COLOMBIA EN LA ENCRUCIJADA: DOS ARTÍCULOS

Reciente incursión de FARC, ya como “desmovilizados” a Gaitania, Tolima (Foto Periodismo Sin Fronteras

¿NO REVOCAR ACUERDOS FARC-SANTOS?

Por Ricardo Puentes Melo-Peridismo sin fronteras

Mi solidaridad con el presidente Uribe, por toda la persecución que han sufrido él y su familia, sigue también intacta. Pero, no revocar los acuerdos entre Santos y FARC es entregar a la patria como sacrificio expiatorio, es ofrecer nuestras cabezas al enemigo para que, a cambio, se permita la candidatura naranja del amigo y discípulo de Santos

Un insólito trino del ex presidente Álvaro Uribe, sentando la línea central de lo que deberán ser las propuestas del candidato del Centro Democrático, estremeció a todos los seguidores uribistas. A las 8:11 de la mañana de ayer, desde su lecho de convaleciente, trinó: “Centro Democrático no propondrá revocar acuerdos con FARC, pero luchará para introducir los ajustes que taponen el camino castro-chavista.”

Esto significa, ni más ni menos, que el Centro Democrático da su bendición a los acuerdos de La Habana, con algunos ajustes que habría que hacer para “frenar el castro-chavismo”.

El respeto y la admiración que le profeso al presidente Uribe me obligan a decirle que está muy equivocado si piensa que son posibles las “mejoras” a un  polémico trino del ex presidente Álvaro Uribe Vélez respaldando acuerdos FARC-Santos

Acuerdo que, en sí mismo, es una victoria “castro-chavista”. Las mejoras que propuso Uribe, poniendo a Iván Duque a comandar la vocería del NO, arrastrando tras de sí a otros líderes que querían la anulación total del acuerdo, fueron despreciadas y burladas ya por Santos y su equipo. Las reuniones con el gobierno, las tomadas de cafecito a los que se invitaron públicamente, los encuentros a puerta cerrada tuvieron como resultado que se pusiera en ridículo la decisión soberana del pueblo, que votó mayoritariamente para que se derogara TODO el acuerdo con las FARC, no parte del mismo.

Es latoso hablar tanto en primera persona, pero hay que decir que advertí desde hace mucho sobre las maromas que estaba urdiendo el círculo de la “izquierda democrática” del CD que rodea a Uribe con secretismos mentirosos y que se dio a la tarea desde hace mucho, de convencer al presidente Uribe de las bondades de adherirse a los Acuerdos de La Habana. De este círculo de conspiradores marxistas, que se publicitan como uribistas, salieron dos personajes que se reunieron con delegados del ELN, otro que acudió hasta La Habana a ajustar cosas mientras presionaban a Uribe encarcelando a su hermano Santiago.

Lo que hoy anuncia el presidente Álvaro Uribe Vélez, reviste la mayor importancia para el país, y viene lleno de una enorme gravedad que anuncia la entrega total de Colombia a Santos y las FARC. No revocar los acuerdos con FARC es aceptarlos. No revocar los acuerdos con FARC es pisotear la voluntad de la mayoría, que voto NO a los mismos. No revocar los acuerdos con FARC es conseguir precisamente lo que el presidente Uribe promete tratar de evitar: caer en el “castro-chavismo”, porque TODO el acuerdo, de cabo a rabo, está diseñado para allanar el camino a un régimen castrocomunista. No revocar ese acuerdo entre bandidos es, nada más ni nada menos, que avalarlo.

En la nota publicada seguida de su twitter, el presidente Uribe dice que: “El Centro Democrático tiene claro que hay que proteger y dar todas las oportunidades a los guerrilleros de base desmovilizados, además que la protección de las víctimas quedó a medio camino.”

Acá el presidente Uribe da por hecho una desmovilización que aún no ha sucedido, así lo pregone la propaganda oficialista. No hay guerrilleros desmovilizados, señor Presidente Uribe; todos los guerrilleros siguen armados y lo que dicen que son “zonas de concentración” no son otra cosa que la toma armada de diferentes regiones del país.

La “izquierda democrática” del CD está dichosa. Ya salieron a llamar “traidores” a quienes no estemos de acuerdo con la orden de Uribe de acatar los acuerdos de La Habana. El resto, los uribistas incondicionales, los seguidores de la doctrina de seguridad democrática, estupefactos.

La línea que está ordenando Uribe, de avalar el acuerdo FARC Santos, deja por fuera una posible candidatura en el CD de cualquier aspirante que tenga intenciones de revocar la infamia, y también da un portazo en las narices de quienes busquen una alianza o intenten un aval del Centro Democrático.

La “izquierda democrática” está dichosa con el twitter colocado por el presidente Uribe, como respaldo a los acuerdos FARC-Santos

Desconozco las condiciones en las cuales Uribe tomó esta decisión, pero reconozco ahí las mismas manos de quienes apoyan y promueven la candidatura de Iván Duque, quien con renovado ímpetu se desbocó sin riendas en el twitter para pontificar sobre los otros acuerdos con bandidos, los del ELN, sobre los cuales ya dicta cátedra avalándolos pero con ciertas “condiciones” tan volátiles como las que se pregonan para las FARC. Es evidente que Duque quiere tomar la vocería en los diálogos con el ELN, igual que su antiguo jefe y amigo, Juan Manuel Santos, la tomó en los diálogos con las FARC. Un sueño de la Fundación Buen Gobierno (donde ambos conspiraron) hecho realidad.

Yo, aún con todo el respeto y aprecio que siento por Álvaro Uribe, no comparto esa directriz. Es un error garrafal, lo repito, una entrega total a lo que Uribe precisamente quiere evitar, y que llama “castro-chavismo”, que no es otra cosa que el marxismo-maoísmo-leninismo que profesan varios de sus consejeros, los mismos que llevaron a Santos al seno del uribismo, y que luego hicieron lo propio con Duque.

Tengo una profunda admiración por Álvaro Uribe, y agradezco su sacrificio en favor de la Patria. Pero mi deber, por sobre las preferencias personales -ya lo he dicho muchas veces- es con mi país, con los perseguidos, con los soldados que han sido sacrificados, con los exiliados a causa de esta lucha contra lo que hoy el presidente Uribe pide avalar. El holocausto de tantos y tantos compatriotas no puede ser pisoteado ni por arreglos bajo la mesa, ni por claudicación bajo ninguna circunstancia.

No revocar los acuerdos de FARC-Santos es despreciar el sacrificio de nuestros soldados

No revocar los acuerdos de La Habana es claudicar ante el terrorismo. Prometer “mejorar” los acuerdos es un sofisma retórico que nos conducirá al mismo hoyo donde hoy agoniza Venezuela.

Multitud de soldados que defendieron la seguridad democrática del presidente Uribe, quedaron muertos, lisiados de por vida, empobrecidos y tratados como escoria por la misma institución; miles más se pudren en las cárceles por la misma razón, acusados injustamente, con trampas, testigos falsos, y sin apoyo de nadie para pagar abogados ni sostener sus familias. Varios civiles más han salido huyendo del país, perseguidos por apoyar las tesis de Uribe y otros están arrumados en las prisiones, olvidados por aquellos por quienes se sacrificaron.

Mi admiración por Álvaro Uribe sigue incólume, pero como jamás pretendí ser de la camarilla de cortesanos -esos que lo han hecho equivocar en el pasado y ahora- sino que me considero como un fiel guerrero sin salario, seguidor del sueño que nos entregó acerca de una Colombia mejor, hago un llamado para que tanto el presidente Uribe como el CD recapaciten esta directriz.

Mi solidaridad con el presidente Uribe, por toda la persecución que han sufrido él y su familia, sigue también intacta. Pero, no revocar los acuerdos entre Santos y FARC es entregar a la patria como sacrificio expiatorio, es ofrecer nuestras cabezas al enemigo para que, a cambio, se permita la candidatura naranja de quienes, junto a Juan Manuel Santos y desde las mismas entrañas de la Fundación Buen Gobierno, planearon y ejecutaron los acuerdos que el presidente Uribe hoy pide no revocar.

Como guerreros de la causa, como víctimas de las FARC y sus aliados, le rogamos que recapacite, presidente Uribe.

 

MOVILIZACIÓN, NO CAPITULACIÓN ANTE LOS PLANES TOTALITARIOS

La invitación del ex procurador Alejandro Ordóñez (Foto de arriba) a “movilizarnos para derrotar este régimen” llega en buena hora. Toda otra alternativa es ineficaz. La lucha contra los pactos secretos de La Habana no puede ser aplazada hasta mediados de 2018.

Por Eduardo Mackenzie-Periodismo sin fronteras

Por fortuna Alejandro Ordóñez Maldonado ha hecho este llamado: “Colombianos, tenemos que movilizarnos para derrotar este régimen de complicidades y contrataciones obscuras”. El ex Procurador General, quien estima que el presidente Santos viene realizando “un golpe de Estado disfrazado”, se pregunta, con toda razón, si Santos y las Farc “quieren meter en la Constitución el gobierno de transición (y de cogobierno) que exige Timochenko”. La única salida que ve el líder conservador es clara: “Colombianos tenemos que movilizarnos y evitar esa gran atrocidad” (1).

Al hablar así, Alejandro Ordóñez dice lo que ningún líder político colombiano se ha atrevido a decir en estos días tan cruciales para Colombia: hay que movilizar al país entero para frenar al precio que sea la carrera entreguista en la que se empeña, contra viento y marea, el poder ejecutivo y sus minorías aliadas, en beneficio del narco-comunismo.

Alejandro Ordóñez siempre ha pedido revocar los acuerdos de La Habana y respetar la decisión del plebiscito

Gran jurista y posible candidato presidencial de las fuerzas que quieren impedir el colapso de nuestra democracia, Alejandro Ordóñez describió con lucidez la prioridad del momento: la movilización popular en defensa de la patria. Su llamado, muy claramente, llena un vacío y apunta a la superación de la crisis de dirección que existe en el país. Sobre todo, contrasta con las actitudes de ciertos líderes de la oposición parlamentaria, empeñados, desgraciadamente, en mantener a la ciudadanía en una actitud de espectador pasivo.

Ante la obra destructora de Santos no basta la táctica de los comentarios y de las constancias. Tampoco es realista limitarse a preparar una elección presidencial en 2018, perspectiva cada vez más ilusoria ante los asaltos contra el sistema democrático que vive el país.

En su mensaje del 16 de febrero, el exjefe del ministerio público recordó que Juan Manuel Santos y las Farc intentan usar la vía espuria del fast track para “cambiar la Constitución a su antojo, de espaldas a ciudadanos, y con un congreso sometido”, y que con la propuesta oficial de ampliar a cinco años el mandato presidencial esos sectores podrían aplazar las elecciones de 2018.

Las FARC no se han desmovilizado

Por otra parte, la declaración de Alejandro Ordóñez aparece en un momento geopolítico inusual, que ni la oposición, ni la prensa somnolienta, quieren ver: las Farc dicen haber completado el traslado de sus tropas (con armas, municiones, explosivos, finanzas, camiones, lanchas y escudos humanos –los niños-soldados y los niños secuestrados–), a las 31 localidades previstas en el acuerdo de La Habana. Es decir, han reposicionado su dispositivo militar y están construyendo campamentos estables en las “zonas veredales transitorias de normalización”, en la perspectiva de imponer al Estado una nueva relación de fuerzas para avanzar en lo que ellos llaman “la implementación de los acuerdos” cubanos.

Obviamente, el desarme de esas huestes ilegales no está en el orden del día, pues la dinámica de las Farc (y de los frentes “disidentes” de ellas y el Eln) no es renunciar a sus respectivos poderes de hecho (territorial, militar y político), e ir hacia su integración al sistema democrático, sino avanzar, por el contrario, hacia nuevas conquistas en esos tres terrenos y lograr la destrucción del orden establecido. Los jefes del narco-terrorismo lo dicen sin rodeos: no habrá desarme hasta que el gobierno no les garantice a las Farc la impunidad definitiva y total. Cuando consigan eso, inventarán, probablemente, otro pretexto para seguir en pie de guerra.

El ex presidente Uribe promete no revocar acuerdos de La Habana

En ese contexto de alto riesgo, donde emerge, así mismo, el absurdo de que ya hay seis representantes de un movimiento armado interviniendo en la vida parlamentaria colombiana, sin olvidar que, además, las víctimas de las Farc no tendrán ni un vocero en el Senado, Álvaro Uribe Vélez hizo una concesión mayor a las Farc que creó consternación en el país. Este 19 de febrero, el ex presidente dijo: “El Centro Democrático [si gana las elecciones de 2018] no propondrá revocar los acuerdos con las Farc, pero luchará para introducir los ajustes que taponen el camino castro-chavista”.

Lanzado antes de que las Farc hayan siquiera iniciado su desarme, semejante postulado, equivale a desconocer el veredicto ciudadano del 2 de octubre de 2016, cuando los colombianos rechazaron la totalidad de los acuerdos Santos-Farc en el plebiscito. Con tal declaración, Uribe rompe súbitamente la unidad que existía entre los partidarios del NO a los pactos de La Habana y a la ulterior imposición autoritaria de eso por la vía ilegitima del fast track

¿Qué pudo haber impulsado al ex presidente Uribe a hacer tal cambio de línea? ¿Puede alguien dudar que los acuerdos de La Habana tienen un solo objetivo: conducir el país hacia el socialismo castrista? Creer que ese pacto nefasto puede ser benéfico para Colombia si se le hacen unos “ajustes”, es decir unos cambios menores que no rompan su coherencia interna, revela que tal análisis descansa sobre una caracteriza errónea de los pactos Santos-Farc.
Ajeno a estas preocupaciones, el general argentino Javier Pérez Aquino, jefe de los observadores de la ONU, asegura en tono triunfalista que “6 900 combatientes de las Farc” ya han llegado a las 31 veredas de “normalización”. En realidad, la cifra real de eso nadie la conoce, pues los organismos de seguridad colombianos tienen la orden de no intervenir allí ni verificar nada. Es decir, la situación geopolítica del falso “proceso de paz” está en manos de agentes extranjeros, orientados por Cuba.

¿Cómo se podría combatir la consolidación de esa amenaza a la seguridad nacional con tardíos “ajustes” al pacto Farc-Santos que un nuevo presidente de la República podría impulsar jurídica y materialmente sólo después del 7 de agosto de 2018? ¿Es razonable el argumento de que se puede llegar a un acuerdo sobre “ajustes” a los acuerdos de La Habana cuando las Farc ven al CD como su enemigo mortal y tratan de suprimirlo por todos los medios? ¿Los “ajustes” se pactarían con quién? ¿Con gente como alias Carlos Lozada quien dijo hace unos días que en el gobierno entrante “solo estarán las fuerzas que apoyen la implementación del acuerdo” de la Habana?

Las veredas “de normalización” no fueron escogidas al azar: la mayoría de éstas (20 de las 31) están en la parte que va del centro al sur del país, y las 11 restantes están en la parte del centro-norte de Colombia. Si alguien quisiera partir en dos a Colombia no habría escogido mejor la ubicación de esos campamentos. ¿Las Farc posicionan así sus fuerzas para cumplir los viejos planes de alias Alfonso Cano de quedarse un día, al menos, con la mitad sur de Colombia?

Hace apenas ocho semanas, un grupo de 14 juristas, periodistas y militantes políticos lanzaron un manifiesto en el que piden al Centro Democrático organizar un frente republicano contra los acuerdos rechazados en el plebiscito, y decretar la movilización general contra el desmantelamiento del sistema democrático. Dicen allí: “Las manifestaciones, la huelga, los plantones, la ocupación de plazas, universidades, carreteras, son formas de movilizaciones sociales legítimas y necesarias. Hay una dinámica incipiente, un anhelo espontáneo de ir hacia la construcción de grandes manifestaciones en las ciudades, de grandes marchas, con objetivos claros contra el statu quo. Como la exitosa del 2 de abril pasado en la que miles de colombianos gritaron ‘¡Que Santos se vaya!’ y la de este 29 de octubre en defensa del sistema democrático. Pero falta un impulso, una voluntad política, una línea clara y ofensiva del centro político. Sin esa voluntad política Santos avanza sin obstáculos.” (2)

La respuesta del CD fue el silencio. La desmovilización de la población continuó y Santos siguió aprovechándola para imponer más y más aberraciones. El manifiesto decía: “La derrota de los planes totalitarios de las Farc no la lograremos con la sola fuerza de la discusión parlamentaria. Hay que pasar a la acción directa pacífica”. Y agregaba: “La llamada ‘implementación de los acuerdos’ de Santos con las Farc no conocerá el menor obstáculo si el país no se levanta masivamente contra esos planes. Proponer seguir en el mismo modelo de oposición, sin contar con la movilización popular efectiva, es incurrir en un cálculo suicida.”

