TRIBUNA LIBRE: EL PRESIDENTE MANUEL URRUTIA

En la foto: Manuel Urrutia Lleó- Yaguajay, Cuba (1901)-St. John.s Hospital, Queens, N.Y. (Julio 5 1981) flanqueado por el Che Guevara y Camilo Cienfuegos

 Por Dr. Luis Conte Agüero

  1. 1959. Fines de junio. El Presidente de la República, Dr. Manuel Urrutia Lleó visita mi programa en CMQTV:

CONTE: Hablando sobre estas cuestiones filosóficas políticas, se insiste mucho en una influencia o filtración comunista en el gobierno cubano, insistencia por parte de sectores que todos conocemos. ¿Qué tiene que decir a esto?

URRUTIA: Lo que tengo que decir al respecto es que en el gobierno, por lo menos en el Consejo de Ministros, no conozco ningún comunista. El doctor Fidel Castro, puede usted estar seguro, que no es comunista, y yo tampoco lo soy, y no lo soy porque no creo en el comunismo. Lo digo sinceramente; nunca he engañado a nadie. Cuando estaba en Nueva York, el Partido Comunista declaró que nos ofrecía el apoyo a Fidel Castro y a mí’ y yo convoqué a una conferencia de prensa para declarar que no aceptaba ese apoyo. Los comunistas luchan por la dictadura del proletariado, en lo que no creo tampoco. He leído y recomiendo a la juventud cubana que lea también lo que se ha escrito contra el comunismo. Es muy útil en estos momentos para impedir que la revolución se frustre, esta revolución nuestra humanista, que es la revolución del pueblo de Cuba. Lo digo porque no creo en el comunismo y estoy dispuesto a debatir con cualquiera esos problemas.

  1. Junio 30.- Anibal Escalante (en la foto de arriba, junto a Vicente Martínez en el periódico comunista “Hoy”) en “Divagaciones sobre la justicia y defensa propia” en “Hoy” periódico oficial del comunismo: “Aguijoneado por la provocación ruin del miserable Conte Agüero … impulsado por la insistencia de este prototipo de la guataquería y del oportunismo, el señor presidente abandonó su condición de poder moderador, se parcializó sectariamente y nos hizo a los comunistas un ataque que nosotros podemos reputar, con toda razón, de desleal”  “El señor Urrutia hace mal a la revolución, a esa revolución por la que dimos sangre, sacrificio y vida, tanto comunistas como no comunistas. El señor presidente ataca la solidaridad del campo revolucionario, tan necesaria e imprescindible en un momento difícil.

Junio 30. El comandante Pedro Luis Díaz Lanz renuncia a la jefatura de la Fuerza Aérea tras observar el entrenamiento marxista a los soldados en la finca El Cortijo.

Julio 2. “Ante la Prensa” Castro argumenta: “Es una calumnia llamarnos comunistas”… Considero poco honorable que para que no se nos acuse de comunistas, empecemos a hacer campaña contra ellos y atacarlos;  eso no lo hace un gobierno honorable; eso no lo hacen hombres que se respeten a sí mismos. Nosotros hemos proclamado el derecho que tiene todo el mundo a escribir lo que piensa; desde el “Diario de la Marina” hasta el periódico “Hoy”. Eso es precisamente la democracia.

El sábado 11 de julio me llama el secretario del presidente Manuel Urrutia para que lleve las cámaras de televisión a Palacio. El Presidente tiene cosas que decir. Esa noche hablo con Castro en el Habana Hilton y olvido informarle del asunto. Nada grave presiento. Y esa misma noche concertamos vernos mañana en la casa de Cojímar, “donación” a Castro de Agustín “Tinito” Cruz, ex senador por Las Villas.

El domingo en Cojímar están Luis Buch, Ministro de la Presidencia; Carlos Olivares, Abogado Consultor de la Presidencia; y el Dr. Osvaldo Dorticós Torrado.

CASTRO: Urrutia, te ha pedido que le lleves las cámaras a Palacio. ¿Qué vas a hacer?

CONTE: Llevárselas. Es el Presidente. Ciertamente el hombre tiene sus ínfulas. Insistió en que yo fuera a Palacio; no él al programa. Parece que Urrutia busca formalizar lo que diga. La vez anterior él me visitó en CMQ. Castro hace un ademán para que yo pase a sus habitaciones privadas.

CASTRO: Luis Buch, Dorticós y Carlos Olivares me han preguntado por tu presencia aquí. Le he dicho que somos amigos y que confío en ti.

CONTE: ¿Y por qué tienen que preguntar? ¿Desde cuándo es eso? ¿Qué es lo que ocurre?

CASTRO: Uurrutia está disgustado porque le publicaron que había comprado una casa en el Reparto Biltmore (Habana)

CONTE: – Sí. El reportaje de Vierita (Bernardo Viera Trejo). Yo no veo eso tan grave. Si pidió una hipoteca bancaria para comprar una casa, es que no piensa vivir en Palacio permanentemente; cosa lógica. Me han dicho que está envenenado contra Bernardo Viera y que lo acusará en los tribunales por difamación. Trataré de que no lo haga.

