EN EL CARAJAL DE MIAMI: QUINTA COLUMNISTAS DE SOROS ACTÚAN IMPUNEMENTE EN HOMESTEAD. NUEVO ACCIÓN QUITANDO CARETAS

Los grupos organizados por Soros para trabajar incansablemente en contra de todo lo que haga y proponga el presidente Trump, han estado actuando en el área de Homestead, regando sus mentiras y su veneno y haciendo lo imposible por interrumpir la meritoria labor que llevan a cabo los trabajadores que están a cargo de cuidar de los menores inmigrantes que se hospedan en el Centro de Homestead.

Miles de dólares han sido destinados para pagar el viaje de decenas de  personas que de todas partes del país viajaron al sur de Florida. Uno de ellos fue David Nurenberg, que viajó desde Boston a Miami, junto a otras personas de distintas partes del país, porque al parecer no consiguieron en el carajal de Miami suficientes personas dispuestos a manifestarse el fin de semana en conmemoración del Día del Padre en contra del albergue que ellos llaman mentirosamente “centro de detención”, que está ubicado al suroeste del Condado Miami-Dade y que pertenece al Departamento de Salud y Servicios Humanos. La magnífica facilidad no es “un centro de detención” ni una cárcel, sino un Albergue Temporal para niños sin compañía.

Da asco la forma mentirosa a que se refieren los protestantes profesionales que recorren el país subvencionados por el dinero de George Soros. Mienten miserablemente cuando afirman que los menores están enjaulados.

NO HAY NI UNA SOLA JAULA EN EL ALBERGUE: La verdad es que los muchachos están maravillosamente bien atendidos por el staff que trabaja en el albergue, que cuenta con excelentes y confortables facilidades, atendidas por un team de trabajadores sociales, que incluyen médicos, enfermero(a)s, sicólogos, consejeros que los atienden las 24 horas del día; los confortan, aconsejan y hasta les ayudan a aprender los idiomas español e inglés, pues muchos de los menores pertenecen a etnias de Centro América y casi no hablan español.

Redactores de esta sección han podido comprobar el cariño y la dedicación desplegados por los que atienden el albergue, que los protestantes quieren que se cierre. Es tal la falta de simpatías hacia los manifestantes en el área que la organizadora de las protestas Kristin Kumpf dijo que 800 personas de 22 estados habían confirmado su asistencia a la protesta llevada a cabo en el Día del Padre.

Los manifestantes son tan irresponsables y fanáticos que inclusive han llegado a no permitir el ingreso a las facilidades de los empleados que cuidan y atienden  a los niños y a los que les hacen los alimentos a los albergados en las magníficas facilidades en que están recluídos.

Basta de silencio cómplice ante las falsas noticias divulgadas por los que responden a la enorme conspiración que alienta la campaña contra Trump. Nuevo Acción solicita de otros colegas que divulguen la verdad sobre esta conspiración para que la verdad resplandezca y los menores inmigrantes que han sido acogidos por el gobierno norteamericano, puedan esperar en sus albergues magníficamente cuidados y atendidos,  que sean entregados a familiares y o patrocinadores.

CENTENARES DE LOS INMIGRANTES QUE TRATAN DE ENTRAR ILEGALMENTE EN EE.UU. DESDE MÉXICO TIENEN GRAVES ANTECEDENTES PENALES

Caravana de inmigrantes hondureños hacia Estados Unidos / Imagen: Captura de Youtube

Fuente: La Tribuna del País Vasco

Parece que Donald Trump vuelve a tener razón, a pesar del empeño digno de mejores causas con el que los medios del consenso socialdemócrata tratran de ocultar determinadas informaciones. Según ha informado Fox News, documentos en poder del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos demuestran que varios cientos de inmigrantes ilegales que intentaron cruzar la frontera sur de este país formando parte de las masivas caravanas migratorias que durante los últimos meses han sido alentadas por la izquierda y la extrema izquierda occidentales tenían graves antecedentes penales en EE.UU.

Los archivos ahora en poder del Partido Republicano detallan, por ejemplo, una caravana de casi 8.000 ilegales que se dirigió hacia la frontera en octubre de 2018 y llegó al sur de California en diciembre de ese mismo año. Según el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) de los Estados Unidos, 660 de ellos tenían condenas penales en los Estados Unidos, con 40 condenados por agresión o agresión con agravantes con un arma mortal, y tres estaban condenados por asesinato.

En enero de 2019, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) rastreó otra caravana que abandonó Honduras con más de 3.300 inmigrantes con destino a Estados Unidos. El equipo de Investigaciones de Seguridad Nacional identificó que 860 de esas personas tenían antecedentes penales en USA, incluyendo más de 20 condenados por agresión o agresión con agravantes con un arma mortal, casi 30 condenados por delitos sexuales, dos condenados por violencia contra la policía y un condenado por intento de asesinato.

Los documentos también revelan que el CBP está monitoreando otro «movimiento de varios grupos que varían en tamaño de 1.000 a 4.000” en los estados mexicanos de Chiapas y Veracruz, pero no especificó cuántos de esos migrantes podrían tener antecedentes penales.

El pasado mes de febrero, el presidente Trump declaró una emergencia nacional asegurando que «la frontera sur es un punto de entrada importante para los delincuentes, pandilleros y narcóticos ilícitos» que amenazan «los principales intereses de seguridad nacional”.

Pues bien, los documentos ahora hechos públicos aparecen en medio de una oleada impresionante de llegadas de inmigrantes a la frontera sur de Estados Unidos. En mayo, la cantidad de migrantes detenidos en la frontera sur se disparó a niveles que no se habían visto en más de una década, con las Fuerzas de Seguridad informando de casi 133.000 arrestos, más de un 30 por ciento de aumento con respecto al mes anterior y el doble de la afluencia registrada a principios de año.

El número fue el total mensual más alto en más de 13 años, según las autoridades. «Estamos en una emergencia en toda regla”, ha explicado Jon Sanders, el comisionado de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza.

La continua crisis en la frontera está a punto de estallar cuando Trump ha tratado de extender y apuntalar el muro fronterizo, declarando su finalización como una emergencia nacional en un intento por desviar miles de millones de dólares hacia su construcción, un esfuerzo que impugndado en los tribunales por partidos y organizaciones de izquierda y de extrema izquierda.

Paralelamente, el Gobierno de Donald Trump ha anunciado que ha alcanzado un acuerdo con México para reducir los aranceles con los que ha amenazado sobre las importaciones mexicanas a cambio de que este país aumente los esfuerzos para limitar los flujos migratorios con destino a los Estados Unidos desde América Central. Estados Unidos, además, se ha comprometido a acelerar las solicitudes de asilo, mientras que México ha anunciado que “ofrecerá empleos, atención médica y educación de acuerdo con sus principios”. El documento también incluye un apartado en el que se afirma que tomará «medidas decisivas» para desmantelar las operaciones de tráfico de migrantes y tráfico de drogas, mientras que ambos países aumentarán la cooperación para proteger la frontera.

EL BAYARDO CONTRA EL COMUNISMO: DIGNIDAD HUMANA Y LIBERTAD

Por Ignacio Agramonte y Loynaz

Nadie conoce mejor sus intereses que uno mismo. El individuo es guardián soberano de sus intereses, y la sociedad no debe mezclarse en la conducta humana mientras no dañe a los demás. Funestas son las consecuencias de esa intervención, y aún más funesta cuando va dirigida a uniformarla…

La centralización es la anulación del individuo, la senda del absolutismo. La descentralización absoluta conduce a la anarquía y al desorden. Es necesario colocarnos entre estos extremos para hallar la bien entendida descentralización que permite florecer la libertad dentro del orden.

Es conveniente y necesario limitar la centralización a asuntos trascendentales y de gran importancia. Es abusiva desde que, extralimitándose de aquellos negocios que les corresponden, interviene en otros que no les atañen. Por fuerte que sea un gobierno centralizado, no ofrece seguridades de duración. Concentra su vida en el corazón, y basta un golpe dirigido a él para echarlo por tierra.

La centralización ilimitada disminuye o destruye la libertad de la industria, la competencia entre productores, el perfeccionamiento y bajo precio de los productos.  Requiriendo un número fabuloso de empleados, arranca brazos a las artes y a la industria, debilitando la inteligencia y la actividad, y convirtiendo al hombre en órgano de ejecución pasiva.

A pesar del número de empleados, los funcionarios no tienen tiempo para despachar el cúmulo de negocios que aglomera el Gobierno con su intervención, tan minuciosa como peligrosa, en los intereses locales e individuales. Y sus sueldos son demasiado mezquinos sostener a esos empleados con dignidad, aunque pos su multitud forman una suma altamente gravosa para el Estado.

Si se disminuyera su número, si se les pagara de un modo proporcionado a su trabajo y suficiente para satisfacer sus necesidades dignamente, se dedicarían exclusivamente y con entusiasmo al cumplimiento de sus deberes…Y si se les diera cierta independencia, su dignidad, en vez de humillarse a los caprichos de un superior, se elevaría, adquiriendo una responsabilidad no arbitraria. Lejos de convertirse en máquinas de transmisión, desplegarían su actividad e inteligencia en provecho propio y de la sociedad. Con esta organización el individuo tendría garantizado el libre ejercicio de sus derechos contra los excesos y errores de los funcionarios.

La centralización hace desaparecer al individualismo, tan necesario a la sociedad. De ahí al comunismo no hay más que un paso. Comenzando por declarar impotente al individuo, concluye por justificar cualquier intervención en sus actos, destruyendo su libertad, reglamentando sus deseos, sus necesidades, su pensamiento y hasta sus más íntimas afecciones.