¿El pre candidato Alejandro Ordoñez está de acuerdo con esa orientación? Eso parece, en principio. Sería muy útil que haya una confirmación. En todo caso, su invitación a “movilizarnos para derrotar este régimen” llega en buena hora. Toda otra alternativa es ineficaz. La lucha contra los pactos secretos de La Habana no puede ser aplazada hasta mediados de 2018.

POR LOS FRENTES DE IBEROAMÉRICA: CHILE, LA DERECHA Y SU ETERNA BÚSQUEDA DE UN RELATO POLÍTICO

En la foto: Reunión de la directiva de “Chile Vamos”

Por,  Marcela Jiménez- El Mostrador

“Dos de cada tres chilenos dicen que vamos por mal camino. Pero ¿significa eso que nos ven a nosotros como la alternativa? Creo que no. Y es porque no les hemos dicho a los chilenos cuál es nuestro ‘para qué’, esa motivación o relato de país al cual después siguen las políticas públicas (…). Como nos deja claro la Nueva Mayoría, no basta con ganar una elección, sino que hay que poder gobernar. Para ello se necesitan buenas ideas programáticas, pero sobre todo, una legitimidad en las convicciones y orientación del progreso. Es una respuesta sobre lo justo y lo bueno; una respuesta política”, reza parte de la carta que publicó el miércoles 15 de febrero, en La Tercera, el diputado UDI, Jaime Belollio, que refleja un debate instalado y permanente en la derecha, pero que en casi ocho años no ha logrado llegar aún a buen puerto: encontrar un relato político, ese que da sentido y norte a las coaliciones y los gobiernos, que aglutina sus valores y su razón de ser más allá del eslogan, el marketing, las frases hechas para la televisión y el poder por el poder.

Ya en junio de 2009, el entonces senador de la UDI, Pablo Longueira, puso el acento en el verdadero talón de Aquiles de la derecha: su falta de relato político.

En esos días, en plena campaña presidencial, también con Sebastián Piñera (foto de la izquierda) como principal carta para llegar a La Moneda, el líder gremialista advirtió que hasta ese momento no se había construido “un mensaje frente a la ciudadanía” en aquellos temas como pobreza, empleo y delincuencia, que no existía una idea central de fondo.

Han pasado ocho años desde aquello y sigue siendo un debate actual en la oposición, más aún con el último intento que desplegó el sector para saldar esa deuda, el documento “Manifiesto por la República y el buen Gobierno. Una invitación a pensar”, que lanzaron los senadores Andrés Allamand (RN) y Hernán Larraín (Udi), apoyados por los académicos Hugo Herrera, Pablo Ortúzar, Joaquín García-Huidobro y el ex Contralor General, Ramiro Mendoza.

El texto no es un compilado más de propuestas ni una batería de medidas efectistas, sino que plantea una serie de principios que sirvan de guía para el despliegue eficaz de un gobierno: reivindica el concepto de República como el “destino común”, defiende la visión de un Estado subsidiario fuerte –que no es sinónimo de más grande–, libre de las cuotas de los partidos, como también defiende “sin ambigüedades” que la ganancia económica es legítima y justa si se obtiene “en un marco legal y ético”, abogando por una economía que excluya las prácticas contrarias a la libre competencia.

El documento además aborda la inmigración “como un elemento constitutivo de la sociedad chilena”, admite que “las grandes desigualdades constituyen un problema político de primera magnitud” y sentencia que “no hay conciencia del largo y doloroso proceso histórico que está detrás de nuestras instituciones democráticas y con gran frivolidad se pretende reemplazarlas por la espontaneidad de los movimientos sociales”.

“La derecha está caminando en círculos hace ocho años”, reconoce un alto ex asesor de La Moneda durante los cuatro años que gobernó Piñera y advierte que la razón de fondo para que consecutivamente fracasen todos los intentos por construir ese relato político-económico-social es que hay exceso de “caciques en la derecha, pocos intelectuales reales y nadie dispuesto a seguir los esfuerzos de otros”.

Piñera ya regresa de sus vacaciones, debe cumplir con el rito de anunciar públicamente lo que todos saben, que es el candidato de la derecha para las presidenciales de este año, pero junto con eso debe dar señales concretas sobre si este documento es solo otro fracaso o se transforma en la base de su relato.

Intentos fallidos

Cuando Longueira puso el tema el 2009 nadie lo secundó. En junio del año siguiente, con la derecha ya instalada en La Moneda, volvió a insistir públicamente –en una entrevista en revista Cosas– en la ausencia del relato y los peligros que eso representa, casi proféticamente con lo que sucedió en los años siguientes, para la proyección del sector: “Ganamos porque durante los últimos 25 años hemos trabajado duramente. Ganamos porque logramos que la gente nos diera una oportunidad. Pero que no se nos olvide que esos son votos prestados. O sea, triunfamos con votos que no son intelectualmente nuestros. Por tanto, si no somos capaces de convertir en nuestros esos votos, esto puede ser una aventura (…). Aquí había que construir –desde el minuto uno– la proyección de la centroderecha para que la gente entienda que esta es una posta; que estamos construyendo un proyecto de país que supera ampliamente estos cuatro años. Los períodos presidenciales son cortos. Por eso, siento que requerimos urgentemente tener un proyecto con contenido, con cuento, con mensajes, con épica. De lo contrario, será un paréntesis”. Dicho y hecho.

Desde Chile Vamos reconocen que la génesis de este debate por el relato parte con Longueira efectivamente, pero precisamente por la preocupación del gremialismo y de una parte de RN por los sacrificios en el ADN político de la derecha para ganar efectivamente el poder.

En la propia derecha reconocen que el diagnóstico que hacen en el sector es el correcto, que ese nunca ha sido el problema, saben que no tienen un relato político y que el pragmatismo les gana siempre, que están sumidos en una suerte de parálisis, que los partidos se pierden habitualmente en la “cuña fácil”, la manía por la encuesta semanal y no se trabaja eficientemente en llevar dicho diagnóstico al papel.

En estos años se han mantenido diversos esfuerzos por encontrar ese relato perdido: en junio de 2015 se realizó el seminario “Pensar la centro derecha”, convocado por Allamand y el diputado Bellolio, para discutir “qué creemos y qué vamos a proponerle a Chile”, cita a la que también asistieron los parlamentarios Juan Antonio Coloma (UDI), Alberto Espina (RN), Patricio Melero (UDI), Nicolás Monckeberg (RN) y Felipe Kast (Evópoli) y Andrés Cahdwick, el hombre de confianza de Piñera.

Luego, en otro seminario, en agosto de 2015, se reunieron los centros de pensamiento de la oposición, el Instituto Libertad y Desarrollo (LyD), de la UDI, el Instituto Libertad (RN), la Fundación Avanza Chile, de Piñera, y la Fundación Jaime Guzmán, y solo dos meses después, la historiadora Lucía Santa Cruz convocó a jóvenes e intelectuales de la derecha para iniciar una reflexión sistemática de ideas. En el ínterin, la derecha dejó de ser la Alianza y pasó a ser Chile Vamos, mientras los entonces timoneles de la UDI, Ernesto Silva, y de RN, Cristián Monckeberg, (foto) hablaban de sentar las bases de una nueva coalición.

En la propia derecha reconocen que el diagnóstico que hacen en el sector es el correcto, que ese nunca ha sido el problema, saben que no tienen un relato político y que el pragmatismo les gana siempre, que están sumidos en una suerte de parálisis, que los partidos se pierden habitualmente en la “cuña fácil”, la manía por la encuesta semanal y no se trabaja eficientemente en llevar dicho diagnóstico al papel.

Desde RN agregaron que no son pocos los que ven con preocupación este escenario, porque saben que en el fondo esta ausencia de relato, por ahora, le acomoda a Piñera, porque es el amo y señor del sector sin liderazgo de contrapeso, pero, ante la posibilidad de ganar el poder nuevamente, el escenario se pone delicado. “Gobernar sin relato es muy difícil, muy complejo, ya nos pasó y eso, sumado a un alto descontento ciudadano con las instituciones, pone todo cuesta arriba, pero hay muchos que prefieren gobernar aunque sea sobre las ruinas”, advirtió un ex colaborador de la administración piñerista.

EL PROGRESISMO, ENFERMEDAD TERMINAL DEL IZQUIERDISMO- (V)- 2017: el genio populista se encuentra fuera de la botella. Las clases populares en Europa y América dan la espalda a los partidos

Por, Rodrigo Agulló- El Manifiesto-España

  1. Progresismo y cultura de masa

  “La sociedad de masas (…) no quiere cultura, sino ocio (entertainement). El resultado no es una cultura de masa (…) sino un ocio de masas, que se alimenta de los objetos culturales del mundo (…). La actitud del consumo implica la ruina de todo lo que toca.

HANNA ARENDT,
Between past and future.

Lejos de asistir a la democratización de la cultura, parece que somos más bien los testigos de su asimilación total a las exigencias del Mercado.”

CHRISTOPHER LASCH, (foto de la izquierda)
Mass Culture Reconsidered

La tiranía más efectiva no es la que mantiene el control a través de la coerción, sino la que inocula en la mente de los súbditos el amor por la misma, junto con la idea de que no hay un exterior al sistema. Ésta es la gran lección de Orwell en “1984”, una lección en base a la cual cabe afirmar que la fabricación de consenso social a través de la cultura de masa generada por el hiper-capitalismo no deja de tener ribetes orwellianos. La denuncia de esta cultura de masa, esto es, de la “nueva barbarie” generada en un proceso de embrutecimiento cultural a escala industrial, cuenta ya con una abundante literatura a ambos lados del Atlántico. Una literatura crítica que, en gran parte, procede de autores que todavía se reclaman de una izquierda anclada en el viejo sueño humanista e ilustrado, o de aquél socialismo cuyo ideal de emancipación no se limitaba a la mera redistribución de las riquezas, sino también a la del conocimiento y la cultura.

En todo ello se advierte la impronta pionera de y de su disección de la Cultura del narcisismo, enfoque que estos autores desarrollan para integrar nuevos análisis sobre la globalización, la sociedad del hiper-consumo y la cultura de la post-modernidad.

¿Qué es la posmodernidad? La definición más sintética, y que a su vez nos permite sortear un debate interminable, es la que identifica la post-modernidad con el fin de las metanarrativas o “grandes relatos”: aquéllos que ofrecían una interpretación integrada y coherente de la realidad, y consecuentemente pautaban la actitud de los hombres frente a la misma. Reducidos a escombros los discursos grandilocuentes y mesiánicos —religiones, patriotismo, marxismo— el hombre posmoderno, a solas consigo mismo, navega entre los fragmentos de una maraña infinita de pequeños relatos, que conforman el tejido de su vida cotidiana. En una interpretación optimista, los hombres se encuentran, por primera vez en su historia, ante la oportunidad de acceder a su realización personal en un contexto plenamente pluralista. Pero existen otras lecturas de la condición posmoderna.[1]

Para el filósofo francés Dany-Robert Dufour, la idea de que el sujeto individual haya podido salir indemne de esa debacle de los “grandes significantes” constituye la mayor patraña de los filósofos posmodernistas. Según Dufour, lo que la post-modernidad ha operado ante nuestros ojos es, únicamente, una sustitución de metanarrativas: aquellas que reposaban sobre visiones trascendentes, han dejado paso al relato fundador del pensamiento liberal. Y éste reposa sobre un credo: “liberadme de todo lo que me aliena (las instituciones, la cultura, la civilización, la lengua, los significantes, la paternidad, el saber, los poderes etc etc) y ya veréis lo que vais a ver”.[2] En este sentido, el adjetivo “liberal” designa la condición del hombre “liberado” de toda vinculación a los valores.Y es precisamente aquí donde se revela, en todo su esplendor, el papel desempeñado por la izquierda. Las cruzadas a favor de la liberación de las “prisiones” institucionales —en la línea de Foucault y demás teóricos de la izquierda libertaria— sólo han contribuido a despejar el camino del capitalismo, al desacreditar todo aquello que, por derivar de una dimensión trascendente —valores morales, culturales, religiosos— no tiene una conversión directa en forma de mercancías o servicios.

En realidad, el régimen de capitalismo absoluto sólo puede erigirse sobre un proceso de des-simbolización total de la sociedad. Éste es un concepto clave para comprender la esencia del nuevo espíritu del capitalismo. Dany-Robert Dufour define la des-simbolización como el proceso tendente a eliminar de los intercambios sociales todo aquello que los excede y los fundamenta. Es decir, aquellas reglas que a su vez reenvían a los “valores” que normalmente emanan de una cultura: principios morales, cánones estéticos o modelos de virtud.[3] Un símbolo es un mediador entre lo visible y lo invisible. Y tiene siempre un carácter instituyente: conforma un cosmos a partir de un caos. El símbolo es forma, orden y jerarquía. Como realidad cultural, el símbolo reposa en gran medida sobre lo arbitrario, y en consecuencia sobre la violencia: la violencia simbólica. Una violencia necesaria, puesto que de lo que se trata es de someter a los hombres a la ley de la humanidad, esto es, a la cultura.

Sin embargo, la post-modernidad es la era del movimiento, de lo precario, de lo fluido. Según el término acuñado por su más emblemático sociólogo, Zygmunt Baumann, la post-modernidad es “líquida”, en contraposición a la “solidez” de los tiempos modernos. Es el imperio de lo efímero, un imperio en el que no hay lugar para la forma, el orden ni la jerarquía. Se trata de una sociedad atomizada, de “partículas elementales” sin lealtades ni vínculos permanentes, de individuos cuya banalidad existencial se canaliza a través del consumo compulsivo. En este escenario, está claro que nada puede quedar a salvo del merchandising.[4]

El objetivo a abatir son por lo tanto todos aquellos referentes culturales e identitarios que, por derivar de un universo de valores ajenos al Mercado, serían susceptibles de presentar resistencia a las embestidas publicitarias. La cultura del “68” puso de moda el término “desmitificación”, que va a la par con los de des-institucionalización y desregulación (concepto neoliberal donde los haya). Se trata, en palabras de Jean-Claude Michéa, del “desmontaje de todas las construcciones normativas construidas en referencia explícita a una “ley simbólica”, en provecho de los dispositivos “axiológicamente neutros” del Mercado y del Derecho”.[5] El programa liberal-libertario se resume en la destrucción sistemática de las que Foucault calificaba como “sociedades disciplinarias”. Y ello, para dejar paso a la cultura de masas del capitalismo total: una “cultura” a-histórica y desarraigada, fluida y perecedera. Es la cultura de la fusión y la transparencia, del reciclaje y del “collage”. Una cultura “liberada” del peso simbólico de la identidad. Un programa en el que el neoliberalismo y la nueva izquierda coinciden plenamente: la des-simbolización mercantilista del mundo.

El objetivo de ese proceso de des-simbolización es la creación de un individuo “flotante”, maleable y a-crítico. La pérdida de todos los puntos de referencia que confieren un sentido a la vida resulta así en un individuo completamente abierto a todos los estímulos del Mercado: el perfecto consumidor. Pero el advenimiento de este sujeto posmoderno no es el resultado de un fenómeno espontáneo, sino de su fabricación en serie por el sistema. Y ello a través de dos de sus instituciones mayores: la escuela y la televisión.

En ningún otro ámbito ha sido más evidente el papel de la izquierda como palafrenero del capitalismo que en la conversión de la escuela en una gigantesca guardería para los ejércitos de reserva de consumidores. Y ello, al tiempo que lo más granado del sistema educativo se orienta a la fabricación de soldados para las guerras económicas del futuro, al dictado de los requerimientos del Capital. Un resultado final que, paradójicamente, no puede ser más anti-igualitario. La acción de la izquierda sobre la educación ha sido especialmente funesta, debido, en primer término, a la traslación de las teorías libertarias del movimiento post-sesentayocho a una “nueva pedagogía” cuya aplicación ha tenido resultados desoladores. Esta nueva pedagogía (originada en la estela del movimiento contracultural en el otro lado del Atlántico) recibió en Europa el aporte y el empaque teóricos de los grandes gurús de la izquierda libertaria (Foucault, Deleuze, Bordieu), en una perspectiva “antiautoritaria” que partía de la fórmula que identificaba la escuela con la prisión. Desde este enfoque “liberador”, pueden explicarse los desvaríos de la institución educativa a lo largo de las cuatro últimas décadas: un período en el que unos poderes públicos culturalmente de izquierdas han puesto en marcha un sistema en el que la pérdida de la disciplina corre pareja a la pérdida de la educación. Lo sucedido en la institución educativa es un ejemplo “de manual” sobre la capacidad del neoliberalismo para integrar en su provecho los esquemas libertarios de los años 60. Lo que se ha operado es la sustitución del modelo secular europeo-occidental de educación, basado en la distancia generacional, en la disciplina y en el esfuerzo, por un modelo ultraliberal que ha extendido la “democracia” a la escuela.