CASTRO: Tienes razón. Ayuda a Urrutia si puedes. Urrutia es un hombre difícil, complejo. Tengo dificultades con él, con su carácter.

El lunes 13 de julio es la entrevista con el Presidente Urrutia. Antes de la presentación pública:

– Doctor ¿Qué está pasando? Fidel sabe las cosas que usted dice en privado. Es necesario la armonía.

– Mira Conte. He renunciado tres veces. Por el juego en los casinos; por la depuración del Poder Judicial que no se hace. Fidel no me deja. Ni siquiera sospecho lo que ocurre. A lo mejor tienen cercado a Fidel.

– No se moleste. En caso de disparidad, recuerde que la revolución sólo puede tener una cabeza. Y esa es la de Fidel.

– Lo sé muy bien. Y lo apoyo totalmente. Lo están cercando.

– Empecemos. Ya tenemos cuatro minutos de retraso. Y mientras nos sentamos …No podemos atrasarnos!

(Urrutia publicará sobre la entrevista todo un libro “Fidel Castro y Cía”. En ella condena al comunismo, lee conceptos de “La Nueva Clase” de Milován Jilas, exalta al humanismo, ratifica la independencia cubana de los Estados Unidos. Y yo lo apoyo en estos tópicos.

CONTE: Usted sabe que fluyen rumores, rumores sotto voce, acerca de posibles desavenencias entre usted y el primer ministro. ¿Qué tiene que decirnos sobre esta materia?

URRUTIA: Lo que tengo que decirle es lo siguiente: que no hay que olvidar que en Cuba y fuera de Cuba hay muchos interesados en atacar a la revolución cubana. A mí me parece que ése es un modo de atacarla. No tengo absolutamente ninguna desavenencia con Fidel Castro; y no la tengo por esto: primero, porque estamos en el mismo camino. Yo considero que puede haber desavenencias entre revolucionarios cuando no están en el mismo camino, es decir, cuando no procuran lo mismo, cuando no defienden lo mismo. Pero el doctor Fidel Castro está precisamente con la democracia humanista, y yo también. He hecho pronunciamientos muy claros en ese sentido. Las desavenencias entre gobernantes surgen cuando unos esté por seguir un camino y otros están por seguir otro. Pero aquí no hay tal cosa en absoluto. Yo no sé a qué puede obedecer ese rumor, aunque lo supongo. Hay muchos interesados en que haya desavenencias entre revolucionarios; no sólo entre Fidel Castro y yo, sino entre todos los revolucionarios. Pero no hay ninguna desavenencia entre él y yo.

CONTE: Entonces ¿No tienen razón de ser de ninguna especie los rumores circulantes en tal sentido?

URRUTIA: Bueno sí; sí tiene razón de ser. La razón de los contrarrevolucionarios. Es claro: Batista estaría muy contento si supiera que entre los revolucionarios cubanos surgen discrepancias.

CONTE: Usted sabe que, con motivo de la última entrevista sostenida con usted, las palabras suyas, y por reflejo las mías, fueron áspera e insultantemente censuradas por el diario “Hoy”, vocero del partido comunista. ¿Qué opina usted sobre eso?

URRUTIA: Bueno; yo no hubiera querido tratar ese tema, pero usted me pregunta y yo le contesto por una cosa: porque creo que es mi deber; no ya como presidente de la república sino como cubano. Le contesto precisamente recordando lo que dijo el diario “Hoy”. Primero, yo sé que me llamó desleal. No he podido comprender todavía en qué consiste esa deslealtad. Si es deslealtad a Rusia no tiene razón, porque nunca he ofrecido lealtad a Rusia. Ahora, si es deslealtad a Cuba, veo difícil que ellos puedan demostrar eso. Lo que sí es cierto y de lo que sí quiero hablar es de esto: porque creo que los comunistas le hacen un daño terrible a Cuba. … eso obedece a una política, la de tomar al pueblo de Cuba como instrumento en la guerra fría que mantienen Rusia y Estados Unidos. Es a eso que yo me opongo abiertamente, porque estimo que es una traición al pueblo de Cuba. Yo no ayudaré nunca, y estaré siempre opuesto a que se traicione a la revolución cubana de esta manera… los comunistas en Cuba quieren crear un  segundo frente a la revolución cubana… el frente en que están ellos, de parte de Rusia y contra el mundo libre. Yo creo que eso es criminal y es hacer daño a la revolución cubana. Es por eso por lo que he dicho siempre que rechazo el apoyo de los comunistas y creo que los verdaderos revolucionarios cubanos deben rechazarlo abiertamente porque no veo la razón de que en Cuba haya dos frentes. Así, todo el programa.

Todo parece estar en calma. No. Castro ve la entrevista en su suite del Hotel Habana Libre, opina que no puede haber dos orientaciones en la revolución,  desfavorece los ataques de Urrutia al comunismo y los califica de pretextos para sostenerse en la presidencia y bloquear iniciativas del gobierno.