Garantía suficiente sería un código único, un ejército y recursos financieros, todos empleados conforme a la ley. Entonces los habitante de cada localidad administrarían sus propiedades, repartirían sus impuestos, construirían sus vías de comunicación, gobernarían, en una palabra, sus asuntos locales, que solamente ellos conocen y más directamente les interesan.

Esta descentralización limitada es, en tiempos de paz, el estado natural de un pueblo libre, dejando a cada parte de su territorio gozar de la mayor libertad, a fin de que los ciudadanos puedan desarrollar normalmente todas sus facultades.

El gobierno que con la centralización destruya ese franco desarrollo de la acción individual y de la sociedad, no se funda en la justicia y la razón, sino tan sólo en la fuerza. Y el Estado que tal fundamento tenga, podrá anunciarse al mundo como estable e imperecedero, pero tarde o temprano, cuando los hombres, conociendo la violación de sus derechos se propongan reivindicarlos, el estruendo del cañón les anunciará que cesó su dominio letal. 

Nota de Nuevo Acción: Lo anterior es un extracto del discurso pronunciado ante el claustro de La Real Universidad de La Habana, en febrero de 1866. Fue publicado en la “Revista de la Facultad de Letras y Ciencias”—vol. Xv—en 1912; y reproducido por su nieto Eugenio Betancourt en su libro “Ignacio Agramonte y la revolución cubana”, en 1928 y por la Revista “Palenque” en su edición del verano de 1991, año 2, No. 5.

SOLO EL “ÁRISTOS” SALVARÁ A LA DEMOCRACIA

Por, Jorge Sánchez de Castro

Considero la saga de películas sobre el superhéroe Batman, dirigida por Christopher Nolan, y en especial la titulada El Caballero Oscuro, un acontecimiento cultural histórico. En ella se reivindica la aristocracia, el eterno, por necesario, áristos, es decir, se reivindica al excelente, al mejor.

Pero el motivo de que la filmografía del director inglés sobre el clásico superhéroe alcance categoría histórica se debe a que prefigura una aristocracia nueva, la única posible en un sistema político regido por las leyes de la democracia, que el Poder estaría encantado de que se generalizase como forma de salir del marasmo en el que nos encontramos.

La fe en los sistemas democráticos se basa en la glorificación de la soberanía de la voluntad popular, la cual delega periódicamente su omnipotencia en una clase política que ejerce la función de gobernar.

La consecuencia de la delegación de la soberanía es que los representantes de ésta se convierten en soberanos temporales.

La consecuencia de la delegación de la soberanía es que los representantes de ésta se convierten en apoderados plenipotenciarios, en soberanos temporales, porque actúan en nombre de la totalidad, y por tanto ningún interés particular se podrá alzar contra ellos, los guardianes del bienestar del conjunto.

¿Consideran irracional, a la luz de los hechos cotidianos, el argumento de que pueda existir una voluntad general que, además, sea soberana; es decir, última instancia decisoria, aunque sea por mediación de sus representantes? Me permito recordarles que el dogma de la infalibilidad de los monarcas fue uno de los basamentos de la legitimidad monárquica durante siglos, por lo que está probado que los dogmas no sucumben porque estén ayunos de razón.

Y la soberanía de la voluntad popular es un dogma de los sistemas políticos donde el Poder se atribuye por medio de la elección popular, que cualquier grupo o facción que alcance el Gobierno debe comprometerse a cumplir…  aunque no sea posible.

Ahora bien, la inescrutable voluntad general rousseauniana no puede ser representada, constituyendo este dilema el nudo gordiano del malestar de las estructuras de poder constituidas por sufragio universal, pues ofrecen lo que no tienen, es decir, representatividad, ¿o acaso puede ser representado algo que se desconoce qué es?. No obstante, la mayor o menor legitimación de un sistema político no es nuestro problema hoy.

Lo que sí nos interesa destacar es que ante el dogma de la soberanía popular no cabe aristocracia de ningún tipo, pues ésta no puede sustituir al Gobierno elegido por la voluntad general. Perfecto.

Sin embargo, las democracias de masas necesitan la intervención decisiva del áristos al que nadie ha llamado ni elegido, aunque tenga que permanecer oculto porque la creencia en la soberanía de la voluntad general así lo demanda.

La necesidad en democracia del áristos, del excelente que se impone por su mera virtud, y su imprescindible anonimato, lo ilustran dos películas: El caballero oscuro, de Christopher Nolan, y uno de sus precedentes, El hombre que mató a Liberty Valance. En la segunda, John Wayne salva a la ciudad dos veces: cuando mata al tirano Lee Marvin, pero también cuando impide que éste se autoproclame representante del pueblo, en contra de la asamblea local.

Es el aristócrata pistolero el que garantiza la pureza de la elección popular, y es el mismo aristócrata pistolero el que permite que la violencia ilegítima no acabe con la vida del representante elegido.

El precio del áristos es terrible: el silencio, la muerte civil, la aceptación de la mentira… Y todo ese sacrificio —¡válgame Dios!— para que el mito de la soberanía, de la omnipotencia de la voluntad general permanezca impoluto.

Así, el Caballero Oscuro, de Christopher Nolan, se inmola para que el malvado, el asesino representante de la voluntad popular, siga conservando la aureola de líder beatífico que salva a la ciudad del Mal.

Curioso.

Es obvio que el político asesino no puede representar los intereses de un pueblo digno; que el pueblo se equivocó al elegirlo, y que sólo el héroe, el caballero aristócrata, es el que protege a la ciudad, pero esto debe ser mantenido oculto para que los ciudadanos sigan creyendo en la sabiduría de sus elecciones, en sus representantes y en su sistema.

Desasosegante, además de curioso.

Una de las virtudes de la aristocracia era su ejemplaridad pública. Ya no. El héroe, el aristócrata por excelencia, tiene que ser un caballero inevitablemente oscuro en aras a garantizar la continuidad de un principio, la soberanía de la voluntad general, obsoleto, incapaz de sobrevivir por sí mismo, necesitado de la ayuda de aquello que lo desmiente: el áristos privado, desconocido, inelegible.

La legitimidad monárquica cayó cuando la infalibilidad de los reyes quedó desnuda.

La legitimidad de las democracias basadas en el mito de la voluntad general será destruida en cuanto su ajado edificio ideológico deje de ser sostenido por Caballeros Oscuros.   

Antes de que la ausencia de legitimidad de los vigentes sistemas políticos de nuestro entorno sea campo abonado para el infantilismo de los revoltosos, necesitamos que la áristos demuestre que lo perentorio no es salvar el prestigio de un mito exangüe, sino dejar en evidencia la superioridad de un sistema político donde la voluntad general no sea la excusa de la tiranía, de la iniquidad. Demostrar, en fin, la necesidad de sistemas políticos contra la soberanía de la voluntad general, la necesidad de Gobiernos Limitados.

Tarea apta sólo para héroes, quizás el Batman IV, de Christopher Nolan.

PARTITOCRACIA/ En sus “Notas para la supresión de los partidos políticos”, la filósofa francesa Simone Weil nos enseña que «nunca hemos conocido nada que se asemeje, ni de lejos, a una democracia.

Por, Juan Manuel de Prada-El Manifiesto

Las resacas electorales siempre nos traen, como una marea de detritos, los ‘pactos’ y ‘alianzas’ de los partidos para formar gobiernos ‘estables’ (o sea, gobiernos que garanticen la estabilidad a quienes pactan). Y, con la atomización del mapa político, estos ‘pactos’ y ‘alianzas’ post-electorales alcanzan cotas de chalaneo difícilmente superables, tan descaradas y sórdidas que hasta la gente con más tragaderas siente que su idolatría partitocrática se tambalea. «¡Yo no voté a Fulanito para que ahora forme gobierno con Menganito!», se quejan amargamente algunos. ¡Qué espectáculo de conmovedora ingenuidad!

En sus Notas para la supresión de los partidos políticos, la filósofa francesa Simone Weil nos enseña que «nunca hemos conocido nada que se asemeje, ni de lejos, a una democracia. En lo que nombramos con ese nombre, el pueblo no ha tenido nunca la ocasión ni los medios de expresar un parecer sobre un problema cualquiera de la vida pública; y todo lo que escapa a los intereses particulares se deja para las pasiones colectivas, a las que se alimenta sistemática y oficialmente». De hecho, ¿qué son los partidos políticos, sino máquinas confeccionadas para atender intereses particulares (los de quienes los integran y los de sus patrocinadores), a la vez que exaltan pasiones sectarias y divergentes entre sus adeptos? Estas pasiones divergentes no se neutralizan entre sí –prosigue Simone Weil—, sino que «chocan entre sí con un ruido verdaderamente infernal que hace imposible que se oiga, ni por un segundo, la voz de la justicia y de la verdad».

Los partidos políticos no tienen otro fin sino su propio crecimiento.

Los partidos políticos no tienen otro fin sino su propio crecimiento; y, para lograrlo, fanatizan a sus adeptos, haciéndoles creer cínicamente que dan voz a sus quejas y anhelos, enarbolando causas de apariencia noble. Todo ello con el objetivo de «matar en las almas el sentido de la verdad y la justicia».

