UNA BREVE Y OPORTUNA ACLARACIÓN

Nuestra pelea con la tiranía cubana nunca ha estado supeditada, ni coaligada al diferendo EE.UU.-Tiranía castrista. Nuestra batalla por la recuperación de las libertades conculcadas y por el establecimiento de la democracia en Cuba, nunca ha tenido nada que ver, con las diferencias que por cuestiones de intereses de Estado han sostenido la tiranía cubana y las distintas Administraciones norteamericanas. Por lo tanto, ante la nueva situación, ni nos sentimos eufóricos, ni desalentados.

Nosotros seguiremos como siempre, dando todo de nosotros mismos como cubanos de dignidad y vergüenza, para procurar por todos los medios a nuestra alcance, el ver a Cuba libre e independiente.

Hoy, como ayer, insistimos en que ésta es una tarea de los cubanos y que es a nosotros a los que corresponde la obligación de no claudicar y seguir la lucha con lo que tengamos, usando la intransigencia en los ideales y los principios, pero el pragmatismo en la dinámica de la lucha. Si lo que tenemos ahora, son limones, hagamos limonada y llevemos la ayuda a los que de verdad luchan en el Archipiélago: “De cubano a cubano”.

Que sigan los demás con sus contubernios, con sus arreglos, sus pachangas y sus negocios, mendigando ayudas de gobiernos extranjeros, con sus vanas esperanzas puestas en esfuerzos ajenos. Nosotros: ¡fuera, a la intemperie!, erguidos como siempre. Sin claudicar, ni rendirnos. Qué si un pueblo, su dura cadena, no se atreve a romper con sus manos, bien le es fácil cambiar de tiranos, pero nunca ser libre podrá“.

Aldo Rosado-Tuero 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15