UNA NUEVA EMBOSCADA

Por Carmelo Diaz Fernandez

En los pasados días, en el programa de la manipulada televisión cubana llamado “La mesa redonda”, el vicepresidente de Cuba – designado, no elegido – Salvador Valdés Mesa  (foto gande de arriba) y algunos ministros en el papel de acólitos anunciaron una nueva medida económica para la nación cubana.

El pueblo confiaba, entre otras cosas, que por fin se anunciaría la reunificación de las dos monedas existentes en las relaciones financieras y comerciales, promesa que durante décadas nunca se ha cumplido. Pero ha sido todo lo contrario, más monedas extranjeras van a entrar en circulación a través del Banco Financiero Nacional.

En esta nueva emboscada el dólar, el yen japonés, la libra de esterlina y el euro, entre otros, van a tener un papel protagónico en la enrevesada y liquidada economía del régimen.

Todo cubano recuerda que aquel que está dentro de un pedrusco en Santiago de Cuba se refería al dinero estadounidense como “el maldito dólar”. Pero los tiempos han cambiado, el sistema marxista ha sido borrado de la faz de la tierra y ahora resulta que ahora se trata de “bendito dólar”.

En esta nueva trampa las importaciones en moneda fuerte serán hechas por medio de empresas estatales y, desde luego, con el respaldo de las fuerzas armadas que son las que verdaderamente poseen el poder político y económico en Cuba. Lo demás es cuento de camino, como solía afirmar mi tío Magdaleno.

Están desesperados, ya no saben qué hacer y que engañifa le impondrán a la ciudadanía. Es una vergüenza más de las tantas que el régimen dictatorial, en su probada invalidez de economía centralizada no sea capaz de competir con un desorganizado comercio informal (léase “bolsa negra”).

¡Cuánta incapacidad en el intento! Lo único que conoce el pueblo en esta nueva emboscada es lo real y palpable, es decir eliminar a las “mulas” que son, definitivamente, las corredoras y abastecedoras que garantizan que los ciudadanos consigan vestir y llevarse algo a la boca.

Pero no han tenido en cuenta que la población cubana no va a morder el anzuelo tan fácilmente, desconfía que se abran cuentas en dólar o en cualquier otra moneda fuerte en el Banco Financiero y que en un momento dado no puedan girar plenamente contra sus activos como ha ocurrido en otras ocasiones en el Banco Popular de Ahorro por distintos motivos innumerables ahorristas han sido literalmente desbancados. “La gran estafa…”

Ahora el pueblo conoce, luego de 60 años de perversidad y subdesarrollo, de qué forma se originan y perpetran los problemas bancarios pues hace bastante tiempo que el régimen eliminó los reembolsos en cheques, un método utilizado en las economías serias. Es decir, las que se respetan.

Un considerable número de cubanos desconoce el uso y significado de una tarjeta magnética, sobre todo entre las personas de la tercera edad que se atiborran y confunden con esta nueva bufonada.

Los cubanos del destierro también tenemos que estar muy atentos con la nueva emboscada, aquí también hay incautos que pueden empezar a expedir remesas a sus familiares a través del Banco Financiero del régimen y el receptor jamás accederá a su dinero porque éste reposa plácidamente en las arcas del estado.

Si de verdad el régimen quiere una nueva economía que sea fructífera para la ciudadanía, debe liberar las fuerzas del mercado, desentrabar la economía centralizada y abrir las puertas al capital nacional y extranjero, sin embustes ni emboscadas. Pero esas medidas requieren una apertura política que sería la fisura por donde perderían del poder.

El régimen mantiene la obsesión del control absoluto de la sociedad y cree que un sistema arcaico podría eventualmente progresar con medidas tramposas y ardides económicos.

¿Qué cuál será el final de esta nueva emboscada? La debacle total.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15