En el mundo post-moderno, el esfuerzo y el mérito personales se ven desincentivados, para evitar “traumas”. El alumno no debe tanto superarse como distraerse. La autoridad del profesor deja paso a la “participación” del alumno. La transmisión del saber cede ante la “comunicación”, según el modelo del “talk show” televisivo. Un enfoque “interactivo”, acorde con el dogma de la “autonomía del niño”, que destruye la relación profesor-alumno y que explica, entre otras cosas, la creciente violencia en la Escuela.[6] En realidad, ya no se trata tanto de alumnos como de “jóvenes”. La ausencia de la formación del carácter y de valores comunitarios se suplirá —eso sí— por la moralina del sistema: la educación para la ciudadanía. Un “caldo conceptual —en palabras de J- C Michéa— tanto más fácil de extender en cuanto no hará, en suma, más que redoblar el discurso dominante de los medias y del show-biz”. Está claro que, para el consumidor-modelo del futuro, lo cretino no quita lo políticamente correcto.

Lo que en el fondo está en juego es la capacidad de elaboración de un discurso crítico, una capacidad que necesariamente debe apoyarse sobre puntos de referencia trascendentes: aquellos que trascienden las pulsiones inmediatas del sujeto, y cuya posesión marca la transición de la infancia a la madurez. Pero está visto que el capitalismo nos infantiliza. Y el mercado nos proporciona los kits adecuados para satisfacer nuestras pulsiones infantiles. La des-simbolización y la pérdida de sentido aplicada a la Escuela han resultado en lo que J-C Michea denomina “la Escuela del Capitalismo total”: una fábrica de analfabetos funcionales y de descerebrados consumidores de “marcas”. Quince siglos de tradición educativa en occidente arrojados por la borda, a la mayor gloria del deconstructivismo pedagógico de la neoburguesía “progre”.[7]

Al lado de la escuela, hemos mencionado a la televisión como otro instrumento privilegiado de lobotomización al servicio del sistema. A través del audiovisual, el Mercado sustituye a las familias como medio de transmisión cultural. Para pasar el mensaje de la cultura de masas del capitalismo, lógicamente.

La cultura de masas del capitalismo. Para definirla, nada mejor que recurrir a un término generado en el seno de su propia clase dirigente: el tittytainement. Éste término —que ha sido traducido al español como “entetanimiento”— fue acuñado por Zbigniew Brzezinski (foto) en una reunión de líderes políticos y económicos mantenida en San Francisco en 1995. Sirve para designar a un “cocktail” de entretenimiento vulgar y embrutecedor, de bazofia intelectual, de propaganda y de elementos psicológicamente nutritivos que se suministra a la población frustrada del planeta, para mantenerla sumisa y de buen humor. La mencionada reunión en San Francisco asumió un presupuesto de trabajo tan cínico como franco: en el siglo venidero, el 20% de la población total del planeta bastará para mantener todala actividad de la economía mundial. ¿Cómo asegurar la gobernabilidad del 80% económicamente superfluo? La propuesta que se impuso como más razonable al término del debate fue la proporcionada por Brzezinski: tittytainement.[8]

Este dato ofrece más de una pista sobre el porqué del flujo ininterrumpido de basura que mana de los televisores (flujo multiplicado hasta el infinito a partir de la relegación de las cadenas públicas por las privadas) y sobre el carácter ramplón y deleznable de buena parte de los productos de la cultura de masas y de la sociedad del espectáculo. Y permite también poner en su contexto otros fenómenos asociados, tales como la creciente combinación de altos niveles de renta per capita con un descenso general de la educación y de las formas tradicionales de cortesía, o el descenso de la capacidad expresiva y empobrecimiento linguístico de amplios sectores de la población.

Nada más lejos del espíritu del sistema que una mirada condescendiente sobre los productos degenerados del “entretenimiento”. Ello revelaría una actitud elitista, un crimen contra la corrección política. El liberalismo libertario, al igual que en la escuela, aplica la lógica “democrática” a la cultura, con la consiguiente evacuación de todo ideal de excelencia. Desde el graffiti urbano hasta las catedrales góticas, hoy en día todo es cultura. Se trata de algo sobre lo que ya alertó en su día Hanna Arendt, y que Dany-Robert Dufour denuncia como la solución para enmascarar la desaparición de la cultura: el llamar “cultura” a todo lo que no lo es. La cultura se reduce a cuestión de marketing y envoltorio, performance y espectáculo. “Atomizada, pulverizada, reventada, explosionada, la cultura no deja de llover en forma de cotillones y confetis”.[9]

(Continuará)

LOS ZAPATOS DE MARTÍ. ZAPATERO A TUS ZAPATOS.

Por, Esteban Fernandez

Las personas que escribimos sabemos lo que es desvirtuar un escrito. Y debemos tener mucho cuidado y evitar darle ala a los desvirtuadores. Sobre todo cuando se escribe en un fórum abierto donde el lector tiene el chance para comentar y desvirtuar.

¿Qué es eso? Pongamos un ejemplo: El escritor lanza un bello ensayo sobre el José Martí. El escrito lleva cinco cuartillas realizado con una belleza literaria increíble. Recibe aclamación total. ¿Total? No, porque ahora vienen los demoledores y desvirtuadores de escritos.

Porque en una línea en el décimo cuarto párrafo pone “El Apóstol andaba por las calle de New York con las suelas de los zapatos rotas”…

Ahí sale un desvirtuador a ignorar completamente todo lo bellamente escrito y dice: “Mire, yo soy zapatero, y les garantizo que las medias suelas en ese momento sólo costaban 25 centavos”… Otro responde: “Bueno, pero Martí no se iba a gastar 25 centavos dedicados a la liberación de Cuba en arreglar sus zapatos”

Un brillante disertante dice: “Ahí hubo un tremendo fallo en el escrito porque el autor no explica la marca de los zapatos” Y otro riposta: “¿Cuántos pares de zapatos tenía el Apóstol en ese tiempo?” “Felipito” contesta: “Chico, no hables basura que en ese tiempo todavía no era Apóstol de nada”

“Pelayo” de West Palm Beach escribe: “Por favor, lo importante no era la cantidad de zapatos sino la calidad”. Otro lector opina: “Pues de ahora en lo adelante voy a fijarme bien en las fotos y observar detalladamente los zapatos de Martí”…

“Mario” desde Santa Ana, California, sostiene vehementemente: “Si se hubiera comprado unos “rompe rocas” no hubiera tenido ese problema” y otro que se hace llamar “Anónimo de Santa Clara” dice: “No me explico el motivo por el cual cuando estuvo en Tampa los tabaqueros no le regalaron unos buenos mocasines”… Y añade “Pero me consta que siempre los llevaba brilloso y muy bien lustrados”.

“Felipe” desde North Hollywood comenta: “Yo leí en una historia de Ramiro Guerra que su amigo Fermín Valdés Domínguez le regaló unas sandalias magnificas”… Uno le responde: “¿Tú estás seguro? porque en esa época no había sandalias”

“Oh, como no, las sandalias fueron inventadas en el año 1800 por el pinareño Sandalio Pérez?” “Bueno, no creo que Martí se hubiera puesto unos sandalias, esa es la verdad”… “Perico” desde Hialeah pregunta: ¿Alguien más documentado que yo me puede decir si los zapatos rotos eran negros o carmelita?

Y entonces es cuando el 90 por ciento de los lectores llegan a la conclusión de que “No hay dudas, queda comprobado que el autor no aclaró bien las cosas, es un comemierda”…

Mientras, el escritor -y eso nos ha pasado a todos los que emborronamos cuartillas- comprende su grave error y piensa que la próxima vez que escriba sobre Martí debe asesorarse con “Neno” el zapatero remendón de la calle Soparda.

“TRUMP HA HECHO MÁS EN UN MES QUE OBAMA EN OCHO AÑOS”

En la foto: John Regis

Por, Luis Romero.- Alerta Digital

El empresario John Regis, amigo íntimo y miembro del equipo de campaña de Donald Trump, ha destacado que el nuevo mandatario norteamericano ha impulsado en menos de un mes más medidas orientadas a devolver a Estados Unidos su perdida grandeza que su predecesor Barack Obama durante sus ocho años de mandato. “Trump heredó un desastre”, señaló Regis en alusión al gobierno de Barack Obama, y consideró que ningún otro presidente hizo tanto “en tan poco tiempo”.

Entre sus principales críticas a la anterior Administración, apuntó las relacionadas con las políticas comerciales y migratorias.

En esa línea, remarcó la necesidad de generar más puestos de trabajo, para lo que prometió una “histórica reforma fiscal” y “poner fin al sangrado de puestos de trabajo”.

Con relación a su política migratoria, John Regis defendió el veto que rechazó la Corte y adelantó que la próxima semana será presentado un nuevo decreto contra los indocumentados en Estados Unidos.

También defendió la construcción de un muro en la frontera con México. “Trump ya ha dicho que será grandioso y que el precio bajará”.

Por otra parte, Regis negó que el mandatario norteamericano tenga como representante en España a un “hombre mayor” que se pasea por algunos platós de televisión defendiendo “ridículamente” la labor del líder estadounidense. “Dudo que el señor Trump conozca a este señor, que no jugó ningún rol en la campaña de nuestro presidente. De hecho yo tampoco lo conocía hasta que alguien me apuntó su nombre para que lo mencionara en una entrevista con una cadena televisiva española. Quería que le agradeciera su colaboración con nuestra campaña electoral. Por ello es preciso aclarar que el único representante y portavoz de la ‘administración Trump’ en España será el próximo embajador”, subrayó rotundo.

Por último, Regis expresó su deseo de viajar próximamente a España y conocer de primera mano los problemas económicos y migratorios del país.

DE LOS ARCHIVOS DE NUEVO ACCIÓN: UNA INVITACIÓN Y LAS RAZONES DEL RECHAZO

LA INVITACIÓN:

—– Original Message —–
From: “Julio Lastra” <lastrajulio@gmail.com>
To: <aldorosado1@bellsouth.net>
Sent: Saturday, February 19, 2011 9:51 AM
Subject: Invitación Maria Elvira Mega TV

Estimado Aldo Rosado:
Soy Julio Lastra, productor del María Elvira en el Canal 22
Le queremos invitar el próximo lunes 21 de Febrero a nuestro programa.
Por favor, déjeme saber lo antes posible su disponibilidad.
Llameme a mi cel XXX-XXX-XXXX
Saludos Cordiales
Julio Lastra

LA RESPUESTA:

Estimado Julio:Tengo un gran concepto de tí, por amigos comunes que me han hablado de ti, por lo que te aclaro que esto no es nada personal.

Sucede que soy una persona muy apegada a mis principios, y creo que para que los demás lo respeten a uno, tiene uno que comenzar por respetarse a sí mismo.

Te explico:

Hace unas semanas yo comencé en mi página Web Nuevo Acción, que ya conoces, una campaña contra la Mega TV, por las ofensivas películas de propaganda del ICAIC que han estado pasando en el programa MegaCine, en las que se nos denigraba a los que combatimos a la tiranía con las armas en la mano y participamos en misiones de aprovisionamiento a los que luchaban en los campos de Cuba contra el castrismo y realizamos ataques desde el exterior contra objetivos de la tiranía, llamándonos mercenarios, piratas, esbirros y asesinos y presentando a los milicianos, soldados y guadafronteras de la tiranía como los buenos y los patriotas; y además se calumniaba a los alzados del Escambray y a los patriotas de la Brigada 2506.

En esa oportunidad emplacé públicamente al dueño de la MegaTV, Raúl Alarcón o a quien esté a cargo de la Mega, a decirnos quienes eran los productores de ese programa, y a divulgar quien escogía las películas que se presentaban en el mismo y a ofrecerles excusas  públicas a los dignos combatientes anticastristas y luchadores por la libertad.

Nuestro llamado cayó en oídos sordos y nadie de la Mega se dignó  nunca en contestar a nuestro pedido.

Ante esta situación, te reitero por escrito lo que ya le expresé telefónicamente esta tarde a la propia María Elvira, cuando tuvo la amabilidad de llamarme para repetir la invitación a su programa “María Elvira Live”: No participaré en ningún programa de la Mega, mientras la gerencia de la estación, no aclare lo que le pedimos y se excuse con los dignos combatientes del exilio y de Cuba, que todo lo dieron para tratar de evitarles a los cubanos tantos sufrimientos.

Espero que tanto María Elvira, como tú, entiendan mi actitud, ya que llamé a un boicot a la Mega y no voy a abandonar mis principios por comparecer ante las cámaras. Sé que muchos otros lo hacen y se vuelven locos por unos minutos de fama, pero yo ya estoy de vuelta de todos los caminos y no es eso lo que busco.

Les reitero a ambos mi gratitud por la invitación.

Saludos y afectos

Aldo Rosado-Tuero

PS-No se preocupen, tampoco iré con la competencia.

(Publicado en la edición del 20 de febrero del 2011)

5MENTARIOS: DOS NOTICIAS DEL MISMO DÍA

Prensa de Miami y de la tiranía castrista: “El Gobierno cubano ha anunciado que venderá un “módulo” de electrodomésticos y bienes del hogar a los damnificados por el huracán Matthew, especialmente los de los municipios guantanameros de Maisí y Baracoa.”

Prensa oficialista del raulato: “Según lista el periódico Juventud Rebelde, a las familias cuyas viviendas se derrumbaron o quedaron sin techo al paso del evento meteorológico les será reservada la adquisición de colchones de espuma tamaño personal y camero, con precios entre 120 y 220 pesos cubanos.”

 Prensa Internacional: “La pasada semana, el Programa de las Naciones Unidas para el desarrollo destinó un cargamento gratuito de 6 000 colchones para los damnificados por el paso de Matthew.”

LOS FRUTOS DE LA TIERRA: DOS NUEVAS ADICIONES AL HUERTO DE MIA ISABELA

Una mata de naranja Valencia (foto de encima de estos renglones) y otra de limones amarillos (foto debajo de estos renglones) (ambas debidamente injertadas y florecidas) fueron plantadas en el huerto de mi biznieta Mia Isabela, 

Una nota de Aldo Rosado-Tuero

Como humano y persona normal que soy decidí aprovechar el fin de semana feriado por el Día de los Presidentes, para cerrar Nuevo Acción, por dos días y dedicarlos entero a disfrutar con mi familia.

En la foto de arriba, el viejo y cansado “campesino”, recibe la ayuda y la burla del nieto que acude en su ayuda para preparar el terreno y abrir los hoyos en que se sembraron ambas plantas. En la de abajo, Aldo René “Macho” Rosado, asume la responsabilidad y termina el trabajo.

Como uno de mis pasatiempos favoritos es El Huerto de Mia Isabela. del que los lectores habituales de Nuevo Acción conocen por las múltiples entregas de Frutos de la Tierra, el sábado en la tarde, me disfracé de “viejo campesino” y con la ayuda de mi esposa Lidia y de mi nieto mayor Aldo René “Macho” Rosado, adicioné dos nuevos árboles frutales al Huerto.

Como siempre he aconsejado en estas notas, insisto en la enorme ventaja que significa dedicar cualquier pedazo de terreno a plantar árboles frutales o vegetales, para disfrute de toda la familia.

EL PROGRESISMO, ENFERMEDAD TERMINAL DEL IZQUIERDISMO- (IV)- 2017: el genio populista se encuentra fuera de la botella. Las clases populares en Europa y América dan la espalda a los partidos

Por, Rodrigo Agulló- El Manifiesto-España

 A nuestro modo de ver, el criterio que hasta ahora podía definir a la izquierda es otro, aquél que la identifica por el sustrato social que la conformó durante más de un siglo como resistencia efectiva al orden capitalista: su carácter de clase, su identificación con el movimiento obrero. Pero lo cierto es que hace ya tiempo que la izquierda europea evacuó ese elemento distintivo esencial.

