lo fundamental: su economía.

    Si bien de signo ideológico aparentemente opuesto, el nuevo sistema era el resultado inevitable de la consumación del jacobinismo martiano y el servicio de sus gobernantes a intereses extranjeros que han lastrado a Cuba desde su nacimiento como estado.

    Apostar por los marines a esta altura no solo indica ignorancia supina de la historia de Cuba, sino de lo que está pasando en el presente, lo mismo en Afganistán donde dichos marines llevan años empantanados, que Irak, devenido en estado fallido con un pueblo, como antaño lo fue el cubano tras ser “independizado”, vive plagado de odios internos y que lo único en lo que se pone de acuerdo es en pedir que se vayan los norteamericanos.

    No quiero terminar esta nota sin llamar la atención sobre esta experiencia histórica a quienes, ya por desespero e impotencia, ya por irresponsabilidad, piden la misma medicina de la intervención para Venezuela. Es verdad que un clavo saca a otro, pero si el nuevo se va a quedar clavado, nada habremos solucionado.

  2. Sobre: Un Comentario sobre “SORRY. A CUBA SÓLO LA LIBERARÁN LOS MARINES”
    Hay dos tipos de cubanos: los que brindan un camino para la libertad, y los que se oponen a esa solución. Para oponerse siempre hay argumentos, y este es un ejemplo. Se comentan las malas experiencias en Afganistán e Irak, y no las positivas ocurridas en otros paises. Esta es la rima de los falsos opositores que siguen el plan del gobierno yankee para seguir viviendo del problema cubano hasta la eternidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15