Para lograr este fin, los partidos dejan huérfana de representación política a la sociedad, prohibiendo el mandato imperativo de los electores; y, a cambio, consagran una parodia de representación fundada en el mandato imperativo de los líderes de cada partido, que hacen con los votos de sus adeptos lo que se les antoja. Se afirma grotescamente que la soberanía «reside en el pueblo»; pero luego resulta que ese presunto soberano… ¡tiene prohibido dar instrucciones a sus representantes, tiene prohibido exigir el cumplimiento de sus promesas electorales, tienen prohibido revocar el poder que les otorgaron! ¿Qué mierda de ‘soberanía’ es esa? La dura realidad es que los partidos políticos disponen de sus votantes como si fueran siervos, mientras la sociedad política es suplantada por una ‘opinión pública’ artificiosamente creada por los medios de comunicación (con sus hijas tontas, las encuestas demoscópicas), que moldean a su antojo la agenda política, siempre según el dictado plutocrático. Se trata de la más monstruosa usurpación de poderes que uno imaginarse pueda: nuestros diputados pueden pavonearse de que no son mandatarios ni delegados; pueden presumir de no recibir instrucciones de sus votantes; pueden pasarse las promesas electorales por salva sea la parte; pueden utilizar el poder que les otorgaron sus votantes para hacer exactamente lo contrario de lo que sus votantes les demandaban o exigían. ¡Y a este contubernio los ilusos lo llaman democracia!

La representación política ha dejado de fundarse en un mandato para convertirse en una usurpación.

La representación política, en los regímenes partitocráticos, ha dejado de fundarse en un mandato para convertirse, simple y llanamente, en una usurpación. Y toda posibilidad de influencia sobre el gobierno se reduce a una elección periódica, atendiendo a un programa que los candidatos no tienen obligación alguna de cumplir. Los partidos políticos que mediatizan la representación del pueblo lo hacen como el tutor de un niño o de un disminuido mental al que no tiene sentido alguno consultar. En las elecciones nos ofrecen listas cerradas que no cabe alterar; y la victoria les otorga libertad absoluta para dirigir nuestras vidas en la dirección que les pete, sin más límite que el que ellos mismos, magnánimamente, quieran imponerse. No habrá democracia mientras no se recupere la representación como mandato; es decir, mientras el candidato elegido no tenga que responder ante los votantes de su circunscripción, sin disciplina partidaria. Hasta entonces seguiremos disfrutando de los primores de la partitocracia, un régimen de alternancia de oligarquías que –como no podía ser de otra manera– pactan entre sí lo que les conviene, seguras de que sus adeptos terminarán aceptándolo, pues para entonces ya han matado en sus almas el sentido de la verdad y la justicia.

LA BENEVOLENCIA CON LA BELLEZA.

por Esteban Fernández

Es injusto, triste, ilógico y a veces hasta tonto, pero es cierto que los seres humanos tratamos mejor a la belleza que la fealdad. Inclusive lo hacemos hasta con el reino animal. Tratamos mil veces mejor a la ardilla que al ratón.

Mea culpa: Yo, como la mayoría de los seres humanos, no estoy exento de cometer ese error de apreciación y siendo el encargado de la Casa de Cambios de Cheques de Canoga Park se apareció una muchacha bella, rubia, de ojos grises, cara angelical, cuerpo exuberante, eso que llaman “bocatto di cardinale”.

Nunca lo olvidaré, traía un cheque de mil doscientos dólares de una compañía que jamás había escuchado su nombre antes.

La muchacha inmediatamente me inspiró confianza, casi ni miré el cheque observándola a ella. A la velocidad de un cohete le puse el cuño, hasta con pena le pedí su licencia de manejar para sacarle una copia, le pedí que lo firmara y le cobré el mínimo que podía cobrarle.

Pensé que ahí se acabaría el asunto, pero -para alegría mía- al otro día se me apareció con otro cheque. Esta vez de mil quinientos dólares.

Normalmente eso -dos cheques dos días consecutivos- debe levantar una bandera roja de precaución, pero ¿Quién iba a imaginar que una muchacha -que hasta me parecía traía una arueola sobre su cabeza- iba a mancharse sus bellas manos cometiendo un burdo delito? Y pan, volví a cambiarse sin apenas verificar nada.

Ya ustedes perfectamente saben lo que viene a continuación: los dos cheques rebotaron como pelotas de balón-cesto.

No encontraba la forma de justificar ante el dueño de la empresa mi grave error Me dio mucha pena decirle que se lo cambié única y exclusivamente porque parecía una modelo o una corista del Cesar Palace de Las Vegas…

Este me dijo molesto: “Okay, vete a la estación de policía de la Vanowen y presenta el caso contra esta delincuente”. Y allá me fui a regañadientes completamente seguro -todavía- de que esta finura de mujer iba a regresar a devolver el dinero. Pero de eso nada.

A las dos semanas se apareció un joven agente del “Departamento del Tesoro”. Yo no sabía que esa gente se ocupaba de billetes falsos y fraudes con cheques. Primera noticia.

Le entregué una copia de su licencia de manejar y le dije atrevidamente: “Oficial, cuando usted encuentre esa muchacha no sabe el trabajo que le costará meter en la cárcel a esa preciosidad”.

Me miró completamente molesto, parece que representaba una falta de respeto mi insinuación.  Simplemente y de mala gana me dijo: “¡Mida sus palabras, YO SOY UN PROFESIONAL!” Me quedé pasmado y apenado.

Más o menos dos meses más tarde volvió el agente a interesarse por otro cheque falso. Al fin, después de pensarlo mucho, me atreví a preguntarle en qué había terminado el caso de la rubia bonita.

Entonces él fue el lució apenado, apenas me miró a los ojos cuando casi en un susurro, me dijo: “Ah, sí, me casé con ella”.

DIEZ ESTRATEGIAS DE MANIPULACIÓN MEDIÁTICA

BD.- Reproducimos una lista elaborada por el filósofo y lingüista estadounidense Noam Chomsky sobre las 10 estrategias que utilizan los medios de comunicación para manipular a la opinión pública.

  1. La estrategia de la distracción

El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las élites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes. La estrategia de la distracción es igualmente indispensable para impedir al público interesarse por los conocimientos esenciales, en el área de la ciencia, la economía, la psicología, la neurobiología y la cibernética. «Mantener la atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar; de vuelta a granja como los otros animales.» («Armas silenciosas para guerras tranquilas»)

  1. Crear problemas y después ofrecer soluciones

Este método también es llamado «problema-reacción-solución». Se crea un problema, una «situación» prevista para causar cierta reacción en el público, a fin de que éste sea el mandante de las medidas que se desea hacer aceptar. Por ejemplo: dejar que se desenvuelva o se intensifique la violencia urbana, u organizar atentados sangrientos, a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad y políticas en perjuicio de la libertad. O también: crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos.

  1. La estrategia de la gradualidad

Para hacer que se acepte una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por años consecutivos. Es de esa manera que condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas (neoliberalismo) fueron impuestas durante las décadas de 1980 y 1990: Estado mínimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad, desempleo en masa, salarios que ya no aseguran ingresos decentes, tantos cambios que hubieran provocado una revolución si hubiesen sido aplicadas de una sola vez.

  1. La estrategia de diferir

Otra manera de hacer aceptar una decisión impopular es la de presentarla como «dolorosa y necesaria», obteniendo la aceptación pública, en el momento, para una aplicación futura. Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato. Primero, porque el esfuerzo no es empleado inmediatamente. Luego, porque el público, la masa, tiene siempre la tendencia a esperar ingenuamente que «todo irá a mejorar mañana» y que el sacrificio exigido podrá ser evitado. Esto da más tiempo al público para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignación cuando llegue el momento.

  1. Dirigirse al público como a criaturas de poca edad

La mayoría de la publicidad dirigida al gran público utiliza discurso, argumentos, personajes y entonación particularmente infantiles, muchas veces próximos a la debilidad, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o un deficiente mental. Cuanto más se intente buscar engañar al espectador, más se tiende a adoptar un tono infantilizante. Por qué? «Si uno se dirige a una persona como si ella tuviese la edad de 12 años o menos, entonces, en razón de la sugestionabilidad, ella tenderá, con cierta probabilidad, a una respuesta o reacción también desprovista de un sentido crítico como la de una persona de 12 años o menos de edad.»(«Armas silenciosas para guerras tranquilas»).

  1. Utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión

Hacer uso del aspecto emocional es una técnica clásica para causar un corto circuito en el análisis racional, y finalmente al
sentido critico de los individuos

  1. Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad

Hacer que el público sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control y su esclavitud. «La calidad de la educación dada a las clases sociales inferiores debe ser la más pobre y mediocre posible, de forma que la distancia de la ignorancia que planea entre las clases inferiores y las clases sociales superiores sea y permanezca imposible de alcanzar para las clases inferiores.» («Armas silenciosas para guerras tranquilas»).

  1. Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad

Promover al público a creer que es moda, que es «guay», que «mola», el hecho de ser estúpido, vulgar e inculto…

  1. Reforzar la autoculpabilidad

Hacer creer al individuo que es solamente él el culpable por su propia desgracia, por causa de la insuficiencia de su inteligencia, de sus capacidades, o de sus esfuerzos. Así, en lugar de rebelarse contra el sistema económico, el individuo se autodesvalida y se culpa, lo que genera un estado depresivo, uno de cuyos efectos es la inhibición de su acción. Y, sin acción, no hay revolución.