La “nueva izquierda” heredera del sesentayocho hace tiempo que se alejó de esos valores de clase. En realidad, se trata de otra cosa que tiene poco que ver con el movimiento obrero como tal, y mucho menos con el marxismo. Para comprender su esencia, conviene recordar que Mayo de 1968 vino precedido del movimiento contracultural y de la agitación estudiantil en las universidades norteamericanas. En realidad, se trata de una izquierda culturalmente americanizada. Basta con repasar sus contenidos esenciales –feminismo radical, multiculturalismo, cuotas raciales y sexuales, discurso sobre los “géneros”, inmigracionismo, corrección política– para verificar que se trata de fenómenos en curso en los Estados Unidos, con al menos una década de anterioridad a Europa. Estas importaciones teóricas fueron a su vez recicladas en Europa con los aportes de una izquierda universitaria, elitista y libertaria. El resultado final ha sido el progresismo: una ideología de sustitución, en la que la lucha contra el capitalismo deja el paso a la lucha “contra el racismo, la intolerancia y todas las formas de exclusión”.[14]

¿Cuál es entonces la diferencia, en términos operativos, entre la derecha y la izquierda? Se trata de una diferencia fundamentalmente cultural. En contraste con la cultura de derecha, la “cultura” de la izquierda post-marxista asume sin ambages y hasta sus últimas consecuencias el proyecto del “nuevo hombre” de la globalización y del hiper-capitalismo. Multiculturalismo, tabla rasa del pasado, emancipación individual, y “liberación” de las pulsiones…que el Mercado se encargará de satisfacer. Y junto a ello, el “antifascismo” como recurso omnipresente. El “antifascismo” y su invocación ritual cumplen una función clave: proporcionar un enemigo para mantener el simulacro de que hay una “lucha”. La izquierda, como suprema encarnación del Bien, requiere una suprema encarnación del Mal. A estos efectos, que el fascismo como tal no exista, es lo de menos. Además, este expediente permite enlazar –aunque solo sea sentimentalmente– con los tiempos heroicos de la vieja izquierda: aquellos en los que ser antifascista sí comportaba riesgos.

La retórica de la izquierda “progresista” se instala en cómodas victorias retrospectivas sobre los enemigos de antaño. El recurso a un pasado que no pasa –la memoria histórica– le permite afianzar su superioridad moral, y alimentar la adhesión sentimental de los fieles. Como señala Jean-Claude Michéa (foto de arriba a la izquierda), sólo manteniendo la presencia imaginaria de una realidad desaparecida puede la izquierda conservar su razón de ser –y por lo tanto sus electores. Así se organiza el mito de “las fuerzas del pasado”: es preciso que el militante socialista crea en fantasmas, para que su presente colaboración en la mercantilización del mundo sea sostenida por el prestigio de sus combates pasados.[15]

El cuadro se completa con la coexistencia marginal de las izquierdas extremas o “antisistema”. Ahora bien, las soflamas radicales no forman parte más que de un juego de rol dentro de las cabezas de algunos agentes –por lo demás perfectamente integrados por el sistema. El discurso de la “revolución” termina así por desembocar en un marketing para aventuras turísticas con “justicia social” y solidaridad hacia causas exóticas. En nuestras sociedades, el sino de los extremismos –de uno u otro signo– consiste en vegetar dentro de parques temáticos para adolescentes.

En este marco, no resulta extraño que la izquierda no tenga nada original que proponer –más allá de parches o de banalidades sentimentales– sobre fenómenos como las deslocalizaciones, la precarización del trabajo, el deterioro de los servicios sociales o la globalización.[16]La izquierda es filosóficamente más coherente con el capitalismo. Ésa es la realidad que subyace bajo los debates entre socialistas y liberales, y bajo la superficie del análisis político al uso. Ésa es la realidad que los fieles votantes no ven o prefieren no ver. Como mucho, se trata de querellas de familia. La izquierda, principal abonada al dogma del Progreso originado en la filosofía de las luces, está mucho mejor equipada que la derecha para llevarlo hasta sus últimas consecuencias, porque carece de las cortapisas culturales de ésta. La izquierda actual no es sino la versión libertaria del liberalismo. En expresión de Jean Claude Michéa, es “la máquina política legitimadora, en nombre del “progreso” y de la “modernización”, de todas las fugas hacia adelante de la civilización liberal.”[17]

[1] Para un análisis de las corrientes de “tercera vía” nacidas de la fusión entre el socialismo y el nacionalismo, y su papel en los orígenes intelectuales del fascismo, la obra esencial es: Zeev Sternhell Neither Right nor Left: fascist ideology in France. Princeton Paperback, 1996.

[2] Marcel Gauchet, « L’opposition est plutôt de l’ordre de l’affect ». Entrevista en Philosophie Magazine n.º 6, Febrero 2007, p. 37.

[3] Christopher Lasch (1932, Omaha, Nebraska –1994, Nueva York). Historiador de formación, profesor en las Universidades de Iowa y Rochester. Principales obras: The Culture of Narcissism (1979). The Minimal Self: Psychic Survival in Troubled Times (1984). The True and Only Heaven: Progress and its critics (1991). The Revolt of the Elites and the Betrayal of democracy (1994)

[4] Christopher Lasch, The Revolt of the Elites and the Betrayal of Democracy. Norton & Company. Pp. 39–40.

[5] Christopher Lasch, citas entrecomilladas, en obra citada, p. 27.
La obra de Lasch supuso precisamente una puesta a punto de los enfoques normalmente asociados al vilipendiado término de “populismo”. Un término que, en su acepción norteamericana, alude a una tradición política cercana a la defensa de los valores del “pequeño pueblo” de la América profunda. Algo que le costó el estigma de “reaccionario”. Sin embargo, Lasch partía de posiciones de izquierda (los inicios de su obra están marcados por el marxismo de la Escuela de Frankfurt y la “New Left Review”) o más exactamente, de posiciones socialistas.

El desprecio hoy mostrado por las elites hacia el pueblo es un fenómeno inédito en la historia de la democracia. Se manifiesta, entre otras cosas, en la frecuente representación del tipo de la clase popular como un “paleto”, inculto, obtuso, machista, racista (la “América profunda”, la “España profunda” etc.). Este tipo es objeto de continuas campañas “pedagógicas”, y cuando se equivoca, hay que repetirle la lección hasta que acierte (así, el trágala de los “referéndums” europeos).

[6] La filosofía política del autor norteamericano parte del siguiente planteamiento: “la cuestión no es simplemente saber si la democracia puede sobrevivir…sino saber si la democracia merece sobrevivir”. En resumidas cuentas…, democracia ¿para qué? “La democracia no es un fin en sí mismo […], debe ser juzgada según su éxito a la hora de producir bienes superiores, obras de arte y de conocimiento superiores, un tipo de carácter superior”. Obra citada, pp. 85 y 86.

[7] Jean–Claude Michéa. Impasse Adam Smith, Flammarion 2002, p. 153).

[8] Nicolas Tenzer. Citado por Alain de Benoist en Critiques, Téoriques. L’Age d’Homme 2002, p. 245.

[9] Jean–Claude Michéa. L’Empire du moindre mal. Climats 2007, p. 124.

No deja de ser irónico el giro copernicano operado por esa izquierda moderna en relación con el viejo teorema marxista según el cual los cambios liberadores en la “superestructura” no serían sino la consecuencia de la transformación de la estructura económica. Ahora, son más bien las “superestructuras” jurídicas y culturales turbocapitalistas las que evolucionan en sentido liberador.

[10]  Jean–Claude Michéa. Impasse Adam Smith, Flammarion 2002, p. 84

[11] Dany-Robert Dufour Le Divin Marché. La Révolution culturelle libérale Denöel 2007, pp. 333–334. Dany-Robert Dufour es profesor en Ciencias de la Educación en la Universidad Paris 8, y Director de programa en el Collège International de Philosophie.

[12] Dany–Robert Dufour, Obra citada, p. 335

[13] Gustavo Bueno. El Mito de la Izquierda. Las izquierdas y la derecha. Ediciones B, 2003, p. 68

[14] Jean–Claude Michéa. L’Enseignement de l’ignorance.  Climats, 2006, p. 97

[15] Jean–Claude Michéa. Orwell, anarchiste tory .Climats, 2000, pp. 111 y 112.

[16] Idea expresada con contundencia por José Javier Esparza y José Vicente Pascual, en dos artículos aparecidos en “El manifiesto.com”. Esparza: “ la izquierda (…)se ha convertido en una izquierda sentimental: ha desplazado su horizonte desde la reivindicación social concreta (salarios, subsidios etc) a la reivindicación social abstracta (tolerancia sexual… revancha histórica). Incapaz de cambiar las “condiciones objetivas” del sistema, la izquierda se lanza a cambiar sus condiciones subjetivas, contando con la anuencia pava de una derecha que, en general, se siente perdida cuando no se habla de dinero. (…) ¿ha vencido la izquierda? Quizá sí, pero a costa de renunciar a lo que realmente es. Hoy, en España, decirse “de izquierdas” ya no significa nada (..) Los ricos son cada vez más ricos. Los demás, cada vez más pobres. Eso sí: todos, unos y otros, son de izquierdas”. Romance (prosaico) de la izquierda cautiva.

Pascual: La vivienda…evoluciona a lujo sólo al alcance de los millonarios…pues nada, los superprogres en el poder se inventan la ley de memoria histórica. Que los sueldos son de dar risa y verter lágrimas…el remedio, mano de santo, está sin duda en reformar los estatutos de autonomía y proclamar solemnemente las realidades nacionales. Que el desempleo crece imparable…tranquilidad…hay millones de libros de textos sobre educación para la ciudadanía, tenemos una ley sobre violencia de género… y los homosexuales pueden contraer matrimonio civil. A esta izquierda tan progre y tan roja le preguntas qué opina sobre el capitalismo salvaje…y te sale con la receta del Doctor Castañares; “para huesos atrancados en la garganta, cataplasmas en los cojones”.  Mi abuela y los rojos.

[17] Jean Claude Michéa. Impasse Adam Smith, p. 51.
La expresión “liberalismo libertario” fue formulada por primera vez en Europa por el filósofo francés Michel Clouscard. Este autor, un marxista coherente, supo ya denunciar, a comienzos de los años 70, que los desbordamientos “revolucionarios” del 68 no eran sino una formidable astucia de la historia por la cual el capitalismo preparaba las condiciones culturales para asegurar su dominación total. Principales obras: Néo–fascisme et Idéologie du Desir, 1973, Le Capitalisme de la Séduction, 1981, Les Métamorphoses de la Lutte de Classes, 1996, Critique du libéralisme libertaire, 2005. (Continuará)

UNA DUDA QUE DEBE DE SER ACLARADA POR LA PROPIA FIRMANTE Y LOS MENCIONADOS

Hemos recibido copia de una carta firmada por nuestra colega y miembro del CNP de Cuba en el exilio por muchos años Vilma Planas, una carta en la que denuncia que se ha venido utilizando su nombre por el grupo de Pujol* aún después que ella les notificó que ni aspiraba bajo esa candidatura, ni tampoco estaba con ellos, sino que ella seguía apoyando con su membresía al Grupo Romaní* (Nota de Nuevo Acción: Hemos decidido identificarlos por el nombre de sus respectivos decanos–solo para simplificar y diferenciarlos y para que los lectores comprendan a que CNP nos referimos–debido a la confusión creada por la escisión del grupo que inscribió otro CNP, por lo que ahora existen dos CNP de Cuba y cada uno reclama ser el genuino e histórico.

En la carta (que aparece íntegra en las fotos de arriba) se hacen acusaciones serias a los directivos del grupo de Pujol, pues la carta está fechada hace casi ya ocho meses y en todos los múltiples comunicados emitidos por ese grupo aparece el nombre de nuestra colega Vilma Planas, y lo que es más preocupante: Desde las “elecciones” de ese grupo se menciona a Vilma Planas como Vice Decana.

Ya con anterioridad se han comprobado que muchas adhesiones anunciadas por el grupo de Pujol se ha demostrado posteriormente que han seguido perteneciendo y apoyando al grupo de Romaní. Ejemplos: Dr. Luis Conte Agüero y el Reverendo Martín Añorga. Ahora nos hacemos la pregunta ¿Ha ocurrido lo mismo con Vilma Planas y Jorge Bez Chabebe? Al menos eso nos afirman personas cercanas al grupo de Romaní.

Sería bueno que  los voceros del Grupo de Pujol aclararan estas dudas. ¿Cómo es posible que hayan postulado y “elegido” a personas que les han notificado que no desean postularse y que ni siquiera pertenecen por propia voluntad a ese grupo?

Para acabar de una vez por todas con todos estos tejes y manejes de la disputa de estos dos grupos que se disputan la genuina representación de los periodistas cubanos del exilio se impone que el grupo Pujol conteste públicamente y con pruebas que Vilma Planas es Vice decana de ese grupo y que la propia Vilma Planas nos asegure que esa carta no es apócrifa y que fue entregada a representantes del Grupo Pujol.

DE LOS ARCHIVOS DE NUEVO ACCIÓN: REALISMO NO ES IGUAL A DERROTISMO

Por Aldo Rosado-Tuero

He meditado bastante antes de referirme al tema, pues amigos a los que he expresado mi opinión, me han dicho, “no toques el tema, te van a acusar de derrotista, y hasta te van a culpar del fracaso”; pero en esta coyuntura de la patria, no sería honesto callar por conveniencia y esperar a que transcurran los acontecimientos, para entonces emitir una opinión.

Un grupo de cubanos, estoy seguro que muy bien intencionadamente, han lanzado la idea de provocar un levantamiento popular en Cuba—siguiendo el ejemplo de Egipto y Tunez—a través de la internet y del twitter y han sido apoyados por otros que piden que se aliente a los cubanos de intramuros, con manifestaciones multitudinarias de los que vivimos extramuros.

Por lo tanto daré mi humilde opinión, avalada por años de lucha y de intentos; y por ser un observador de los acontecimientos históricos de esa índole que han ocurrido en el mundo.

Creo que cualquier cosa que se haga para movilizar a los cubanos debe de ser bienvenida, ya que necesitamos hacer “gimnasia revolucionaria” para no oxidarnos; pero de ahí a que nuestras manifestaciones, peticiones, exhortaciones y artículos en la net, vayan a provocar un levantamiento popular, va mucho trecho.

Hay que ser realistas. Un levantamiento popular no se organiza por control remoto. Hacen falta líderes en sittu que organicen a la gente, mucha logística y sobre todo mucha gente comprometida a participar.

Aunque la prensa diga que lo de Egipto ha surgido espontaneamente, toda una red de opositores ha tenido que ser creada antes de que surja la chispa que inflame el combustible. Es un proceso largo,  no se decide exactamente una fecha (a no ser que sea acompañada de un levantamiento armado) sino que se engrasa la maquinaria con pequeños actos de prueba (a eso es lo que llamo “gimnasia revolucionaria”) para que un día, por cualquier cosa, se produzca  la chispa que permita lanzar a los grupos preparados con anterioridad a canalizar el descontento y  agrandarlo.

Hablando con honestidad y no dejándonos intoxicar por nuestra propia propaganda, en Cuba, lamentablemente—y lo digo con mucho dolor—todavía la oposición no está en condiciones de liderar nada.

Pero no obstante ser esa mi opinión personal, no niego mi concurso, y mucho menos el de Nuevo Acción, a cualquier idea que pueda redundar en beneficio de la libertad de Cuba  y por lo tanto, si se dan pasos serios para que esta iniciativa eche a andar y no se quede en un juego virtual en que algunos cibernéticos entretengan sus ocios y su total desconocimiento de la dinámica política y de agipro, aquí estaremos arrimando el hombro a la iniciativa.

Primero, hay que aclarar bien, que un levantamiento de proporciones tales que haga tambalear a un gobierno no se puede ordenar por control remoto, ni por twitter. Y mucho menos en Cuba, donde el uso del twitter y de la internet está severamente limitado. El twitter se usa (DESPUÉS QUE HA ESTALLADO EL LEVANTAMIENTO) para coordinar los próximos movimientos y consignas y para informar al extranjero de lo que está ocurriendo en tiempo real. PERO NUNCA PARA PROVOCAR POR SÍ MISMO EL LEVANTAMIENTO.

En el exterior existen docenas de organizaciones opositoras que mantienen contacto con, y ayudan económicamente a un gran número de movimientos, grupos, organizaciones y partidos de oposición dentro del archipiélago. Pues bien, reunamos a los cabezas de esas organizaciones del exterior y coordinemos una fecha factible para comenzar, si no un levantamiento definitivo, acciones de gimnasia agipro, que reunan a unos cuantos cientos de personas de esos disímiles grupos, que tendrían que salir a la calle juntos, a la hora y la fecha señalada. Pidamos a esos opositores de intramuros una señal inequívoca de su disposición de luchar en serio.

Pero para pedir con moral hay que comenzar YA a actuar en el exterior: Los promotores de la idea, deben organizar sin pérdida de tiempo, manifestaciones perennes frente a las embajadas, consulados y oficinas comerciales de la tiranía castrista en el exterior. Aquí en Miami, los que se han adherido y alientan el levantamiento deben de convocar sin demora a una manifestación PACÍFICA, PERO MULTITUDINARIA, frente a la embajada extraoficial de la tirania: Las oficinas de la Alianza Martiana, que debe de ser asediada las 24 horas del día hasta que en Cuba ocurran los acontecimientos que se buscan.

