UNA OPINIÓN DESDE EL ARCHIPIÉLAGO: JAIR BOLSONARO O EL FIN DE LA UTOPÍA COMUNISTA EN LATINO AMÉRICA

Por, Héctor Julio Cedeño Negrín-Periodista Independiente de Cuba.

Todo lo tenían preparado, pero por fin fracasó. Así comenzó la debacle; Dilma Rousseff fue destituida, Lula cayó preso por corrupción y Jair Bolsonaro fue investido como Presidente del Brasil. Era la última esperanza de una utopía que inició Fidel Castro allá por los años sesenta, aunque antes la había soñado; Josif Stalin durante aquel Congreso del Kominter a principio del siglo XX.

Por eso; decía Stalin sobre la toma del poder por las huestes comunistas, debía ser en cada país, según las condiciones objetivas lo permitieran. Ya fuera por la vía de las armas, por medio de la sublevación popular o por cualquier otra vía, incluso por la vía electoral si así se hiciera propicio.

En los años sesenta, Fidel Castro añoraba una OEA sin los Estados Unidos, luego de Cuba ser expulsada de la organización en 1964. Al final fue posible y crearon la CELAC, una OEA sin los norteamericanos y sin Canadá, que aunque en 1964 no pertenecía al organismo se le consideraba un apéndice del imperio. Hay quienes afirman que esa fue una iniciativa de Hugo Chávez, pero esa era realmente, una idea de Fidel.

Las condiciones se dieron y con la ayuda del “Foro de San Pablo”; Chile, Argentina, Brasil, Bolivia, Ecuador, Uruguay, Paraguay y Venezuela cayeron en los brazos de la izquierda comunista. De Perú no se puede decir, porque aunque Alan García pertenecía a la izquierda, nunca comulgó con esa gentuza.

Pero les faltó el último aliento, para consumar la gran Unión Comunista Latinoamericana. No pudieron blindar adecuadamente su proyecto y finalmente se desmoronó ante la portentosa contraofensiva de la derecha continental y el fracaso económico, político y social del mesianismo izquierdista. Verdaderamente se impuso la democracia ante los nuevos métodos de las dictaduras de izquierda.

Aunque estuvieron muy cerca de lograrlo. Fue en verdad, una obra maestra lo que pretendían edificar, pero igual fracasaron. Hoy vemos como aquel portentoso proyecto de extender la “Peste Comunista” por nuestras tierras de América, se hunde en el pantano junto con la tiranía venezolana, con estertores de muerte, junto a su podrido maduro.

Que gran sonrisa para la democracia continental, para las libertades y los derechos de todos los ciudadanos. Hoy conculcados en Cuba, Venezuela, Nicaragua y unos pocos países del continente, la victoria está cerca y desterraremos también a la influencia rusa, la china y la iraní, transmisores igualmente de otras enfermedades, como la peste terrorista y mafiosa, trasmitida por Vladimir Putin, además de la peste comunista.

Ellos la prostituyeron y pretendieron pasar a las tiranías comunistas como democracias, pero las patas peludas de su sistema inmundo, los delató. La farsa de Fidel Castro y de aquella revolución “verde como las palmas” no cuajó y el rojo escarlata del apestado comunismo emergió por entre sus poros y los delató.

El proyecto castrista para Latino américa, hoy está en total bancarrota y no ha surgido otra inteligencia maligna como la de Fidel Castro, ni siquiera otro papagayo loco como Hugo Chávez. Lula se está pudriendo en la cárcel y estará allí por años. A Cristina Fernández y a Rafael Correa los andan buscando para encarcelarlos y Maduro se pudre más cada día que pasa.

La UNASUR, otro de los organismos de los comunistas latinoamericanos, que pretendía sembrar la semilla de una nueva Unión Soviética en el hemisferio occidental, se descompone y está surgiendo PROSUR, un proyecto de la democracia sudamericana. El ALBA, tiene los últimos clavos para su ataúd y el CARICOM tiene que regenerarse, de lo contrario fenecerá.

El capítulo colombiano del proyecto comunista, también fracasó. Consistía en insertar a la guerrilla de las FARC como partido político, para que tomaran el poder a través de elecciones. Aunque esa parte del proyecto fue consumada, las cosas no salieron como se esperaba. Esa era una idea original de Fidel Castro, pero no era aceptada por los principales Jefes de la guerrilla, Manuel Marulanda y Raúl Reyes y hubo necesidad de eliminarlos a ambos.

Ellos no creían en el papel que desempeñaba Juan Manuel Santos, un verdadero peón, especialmente preparado por Fidel Castro en tierras cubanas y que había sido denunciado desde hace tiempo, por Aldo Rosado en su periódico “Nuevo Acción” ( En la foto encima de este párrafo Juan Manuel Santos “El Camarada Santiago ” con el tirano Fidel Castro. Foto:archivo de Nuevo Acción) Santos realizó también su trabajo, que pudo confundir, incluso, a su mentor Alvaro Uribe y a la derecha colombiana y hasta los narco guerrilleros colombianos e incluso confundió a Rafael Correa, cuando en verdad era un agente cubano.

Lo cierto es que el retorno de la democracia sudamericana, se ve sólido, ahora con la alianza entre los dos gigantes americanos, Brasil y los Estados Unidos, formando una gigantesca alianza anticomunista. Estos sumados al Canadá y solo con la negatividad de México, con AMLO al frente de otro proyecto listo para fracasar, ahora además muy aislado y con pocas posibilidades de avanzar.

Los únicos aliados posibles, que podría buscar López Obrador, serían, la desprestigiada dictadura cubana, ahora enmascarada con un tal Diaz Canel y la de Nicaragua, con el sátrapa y asesino de su pueblo, el tirano Daniel Ortega. Dos apestados de siempre, además Cuba está esperando solo una oportunidad para prenderse de la teta mejicana y chuparle hasta el jugo, como si sabe hacer, si López-Obrador se hace el tonto de la izquierda en Latinoamérica y les da un chance. Pero todo parece negro para la tiranía castrista, hasta el día de hoy.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15