  1. Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen

En el transcurso de los últimos 50 años, los avances acelerados de la ciencia han generado una creciente brecha entre los conocimientos del público y aquellos poseídos y utilizados por las elites dominantes. Gracias a la biología, la neurobiología y la psicología aplicada, el «sistema» ha disfrutado de un conocimiento avanzado del ser humano, tanto de forma física como psicológicamente. El sistema ha conseguido conocer mejor al individuo común de lo que él se conoce a sí mismo. Esto significa que, en la mayoría de los casos, el sistema ejerce un control mayor y un gran poder sobre los individuos, mayor que el de los individuos sobre sí mismos.

Por otra parte, la utilización del registro emocional permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para implantar o injertar ideas, deseos, miedos y temores, compulsiones, o inducir comportamientos…

50 MIL TRABAJADORES ESCLAVOS EN EL EXTRANJERO: MÁS RENTABLES QUE EL TURISMO. “LAS MISIONES MÉDICAS” QUE IMPULSAN LA ECONOMÍA DE CUBA

Una doctora cubana inspecciona a una paciente en un hospital en Vallegrande, Santa Cruz, Bolivia, en octubre de 2017. (Reuters)

Por, Ignacio Isla. La Habana- El Confidencial

La exportación de servicios profesionales especializados, especialmente sanitarios, es el sector económico que más ingresos produce a las arcas de La Habana, no sin complicaciones

La economía de Cuba es un fenómeno singular que a menudo desconcierta a los observadores casuales. Lo que la impulsa no es la exportación de bienes, que ocupa un lugar absolutamente secundario (entre 2015 y 2016 cayó un 40%, y en 2017 superó por poco los 1.300 millones de euros). Tampoco el turismo, como muchos creen, ni las remesas enviadas por los emigrantes, de las que más del 40% de la población se beneficia de manera directa. La “joya de la corona”, lo que verdaderamente permite llenar las arcas de La Habana, es la exportación de servicios profesionales. Médicos y personal sanitario, sobre todo, pero también ingenieros y otros especialistas.

Esta práctica se generalizó con la llegada al poder de Hugo Chávez en Venezuela y los altos precios del petróleo, que favorecieron una reconversión radical de la economía nacional, que se ha profundizado con el paso de los años. Un analista autorizado, el exministro de Economía José Luis Rodríguez, lo resaltaba a mediados de 2017 en un artículo para el sitio digital oficialista Cubadebate: entre 2011 y 2015 los profesionales contratados en el exterior aportaron un promedio anual de 11.543 millones de dólares. De esa cantidad, al menos un 80% fue tributada por los especialistas de la salud.

Según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información de finales de 2016 (los últimos disponibles), en aquel momento la isla tenía presencia en 62 naciones (en 27 de ellas, de forma gratuita), a través de 50.000 trabajadores sanitarios, la mitad de los cuales eran médicos. Con algunos ajustes, la cifra se ha mantenido estable hasta finales de este año, a pesar de la crisis institucional venezolana (que en los últimos dos años ha supuesto un 40% de reducción en las entregas de petróleo, la materia con la que Caracas paga sus servicios, un acuerdo que beneficia enormemente a Cuba) y la destitución de la presidenta Dilma Roussef en Brasil. La apertura o ampliación de los “programas de colaboración” con estados de Oriente Medio y África (en particular, Arabia Saudí, Qatar, Argelia y Sudáfrica) han permitido compensar en parte las dificultades.

No es un escenario nuevo para la isla, recuerda una investigación del profesor Víctor Soulary Carracedo, adscrito a la Universidad de Oriente, en Santiago de Cuba. “El comercio exterior de Cuba ha estado signado, desde los albores de su inserción en la división internacional del trabajo, por la especialización a ultranza en la exportación de escasos rubros”. A su juicio, los peligros de la monoexportación son los mismos, sin importar si se trata de bienes o de servicios. “Vender profesionales para comprar alimentos no constituye una estrategia feliz, sobre todo si se comprende que la concentración en un mercado como Venezuela es un fenómeno político y coyuntural al estilo del diferencial azucarero colonial o los acuerdos mullidos del CAME [el espacio de colaboración económica de la era soviética]”.

“Son imprescindibles y lo saben”

La escena suele repetirse en consultas de cualquier lugar de la isla. Las circunstancias pueden variar atendiendo a las posibilidades económicas de cada paciente, mas casi inevitablemente, en algún momento de su tratamiento todos habrán de tener “un ‘detalle’ con el médico”. “Si no, ni intentes resolver”, asegura Irma, una residente en la central provincia de Ciego de Ávila que desde hace meses se atiende en un hospital de La Habana. Su remisión y posterior estadía en ese centro asistencial han estado jalonadas de regalos. “Cada vez que venimos, mi esposo y yo traemos camarones, conservas, botellas de ron… Y no solo para mi doctor. No es bueno despreciar a nadie, porque lo mismo se puede terminar necesitando a una enfermera que a un técnico de laboratorio”.

Aunque las normas del Ministerio de Salud Pública lo prohíben, tales sobornos son práctica generalizada. Muchos especialistas suelen vanagloriarse cuando el regalo resulta particularmente valioso o aclarar, antes de iniciar las consultas, que ‘sus casos’ tienen prioridad”. Rara vez los pacientes intentan quejarse. “En definitiva”, contó uno de ellos a El Confidencial, “no sirven de nada las denuncias. Con tantos médicos y estomatólogos de misión, el Estado no puede darse el lujo de despedir a ninguno de los que siguen en Cuba. Son imprescindibles y lo saben”.

Las misiones médicas en el extranjero Las misiones médicas en el extranjero han tenido como consecuencia paralela el deterioro de las condiciones sanitarias en la propia Cuba debido a la ausencia de algunos de sus mejores profesionales, motivados a salir por las ventajosas condiciones que les ofrecen estos programas. Esto ha puesto en tensión el sistema de salud local, que ya sufría a causa de recortes presupuestarios. En el último lustro se han reducido los consultorios del Médico de la Familia (de 34.000 a 13.000) y se ha hecho habitual el desabastecimiento de las farmacias y el cierre de servicios en municipios y comunidades por falta de especialistas. Algunos humoristas locales bromean en sus monólogos con que si uno necesita un médico cubano, solo tiene que ir a buscarlo a Venezuela…

Pero al Gobierno cubano no le queda más remedio que seguir apostando por esta práctica, presionado por el deterioro de los restantes sectores económicos. En 1989 -cuando el modelo de economía planificada copiado del campo socialista europeo se encontraba en su máxima expresión-, Cuba produjo 8.1 millones de toneladas de azúcar, la exportación de níquel superaba las 60.000 toneladas anuales, y cultivos como los cítricos y el tabaco alcanzaban récords históricos. Pero casi treinta años más tarde las autoridades de La Habana se empeñan en organizar una zafra (recogida de caña) que al menos alcance los dos millones de toneladas de azúcar, el níquel ronda sus mínimos históricos con reservas que se agotarán dentro de dos décadas y los cítricos no pasan de un recuerdo en la memoria colectiva. Problemas como el acentuado deterioro de las industrias o la falta de mano de obra e inversiones en la agricultura hacen improbable su recuperación sin grandes inversiones. Solo la industria tabacalera, impulsada por la demanda del turismo, muestra un crecimiento que apunta a convertirla en la principal actividad productiva de la isla.

Trabajadores sanitarios cubanos llegan al Aeropuerto Roberts en Monrovia para colaborar en la lucha contra el ébola, en octubre de 2014. (Reuters)

“Mais Medicos”, el programa de la discordia

A mediados de noviembre, el Ministerio de Salud cubano anunció la “decisión de no continuar participando en el programa ‘Mais Medicos’ en Brasil”. Ese proyecto, implementado por la presidenta Roussef en agosto de 2013, creó plazas para alrededor de 18 mil galenos que atenderían comunidades desfavorecidas del país. Brasileños y profesionales de otras nacionalidades integraron su nómina, pero el grupo más importante estaba conformado hasta ahora por cerca de 8.400 cubanos. De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud, todos prestaban servicios “en lugares que los doctores brasileños no aceptaron”.

La relevancia del aporte isleño para “Mais Medicos” determinó que incluso el gobierno de Michel Temer defendiera su permanencia. Pero desde hacía meses el candidato ultraderechista Jair Bolsonaro había anticipado que las condiciones serían modificadas. En esencia, sus propuestas eran tres: que todos los profesionales cubanos revalidasen sus títulos ante el Colegio Médico brasileño, que firmasen contratos individuales y cobren directamente todo su salario, y que pudiesen llevar a sus familias a residir con ellos.

Tales exigencias han sido consideradas inaceptables por La Habana, porque ponían en entredicho una de las prácticas más polémicas del gobierno cubano: los sistemas de contratación con los que regula el trabajo de sus especialistas en el exterior. Como norma, estos reciben entre una quinta parte y la mitad de los pagos realizados por la entidad que los emplea. El resto del dinero queda en manos del Estado, que asegura destinarlo fundamentalmente a gastos sociales, en especial a la salud, la educación y la asistencia a sectores vulnerables.

Muchos cuestionan la validez de un modelo así. “Es difícil aceptar que el Ministerio de Salud brasileño pague por cada uno de nosotros más de tres mil dólares al mes y solo recibamos novecientos”, opina a través de Facebook uno de los médicos ubicados en el estado de Bahía. Como el resto de sus compañeros, recibió la notificación de su regreso a Cuba antes “de que termine el año”, pero casi con seguridad intentará quedarse. “El presidente [Bolsonaro] ha dicho que nos concederá asilo político y facilitará la entrada de nuestros familiares. Uno no quisiera tener que dejar su país, pero nadie puede cuestionarnos por intentar darle el mejor uso posible al conocimiento que conseguimos con tanto esfuerzo”.