Y digo MULTITUDINARIA, porque lo que se está pidiendo a los cubanos de intramuros, es el supremo sacrificio y hay que demostrarles CON HECHOS, que aquí se está dispuesto a afrontar al menos un sacrificio menor, porque si en una ciudad en que viven la enorme cantidad de cubanos que residimos en Miami y sus alrededores, no se logran por lo menos dos mil cubanos para sitiar a la Alianza Martiana por equis cantidad de tiempo, ¿Cómo rayos podríamos hacerles creer a los de allá, que aquí habría suficientes patriotas   listos para acudir  en su auxilio, llegada la hora? Y PACÍFICA a toda costa, para no darles argumentos a los quintacolumnistas.

Si se dan estas premisas, estaremos aportando nuestro granito de arena al 100 por ciento y dedicando esfuerzos y economía a la tarea común. Pero hay que demostrar CON HECHOS de que esto va en serio, porque no se puede correr el riesgo de regalar un doble triunfo a la tiranía, que se daría si se insiste en la sola convocatoria publicitaria. Si llegado el plazo, en Cuba no ocurre nada, la tiranía y sus voceros se llenarían la boca para proclamar a los cuatro puntos cardenales, que el pueblo cubano apoya mayoritariamente a sus gobernantes; y si se produjera solo un pequeño conato, serviría para que las fuerzas represoras hicieran polvo el incipiente grupo de los duros, que podrían ser los precursores del verdadero levantamiento popular que acabará con la tiranía, más temprano que tarde, pero que tiene que irse preparando en silencio y con mucha seriedad.

(Publicado en la edición del 2 de febrero del 2011)

¿LE OCURRIRÁ LO QUE A ABDALÁ BUCARÁM EN ECUADOR? SIGUE LA PERSISTENTE CAMPAÑA QUE NO CESA UN MINUTO DE ATACAR A TRUMP.

Foto de Abdalá Bucarám, apodado “El Loco Bucarám” quién fuera despojado de la presidencia del Perú, acusado no tener sus facultades mentales en forma.

Un grupo de 35 psiquiatras y psicólogos firman una carta alertando de los problemas mentales de Donald Trump

Nota de la dirección de Nuevo Acción: Odio tener que coincidir a veces con las campañas orquestadas por la izquierda marxista y el globalismo contra el presidente Trump, pero tengo que admitir que Trump  con sus “tuitazos” y sus reacciones, muchas veces les facilita “municiones” a sus enemigos; además de que es obligación de un periodista serio reportar noticias interesantes, como esta que hoy publicamos, aunque moleste a los que se han apuntado al “trumpismo incondicional”, que no admite la más ligera crítica o sugerencia a su caudillo.

UNA CARTA REMITIDA A ‘THE NEW YORK TIMES’.

Fuente- La Sexta.com- Un grupo de 35 psiquiatras, psicólogos y trabajadores sociales han firmado una carta en la que alertan sobre la “grave inestabilidad emocional” de Donald Trump que lo hace “incapaz de servir con seguridad como presidente de EEUU“.

Un grupo de 35 profesionales de la salud mental han decidido romper el silencio que guardan habitualmente sobre las figuras públicas para afirmar que el presidente de EEUU sufre “una grave inestabilidad emocional”.

La carta ha sido enviada a la redacción del diario ‘The New York Times’ y en ella avisan de que Trump “tiene una incapacidad de tolerar opiniones diferentes a las suyas, lo que le lleva a reacciones de rabia”. Esta es la carta completa:

Charles M. Blow (columna, nytimes.com, 9 de febrero) describe la necesidad constante de Donald Trump de “machacar a la oposición”. Como profesionales de la salud mental, compartimos la preocupación del señor Blow.

El silencio de las organizaciones de salud mental del país se debe a un dictado auto-impuesto sobre la evaluación de las figuras públicas (la Regla de Goldwater de 1973 de la Asociación Psiquiátrica Americana). Pero este silencio ha dado lugar un fracaso para prestar nuestra experiencia a periodistas preocupados y a miembros del Congreso en este momento crítico. Tememos que hay demasiado en juego como para permanecer en silencio más tiempo.

El discurso y las acciones del señor Trump demuestran una incapacidad para tolerar opiniones diferentes de las suyas, lo que le lleva a reacciones de rabia. Sus palabras y comportamientos sugieren una profunda incapacidad para empatizar. Las personas con estos rasgos distorsionan la realidad para adaptarla a su estado psicológico, atacando a los hechos y a quienes los transmiten (periodistas, científicos).

En un líder poderoso, es probable que estos ataques aumenten, ya que parece confirmarse su mito personal de grandeza. Creemos que la inestabilidad emocional indicada por el discurso y las acciones del señor Trump lo hace incapaz de servir con seguridad como presidente”.

¡COMO VIENE VA! ARREMETEN CONTRA EL SEXTO Y SUS PATROCINADORES

En la foto: Danilo Maldonado “El Sexto”

Esto es inconcebible, como es posible que una persona haya estado “presa” por delitos claramente, según lo que dicen, contra el estado comunista, lo sueltan e inmediatamente aparece en los EE.UU autorizado por la misma dictadura que lo “apresó” y ahora , aparentemente, será un enviado de vocero de la oposición cubana en Ginebra, pero, ¿quién entiende este despropósito? El exilio está lleno de dignos representantes del anticomunismo y del anticastrismo, personas preparadas, articuladas que sabrán expresar la verdadera tragedia del pueblo cubano.

Van a enviar, no se quién lo envía, a un individuo prácticamente disfuncional, que no es capaz de hilvanar una oración de más de tres o cuatro palabras y que, aún más grave, en vez de burlarse o mofarse de los símbolos y personajes comunistas lo hace con los símbolos Patrios. Es el colmo, ojalá alguien con conocimiento de la situación cubana le pare los pies a él y a los que lo mandan. Por cosas como esta es por lo que hemos perdido el respeto de la comunidad internacional, estos dizque “disidentes y opositores” viajeros son una trampa creada por la dictadura comunista para ofrecer una imagen de normalidad y de libertad política frente a la Unión Europea, normalidad y libertad política que todos sabemos que son una falsedad.

“El Sexto” con la bandera que se dice pretende sustituir a la bandera cubana enarbolada por primea vez por  Narciso López, que es la bandera oficial de Cuba, no del castrismo 

Este mequetrefe autollamado eufemísticamente “el Sexto”, ya por largo tiempo y en conjunto con otros llamados o mal lllamados “artistas” se han dado a la tarea de profanar los símbolos Patrios: La bandera, el himno, la patria y hasta al mismísimo Apóstol José Martí. En mi opinión, es absolutamente inadecuado que nadie invite a este personaje a abogar por la libertad de Cuba y mucho menos representar a los cubanos y su sufrimiento a cualquier foro internacional.

Ahora sabemos que uno de los Díaz Balart, no sé cúal de ellos, había invitado a este irrespetuoso con el apóstol José Martí y los demás símbolos antes mencionados nada más y nada menos que a una celebración de su organización ” La Rosa Blanca” para celebrar el natalicio del Apóstol el 28 Enero, ¿Habrase visto semejante falta de tacto? ¿Es qué estos señores Díaz Balart no se informan antes de invitar a alguien a este tipo de celebración patriótica? ¿O será que sabían todo el indecoroso record “artístico” del llamado Sexto y no les importá? Que cada cual tome su posición en relación a estos hechos de forma tranquila y pragmática es mi deseo.

Yo creo que se debe ser opositor o disidente en el fondo y en la forma. No se puede despotricar irrespetuosamente de lo que no tiene nada que ver con el estado castro comunista como son los símbolos patrios y nacionales cuando existen tantos símbolos y personajes comunistas de los que se puede hacer burla y sorna. Les doy algunos ejemplos: bandera del 26 de Julio, yate Granma, Fidel , Raúl, Che Guevara, Lenin, Marx, Stalin, el Comité Central, la UJC, el PCC, la FMC, los CDR, la Internacional Comunista, etc, etc, etc.

Fdo. Fernando Fernández- asumo la responsabilidad absoluta por todo lo escrito.

UNA PREGUNTA BOBA: ¿Y DE CUBA QUÉ?

De la prensa de ayer: “El Senador Marco Rubio y su esposa Jeannette comieron con el presidente Trump y la  Primera Dama Melania Trump anoche en la Casa Blanca, donde había bizcocho de mantequilla de nueces, pollo saltimbocca y tres leches en el menú. Trump se reunió con el Senador Rubio,  el vice president Pence  y Lilian Tintori, esposa del encarcelado líder opositor venezolano Leopoldo López. El presidente Trump—como es su costumbre—lanzó un twitter, exigiendo la libertad de López”

EL PROGRESISMO, ENFERMEDAD TERMINAL DEL IZQUIERDISMO- (III)- 2017: el genio populista se encuentra fuera de la botella. Las clases populares en Europa y América dan la espalda a los partidos

En la foto: Jean-Claude Michéa

Por, Rodrigo Agulló- El Manifiesto-España

 La izquierda como impostura

“Cada victoria de la izquierda corresponde a una derrota del socialismo”.

JEAN-CLAUDE MICHÉA, Impasse Adam Smith

La caída del muro de Berlín sumió a la izquierda occidental en una profunda crisis de identidad, la enfrentó a la necesidad de repensarse y reinventarse. La cuestión es saber si el producto resultante de esa catarsis merece llamarse todavía “izquierda”.

¿Qué es la izquierda? ¿Cuál es su esencia? No es fácil abordar este tema sin dejarse enredar en la jungla de precisiones y sutilezas taxonómicas de la abrumadora literatura existente al respecto. Si lo que queremos es centrarnos en responder a la pregunta ¿existe la izquierda?, más vale partir de una proposición muy simple, válida tanto para la izquierda como para cualquier otra teoría o movimiento social: Toda fuerza social que se justifica por sus objetivos de transformación de la realidad, pero que en la práctica no sólo no transforma esa realidad, sino que la refuerza, es una impostura.

Evidentemente, la izquierda existe formalmente, esto es, existen partidos políticos, movimientos sociales de izquierda, actitudes y sensibilidades de izquierda. ¿Es eso suficiente para poder afirmar que la izquierda existe como alternativa efectiva? Podemos completar la proposición anterior con otra, aplicable específicamente a la izquierda:

Si la izquierda no es más que una sensibilidad, una actitud o una tradición, y si ella no se encarna en actos en conformidad con su doctrina, no es nada[8].

No sería justo decir que las políticas de la izquierda actual no tienen ningún efecto transformador de la realidad. Sí lo tienen, y en muchos aspectos con un carácter intenso. Pero siempre en la misma dirección que el capitalismo. Ahí reside la auténtica impostura de la izquierda. Porque el discurso de izquierdas –ya sea el progresista o el libertario– no hace sino allanar el camino, en el campo de los usos sociales y de la cultura, al pleno desenvolvimiento de las fuerzas del Mercado. Al tiempo que el discurso y la práctica de la derecha lo hace preferentemente en el ámbito de la economía.

En la estela teórica de Christopher Lasch (foto), es el filósofo francés Jean-Claude Michéa quien mejor ha definido esa complementariedad constitutiva de la izquierda y la derecha contemporáneas. “La izquierda moderna –señala Michéa– una vez en el poder, acaba generalmente por sumarse a la economía de mercado, mientras que la derecha, cuando vuelve a coger el timón, se resigna normalmente a inscribir en el mármol de la ley las diferentes etapas, juzgadas ineluctables, de la “evolución de las costumbres”. Se trata, por tanto, de una división del trabajo. Izquierda y derecha no son sino las dos puertas de entrada a la misma casa: el capitalismo global. La “derecha moderna…representa el modo de entrada privilegiado por el Mercado y su expansión perpetua. La izquierda moderna representa el modo de entrada privilegiado por el Derecho y su cultura transgresora”.[9]

Esta identidad de objetivos entre ambos polos se explica fácilmente por su identidad de origen. Ambas –la izquierda y la derecha actuales– derivan de la misma matriz filosófica: la ilustración y la ideología económica de Adam Smith y sus epígonos. Y ambas se corresponden con dos momentos filosóficos en oposición dialéctica dentro del liberalismo. En último término –señala Michéa– “una sociedad liberal coherente se define como una agregación pacífica de individuos abstractos que, desde el momento en que respetan globalmente las leyes, se supone que no tienen nada en común (ni lengua, ni cultura, ni historia) aparte de su deseo de participar en el “crecimiento”, como productores y/o consumidores”. De lo que se infiere que el liberalismo sólo podrá alcanzar el estadio superior de su evolución tras hacer tabla rasa del pasado, y destruir todo el imaginario simbólico, religioso, ideológico, cultural que, por su mera existencia efectiva, sea susceptible de sustraer determinadas pautas sociales de la lógica de la oferta y la demanda. Las cruzadas “progresistas” responden en realidad a las propias exigencias del capitalismo.

El fenómeno que subyace a este proceso ya fue ampliamente analizado en su día por el sociólogo norteamericano Daniel Bell, en su obra Las contradicciones culturales del capitalismo: la vieja ética protestante –motor inicial del primer desarrollo capitalista– fue socavada por el propio capitalismo, que tras convertir el hedonismo y el consumo en su suprema justificación cultural, perdió así su ética trascendental. Y es precisamente esa tensión entre los dos momentos de la evolución capitalista –el momento económico originario y el momento cultural final– la que se sigue manifestando –aunque de manera cada vez más amortiguada– en la oposición derecha/izquierda ¿Dónde reside la diferencia entre una y otra? Como señala Jean-Claude Michéa, el hombre moderno “de derechas” tiende a aceptar las premisas (la economía de concurrencia absoluta) pero todavía le cuesta admitir algunas consecuencias (el matrimonio homosexual, la industria del aborto, el consumo de drogas, la degradación de la autoridad en la escuela, etc) mientras que el hombre moderno oficialmente “de izquierdas” tiende a operar la elección contraria.[10]

Tras el colapso del “socialismo real”, la izquierda occidental encontró su nicho definitivo dentro del sistema, al asumir el papel de agente acelerador del proceso de hibridación planetario exigido por las leyes del mercado. La tarea principal de esta izquierda es acabar con los “arcaísmos” que entorpecen este proceso, siempre orientado al “crecimiento” y al “progreso”. Ese el resultado final del famoso proceso de redefinición de la izquierda. No deja de ser revelador que el término “progresista” vaya reemplazando, de forma lenta pero sistemática, a la expresión “socialista” –e incluso a la propia expresión de “izquierda”. Cuanto más ambigua y vacía sea la consigna, menos atacable. Y un buen expediente publicitario siempre podrá ocultar –en esta era de espectáculo y de pensamiento débil– la ausencia de auténticas propuestas socialistas. Al fin y al cabo, ¿quién está contra el progreso?

Está claro que a la izquierda actual le sería imposible mantener su ascendiente social sin recurrir a una nutrida batería de imposturas. De todas ellas, quizá la más escandalosamente inconsistente, por su absoluta desconexión con la realidad objetiva, es aquella que pretende que la lucha de la izquierda lo sería contra un capitalismo que se confunde con un orden autoritario y patriarcal, del que la Familia, la Iglesia y el Ejército serían las principales manifestaciones. Que semejante anacronismo goce todavía de cierta salud no es extraño en determinados colectivos como los “artistas e intelectuales”, que al fin y al cabo tienen que mantener vivo el espantajo para poder seguir recubriéndose con los oropeles de la “rebeldía” y “transgresión”. Pero que continúe siendo de curso común en sectores teóricamente más informados, no puede sino ser la confirmación de que vivimos en plena época de la “derrota del pensamiento”.

En primer lugar, es la propia lógica del Mercado la que provoca la erosión de todos aquellos valores sociales –culturales, morales, identitarios, religiosos– que se oponen a la plena expansión del juego de la oferta y la demanda. Es el propio Mercado el que favorece el afán reivindicador de las minorías (sexuales, étnicas, neo-tribales), para poder así suministrarles subculturas de consumo “ad hoc”. Es el Mercado el que erosiona la autoridad de las familias y el que sabotea sus funciones educadoras, para promover un nuevo tipo de consumidores compulsivos. Es el Mercado el que destruye la autoridad social de las Iglesias, al fomentar las actitudes hedonistas y permisivas. Es el Mercado el que transforma la función militar en una oferta más del sector servicios, mediante la reconversión de los ejércitos nacionales en ejércitos mercenarios. Todas las grandes operaciones de “ingeniería social” en curso lo son a la hechura y en beneficio del Mercado. La familia, la iglesia y el ejército hace tiempo que han sido relegados por el sistema al papel de espectadores más o menos impasibles de este proceso. Lejos de mantener su estatus como elementos centrales de vertebración social, el radio de acción de estas instituciones se ve progresivamente confinado a la esfera estricta de sus funciones más inmediatas. Deslegitimadas como agentes sociales autónomos, tienden a ser toleradas por la cultura dominante como incómodas –aunque inevitables– reliquias de un tiempo pasado.

