TRES BILLONES DE RAZONES PARA NO SUBIR LOS IMPUESTOS

Por, Amy Payne-Heritage Libertad

OBAMAHASUBIDOLOSIMPUESTOSTREMENDAMENTE¿Sabe Ud. en cuánto ha subido los impuestos el presidente Obama?

Ah, pues en unos $3 billones.

En un nuevo artículo, el experto de la Fundación Heritage Curtis Dubay nos recuerda que:

El presidente Obama ya subido los impuestos de forma sustancial dos veces, la primera como parte de Obamacare y la segunda como parte del acuerdo contra el “abismo fiscal” de principios de este año. En conjunto, estas subidas incrementarán los impuestos en más de $1.3 billones durante 10 años. Incluyendo el incremento del impuesto sobre la nómina, que también formó parte del acuerdo contra el abismo fiscal, los impuestos han subido en casi $3 billones durante el mandato del presidente Obama.

Así es: Los impuestos han subido en casi $3 billones durante el mandato del presidente Obama.

Hoy, un comité especial del Congreso se reunirá para empezar a debatir cómo será el próximo presupuesto, por lo que los miembros de este comité se enfrentarán a una gran presión para que se vuelvan a subir los impuestos. El presidente Obama ha subido los impuestos 13 veces ya.

Pero no deberían.

¿Por qué parar ahora? Dubay da tres razones:

Subir los impuestos una vez más:

1) Supondría otra carga para una economía ya renqueante.

2) No arreglaría el verdadero problema de Washington con el sobregasto.

3) Es innecesario.

Elaborar un presupuesto es decidir cómo se va a gastar el dinero de los contribuyentes. Y en el gasto es donde se debería poner el centro de atención. Como indica Dubay, la elaboración del presupuesto es precisamente el momento en el que se debería producir un diálogo en torno a la desesperada necesidad de una reforma de los derechos a beneficios.

El Congreso y el presidente hace mucho tiempo que saben que el sobregasto será una carga en forma de deuda para las futuras generaciones y que reducirá en gran medida sus niveles de vida, pero constantemente rehúsan actuar.

Prácticamente el único modo de obligarlos a abordar este tema es cuando la ley les exige que aprueben un presupuesto para cada ejercicio fiscal (el Senado incluso ha hecho caso omiso de este requisito durante tres años) o que eleven de manera periódica el límite de la deuda. La necesidad de establecer un presupuesto ha dado pie a esta reunión y ha creado una oportunidad única para que el Congreso centre su atención en el gasto.

Aun así, tenga cuidado con las viejas frases hechas de “cerrar brechas” y “elevar la recaudación”, pues las subidas de impuestos, aunque lleven otro nombre, son igual de devastadoras. Necesitamos una reforma fiscal, pero primero necesitamos frenar el gasto.

WordPress theme: Kippis 1.15