Incentivos para la deserción

En el campo contrario se ubican aquellos que se preguntan hasta dónde llega el compromiso con su país de esos miles de profesionales formados gratuitamente. “Al final es su decisión, pero debieran recordar siempre que pudieron estudiar gracias al dinero que aportamos los cubanos que estamos en Cuba”, opinó una paciente en una clínica de Centro Habana.

Los sucesos relacionados con “Mais Medicos” han traído a la memoria de muchos el ‘Cuban Medical Professional Parole Program’, una iniciativa del gobierno de los Estados Unidos que durante cerca de diez años favoreció las deserciones de profesionales de salud de la isla. De ellos, cerca de 8.000 llegaron a suelo norteamericano hasta enero de 2017, cuando el presidente Barack Obama derogó el “Parole” en una de sus últimas órdenes ejecutivas.

“Expertos consultados por este diario creen que ahora Cuba enviará más médicos a los países árabes productores de petróleo, a Rusia, China y Vietnam”, especulaba hace pocos días El Nuevo Herald, vocero oficioso de la comunidad anticastrista radicada en Miami. Puede considerarse significativo que el anuncio de la retirada de los colaboradores en Brasil haya coincidido con el regreso del nuevo presidente cubano Miguel Díaz-Canel de una gira por las capitales de esos “aliados estratégicos”. “La salida de los médicos estaba pensada desde el fin del gobierno de Dilma Roussef”, aseguraba en el mismo texto la coordinadora de una ONG opuesta al Gobierno cubano.

Cualquiera que sea el caso, ante el círculo decisorio de La Habana van haciéndose cada vez más evidentes dos verdades. La primera, que el escoramiento hacia la derecha de la política en el continente obliga a relanzar vínculos con aliados de otras regiones geográficas; la segunda, que sin inversión extranjera no será sostenible la economía productiva, y sin esta, el país vivirá siempre dependiendo de la buena voluntad de otros. Además, en el interior del país los costos de la “colaboración” resultan elevados: en ninguno de sus hospitales o clínicas a alguien se le ocurre pensar que Cuba sigue siendo una potencia médica. Para el relato oficial de la Revolución eso es ya demasiado.

LA TIRANÍA LE TEME MÁS AL CALOR QUE A LA OPOSICIÓN PACÍFICA: VACACIONES, ASUNTO DE ESTADO PARA LA REVOLUCIÓN CUBANA

Un taxi en el Malecón de La Habana. (Reuters)

 Por, Ignacio Isla. La Habana- El Confidencial

En el verano singularmente tórrido de 1994 se registró la única protesta callejera que amenazó la revolución. Desde entonces, en Cuba “las vacaciones” son asunto de Estado

“El aguacero de anoche nos dejó sin luz en casa. Fueron como dos horas de apagón, a eso de las doce, y tuvimos que pasárnosla mi mujer y yo abanicando al niño. Había tanto calor que apenas se apagó el ventilador empezó a moverse en la cuna, ¡imagínate si se hubiera despertado después de la lucha que dio para dormirse! Cuando ya empezaba a refrescar la madrugada fue que pusieron la corriente. La verdad es que tengo tanto sueño que voy para el trabajo casi por inercia”.

Mi interlocutor y yo conversamos en una parada de autobús. Al menos medio centenar de personas aguardamos allí algún transporte que nos acerque a nuestros destinos. Aunque no son siquiera las ocho de la mañana, el calor comienza a sentirse debido a la intensidad del sol, que evapora los charcos dejados por la lluvia del día anterior. La llegada de un autobús arranca a la gente de su modorra. Parte de los presentes corre hasta la única puerta del vehículo, que al abrirse deja escapar una vaharada de aire caliente que hace titubear a más de uno.

“Alta probabilidad de precipitaciones en la tarde y máximas que rondarán los 33 grados Celsius”, anticipa el pronóstico meteorológico para la jornada. “Y no estamos ni en julio”, lamenta alguien a nuestro lado.

En Cuba, el calor es más que una molestia estacional para los ciudadanos. Es una amenaza para toda la estabilidad de la isla. Su efectos sobre el ánimo de una población que ya lidia con una creciente crisis económica pueden ser imprevisibles y ya una vez estuvo a punto de tumbar la revolución. Por eso, desde los 90 con Fidel Castro, las vacaciones se convirtieron en un asunto de Estado.

Las presiones de la naturaleza

Entre mayo y noviembre caen alrededor del 70% de las lluvias que anualmente se registran en Cuba; la mayor parte, en torrenciales aguaceros que jalonan las tardes de junio, julio y agosto. La conjugación de alta humedad ambiental –no pocas veces cercana al 100%- y temperaturas que superan los 30,0 grados, hace que la ‘sensación térmica’ sea por momentos insoportable. Año tras año, la prensa debe dedicar noticias al fenómeno con entrevistas a meteorólogos que reiteran la imposibilidad de “que en el país se produzca una ola de calor, debido a su condición de archipiélago”.

Pero al ciudadano común poco le importan las conceptualizaciones científicas. “Calor es calor, da lo mismo el motivo. Una se levanta sudada, se ducha, y apenas sale del baño ya está sudando de nuevo. Es una molestia constante, que hace que la gente esté de malhumor todo el día”, lamenta una habanera de 52 años que tiene como principal sueño “traer de Panamá un split” (un aire acondicionado) para instalarlo en su cuarto. “Modelos buenos se consiguen allá por 200 o 300 dólares, a menos de la mitad de lo que te piden aquí por cualquier equipo de uso”, explica.

“Calor es calor, da lo mismo el motivo. Una se levanta sudada, se ducha, y apenas sale del baño ya está sudando de nuevo”

A comienzos de 2017, el gobierno suspendió, sin justificación oficial, la venta de aires acondicionados en sus tiendas recaudadoras de divisas. A pesar del secretismo, no tardó en conocerse que la decisión formaba parte de un programa para reducir gastos. la inestabilidad política que sacudía a Venezuela hizo al entonces presidente Raúl Castro apostar por la cautela en un país cuya generación eléctrica depende en un 90% del petróleo, mayormente importado.

Como primer paso se retomaron los llamados “planes de consumo”, asignaciones de energía y combustible con la que cada institución o territorio debe solventar sus necesidades mensuales. No se contempla la posibilidad de excederse, por lo que puede darse la circunstancia de tener que suspender labores o, incluso, cortar el servicio.

¿Apagones o alumbrones?

En el imaginario colectivo nada rememora con tanta fuerza los años terribles del Período Especial como los apagones. Mientras en La Habana se extendían por diez o doce horas diarias, en las provincias podían llegar a duplicar esa duración, obligando a las familias a organizar sus rutinas al ritmo de las contadas ocasiones en que disponían de electricidad. Llegaron a ser tan frecuentes que se les decía “alumbrones”, en vez de apagones.

El peligro de volver a enfrentar un escenario así no resulta improbable. Ya en abril, un periódico local lanzó una advertencia cuando se anunció un recorte del 10% en las partidas energéticas correspondientes a las provincias y municipios. “Estamos en un punto crítico, y si en determinado horario del día se agotara el combustible establecido para la jornada, habría que comenzar a quitar la corriente en algún circuito […] el que la derrocha [la energía] además de afectar la economía, pone en peligro al barrio”.

Un texto publicado en ‘The New York Times’ en marzo, firmado por el economista y profesor emérito de la Universidad de Pittsburgh, Carmelo Mesa-Lago, brinda elementos de juicio para comprender la situación. En los últimos años la economía cubana “ha crecido una tercera parte de la cifra oficial declarada necesaria [… y] la inversión ha sido también una tercera parte de lo requerido”. Acontecimientos como el cierre del programa de colaboración médica con Brasil y las nuevas sanciones dictadas por los Estados Unidos han agudizado la crisis de liquidez que sufría La Habana.

Completa la fórmula la ‘variable venezolana’: de los cerca de 100.000 barriles de petróleo diarios que la nación sudamericana suministraba en los mejores tiempos de intercambio bilateral, los envíos han decrecido hasta los poco más de 65.000 que se promediaron en marzo pasado. “Cuba está sufriendo su peor crisis económica desde la década de los noventa”, alerta Mesa-Lago.

‘Alegría’ por decreto

“Vamos a llegar a este verano con firmeza, con la misma que hemos planteado ante todas las complejidades que pretenden imponernos, con la serenidad, optimismo y alegría características de nuestro pueblo”. La frase, del presidente Miguel Díaz-Canel, fue pronunciada ante el ‘Grupo de Trabajo para la Atención a la Recreación’, el ente supraministerial encargado de hacer realidad los ambiciosos planes del gobierno para la etapa estival.

Serán dos meses signados por eventos de “gran carga cultural, ideológica y también formativa”, anticipó Roberto Morales Ojeda, uno de los vicepresidentes del Consejo de Estado, fuerte candidato a convertirse en Primer Ministro antes de que concluya 2019. Que lo consiga dependerá en buena medida de cómo transcurran julio y agosto.

El ‘Maleconazo’ determinó el establecimiento de un protocolo para la temporada vacacional, evitando, en la medida de lo posible, afectaciones a la gente

Desde mediados de los noventa, ‘las vacaciones’ constituyen centro de atención para las autoridades. La prioridad la sentó el propio Fidel Castro tras la crisis veraniega de 1994, cuando las elevadas temperaturas de aquel año singularmente tórrido, los apagones y la escasez crónica de alimentos y bienes de consumo fueron aprovechados por los Estados Unidos para promover las únicas protestas callejeras que se registraran en sus más de cuatro décadas de poder absoluto.