Insistir en que la izquierda occidental, en cualquiera de sus variedades –ya sea la izquierda progresista o la extrema izquierda– mantiene una función de oposición o de resistencia al (neo) liberalismo es querer engañarse tanto sobre la naturaleza del liberalismo como sobre la naturaleza de la izquierda. Si hay una fecha emblemática que simbolice ese proceso de conversión “liberal” de la izquierda occidental es 1968. En el momento “sesentayochista” cristaliza el viaje teórico desde el marxismo al progresismo libertario, al tiempo que las élites burgueso-bohemias (la “crítica artista”) sustituyen al movimiento obrero como agentes de transformación social. Es a partir de 1968 cuando la deriva de la izquierda se une al curso general de la transformación del capitalismo.

1968 marca el comienzo de un cambio fundamental en los modos de regulación de la economía capitalista. En palabras del filósofo francés Dany-Robert Dufour, esta época señala el paso desde un compromiso keynesiano-fordista a un proceso de desregulación y desinstitucionalización que ha terminado por afectar a todas las grandes economías. Si el antiguo capitalismo funcionaba mediante el control y la represión institucionales, el nuevo capitalismo funciona mediante la erosión de las instituciones. Y aquí se consumó un matrimonio “contra natura” entre la ultraderecha liberal y una izquierda progresista que pasó a aportar su colaboración decisiva en la destrucción de esas instituciones que suponían el mejor freno posible contra el programa neoliberal.[11]

El caso francés es representativo de lo ocurrido en Europa. En Francia, fue la izquierda en el poder la que capitaneó el abandono del modelo republicano- gaullista, un modelo en el que la economía estaba todavía sometida a la esfera política y al poder regulador del Estado. Y ése es precisamente el elemento central de la agenda neoliberal: la despolitización de la economía. Un proceso consumado por esa “izquierda soft, posmoderna, laxista, social-liberal (que afirma todo y su contrario) perfectamente representada por Francois Miterrand”. En cuanto a los restos del movimiento comunista y a su papel en todo este proceso, éste sigue sin enterarse de por qué ha sido eliminado de la Historia. Dany-Robert Dufour pone el dedo en la llaga al señalar que la razón se resume en una sola frase: el comunismo no era sino un producto derivado del economismo… “que había rechazado aquello que hace prosperar la economía: el mercado, y lo había reemplazado por la coerción permanente, lo que obviamente no era la mejor solución”[12]. La Historia nos demuestra que las revoluciones planteadas en términos de objetivos puramente económicos están condenadas, por una vía u otra, a desembocar en el liberalismo.

¿Qué significa hoy ser de izquierdas? Es conocido el dictamen del politólogo italiano Norberto Bobbio, (foto de la izquierda) que en su “best seller” Derecha e Izquierda identificó la esencia de esta última en su actitud ante la idea de igualdad. Según Bobbio, lo propio de la izquierda sería su enfoque igualitarista, entendido éste como la adhesión a políticas activas destinadas a convertir en más iguales a los desiguales. Como bien señala el filósofo Gustavo Bueno, la definición de Bobbio, en realidad, está cortada a la medida de la socialdemocracia europea.[13] Pero es que además cabe contestar la validez en la práctica de esta distinción, si tenemos en cuenta que esas políticas igualitarias constituyen, en realidad, un acervo del Estado de bienestar, y son gestionadas indistintamente por partidos socialdemócratas y liberales.

(Continuará)

LA PENDEJITIS AGUDA

Por, Esteban Fernández

En el país donde yo nací y me crié nos decían ante cualquier temor “aquí el que tenga miedo que se compre un perro” y desde niñitos nos decían “el que te toque las nalguitas le partes un palo en la cabeza”. Eso era todo. Aquí ante tantos temores que nos inculcan parece que todos necesitamos 100 mil perros para cuidarnos.

Si, mis amigos, aquí en California existe el miedo a las lluvias, miedo a las inundaciones, miedo a los huracanes, miedo a los temblores de tierra, miedo a los incendios forestales, miedo a mucho azúcar, miedo a mucha sal, miedo a las grasas, miedo a los rayos del sol porque nos produce cáncer en la piel.

Miedo a engordar, miedo a bajar mucho de peso, miedo a las relaciones sexuales sin condones porque nos producen mil enfermedades venéreas diferentes incluyendo el terrible SIDA. Miedo a abrir la puerta de la casa sin mirar antes por un hueco, miedo cuando suena el teléfono de la casa después de las 10 de la noche ¿Usted nunca ha estado de visita en una casa hasta tarde y de pronto suena el timbre del teléfono y todos se miran asustados y alguien dice “quien será a esta hora”?

Es tan intensa la propaganda del abuso sexual a los niños que los muchachitos miran a TODOS los adultos como si fueran unos depredadores sexuales, mientras los adultos les tenemos miedo al niño porque pasarle la mano por la cabeza en señal de afecto puede ser mal interpretado y una acusación nos destruye la vida.

Miedo a las pandillas, miedo a la policía aunque no hayamos cometido ningún delito. Un mensaje en la máquina contestadora de una llamada como esta: “Es el Teniente García de LAPD y deseo hablar con el señor González” aterroriza a la gente. Después resulta que la institución policíaca lo que quería era una cooperación económica.

Una carta del IRS produce descomposición de estómago, miedo a que se quede una ventana o una puerta sin estar asegurada por 20 pestillos. Si el miedo es mayor entonces rejas en todas las ventanas y puertas. Y después de eso miedo a que surja un incendio en la casa y las rejas nos impidan salir a tiempo y morir achicharrados.

Miedo a los rayos, miedo a los limosneros, miedo a los locos, miedo a los “homeless”, existe el miedo racista de “miedo a los negros por el simple hecho de ser negros” y observe si este miedo es grande que ya nadie se atreve ni a decir la palabra “negros” y con temor y un temblor en la boca les llaman “afro americanos”.

Hay temores justificados como el cáncer en el seno y las mujeres deben chequearse los pechos varias veces a la semana para poder detectarlo a tiempo, los hombres tememos al cáncer en la próstata, pero si se exceden en el chequeo es porque comienzan a gustarle.

Miedo a fumar, miedo a beber en exceso, miedo a manejar sin licencia, miedo a conducir sin seguro, miedo a manejar sin tener el cinturón de seguridad puesto, y miedo a las personas que manejan sin licencia, sin seguro y sin el cinturón puesto. Y sobre todo terror a los que manejan borrachos. Y estos temores también los considero correctos.

Miedo a montar en aviones. Y ahora existe un nuevo miedo: miedo a los terroristas, miedo a todo el que parezca oriundo del “Middle East”, miedo a un ataque bacteriológico, miedo hasta a montar en los trenes.

El año antepasado yo monté en un avión y entró un tipo con un turbante y todos los pasajeros se aterrorizaron, miedo a comer demasiado, miedo a las calorías (esa palabra yo ni la conocía en Cuba) miedo a un virus en la computadora, miedo a un E Mail con virus, miedo a acostarnos tarde el domingo “porque el lunes tenemos que levantarnos temprano para ir a trabajar”, miedo a no ponernos la vacuna del “flú” cuando comienza el invierno. Y en realidad aquí el único miedo válido es el miedo al miedo.

EE.UU. SANCIONÓ A VICEPRESIDENTE DE VENEZUELA POR NARCOTRÁFICO

En la foto: Tareck El Aissami jurando la vice presidencia de Venezuela

Por, Frank de Varona

El vicepresidente de Venezuela, Tarek El Aissami, es un terrorista islámico y un narcotraficante. El Aissami juega un papel importante en los esfuerzos de terroristas islámicos por crear una red para financiar el terrorismo desde América Latina.

El 13 de febrero de 2017, el vicepresidente de Venezuela, Tarek El Aissami, fue agregado a la lista negra de la Oficina de Bienes Extranjeros (OFAC) del Departamento de Tesoro por narcotráfico. La medida del Departamento de Tesoro   anula su visa, le confisca propiedades en Estados Unidos y le prohíbe realizar transacciones financieras o comerciales con instituciones estadounidenses.

El Tesoro acusó a El Aissami de participar en el envío de cargamentos de droga desde Venezuela, incluyendo el control de aviones que partían de ese país así como el control de rutas. También el Departamento de Tesoro dijo que el vicepresidente de Venezuela poseía múltiples cargamentos de más de 1,000 kilogramos, algunos de los cuales tenían como destino México y Estados Unidos. Tarek El Aissami tiene lazos con Hezbollah, la milicia terrorista de Irán en el Líbano. Además fue designado narcotraficante el venezolano Samark José López Bello, a quien el Tesoro identificó como el principal prestanombres o testaferro del vicepresidente. Como resultado de la acción del Tesoro, las propiedades y otros activos en Miami vinculados con López Bello han sido congelados, reportó el Tesoro en un comunicado.

El Director de la Oficina de Bienes Extranjeros (OFAC), John Smith, expresó en un comunicado lo siguiente: “Las acciones de la OFAC del día de hoy (13 de febrero de 2017) son la culminación de una investigación de varios años […] de narcotraficantes venezolanos de envergadura y demuestra que el poder y las influencias no protegen a quienes participan en estas actividades ilícitas. Este caso resalta el continuado enfoque en los narcotraficantes y en quienes ayudan a lavar sus recaudos ilegales a través de los Estados Unidos”.

Los funcionarios del Tesoro calculan que el terrorista El Aissami, uno de los hombres más temidos de Venezuela, tiene una fortuna personal que supera los $3,000 millones. Con la designación, El Aissami ingresó a la lista ya ocupada por otros integrantes del chavismo señalados como narcotraficantes por la Oficina de Bienes Extranjeros del Departamento del Tesoro (OFAC).

El Aissami es visto por el Tesoro como uno de los principales jefes de las operaciones de narcotráfico en Venezuela y su nombramiento es considerado como nueva evidencia que Venezuela es una narco nación y el régimen opresor comunista chavista es controlado por criminales. La designación por la OFAC se produce pocas semanas después que El Aissami fuese nombrado por el dictador Nicolás Maduro como vicepresidente ejecutivo.

El periodista del Nuevo Herald  Antonio Maria Delgado reportó el 14 de febrero de 2016 que según el Tesoro, El Aissami facilitó los envíos de narcóticos desde Venezuela y ejercía control sobre aviones que despegaban desde una base aérea venezolana, además de controlar las rutas de droga que salía por puertos venezolanos. El Aissami también facilitó, coordinó y protegió a otros narcotraficantes que operaban en Venezuela. Específicamente, El Aissami recibió pagos para facilitar los envíos de droga pertenecientes al capo de la droga Walid Makled García. Agregó Delgado que, “El Aissami también está vinculado con la coordinación de envíos de droga a Los Zeta, el violento cartel de la droga mexicano, además de suministrar protección al capo de la droga colombiano”.

Delgado reportó que en un informe elaborado en el 2014 por el Centro para una Sociedad Libre y Segura (SFS) con sede en Washington, D.C explicó que el terrorista El Aissami jugaba un papel importante en los esfuerzos de terroristas islámicos por crear una red para financiar el terrorismo desde América Latina. El informe de SFS señaló que, “a lo largo de los años, Tarek El Aissami ha desarrollado una red financiera sofisticada y de múltiples niveles que funciona como una tubería criminal terrorista para traer militantes islámicos a Venezuela y a países vecinos, y para enviar fondos ilícitos desde América Latina hasta Oriente Medio”.

El centro explicó en un informe lo siguiente: “El gobernador de Aragua ha usado su prominencia política para establecer canales de inteligencia y de finanzas con los países islámicos, particularmente con Siria, Líbano, Jordania, Irak e Irán. A lo largo de los años, Tarek El Aissami ha desarrollado una red financiera sofisticada y de múltiples niveles que funciona como una tubería criminal terrorista con el fin de traer militantes islámicos a Venezuela y a países vecinos, y para enviar fondos ilícitos desde América Latina a el Oriente Medio”.

De acuerdo con las investigaciones del SFS, la “tubería criminal terrorista” está formada por aproximadamente 40 compañías fantasmas que poseen activos y fondos a través de 36 cuentas bancarias abiertas en Venezuela, Panamá, Curazao, Santa Lucia, Miami y Líbano.

Como se explicó según el Tesoro el venezolano López Bello es un testaferro clave de El Aissami, y bajo esa capacidad, lavó dinero del narcotráfico. Adicionalmente, El Aissami utilizaba a López Bello para comprar ciertos activos. Los funcionarios del Tesoro dijeron que López Bello “también maneja arreglos empresariales y asuntos financieros para El Aissami, generando significantes utilidades como resultado de las actividades ilegales beneficiando a El Aissami”.

Delgado señaló que cinco compañías controladas por López Bello también fueron bloqueadas como parte de la decisión de la OFAC. Entre las compañías supervisadas por el empresario se encontraban empresas de distribución de petróleo, ingeniería y telecomunicaciones.

Según las autoridades estadounidenses, supuestamente conforman una red internacional desplegada por las Islas Vírgenes Británicas, Panamá, el Reino Unido, Estados Unidos y Venezuela. Las operaciones incluyen las siguientes empresas: Alfa One, C.A. (Venezuela), Grupo Sahect, C.A. (Venezuela), MFAA Holdings Limited (Islas Virgenes Británicas), Profit Corporation, C.A. (Venezuela), Servicios Tecnológicos Industriales, C.A. (Venezuela), SMT Tecnología, C.A. (Venezuela), y Yakima Trading Corporation (Panamá). Otra entidad, Yakima Oil Trading, LLP (Reino Unido), es controlada por Yakima Trading Corporation (Panamá). Profit Corporation, C.A. y SMT Tecnología, C.A. tiene contratos gubernamentales.

Las sanciones adoptadas por el gobierno del presidente Donald Trump son las primeras medidas contra funcionarios venezolanos desde que en 2014 su predecesor el presidente Barack Obama suspendiera visas. El presidente Obama también congeló activos pertenecientes a siete funcionarios acusados de perpetrar actos de corrupción y violar derechos humanos. La medida del Tesoro  se anunció después de que un grupo bipartidista de 34 miembros del Congreso pidiera la semana pasada al presidente Donald J. Trump que sancione a funcionarios venezolanos acusados de corrupción y violación de derechos humanos, incluyendo aquellos que se benefician de la aguda escasez de alimentos que padecen los venezolanos.

El vicepresidente venezolano, Tarek El Aissami, respondió en su cuenta de Twitter: “Ante la infamia y la agresión imperialista: 1- MORAL INTACTA. 2- mayor FIRMEZA y CONVICCIÓN antiimperialista. 3-mayor conciencia CHAVISTA!!”.

El dictador venezolano, Nicolás Maduro, saludando al terrorista islámico y narcotraficante Tarek El Aissami.

El cruel dictador venezolano, Nicolás Maduro, anunció el pasado 4 de enero de 2016 el nombramiento de Tarek El Aissami, hasta ahora gobernador del estado Aragua, como nuevo vicepresidente ejecutivo del país. Este cargo lo ocupaba desde enero de 2016 Aristóbulo Istúriz. Maduro declaró que, “He designado como vicepresidente ejecutivo de la República Bolivariana de Venezuela a Tarek El Aissami para que asuma en 2017-2018.” El dictador de Venezuela le ha dicho al terrorista El Aissami que se ocupe de la seguridad del país y que  luche  contra los “terroristas de la extrema derecha”. Añadió Maduro lo siguiente: “Le he dicho métete de noche y de día, los dos juntos (con Maduro), y trabajar por la seguridad del pueblo, la paz, la lucha por depurar las policías regionales y nacionales, la lucha contra los terroristas de la extrema derecha. Terroristas, ríndanse, vamos por ustedes.”

¿Quién es Tarek El Aissami?

El terrorista islámico Tarek El Aissami hasta ahora ha sido el gobernador del estado Aragua.  Fue un cercano colaborador del fallecido opresor y sanguinario dictador Hugo Chávez. Tarek El Aissami fue miembro de la Asamblea Nacional de Venezuela por el estado de Mérida en el año 2006.

