VENEZUELA: LA HORA DEL ENCIERRO

En la foto: Tibisay Lucena, la presta-cara para organizar todo el andamiaje dictatorial. 

Por, Jorge Riopedre

Asamblea Nacional Constituyente. La han venido preparando durante años meticulosamente, sin apuro, bajo la jerarquía cubana, pero con el auxilio de cuanto subversivo anda suelto por el mundo, la acostumbrada internacionalización estratégica de guerras y conflictos políticos diseñado por los rojos de antaño, como los colectivos chavistas, versión criolla de las checas de la guerra civil española.

El encierro consta de cinco aniños represivos: los colectivos, reminiscencia de los anarquistas de Barcelona en 1934 y los sicarios de Madrid; la guardia nacional, la milicia bolivariana, el ejército y las tropas cubanas de choque como las que inclinaron la balanza de fuerzas en Angola. Hasta ahora ha sido suficiente el despliegue de los colectivos y la guardia nacional, pero el régimen no vacilará en sacar todas las fuerzas a la calle.

¿Qué debe estar ocurriendo en estos momentos? Se debe estar negociando suspender o aplazar las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente el próximo domingo. Raúl Castro, por supuesto, lo niega, pero todo el mundo sabe que La Habana es la Casa de Contratación de un extraño reino con el poder de aprobar o vetar las decisiones del bloque bolivariano e incluso persuadir o coaccionar a los vecinos de la región. Los acontecimientos indican que hay poco margen de negociación, ya es muy tarde para enfriar la calle, prácticamente la única salida del régimen chavista es seguir

adelante contra viento y marea hasta aprobar la nueva constitución que le autorice legalmente a aplastar a los contrarrevolucionarios, aliados del imperialismo.

La ansiedad del castro-chavismo por una nueva constitución reside en formalizar la estructura de un Estado socialista con una presidencia vitalicia como quería Bolívar (dirán), en poder de todos los medios de producción al uso marxista, control económico total que marca el comienzo del desmontaje de la empresa privada con el fin de privar a cualquier opositor de solvencia económica. Si eso ocurre caerá la noche sobre Venezuela.

Estados Unidos no los puede salvar. Tampoco parece que algunas protestas regionales esporádicas pasen a la acción (Venezuela controla la mitad de los votos en la OEA), de modo que estamos en la víspera de un encierro que podría tener serias repercusiones en Suramérica

2 comentario sobre “VENEZUELA: LA HORA DEL ENCIERRO

  1. Holaaaa.

    No hace falte que publiques esto
    Bienvenido de nuevo. Muy chulos esos cartelitos que pones en facebook. A ver si pones aqui alguno de esos tomates guapos del huerto de Mia Isabela, o de los pajaritos esos que crian uds, para que todo no sea.. desgracia, desgracia y masss desgracia.. y por privado una foto de Mason , que debe de estar hecho todo un hombre

  2. Ni mas ni menos, Jorge, el esfuerzo de es valiente juventud venezolana, es inutil si el ejercito no se pone del lado de ellos. La Guardia Nacional y los colectivos el ejercito tendria que neutralizarlas, aunque igual que sucedio en Castrolandia, creo que ya es tarde para desprenderse del comunismo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15