Fueron una sorpresa para nosotros, para el gobierno y hasta para las mismas personas que estaban manifestándose”, contó al diario miamense Nuevo Herald, el opositor Manuel Cuesta Morúa, testigo de los hechos.

El ‘Maleconazo’ –como nombran al suceso en La Florida– determinó el establecimiento de un protocolo para la temporada vacacional. Entre sus normas no escritas está la de evitar, en la medida de lo posible, ‘afectaciones a la población’ (cortes de electricidad, aumentos de precios o desabastecimientos en la red comercial); además, se incrementa el número de actividades recreativas, se reorganizan las programaciones televisivas y se ‘refuerza’ el transporte.

El rostro veraniego de la pobreza

Cada año, una gran campaña preside la temporada. La de este, ‘Verano 2019: Vívelo’, vuelve a ser organizada por la Unión de Jóvenes Comunistas, rama juvenil del partido gobernante. Cuñas publicitarias, vallas y carteles comienzan a mostrarse como invitación a un optimismo que está lejos de ser unánime.

La pobreza muestra su rostro más cruel en el verano, y ese es el que le hace una mueca burlona a las solicitudes publicitarias que no tienen en cuenta las reales circunstancias en que sobrevivimos”, escribió en julio de 2018 la doctora en Filosofía y profesora universitaria Alina López Hernández en el sitio digital La Joven Cuba, una suerte de bitácora izquierdista defendida por Díaz-Canel, pero aceptada a regañadientes por los miembros más conservadores del Comité Central del Partido Comunista.

Este apunte del año pasado sigue vigente en la realidad que por estos días vive la isla. Como hace un año, las colas siguen marcando el paisaje de ciudades y poblados, y los precios de los hoteles se mantienen fuera del alcance de la inmensa mayoría de la población.

Con semanas de elevadas temperaturas todavía por enfrentar, y la incertidumbre de un futuro para el que Raúl Castro llamó a prepararse “pensando siempre en la peor variante”, muchos isleños solo rezan porque no aparezca en el horizonte algún huracán. Mientras, pocos hablan de la alegría veraniega.

EL PUEBLO QUE SABÍA DE TODO (MENOS DE LO QUE DEBIÓ SABER)

Por Andrés Pascual- Especial y en primicia para Nuevo Acción

Para el término “fundadores” se reserva una dosis mucho más que generosa de decencia, de respeto, de integridad, de inteligencia y de grandeza humana y política, bueno, así era “antes”, que no por gusto existen en el orden socio-político-económico los que hicieron la Constitución de Estados Unidos.

La “humanidad es de ampanga”, el pueblo cubano que apoya a la tiranía castrista ha empleado dos supuestos valores para justificar su “preocupación por el ciudadano”: medicina y salud gratis; sin embargo, no tienen en cuenta que durante 55 años, todos los anaqueles de tiendas del país han estado vacíos y que la libreta de racionamiento ha existido para decidir qué cantidad y cuáles de productos se han podido consumir o adquirir. En el caso de la alimentación, mensualmente desde 1962, menos de 15 productos “rotativos” con duración de 10-12 días a la mesa; en el de la ropa, si le vendían un bloomer este año no tenía derecho a un ajustador y una batidora, por lo menos en San Cristóbal hasta 1989, una sola vez conocí que vendieran.

Muchos efectos eléctricos nunca se ofrecieron y a algunos se les reservó el debut ante “acontecimientos o fechas” que requerían el apoyo masivo “de todo el pueblo”, o al inicio de los llamados quinquenios, con los que pretendían depositar su dosis de FE popular impuesta en el mejoramiento de la realidad de escaceses y miseria rampante hasta hoy, a través del discurso hueco del designado del momento.

Un refrigerador necesitaba de méritos especiales como “trabajador de avanzada” para que autorizaran la compra, nunca se tuvo en cuenta la necesidad apremiante de la recién parida o de la familia con enfermos bajo cuidados relativos de acuerdo al tipo de padecimiento y a la ninguna atención diferente por tal razón.

Lo que logró “la entrega de un frigidaire” en centros de trabajo, como otros productos incluidos los poquísimos autos que vendieron, fue muchísimas enemistades entre personas que se conocían de toda la vida, porque “se lo dieron a fulano y yo tengo más méritos”, pero el desconocimiento, el servilismo, el oportunismo o la militancia les impedían a la mayoría tratar o ver con claridad un nuevo conflicto social creado a propósito: que estaban siendo manipulados políticamente bajo reglas criminales de disociación, que eso fue, otra maniobra para dividir a una parte enorme de la población que jamás culpó a la tiranía, única responsable del desastre absoluto.

Y con las tiendas vacías, porque no existía la oferta sistemática para contentar al “buen revolucionario”, inventaron el par de zapatos “adicional” para justificar la entrega “paralela” a la dirigencia de niveles intermedios en pueblos y regiones, que el “tendero-a” también utilizaba para “abastecer”, por lo menos de un producto, a una amistad o a un familiar.

Y crearon los viajes “al campo socialista” de gente del G-2 o clasificados políticamente para que pudieran justificar los paquetes que les enviaban desde “el Norte” los familiares, que recogían en Cuba y Chacón otros familiares a cuyo nombre dirigían el regalito semestral desde aquí.

A fin de cuentas, a ningún familiar de dirigente lo lesionaron durante las turbas convocadas cuando los acontecimientos del Mariel, sencillamente los recogían en puntos lejos de los lugares designados por el G-2 para golpear y hasta matar a los infelices que no tenían “parientes ricos nomenklaturizados” en niveles de Partido o del MININT.

Para poder comer, un núcleo necesitaba completar con “el mercado negro” 18 días de cada mes a precios inalcanzables, porque una “canasta”, como dicen aquí, que ayudara a terminar el mes “mal comido”, podía costar fácilmente más de lo que ganaba un miembro del núcleo en 45 días ¿Trabajaba uno solo? ¿A quién le importaba eso? Pero no “plantearon” en ninguna de las reuniones a que asistía “el pueblo uniformado” la queja, dicen que por miedo a la consideración del “trasfondo contrarrevolucionario para desestabilizar la Robolución”, por lo que nunca se “elevó” la denuncia por el mal vivir provocado, aunque fuera para obligar a una respuesta o a una acción comprometida oficialmente.

Si se considera el tiempo que vivía realizando tareas agrícolas gratis un escolar durante más de 6 años, con ssesiones matinales de 4 ó 5 horas desde Secundaria Básica, pues hay que considerar que un solo alumno pagaba varias veces un seguro médico familiar, además de costearse fácilmente su carrera, cualquiera, otro par de veces.

Aparentemente, a pesar de la miseria, el pueblo siempre estuvo preparado para defender al “comandante” de los ataques de la “contrarrevolución y del imperialismo”. Semejante oportunismo o tal simpatía militante han creado un estoicismo brutal en cuanto a la condición masoquista para soportar hasta que les arrancaran los calzoncillos sin tomar medidas personales orientadas a exigir el tratamiento de personas en vez de animales.

Lo que he querido decir es que, donde ha existido una tiranía dictatorial que menos que malpaga al obrero, donde las tiendas han estado vacías durante más de 40 años y no porque se agote el producto que nunca han ofrecido ¿Cómo hubiera pagado una aspirina un cubano? ¿Cómo hubiera podido pagar un día de kindergarten? Es ante esta pregunta que queda desarmado cualquier defensor de la tiranía castrista.

Porque, nadie lo dude, para Cuba el castrismo ha funcionado como Weyler, nunca validado de acuerdo a la proyección del itinerario del pensamiento filosófico positivo y humanista de Varela, Martí…especie de medioevo tardío en la Isla.

Sin dudas, el experimento político  de freno al desarrollo intelectual individual, a través del que un individuo sin tacha moral, sin clase personal ni capacidad, fue escogido como representación de la nueva clase para “dirigir” a grupos de más valor práctico con el objetivo de imponer “al piso de tierra sobre la decencia; a la militancia o la simpatía sobre el orden razonable”, a fin de cuentas ha sido el imperio donde lo que nunca interesó fue el pueblo y su desarrollo y donde el concepto patria lo explicó siempre un carné rojo con las iniciales del partido comunista.

El ayer y el hoy perdieron el sentido por la justificación “antes no hubiera podido estudiar” ¿Qué antes? Porque muchos profesionales de durante la República eran de familia humilde y pobre, como un abogado de raza negra de Santa Cruz de Los Pinos, Panchito, que después reprimió como fiscal contra los patriotas víctimas del período del terror 1959-67.

La realidad es que para lograr metas se necesita más que dinero voluntad, decisión, ganas, y sobre todo, dedicación, organización personal, inteligencia y sentido común para que sobreponga el emprendedor al vago, el valiente al pusilánime.

Del fraude “educación y salud gratis para todos” nació el médico dependiente (sometido), del carnicero, del bodeguero…que no eran dueños del establecimiento, pero “figuraban” más por lo necesario que cualquier profesional, porque tenían “para dar” lo que no podía adquirirse en otro lugar y nació el certificado fraudulento para adquirir la dieta complementaria “bazal”, “ayuda” consistente en ordenarle una cantidad de leche, viandas y carne a un tío, hermano, padre, hijo o sobrino que no estaba enfermo.

Para eso quedó la humana profesión en Cuba una vez que la población entendió que el orgullo de ser médico valía menos que un escupitajo, para utilizarla como soporte de ayuda relativa a la supervivencia a través de vías ilegales. Hoy le cobran 20 dólares a un miembro de la “comunidá” por sacarle una muela, y yo quisiera saber si “todo esto lo sabe Raúl”.