El Aissami sirvió como viceministro de Seguridad Ciudadana y posteriormente fue nombrado ministro de Relaciones Interiores y Justicia, cargo que ocupó de septiembre 2008 hasta octubre 2012. El Aissami fue electo gobernador de Aragua. [][]El Aissami creció en una humilde casa con sus padres musulmanes en la ciudad de Vigía en el estado de Mérida. [][]Su padre, Zaidan El Amin El Aissami, también conocido como Carlos El Aissami, fue militante de partidos radicales de izquierda. El Aissami estudió abogacía y criminología en la Universidad de los Andes donde conoció al profesor Adán Chávez, hermano del dictador sanguinario Hugo Chávez. Además de El Aissami, su padre trabaja con la Yihad Islámica. Carlos El Aissami es un individuo cercano a Izzat Ibrahim al-Douri, un ex colaborador militar de Saddam Hussein, quien encabeza la insurgencia en Irak y es uno de los hombres más buscados del mundo, de acuerdo con el informe del Centro para una Sociedad Libre y Segura (SFS)

Venezuela con la ayuda de Cuba representa una amenaza directa para la seguridad nacional de los Estados Unidos.

El régimen chavista de Venezuela con la ayuda del Ejército de Ocupación cubano y agentes de inteligencia cubana representa una amenaza directa para la seguridad nacional de los Estados Unidos. Además de introducir drogas a América, Venezuela coopera con China, Rusia, Nicaragua y Cuba, sino también con el régimen de Irán y su milicia terrorista Hezbolá que opera en el Líbano y participa en la guerra en Siria. Ya Rusia ha anunciado que quiere construir bases militares y navales en Venezuela y Cuba.

AL AISSAMI, VICE VENEZOLANO, ESTARÍA VINCULADO AL ASESINATO DE NISMAN

Por, Guillermo Cherashny •  Informador Público

En mayo de 2016, en un reunión social, el ex marine Joseph Humire, hijo de inmigrantes bolivianos, que es un experto en la penetración de Irán y el hezbolah en América Latina -especialmente en la República Bolivariana de Venezuela-, señaló que Tareck Al Aissami, entonces gobernador de Aragua, era el contacto con Irán y el hezbolah.

Humire -a quien sería muy útil hacer declarar por Skype ante el fiscal Taiano- tiene la teoría de que un comando del hezbolah pudo producir el asesinato de Alberto Nisman.

En estos días, esa teoría se confirmó cuando un arrepentido venezolano que estaba destinado en la embajada de ese país en la República Islámica de Irán declaró en los Estados Unidos que en esa embajada se entregaban pasaportes bolivarianos a miembros del hezbolah o de la fuerza qud, la guardia revolucionaria iraní para operaciones de terrorismo en América Latina y el primer blanco fue en Perú pero pudo ser evitado. En ese entonces, Al Aissami era ministro del interior -antes de ser gobernador de Aragua.

Este escándalo estalló en el congreso de los Estados Unidos con las acusaciones de los senadores Marco Rubio, republicano de la Florida, y Bob Menéndez, demócrata de New Jersey, que motivaron que el gobierno de Donald Trump acusara a Tarek Al Aissami de narcoterrorista conectado al cartel mexicano de los zetas, formado por ex militares y policías a los cuales iba la efedrina que se exportaba desde nuestro país.

La denuncia fue acompañada por un embargo de supuestos bienes de Al Aissami en la Florida y otros lugares de los Estados Unidos.

Humire, que es consultado diariamente por el periodista Fernando del Rincón de la CNN en su programa Conclusiones, en su vista a nuestro país en mayo de 2016 señaló que posiblemente un comando del hezbolah con pasaporte venezolano y agentes de la DISIP, la temible policía secreta bolivariana, ejecutaron a Nisman con o sin acuerdo del gobierno de Cristina Kirchner porque venían monitoreando al fiscal Nisman, quien tenía dictada una fatwa, es decir un sentencia de muerte del régimen iraní. De ahí que la zona liberada en el fin de semana que asesinaron a Nisman fuera pactada con las autoridades locales.

MARTÍ CONTRA LOS CABILDEROS Y SUS LACAYOS

“Suele ser villanía la política, cuando decae en oficio…

Así como la oposición va en pareja forzosa con la virtud, suele ir en política, luego que se aseguran los pies en el dominio señorial, aparejada la victoria por el extravío.

Y como en esta y aquella  parte suelen los demócratas triunfantes no hacer cosa mejor que los republicanos en triunfo, pudiera acaso, en tiempo no lejano, alzarse hermosa y definitivamente el voto público, y buscar manera de enderezarse y aplicarse por modo limpio y nuevo, que quite de los ojos de sus representantes el peligro de quedarse sin manos con que hacer leyes por tenerlas arrendadas a los productores poderosos que contribuyen a elegirlos, o de ponerlas en granjerías, tenebrosas defensas y logros viciosos…

No puede ser representante honrado el que va al Parlamento lleno de gratitudes y mercedes recibidas, y de trata tácita o expresa con el cacique que le nombra. ¡Tales siervos no pueden ser los encargados de defender la libertad!”- José Martí, La Nación, Buenos Aires, 31 de marzo de 1883.

5MENTARIOS

Estoy por creer que Trump es mejor de lo que yo creía. Motivo: la rabieta universal que ha provocado su victoria, nuestra victoria. ¡Esa prensa europea! De El País a Der Spiegel es un río de veneno. Y de arrogancia. De insolencia sin base en hechos.”- Roberto Luque Escalona- en su leida columna “Jan y Cuje”

MÉXICO: ¡INVITACIÓN ESPECIAL!!! INAUGURACIÓN DE INSTITUTO

Por medio de la presente se le hace una cordial invitación.

GRAN  INAUGURACIÓN. DEL INSTITUTO DE INVESTIGACIONES, HISTÓRICAS, POLÍTICAS, ECONÓMICAS Y SOCIALES

Frente a las cada vez más tempestuosas olas de polémicas de todo tipo y controversias nacionales e internacionales que hoy en día desorientan gravemente a la sociedad en general, y en particular a las nuevas y jóvenes generaciones, el principal objetivo del Instituto de Investigaciones Históricas, Económicas, Políticas y Sociales radica en informar y formar a personas de todas las edades a través de la enseñanza de estas fundamentales disciplinas del área de humanidades.

En este terreno, nuestros argumentos esenciales consistirán en la presentación de documentos poco conocidos, provenientes de diversos archivos tanto mexicanos como extranjeros, así como en el manejo de una amplia y diversa bibliografía, que comprende desde obras reconocidas internacionalmente, hasta otros textos muchas veces olvidados o poco conocidos. Ante las ya mencionadas problemáticas y con semejantes herramientas intelectuales, aspiramos a preservar y difundir la verdad histórica que hoy por hoy se halla cada vez más en un constante estado de confusión.

CONFIRMAR ASISTENCIA!!!

Rosaura Tapia

Teléfonos (México)01 55 55453465 y 044 55 44211815

El acto inaugural tendrá lugar:

El jueves 2 de marzo del 2017- A las 18 horas ( 6 PM hora de México)

Lugar: Auditorio María Teresa Espinosa- Calzada del Hueso # 39- Colonia Ex egido de Santa Ursula Coapa, Ciudad de México.

EL PROGRESISMO, ENFERMEDAD TERMINAL DEL IZQUIERDISMO- (II)- 2017: el genio populista se encuentra fuera de la botella. Las clases populares en Europa y América dan la espalda a los partidos

Por, Rodrigo Agulló- El Manifiesto-España

  Un precursor: Christopher Lasch (foto de arriba)

“La idea de ‘izquierda’ ha sobrevivido a su época histórica y necesita ser decentemente enterrada, junto con ese falso conservadurismo que se limita a revestir la vieja tradición liberal en retórica conservadora”. CHRISTOPHER LASCH,
What’s wrong with the right?

Es al historiador y filósofo social norteamericano Christopher Lasch a quien corresponde el mérito de haber articulado el primer ataque de envergadura a la cosmovisión “izquierda y derecha”, y ello con una coherencia e integridad intelectual muy superior a todas las derivas del bazar postmodernista. Este autor fue asimismo el primero en ofrecer un análisis en profundidad del papel de la izquierda occidental como vanguardia cultural del capitalismo.[3]

En su obra La rebelión de las elites y la traición de la democracia, Lasch le dio la vuelta a la famosa tesis de Ortega y Gasset, según la cual la “rebelión de las masas” es la principal amenaza contra el orden social y la tradición civilizadora de la cultura occidental. Según Ortega, el valor de las elites reside en su capacidad para autoimponerse obligaciones y vivir al servicio de valores exigentes, sin los cuales la civilización sería imposible. La masa, por el contrario, es ajena a todo valor de excelencia, y carece de comprensión frente a los grandes deberes históricos: volcada en las trivialidades del bienestar personal, vive confiada en un porvenir de posibilidades ilimitadas y de libertad completa.

Sin embargo, para el autor norteamericano, las actitudes mentales atribuidas por Ortega a las masas son hoy en día más características de los estratos superiores de la sociedad que de los estratos medios o inferiores. Para Lasch, son las elites las que han perdido la fe en los “valores de Occidente” –o lo que quede de ellos– para pasar a asumir los valores hedonistas generados por el Mercado. El culto de la “transgresión” permite a una nueva clase de beneficiarios del capitalismo, habitada por el fantasma de la emancipación absoluta, mantener la ficción de que se encuentra “fuera de las normas”. Sin embargo, es ella la que está imponiendo nuevas normas al resto de la sociedad. Se trata de una dialéctica tramposa de la “norma-transgresión”: una mentira que sostiene el prestigio cultural de unas elites empeñadas en rebeliones perfectamente imaginarias. Esta “nueva clase”, formada en la mentalidad nómada y multicultural de la economía del nuevo capitalismo, está compuesta –en expresión de Lasch– por hombres y mujeres “de paso”, a los que falta “ese sentimiento del lugar y de las normas de conducta cultivadas, que se transmiten conscientemente de generación en generación”, ese “sentido de una gratitud ancestral, o de la obligación de estar al nivel de las responsabilidades heredadas del pasado”.[4]

Un porvenir de posibilidades ilimitadas y de libertad completa. ¿Cabe mejor definición del ideal “progresista”? La izquierda suministra las expresiones políticas favoritas de esta “rebelión de las elites” del turbocapitalismo. Elites que a su vez han asumido la función de motor principal de esa izquierda, en sustitución del movimiento obrero. Porque, como señala Lasch, la clase obrera –otrora pilar del movimiento socialista– es una lamentable reliquia de ella misma. En la visión de la “nueva izquierda” de los años setenta y ochenta, se suponía que los nuevos movimientos sociales –feministas, homosexuales, minorías raciales– tomarían el testigo de la lucha contra la opresión capitalista. Pero finalmente, éstos se encontraron con que sus reivindicaciones no solo tienen perfecto acomodo en el sistema, sino que además responden a su lógica expansiva y lo refuerzan.

¿Y qué ha sido de las masas? Para Lasch, las masas han perdido todo el interés por la política. Y paradójicamente, “sus instintos políticos son más conservadores que los de sus autoproclamados portavoces y sedicentes liberadores”.

En efecto, vemos que es preferentemente en la clase obrera o en el “pequeño pueblo” donde todavía perviven algunas de las actitudes más vilipendiadas por el sistema: conciencia identitaria (es decir, “racismo” y “xenofobia”), visión “tradicional” de la familia, “machismo” etc etc. Según el autor norteamericano, ello se explica porque las clases populares “tienen un sentido de los límites considerablemente más desarrollado que las clases superiores”, y se muestran en principio más reacias a los experimentos sociales. No es por ello extraño que ese “pequeño pueblo” sea objeto habitual de paternalistas campañas “pedagógicas”, cuando no de menosprecio o burla de mandarines y saltimbanquis de la cultura-espectáculo. Y así se explican determinadas evoluciones en el uso del lenguaje, como que el mero empleo de la palabra “pueblo” –término antaño encarecido por la izquierda– esté cayendo en desuso o sea incluso mal visto. O que el término “populismo” se presente, hoy en día, como el compendio de todas las abominaciones.[5]

El punto de partida de Lasch no es el de la derecha o el conservadurismo tradicionales –y menos en su sentido norteamericano, hecho de apología del capitalismo, Biblia y fe en el progreso. Su obra supone una reivindicación del viejo sentido comunitario de las clases trabajadoras, y un análisis crítico de los cambios sociales sufridos por esas “pequeñas gentes” que han sido las primeras víctimas del desequilibrio creciente en la distribución de las riquezas, de la victoria del capitalismo salvaje y su antropología deshumanizadora. Y a esa victoria del capitalismo salvaje coadyuvan tanto la derecha como la izquierda. Los conservadores, con su defensa cerrada de la sociedad de consumo y de la “mano invisible” del Mercado, se alían de hecho con las fuerzas sociales que destruyen esos “valores tradicionales” que tanto dicen defender. La obra de Lasch es precursora en la medida en que estudia la irrelevancia práctica de la distinción entre los dos campos políticos.

Lasch se posiciona abiertamente contra el “laissez passer” de la filosofía liberal. Adelantándose al movimiento antiglobalización, denunció la confiscación del poder por los grandes grupos económicos, a espaldas de los órganos de representación democrática. Y atacó la idea de que la democracia pueda prescindir de las virtudes cívicas, idea basada en la creencia en la neutralidad de las instituciones. El dogma según el cual la “mano invisible” del Mercado proveerá, ha demostrado ser una falacia. La realidad nos muestra que la mera existencia de instituciones democráticas no basta, en aquellas sociedades donde falla la textura moral, para asegurar el funcionamiento de un orden social. Y ahí está la clave de la degradación democrática de nuestras sociedades. Lasch apunta la idea de que, en realidad, la democracia liberal ha vivido hasta ahora “de préstamo”: del capital prestado por las tradiciones morales y religiosas anteriores al advenimiento del liberalismo[6].

Pero la parte más incisiva de la obra de Lasch estriba en su disección del tipo humano característico de estos tiempos: el individuo narcisista moderno, analizado en su obra principal, La Cultura del Narcisismo. Se trata de ese individuo reducido por la sociedad del hiper-consumo a mera “máquina deseante”. Con su fragilidad psicológica y con su miedo a envejecer, con su inmadurez, su egoísmo primario y su vacío interior, ese individuo encarna a la perfección el viejo ideal liberal-libertario: el individuo por fin liberado de todos los tabues históricos y culturales, el fiel comulgante del dogma de la absoluta autonomía individual y moral. Un espécimen, por tanto, ajeno a toda cortapisa que pueda frenar el pleno desenvolvimiento del Mercado. El Mercado, deus et machina garante de sus satisfacciones y consuelo de sus miserias, el único sentido de su existencia. Se trata del advenimiento en toda su gloria del perfecto progresista en el paraíso del Mercado, el punto de encuentro final –en una dimensión antropológica– de la Izquierda y de la Derecha. La última (y tal vez definitiva) metamorfosis del burgués.

Como señala el filósofo francés Jean-Claude Michéa, una de las partes quizá más desasosegantes de La Cultura del Narcisismo es aquella en la que Lasch desarrolla la idea de que el genio específico del Marqués de Sade –icono cultural par excellence de la izquierda libertaria– es la de anticipar, ya a finales del siglo XVIII, todas las implicaciones morales y culturales de la hipótesis capitalista. En la utopía sexual de Sade, los hombres son “rigurosamente anónimos e intercambiables. Su sociedad ideal reafirma así el principio capitalista según el cual los hombres y las mujeres no son, en último análisis, más que objetos de cambio”[7]. La sublimación del principio del placer, unido a la lógica sin traba de las leyes de la oferta y la demanda desembocan así en la cosificación del hombre y en la degradación de lo humano. Una perspectiva no extraña a las evoluciones del mercado y de los usos sociales del capitalismo salvaje.

La crítica de Lasch al capitalismo y a sus consecuencias económicas y sociales no parte de un enfoque economicista. Esto es, la economía y sus transformaciones no son ni el resorte básico de la Historia, ni el sentido último de la especie humana. Para Lasch, el combate a plantear debe ser ante todo moral: restaurar un sentido del deber en toda la escala social, oponer los valores comunitarios al frío contractualismo liberal.

Si algo puede reprocharse a la obra de Lasch es bordear el riesgo, en último término, de diluirse en un vago moralismo. Y ello por su falta de articulación de propuestas políticas concretas. Lasch trató de sortear este escollo al apuntar a un socialismo sui generis, que enlazaría con la vieja tradición populista norteamericana. Pero con ello parece evocar una visión idealizada de los valores norteamericanos, que probablemente tiene más que ver con los arquetipos del cine de John Ford o de Frank Capra que con la realidad social de la época. Con todo, él mismo admitió los límites de este enfoque a la hora de conformar alternativas viables. Y es que Lasch no fue un teórico político, sino un sociólogo o, más exactamente, un crítico social. La fuerza principal de su obra reside en la formulación de los instrumentos conceptuales para desenmascarar a esas dos alternativas dentro de lo mismo que son la derecha y la izquierda. Y en primer lugar, identificando el auténtico problema de fondo: el “malestar en la civilización” que afecta a nuestras sociedades. Lo que no es poco. (Continuará)

PROCLAMA PARA EL 24 DE FEBRERO, DIA DEL EXILIO CUBANO

El genio de José Martí con el patriotismo mambí inició el 24 de febrero de 1895 la guerra final y triunfal por la libertad de Cuba, epopeya admirable contra la dominación extranjera de un pueblo creciente que alcanzaba su estatura de nación. Desde aquel logro heroico de independencia la República de Cuba avanzó entre tropiezos y grandezas a una posición importante en el desarrollo continental y los valores de Occidente. Entonces, aprovechando la coyuntura histórica y disfrazado de democrático, el comunismo se apoderó de la Isla, despedazó sus instituciones, llevó al paredón sus ideales y expandió su totalitarismo feroz a otras geografías de América estimulando la ambición y maldad de politiqueros, guerrilleros, narcotraficantes, demagogos y candidatos a tirano.

