VOCES DE LA DISIDENCIA

ELCANDADODELAHISTORIAPor Martha Beatriz Roque Cabello

La defensa de Fidel Castro en el juicio del Moncada, se convirtió en un testimonio acusatorio que pronunciara el 16 de octubre de 1953. Pero del dicho al hecho, hay mucho trecho, sólo hay que recordar la historia y proyectarla 54 años después.

La Historia Me Absolverá

“Nunca un abogado ha tenido que ejercer su oficio en tan difíciles condiciones: nunca contra un acusado se había cometido tal cúmulo de abrumadoras irregularidades. Uno y otro, son en este caso la misma persona. Como abogado, no ha podido ni tan siquiera ver el sumario y, como acusado, hace hoy setenta y seis días que está encerrado en una celda solitaria, total y absolutamente incomunicado, por encima de todas las prescripciones humanas y legales”. … “el Colegio de Abogados de La Habana designó para que me representara en esta causa a un competente y valeroso letrado: el doctor Jorge Pagliery, decano del Colegio de esta ciudad…” … “se le concedieron diez minutos para entrevistarse conmigo”…

Para los abogados que defienden a los disidentes, estas palabras iniciales tienen total vigencia. Al letrado René Gómez Manzano, se le prohibió ejercer su propia defensa en el juicio por “La Patria es de Todos” (1998).  También los presos políticos, en la actualidad, son puestos en solitario y asilamiento, baste recordar uno solo: el Dr. Oscar Elías Biscet. La Dra. Amelia Rodríguez, abogada, que defendió al grupo de los 75 formado por: Arnaldo Ramos Lauzurique, Adolfo Fernández Saínz, Nelson Aguiar, Mijail Barzaga, Nelson Molinet y Martha Beatriz Roque Cabello; sólo contó con 3 minutos en el propio Tribunal –antes de la celebración del juicio- para hablar con  sus defendidos.  

La Historia Me Absolverá    “Sí, vinimos a combatir por la libertad de Cuba y no nos arrepentimos de haberlo hecho”, decían uno por uno cuando eran llamados a declarar,…”  … “denunciaban los crímenes horribles que se habían cometido en los cuerpos de nuestros hermanos”… “Os recuerdo que vuestras leyes de procedimiento establecen que el juicio será “oral y público”; sin embargo, se ha impedido por completo al pueblo la entrada en esta sesión. Sólo han dejado pasar dos letrados y seis periodistas, en cuyos periódicos la censura no permitirá publicar una palabra. Veo que tengo por único público, en la sala y en los pasillos, cerca de cien soldados y oficiales”.

Arnaldo Ramos Lauzurique, sancionado a 18 años de libertad, en la Primavera Negra del 2003, durante el juicio dijo: “Sí, soy disidente, un luchador pacífico”, pero ya no pudo denunciar más nada, el Presidente del Tribunal no lo dejaba hablar.  El hecho de que hubiera en el juicio del Moncada, 6 periodistas en la Sala, demuestra que Batista era más magnánimo, a pesar de que juzgaba a terroristas. En los juicios de los disidentes no se permiten periodistas, y solo dejan entrar uno o dos familiares, el resto se llena con la claque gubernamental.

La Historia Me Absolverá    “Por último, debo decir que no se dejó pasar a mi celda en la prisión ningún tratado de derecho penal. Sólo puedo disponer de este minúsculo código que me acaba de prestar un letrado”, … “Se impidió, además, que trajese a este juicio ninguna obra de consulta sobre cualquier otra materia”…. “Sólo una cosa voy a pedirle al tribunal;… que se respete mi derecho a expresarme con entera libertad”… … “solicita para mí la respetable cantidad de veintiséis años de prisión. Dos minutos me parece muy poco tiempo para pedir y justificar que un hombre se pase a la sombra más de un cuarto de siglo”… “porque en este juicio se está debatiendo algo más que la simple libertad de un individuo: se discute sobre cuestiones fundamentales de principios, se juzga sobre el derecho de los hombres a ser libres, se debate sobre las bases mismas de nuestra existencia como nación civilizada y democrática”.

Los condenados en el grupo de los 75, no tuvieron oportunidad de tener tampoco literatura alguna en su celda, aún 4 años después se les prohíbe una gran cantidad de libros y revistas.  Como muestra el alegato “La Historia Me Absolverá”, Fidel Castro tuvo toda la libertad que no ha dado a los presos políticos durante su gobierno y lo que dijo se transcribió textualmente y se publicó.  Muy poco tiempo de juicio han tenido también muchos presos políticos, incluso que han sido fusilados. Las palabras finales del párrafo indican que, al terror sembrado al asaltar el Cuartel Moncada,  Castro le llamó libertad y la acción guerrera, quiere incluirla en una nación civilizada y democrática

WordPress theme: Kippis 1.15