Es la realidad de “la educación y la salud gratuitas” del castrismo en Cuba, donde, desde mediados de los 70’s (hasta hoy), muy pocos médicos pudieron escoger la especialidad según su perfil vocacional, sino la que creyera el tirano que “era necesaria” para la aventura mercenaria de propaganda y penetración ideológica.

El resultado de esa política mentirosamente gratis, clasificada en el cánon de “a caballo regalado no se le mira el colmillo”, ha sido la vía de propaganda más salvaje y bestial contra el castrismo: médicos en bicicleta, involuntariamente obligados a vivir “agregados” porque no hay casas disponibles; profesionales taxistas para poder completar el dinero para comer, o la peor de todas: “dentistas, doctoras, ingenieras…” jineteando desde la soledad de su miseria en cualquier rincón de Cuba, dispuestas no a cumplir la digna profesión acorde con las reglas, sino, como cualquier otro muerto de hambre allá, al tanto de la primera hendija por donde escapar hacia la sociedad que no ofrecía nada gratis, pero que obligaba a desarrollar el verdadero mérito personal (carácter autocompetitivo), luchando contra vicios sociales como la vagancia, tan atractivos como destructores, y después, cuando se alcanzara el objetivo, vivir acorde al resultado del sacrificio superior, que nunca fue poco. 

Yo sugiero una foto doble, a toda página, en la que un kubanoide pide más y mejor internet (la del Nuevo Herald, por ejemplo), mientras condena a Trump porque prohibió la entrada de cruceros al país, casi culpándolo de los males de 60 años de tiranía dictatorial; pero, en oposición, otra en que cualquier venezolano acuse a Maduro por su tragedia, en tres palabras hambre, éxodo y muerte, a ver qué más tendría que decir un mundo que casi odia al elemento nacido en la ex Isla Bella, porque solo se destacan en la competencia con los negros americanos a ver quiénes roban, vandalizan y matan mejor…

Tristemente, tal vez cosas como lo anterior conducen a Trump hacia una posición dura, de no reconocimiento de la necesidad de Cuba de libertad, porque, parece, el kubanoide no se siente esclavo, lo dice y lo peor: YA NO ESTÁN DETRÁS DE LA CORTINA DE HIERRO, los celulares, la salida del país si tiene dinero hacia donde quieran son la mejor demostración de por qué ya no inspiran ni lástima, sin mencionar el índice delictivo en cualquier lugar en que se apeen.

¡Ah, de interés!: Venezuela NUNCA ha conocido la Cortina de Hierro, no lo dude.

DE LOS ARCHIVOS DE NUEVO ACCIÓN: ARTÍCULO DE AGUSTÍN TAMARGO- LOS TRÁNSFUGAS

Los tránsfugas que hasta ayer medraron con el sacrificio ajeno son una mala ralea. No huyen de la tiranía sino del hambre. Mientras hubo comida y gasolina, mientras hubo becas y viajecitos, mientras hubo puestos de privilegio en que medrar, no se fueron. Se van ahora como buenos camaleones que son, dejando atrás el viejo pellejo fidelista. ¡Caras de cemento! Los tránsfugas son una superchería, un asco.

Ver a los esbirros intelectuales y políticos del fidelismo arrodillarse, ante el exilio, ver como repiten dientes afueras los mismos ataques a la dictadura, que hasta ayer ellos calificaban de “infamias“, no puede provocar más que eso, puro asco. Si tuvieran pudor por lo menos se callarían. Afirman que puesto que todo el pueblo se equivocó y hay que perdonarlo, el mal que ellos hicieron debe ser también perdonado, por que ellos forman parte de ese pueblo. Culpa de todos, culpa de nadie. Pero esa patraña no pasará. Ellos siguieron allí, al lado del felón. Ellos le aplaudieron las fechorías. Ellos disfrutaron de los periódicos robados y de los puestos diplomáticos, ellos obtuvieron medallas por disparar contra el pueblo en Bahía de Cochinos y en el Escambray, ellos mataron africanos por órdenes de Castro y bajo la bandera rusa.

¿Se les puede respetar ahora, cuando se arrastran y llegan hasta a elogiar la dictadura de Batista? ¿Se les puede considerar en el mismo nivel de aquellos que prefirieron la cárcel, la muerte o el destierro antes que la ignominia de la complicidad? Yo creo sinceramente que no.

“Somos un solo pueblo”, dicen en Miami. ¿Un solo pueblo ahora, cuando hasta ayer nos llamaban “la gusanera”? Hay que perdonar y olvidar, repiten ahora. ¿Perdonar y olvidar a los que causaron tanto daño y nunca se han arrepentido de él? Docenas de libros hay, millares de hojas de periódicos hay, donde muchos de estos que están hoy aquí, nos cubrieron de oprobio ayer por negarnos a hacer lo que ellos hacían, que era doblar el espinazo. Muchos de los que ahora se entreveran con nosotros fueron los que esgrimieron el hacha, o azuzaron al que la esgrimía. Recuerdo particularmente al periódico “Revolución”, biblia de la mediocridad, agujero del resintimiento.

En 1959 ese periódico se consagró de manera sistemática a destruir cuanta reputación limpia había en Cuba. Fueron los hombres de “Revolución” quienes se dedicaron a la degollina de todo el que nos los había tomado en cuenta, de todo el que les hacía sombra. Se quieren abrigar con el olvido. Pero hay muchos que viven, que todavías no han olvidado. Son los testigos, las víctimas de aquella época de cacería, cuya pieza mayor era una cabeza independiente.

Hace más de 30 años escribí en la Bohemia Libre de Nueva York, un artículo titulado “Los Descarados” en que describía a esta fauna que conocí y que padecí. Muchas grandes figuras intelectuales de Cuba morirán antes de que volvamos. Lo que no morirá  nunca es la náusea que produce ver cara a cara a estos cambiacasacas. La misma que nos produce una rata muerta en la habitación.

(Artículo de Agustín Tamargo, publicado en “El Nuevo Herald” el 7 de marzo de 1993 y en Nuevo Acción en la edición del jueves 18 de junio del 2009)

COMO CUBANO ANTI CASTRISTA TENGO EL DERECHO A PREGUNTAR: ¿POR QUÉ COÑO TRUMP PRIORIZA LA LIBERTAD DE VENEZUELA A LA DE MI PATRIA?

Breve nota del director

Inesperadamente, el presidente norteamericano Donald Trump, que había ordenado la suspensión del histórico acuerdo de la Las Grandes Ligas de Beisbol con la tiranía castrista, se reunió con directivos de la MLB y les dejó claro que, a cambio de revisar su decisión, ellos, como otros grupos relacionados con Cuba, debían instar a La Habana a “reducir su cooperación de larga data” con Venezuela.

Presidente Trump ¡Ya basta de querer lograr un mejor acuerdo con el castrismo! ¡Al castrismo hay que borrarlo del mapa!  Si Ud. no quiere socialismo para USA, mucho menos lo queremos nosotros para Cuba.

¡Cuidado, que puede perder muchos votos de cubanos y los venezolanos han demostrado que votan demócrata!

LA ENTREVISTA CONCEDIDA POR MONSEÑOR VIGANÓ AL WASHINGTON POST. UN DOCUMENTO DE EXCEPCIONAL IMPORTANCIA. La extensa entrevista concedida por monseñor Viganò a Chico Harlan y Stefano Pitrelli en el Washington Post del pasado día 10, con el título de El arzobispo Carlo Maria Viganò concede su primera entrevista de cierta extensión desde que pidió al Papa que dimitiera, revista una importancia excepcional por diversos motivos:

Por, Roberto de Mattei- Adelante la Fe

Para empezar, el más importante es que la entrevista pone de relieve el rotundo fracaso de la estrategia vaticana de guardar silencio en cuanto a las detalladas acusaciones del ex nuncio en Estados Unidos. Los portavoces de la Santa Sede estaban convencidos de que las revelaciones de monseñor Viganò podían llegar apenas a un público reducido que no tardaría en olvidar la momentánea impresión. No ha sucedido así.

El Washington Post es uno de los diarios más leídos del planeta. Cuenta con millones de lectores, y durante casi tres días la entrevista al arzobispo ha sido el artículo más leído en su página web. La voz de monseñor Viganò ha tenido un impacto mundial, y se ha impuesto como un testimonio que no puede ser desechado ni subestimado.

En segundo lugar (y esto está relacionado con el motivo anterior), el Washington Post considera al prelado un testigo de relevancia histórica cuya credibilidad nadie puede poner en duda. El arzobispo no habla de los problemas teológicos suscitados por documentos como Amoris laetitia, sino que se limita a exponer  datos  que conoce: la existencia de una mafia corrupta que «ha tomado las riendas de numerosas instituciones eclesiásticas, desde arriba hasta abajo, y explota a la Iglesia y a los fieles con fines inmorales». Lo que aglutina a dicha mafia «no es una intimidad sexual compartida, sino un interés común de protegerse y hacer carrera profesional, así como de sabotear toda tentativa de reformar la corrupción sexual».

A los torpes intentos de los medios vaticanos para desacreditarlo atribuyéndole sed de poder, Viganò responde: «En todo caso, lo principal no es mi motivación, y las preguntas al respecto son una maniobra de distracción. La verdadera pregunta importante es si mi testimonio es verdadero. Lo sostengo, y solicito investigaciones para que salga a la luz la verdad. Desgraciadamente, quienes ponen en tela de juicio mi motivación no están dispuestos a llevar a cabo investigaciones abiertas y profundas».