El pueblo de Cuba asume por estos hechos su responsabilidad histórica y la expía con miles de fusilados, decenas de miles de encarcelados, cientos de miles de exiliados y con la pena de vivir sufriendo y muriendo sin derechos humanos, en la pobreza y un repugnante olvido internacional.

No obstante y, consecuentemente, los cubanos jamás renunciaremos a nuestra dignidad y pasión de justicia y democracia, y en honor de quienes en Cuba y el exilio no se cansan de enfrentar la opresión terrible, proponemos que en esa efemérides de gloria se declare oficialmente por autoridades competentes y por personalidades y organizaciones democráticas en todo el mundo el 24 de Febrero: Día del Exilio Cubano.

El Exilio Cubano es en todas partes testimonio de trabajo y triunfo. Las excepciones naturales en toda organización humana no restan verdad a esta verdad. Y he ahí los logros académicos, científicos, literarios, artísticos, financieros, industriales, comerciales, profesionales, religiosos, deportivos, y he ahí jueces, magistrados, concejales, comisionados, alcaldes, representantes y senadores estatales, representantes y senadores federales, miembros del Gabinete de la Casa Blanca y otras altas y respetables jerarquías.

El Exilio Cubano, consciente de sus deberes y pensando en la población esclavizada de la Isla, espera y hace justicia, viste uniformes militares, combate en los escenarios de la guerra y derrama su sangre por la causa de las naciones libres.

El Exilio Cubano evoca y saluda también con emoción inmensa aquel 24 de Febrero en que sus Hermanos al Rescate –cuando cumplían sus labores humanitarias- fueron fusilados en el cielo por orden directa del tirano.

El Exilio Cubano se honra honrando la memoria de todos los que han muerto combatiendo al comunismo internacional.

El Exilio Cubano, parte indisoluble de la Cuba eterna, espera la solidaridad de los gobiernos y los pueblos del mundo con nuestra cruzada de Dios, Patria y Libertad.

ESTE DOCUMENTO ES TUYO. NO IMPORTA QUIEN LO ESCRIBIÓ. LO ESCRIBISTE TÚ. REPRODÚCELO INFINITAMENTE. QUE LO HAGAN SUYO CUBANOS Y NO CUBANOS,  GOBIERNO Y OPOSICIÓN, RELIGIOSOS, ESCRITORES, POETAS, CANTANTES, BOXEADORES, SENADORES, ALCALDES, PRESIDENTES, GENERALES, BAILARINES, POLÍTICOS, PERIODISTAS, BANQUEROS Y OBREROS, LA RADIO, LA TV, GRANDES Y PEQUEÑOS. PÍDELES QUE LO HAGAN SUYO Y QUE HAGAN QUE LO HAGAN SUYO LOS DEMÁS. Y ASÍ, COMO CÍRCULOS CONCÉNTRICOS EN EL AGUA. RELANZA AL EXILIO PARA SALVAR AL PUEBLO DE LA ISLA. GRACIAS, Y AGRADECE QUE OTROS LO HAGAN SUYO Y LO DIFUNDAN.

ACUSACIÓN CONTRA EL VICEPRESIDENTE TARECK EL AISSAMI CONFIRMAN LA EXISTENCIA DE UN NARCO-ESTADO EN VENEZUELA

Por Carlos Vílchez Navamuel

Debemos estar claros, la acusación contra el vicepresidente ejecutivo de Venezuela, Tareck El Aissami de parte de EEUU es producto de una investigación que lleva muchos y confirma la existencia de un narco-estado en ese país, cuando el Departamento del Tesoro hace una acusación de este tipo es porque tiene pruebas suficientes.

BBC Mundo nos informó que los funcionarios del Departamento del Tesoro de Estados Unidos aclararon que el señalamiento como narcotraficante del vicepresidente ejecutivo de Venezuela, Tareck el Aissami no es política. “El momento (de la decisión) es independiente (de la situación de Venezuela). Está listo, cuando está listo”, indicó uno de los funcionarios del Departamento en una teleconferencia este lunes. “Se actúa contra un individuo, no contra un gobierno”. La misma fuente dice que “Según informa en un comunicado John E. Smith, director interino de la Oficina para el Control de Bienes Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés), la inclusión del vicepresidente venezolano en la Lista de Narcotraficantes Especialmente Designados “marca la culminación de una investigación de varios años”.

La misma fuente explicó además que “De acuerdo con un comunicado de la OFAC, El Aissami ha facilitado el envío de grandes cargamentos de drogas, vía aérea y marítima desde Venezuela, además de proporcionar protección a otros traficantes. “En concreto, El Aissami recibió dinero por facilitar el transporte de narcóticos propiedad del narcotraficante venezolano Walid Makled García”, señala la OFAC. Makled fue detenido en Colombia y extraditado a Venezuela en 2011 por montar una compleja operación de tráfico de drogas con la supuesta colaboración de altos funcionarios del gobierno venezolano. Actualmente cumple una pena de 14 años de prisión”. Agregan también que “El Aissami “También está vinculado a la coordinación de envíos de narcóticos al violento cartel mexicano Los Zetas, así como a la protección del capo narcotraficante colombiano Daniel Barrera Barrera y del narcotraficante venezolano Hermágoras González Polanco”. En otras palabras, EE.UU. vincula a El Aissami con uno de los carteles más poderosos y temidos de México”. http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-38963613

El Aissami se defendió de las acusaciones dando a entender que las mismas tenían motivaciones políticas. “Recibo esta miserable e infame agresión como un reconocimiento a mi condición de revolucionario antiimperialista”: “Ante la infamia y la agresión imperialista: 1- MORAL INTACTA. 2- mayor FIRMEZA y CONVICCIÓN antiimperialista. 3- Mayor conciencia CHAVISTA!!”, escribió a través de su cuenta de twitter (@TareckPSUV).”En lo personal recibo esta miserable e infame agresión como un reconocimiento a mi condición de revolucionario antiimperialista. VENCEREMOS”. http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-38964630

En cualquier parte del mundo se daría por hecho la renuncia o el despido inmediato de un funcionario que sea cuestionado por el Departamento del Tesoro de los EEUU. En Venezuela sucede lo contrario, a todas las personas sospechosas o acusadas en los EEUU, el gobierno los protege y les defiende y hasta los premian con darles un puesto importante, por esta razón no es nada raro que escuchemos al presidente Maduro defender a su vicepresidente.

ESPAÑA TORCIDA. PODEMOS COLOCA COMO PRESIDENTE DEL PARLAMENTO BALEAR A UN GAÑÁN HEAVY Y SIN ESTUDIOS QUE ESTÁ EN CONTRA DE LA “ORTOGRAFÍA”

Fuente: El Mundo-España

El Partido Socialista Obrero Español está de los nervios desde que sus socios de comunistas de Podemos le han plantado como nuevo eje de su Pacto de Gobierno a un republicano, comunista, anticlerical, catalanista y animalista; y ahora resulta que esos son apenas los cimientos de su activismo, que ahora ha prometido apalancar para poder representar a todos los ciudadanos.

Su Twitter ha sido hasta ahora el calendario maya de la indignación: largo, indescifrable y con la vista puesta en el apocalipsis. Hay días para la República, hay días para no celebrar nada el 12 de octubre, para recordar los aniversarios de la muerte de otros activistas, o la entrada de las tropas comunistas en Berlín, con bandera en ruso y todo.

Balti es un tipo sin apenas estudios pero se erige en las redes sociales como un defensor del catalán en la escuela, e incluso se pregunta por la posibilidad de una Federación de Repúblicas catalanoparlantes.

Simpatiza con el independentismo argumentando que la señera ha casado mejor con la República. Y ha promovido una petición en change.org reclamando que se obligue a los agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil se dirijan a los baleares en catalán. Su defensa de la lengua autonómica podría haberse traducido como un ataque al castellano si nos basáramos en las continuadas y clamorosas faltas de ortografía que comete en todos sus muros, pero es que el catalán tampoco escapa de sus incorrecciones.

Los que defendieron su candidatura al puesto alegaban que su falta de estudios no le incapacitaba para el puesto, suponemos que confiando en que no tenga que escribir. Una de sus señas de identidad es que el nuevo presidente del Parlament no se oculta tras las redes sociales. De hecho es rarísimo el fin de semana que no tiene que salir a la calle con una pancarta, contra viento, marea y especialmente público. Su participación constante es de una heroicidad que en ocasiones roza el ridículo.

En las redes lo mismo llora la muerte de Fidel Castro, de quien se despide en Twitter con un «hasta siempre Comandante!», que se planta en el Palacio de Marivent con una bandera republicana para decirle a Felipe VI que es el sucesor de una dictadura. No es que Balti no se sienta cómodo con la actual democracia, es que duda que exista. Frecuentemente usa las redes para recordarle al Rey que no es bienvenido a la isla de Mallorca, o hace chistes poniendo bubónica por borbónica, o le llama maniquí, y a sus seguidores “lameculos”, o suelta frases del estilo: «Señor Borbón, algún dictador te dejó demasiado arraigada su semilla».

Su estética, entre el mesianismo y el heavy, coincide con los gustos musicales que comparte: Metallica, Fear Factory, Slikpnot o Enola Gay. Suele estar muy pendiente de denunciar lo que denomina expolio de la Iglesia Católica, e incluso de lanzar a sus seguidores preguntas de hondo calado teologal del tipo: “¿Y si Jesús hubiera muerto empalado? ¿Pasearíamos un hombre pinchado en un palo?”.

También está muy pendiente de la apertura de fosas comunes de la Guerra Civil, de la lucha antipetrolífera, de la lucha antitaurina, de la lucha anticapitalista, o contra la troika, o contra el Ibex 35, o contra los bancos, o contra el austericidio, o contra Rita Barberá, o contra Matas, o contra el Tribunal Constitucional, o contra una Facultad de Medicina para Baleares, o contra el PSOE de Pedro Sánchez, o contra el PSOE sin Pedro Sánchez, o contra Rajoy, o contra las actuaciones policiales en las concentraciones, o contra el TTIP o a favor de los escraches, o del pueblo saharaui, o el de Gaza, o los griegos, o los refugiados, o los inmigrantes. Su sensibilidad es infinita, y su indignación adictiva.Nunca le es tarde para recordar a los españoles que lucharon en Francia contra el fascismo, o a los últimos asesinados del franquismo, o a los primeros como Lorca, o para ponerse de perfil de Facebook una foto de la China comunista, o compartir otra de comunistas rusos ilustres dibujando una última cena.

FALLECIÓ LA MUJER QUE LUCHÓ POR LA INDEMNIZACIÓN A LAS VÍCTIMAS DEL COMUNISMO

En la foto: Nadezla Kavaliravá, en el Senado Checo

Por, Ivana Vonderková-Radio Praga

A la edad de 93 años falleció Naděžda Kavalírová, quien durante largos años presidió la Confederación de Presos Políticos de la República Checa. Durante el comunismo fue perseguida y encarcelada, y después de los cambios democráticos impulsó la indemnización a las personas que tuvieron un destino semejante.

Naděžda Kavalírová fue una de las estudiantes que en febrero de 1948 salieron en defensa del entonces presidente democrático checoslovaco, Edvard Beneš, presionado por los comunistas a dimitir. Tras el posterior golpe de Estado comunista, Kavalírová fue obligada a abandonar los estudios de medicina y se ganaba la vida como enfermera en las minas de uranio de Jáchymov. Sin embargo, el régimen no dejó de perseguirla y en 1956 fue acusada de traición a la Patria y nueve meses mantenida en prisión preventiva, según había recordado en un documental de la Televisión Checa.

“Nueve meses pasé en un lado de una celda. Todo el tiempo allí. No había allí ningún lavatorio, el agua la ponían a correr desde afuera y sólo de vez en cuando. Las ventanas estaban situadas a una gran altura, así que era imposible mirar hacia afuera”.

Mientras tanto, las autoridades comunistas preparaban un proceso manipulado para doblegar a Kavalírová, quien no obstante seguía firme en sus ideales democráticos, según recordara en el documental.

”Después de nueve meses en prisión preventiva me dejaron salir al patio, al parecer para que cogiera un buen color antes de comparecer ante los tribunales. De pronto vi en el suelo del patio algo amarillo. Me agaché y era un diente de león. Lo arranqué, pero cuando vi que se acercaban las vigilantes para comprobar si no estaba haciendo algo contra el régimen, me eché la flor en la boca y me la tragué, para salvar ese símbolo de la libertad. Porque la flor era mía, no se la iba a dar a nadie. Después de 50 años visité el lugar y encontré allí otra flor amarilla que antaño concebí como símbolo de la libertad. La flor creció a pesar del suelo de hormigón, su destino también era duro. O sea que por la libertad hay que luchar”.

En el proceso manipulado Kavalírová fue condenada a cinco años de prisión. Al cabo de tres años fue puesta en libertad, pero el régimen comunista le permitió trabajar sólo en profesiones obreras. Fue rehabilitada en 1967 y a partir de entonces hasta jubilarse en 1984 trabajó en el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.

Tras los cambios democráticos en el país en 1989, Naděžda Kavalírová entró activamente en la vida pública, y se empeñó por impulsar la aprobación de una normativa para indemnizar a las personas que fueron perseguidas durante el comunismo por su convicción política. En 2003 Kavalírová fue electa presidenta de la Confederación de Presos Políticos, y algún tiempo presidió el Consejo del Instituto para el Estudio de los Regímenes Totalitarios.

En octubre de 2006, el entonces presidente checo, Václav Klaus, condecoró a Kavalírová con la Orden de Tomáš Garrigue Masaryk, la segunda más importante del país. En el mencionado documental de la Televisión Checa, Kavalírová recordó ese capítulo de su vida.

”Tengo en mis manos la Orden de Tomáš Garrigue Masaryk, la condecoración de mayor significado para mí. Cuando en el acto en octubre de 2006 hablé con el presidente Klaus, le dije que en este salón, la Sala Vladislao en el Castillo de Praga, no se encontraba nadie más que los presos políticos, tanto los vivos como los muertos. Y que en su nombre y en el mío, le agradezco por la distinción”.

 Naděžda Kavalírová falleció el viernes pasado en un hospital de la ciudad de Pardubice, en Bohemia del Este. El acto del último adiós a esta incansable combatiente por la democracia, la justicia y la libertad, tendrá lugar el viernes 27 de enero, en la basílica en la colina de Strahov, en Praga.

 

ALPHA 66 CELEBRA ALMUERZO DE CONFRATERNIDAD EN MIAMI ELKS LODGE 948

La organización patriótica Alpha 66 invita a todos sus miembros y simpatizantes a un Almuerzo de Confraternidad que tendrá lugar el domingo 26 de febrero a partir de las 12:30 del día en el Miami Elks Lodge 948, situado en el 10301 S.W. 72th Street, Miami. Por su donación voluntaria usted podrá disfrutar de un exquisito almuerzo, compartir con sus hermanos de ideales y, lo que es más importante, contribuir a la causa de la libertad de Cuba.

Las personas interesadas en hacer su reservación deben llamar cuanto antes a Ernesto Díaz Rodríguez al 305-397-3552, a Reinol Rodríguez al 305-975-5707 o a Osiel González, al 305-541-5433.

Una vez más Alpha 66 reafirma su compromiso histórico de continuar luchando con todos los medios a su alcance por una Patria libre y soberana. El respeto a la dignidad de nuestro pueblo y el legado de intransigencia que escribieron con sangre nuestros mártires nos inspiran al combate de cada día por una Cuba como la soñó Martí, abierta a la libertad, al amor y al derecho a la felicidad de todos los cubanos.

Firmado por:
Ernesto Díaz Rodríguez, Secretario General
Osiel González, Vicesecretario General
Reinol Rodríguez, Coordinador de Asuntos Militares
Sara Martínez Castro, Secretaria de Cultura

WordPress theme: Kippis 1.15