Trato de que Urrutia vuelva a dirigirse al público. Pido autorización al director de los noticieros, Abel Mestre, para invitar a Urrutia “Ante la Prensa” que se transmite los jueves por la noche. El Presidente Urrutia acepta; sin embargo, dos horas más tarde cancela alegando estar comprometido a hablar en un mitin.

LA “RENUNCIA” DE CASTRO

  1. 1959. En la mañana de este viernes 17 de julio “El Crisol”  e “Información” y 162 mil ejemplares del diario “Revolución” anuncian en cintillo descomunal: ¡Renunció Fidel! Esta tarde “Prensa Libre” dice: “Discrepancia entre Fidel y Urrutia”

Raúl Castro llega al mediodía a CMQ y pide que se anuncie que Castro hablará esa noche, anuncio que me corresponde hacer porque está en mi horario. Temeroso de lo peor y de que no me dejen entrar esta noche, permanezco en el Estudio 1 desde el cual se transmite. Al llegar Fidel Castro me encuentra en la cámara fija, la del centro, entre las dos cámaras movibles. Habiendo respaldado a Urrutia todos esperan que Castro me fulmine. Les asombra mi presencia en el estudio. Miro a Castro fijamente. El moderador Nicolás Bravo quiere decirme algo y no se atreve. Los ojos se le disparan.

¡Sorpresa! Castro me llama “compañero Conte Agüero” por primera vez, término que repite en el mismo discurso. Queda la cabeza en mis hombros y aplaza el enfrentamiento conmigo por razones de estrategia, convencido de que no le faltarán oportunidades para ejecutarme. Pero yo digo, Dios está con nosotros, y Dios no puede perder.

(Acusado por Castro de “bordear la traición”, Urrutia renuncia. Y sale escondido de Palacio. Y se asila. Y se exilia. Y trabaja de profesor en New York. Y firma la unidad en el Partido del Pueblo Cubano con Emilio Ochoa Ochoa y Carlos Márquez Sterling, y yo como Secretario General . Y muere)

Nadie discute la capacidad de maniobra de Castro facilitada por la sobra de poderes y la falta de escrúpulos. Sus manipulaciones son tales que en el tema de la omisión de Dios en la Constitución señaló que lo había hecho el presidente (Urrutia), “cosa innecesaria, ya que por tradición siempre se ha mantenido el nombre de Dios en la Carta Magna, y los oradores cubanos más elocuentes, como (Manuel) Sanguily y otros, decidieron respetar esa tradición sin que fuera necesario explicarla; porque además no estaba reñido con los principios revolucionarios” “Es que hay revolucionarios de comas o de conceptos, que encuentran muy correcto suprimir al Ser Supremo… Este detalle de la no aparición del nombre divino en la Constitución de la República es utilizado para movilizar opinión religiosa contra la revolución”.

Y esa misma noche, en la exposición televisada de que hablo, Castro afirma: “Yo no soy comunista; tampoco lo es el Movimiento 26 de julio”.

Sí, Urrutia renuncia. Lo han destituido por televisión. De acuerdo a lo acordado en la reunión de Cojímar, nombran a “El cabezón” Osvaldo Dorticós nuevo Presidente de la República.

(Repito, Dorticós se suicida, como se suicidan Haydée Santamaría (26 de julio de 1980) una hermana de Vilma Espín; René Ray, hermano de Manolo Ray; Alberto Mora, hijo de Menelao Mora y, acaso, el comandante Félix Pena, por presidir el tribunal que absolvió a los aviadores acusados. Otros sostienen que al joven ortodoxo Félix Pena lo ejecutaron. ¡Qué peligro estar con los Castro y tener méritos!

Un Comentario sobre “TRIBUNA LIBRE: EL PRESIDENTE MANUEL URRUTIA

  1. Manuel Urutia Lleó fue apodado “cucharita” (porque ni pincha, ni corta) por el pueblo. El ex magistrado del tribunal de Santiago de Cuba dio un voto particular a favor de libertar a los procesados expedicionarios del Granma y del alzamiento del 30 de noviembre de 1956 en Santiago de Cuba. Sin embargo, una vez que tomó el poder, pasó un decreto desaforando a sus antiguos compañeros del magisterio, algunos de los cuales fueron encarcelados y un fiscal en Pinar del Río fue fusilado. Uno de los grandes errores de este ex jurista, fue no denunciar la decisión personal de Fidel Castro en marzo de 1959, de volver a juzgar a los 42 pilotos, artilleros y mecánicos de la Fuerza Aérea declarados inocentes de genocidio por un tribunal revolucionario. El cargo de genocidio nunca fue comprobado en el juicio ni tampoco existía en las leyes de la república ni en el código penal de la Sierra Maestra. La historia de esta travestía de la justicia, que no denunció “cucharita,” aparece detallada aquí https://www.amazon.com/Guerra-Aerea-Cuba-1958-Militares/dp/1593882807

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15