ZOORIOSIDADES: MISTERIO, ENCUENTRAN BALLENA JOROBADA EN MEDIO DE LA SELVA AMAZÓNICA

Imagen de la ballena jorobada encontrada en el Amazonas. (CC)

Siguiendo el rastro de una serie de aves carroñeras, varios biólogos descubrieron una cría de ballena jorobada muerta a poco más de 15 metros de la línea de mar

Por, Rubén Rodríguez

Increíble descubrimiento el que se ha llevado en plena selva amazónica. Se trata de uno de los grandes pulmones verdes de nuestro planeta, en el que cada año se descubren centenares de especies animales nuevas. Los últimos registros dicen que en la primera década del siglo XXI, más de 1.200 especies diferentes fueron encontradas en pleno Amazonas y, ahora, se ha encontrado una última y sorprendente. O, mejor dicho, algo que no debía de estar allí.

Todo sucedió el pasado viernes 22 de febrero, cuando varios biólogos de la ONG Bicho D’Água que se encontraban en Isla de Marajó (Belén, Brasil), comprobaron un corportamiento extraño entre las aves carroñeras: varios grupos se arremolinaban en una zona extraña para ellas, lo que llevó a los expertos a acercarse a pie hasta la zona en la que se movían. Cuando descubrieron qué pasaba, se quedaron atónitos ante lo que vieron: una ballena jorobada varada en mitad de la selva.

Se trataba de una cría de poco más de un año, que medía unos 8 metros de largo, unos 4 de ancho y pesaba cerca de 10 toneladas. Pero, ¿cómo un animal como este pudo acabar en mitad de la selva? Los científicos continúan investigando cuáles fueron las causas de su muerte, pues aseguran que en un primer vistazo no cuenta con heridas superficiales, por lo que los expertos trabajan en varias vías para poder conocer el final de este gigante animal.

Pero, ¿cómo una ballena jorobada pudo llegar a una zona cubierta de vegetación, tan lejana de su hábitat natural y en la que no hay agua? La teoría más plausible que manejan los expertos tiene que ver con que esta cría pudo perder el rastro de su madre, lo que la llevó a moverse en dirección a la costa, donde una crecida de las aguas -habituales en esta zona-, pudieron hacer que llegara hasta 15 metros más allá de la playa. La bajada de la marea habría provocado que se quedara varada.

Otras de las teorías que se manejan puede tener que ver con la posibilidad de que el animal muriera en el agua por la injesta de plásticos, y que fuera desplazada hasta el interior del Amazonas por esa misma crecida de las aguas. Los científicos que defienden esta segunda opción basan su razonamiento en el hecho de que la ballena jorobada haya sido encontrada cubierta parcialmente por arbustos de la zona y por vegetación densa, algo nada común para un animal como este.

Sea como fuere, la ballena se encontró a más de 80 kilómetros de su hábitat natural. Anteriormente, los biológos sí que habían conseguido observar en alguna ocasión a este tipo de mamíferos en la zona cercana a la playa, pero siempre en los meses de julio y agosto, cuando el agua salada del mar es capaz de penetrar en los ríos, lo que lleva a algunas ballenas incluso a alcanzar la desembocadura del río Amazonas. Pero nunca en pleno mes de febrero.

Este tipo de ballenas jorobadas son una de las grandes especies de nuestros mares. Capaces de llegar a medir hasta 16 metros de longitud, se sabe que en esta época suelen recorrer miles de kilómetros hasta los mares plares para alimentarse, para en los meses estivales regresar a aguas más cálidas donde reproducirse. A día de hoy, esta especie se encuentra en peligro de extinción: ahora, queda por descubrir por qué murió este joven especimen.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15