Con estas palabras, el arzobispo demuestra un amor por la verdad que le impide avalar posibles errores de pontífices anteriores a Francisco. De ese modo caen por tierra las insinuaciones de que intenta contrastarlo con Benedicto XVI y Juan Pablo II, como hizo Vatican Insider en el artículo que dedicó a la cuestión tras la publicación de la entrevista. Viganò anticipó una respuesta muy equilibrada: «Sinceramente, me gustaría que se publicasen todos los documentos, si no han sido destruidos. Sería muy posible que perjudicara la reputación de Benedicto XVI y San Juan Pablo II, pero ello no es motivo suficiente para abstenerse de indagar la verdad. Tanto Benedicto como Juan Pablo son humanos y pueden haber cometido errores. Y en caso afirmativo, queremos saberlo. ¿Para qué mantenerlos ocultos? Todos podemos aprender de nuestros errores. Yo mismo me lamento de no haber hablado públicamente antes. Como dije, esperaba contra toda esperanza que la Iglesia se reformara por dentro. Pero una vez que se ha hecho patente que el propio sucesor de San Pedro era uno de los encubridores de los delitos, no me cupo duda de que el Señor me pedía que hablara, cosa que he hecho y seguiré haciendo».

Uno de los aspectos más importantes de la entrevista es la reiterada convicción de que la homosexualidad –así como el hecho de que el Vaticano no haya respondido– es una parte fundamental del problema que afronta actualmente la Iglesia con la cuestión de los abusos. Cuando el entrevistador le pregunta: «¿Podría explicar con la mayor claridad posible de qué forma está relacionada, a su juicio, la homosexualidad con los abusos?», Viganò responde: «Nos movemos en dos frentes: 1) Delitos de abuso sexual y 2) encubrimiento de los delitos de abuso sexual. En la mayor parte de los casos que se dan en la Iglesia actual, la clave está en que siempre hay una componente sexual, con frecuencia subestimada.

Con respecto a lo primero, está claro que los hombres heterosexuales no eligen preferente a muchachos y a hombres de su sexo como compañeros de aventuras sexuales, y aproximadamente el 80% de las víctimas son varones, una gran mayoría de los cuales ya ha pasado de la pubertad. (…) Quienes han hundido a las diócesis de EE. UU. no son pedófilos, sino sacerdotes homosexuales que abusan de jóvenes ya desarrollados sexualmente (…) Por lo que respecta a la mafia gay dentro del colegio episcopal, lo que la une no es una intimidad sexual compartida, sino un interés común de protegerse y hacer carrera profesional, así como de sabotear toda tentativa de reforma». Con todo, «ante las pruebas irrebatibles, causa estupor que la palabra homosexualidad no aparezca una sola vez en ninguno de los documentos oficiales recientes de la Santa Sede, incluidos los dos sínodos sobre la familia, el de la juventud y la reciente cumbre del pasado febrero».

Hay algo más en la entrevista que merece la pena subrayar: la  valoración  por parte de monseñor Viganò de la reducción al estado laico del cardenal Theodor McCarrick. Para el ex nuncio, esta sanción « ha sido un castigo justo pero, hasta donde se sabe, no hay razones legítimas para que no se impusiera hace más de cinco años tras un proceso justo por la vía judicial». Lo cierto es que no se ha actuado contra McCarrick por vía judicial, sino administrativa. Cuesta no pensar que se haya hecho para manipular la opinión pública. «Hacer de McCarrick un chivo expiatorio aplicándole un castigo ejemplar –es la primera vez en la historia de la Iglesia que un cardenal es reducido al estado laico– daría a entender que el papa Francisco estaba resuelto a combatir los abusos sexuales del clero».

Explica Viganò: «Según un comunicado de la Oficina de Prensa Vaticana del 16 de febrero del presente año, McCarrick fue declarado culpable por la Congregación para la Doctrina de la Fe de “solicitaciones en confesión y violaciones del sexto mandamiento del Decálogo con menores y adultos, con la circunstancia agravante del abuso de poder”. La pena impuesta fue la dimisión del estado clerical, que Francisco confirma como definitiva. De este modo, McCarrick, que siempre se declaró inocente, fue privado de toda posibilidad de impugnar la sentencia. ¿Dónde está el justo proceso? ¿Funciona así la justicia en el Vaticano? Por otra parte, una vez declarada definitiva la sentencia, el Papa ha imposibilitado que se realicen más investigaciones, las cuales podrían revelar que en la Curia y otros lugares se tenía noticia de los abusos de McCarrick, así como quién contribuyó a que fuera nombrado arzobispo de Washington y más tarde cardenal. Se observa, además, que los documentos relativos a esta causa, cuya divulgación se había prometido, no han llegado a divulgarse en ningún momento. Lo fundamental es que el papa Francisco oculta deliberadamente las pruebas sobre McCarrick».

« Ahora bien, consideramos la dimensión espiritual mucho más importante, y ha estado totalmente ausente de todo comunicado sobre McCarrick y toda conferencia de prensa. La finalidad principal de una sanción en el orden canónico es el arrepentimiento y la conversión: suprema ratio est salus animarum (la ley suprema es la salvación de las almas). Por tanto, me parece que la simple reducción al estado laico es del todo inapropiada, porque no proporciona un remedio ni expresa preocupación por el fin más importante de la sanción, que es la salvación del alma de McCarrick. Es más, a menos que vaya acompañada de otras medidas, la simple reducción al estado laico podría considerarse una muestra de desprecio por dicho estado. La idea de que un prelado que se porta mal se castigue con la expulsión del estado clerical es una forma de clericalismo. (…) Creo, y no soy el único, que a McCarrick también se le debería aplicar la pena de excomunión, de la cual se puede ser absuelto en cualquier momento. Como un medicamento debidamente dosificado, debería habérsele prescrito a McCarrick para motivarlo a asumir la responsabilidad de sus pecados, arrepentirse y reconciliarse con Dios, y salvar así su alma».

Estas palabras ayudan a entender una importante cuestión. Quien gobierna actualmente la Iglesia lo hace interviniendo los institutos de vida religiosa que no son de su agrado y expulsando del clero a quien pudiera causar problemas en la opinión pública. Reducir al estado laico se entiende como ser despedido de una Iglesia que funciona como una empresa, lo cual puede darse sin una causa justificada. Todo por decreto pontificio, sin oportunidad de presentar recursos canónicos. Se olvida, sin embargo, que una vez recibido el sacramento del Orden imprime carácter y nunca se pierde. No hay autoridad que pueda anular la condición ontológica del sacerdote, al cual siempre será necesario mostrar misericordia. Y ante todo, no se puede llegar a extremos como la expulsión del estado clerical sin un debido proceso en el que se permita al imputado exponer sus alegatos.

Quien no atiende a razones, es posible que no tenga razón, y se ve obligado a mentir para justificar su modo de obrar, como hizo el papa Francisco, que estaba al corriente de los abusos de McCarrick al menos desde el 23 de junio de 2013, cuando monseñor Viganò, en respuesta a una pregunta precisa de él le reveló la existencia de un abundante expediente sobre el purpurado estadounidense.

A día de hoy, monseñor Viganò es el único obispo que ha señalado públicamente al papa Francisco como responsable directo de la terrible crisis que azota a la Iglesia. A la pregunta de si «bajo la dirección de Francisco el Vaticano está tomando medidas contra el grave problema de los abusos», el arzobispo responde: «El papa Francisco no sólo no mueve un dedo para sancionar a los autores de los abusos, sino que no hace absolutamente nada para denunciar y poner en manos de la justicia a quienes llevan décadas facilitando y encubriendo los abusos». Y cuando los entrevistadores le preguntan: «¿Le parece que de haber solicitado la dimisión del Papa habría desviado la atención de su mensaje?», responde con humildad y firmeza: «Habría sido preferible afrontar la cuestión que plantea partiendo de un punto que he incluido en mi tercer testimonio: pido, es más, suplico vivamente al Santo Padre, que cumpla con su función de sucesor de San Pedro. Ha asumido la misión de confirmar a sus hermanos y guiar a todas las almas siguiendo las huellas de Cristo. Reconozca sus errores, arrepiéntase, manifieste su disposición a cumplir el mandato que recibió San Pedro y, una vez convertido, confirme a sus hermanos» (Lc. 22,32).

HASTA LAS HIENAS PODÍAN REÍR MÁS A GUSTO QUE “BOLA DE CHURRE”.

Por Esteban Fernández

A través casi toda mi vida y hasta después de muerto ese hijo de la gran puta, yo he sido un látigo constante contra el tirano. No he cedido ni un ápice en las críticas contra el monstruo que se adueñó de nuestro país en 1959.

Y esto trae como consecuencia que varias veces me han preguntado: “Chico ¿No hay absolutamente nada que te haya gustado de este hombre?” Para comenzar yo jamás lo he considerado un “hombre” para mí fue una sabandija.

Pero hoy, de una vez y por todas, voy a darle respuesta a esa pregunta: “No, absolutamente esta hiena no tuvo ni una sola cualidad que lo pueda redimir antes mis ojos”.  Sin embargo, si me obligaran a escoger algo diría que: “Me encantaba su amargura”. Verlo bravo (y encolerizado siempre lo vi) me causaba un placer enorme.

Porque les voy a decir una cosa: Nada más incómodo en la vida- como una vez dijo Roberto Luque Escalona- que ver a un enemigo feliz, alegre, haciendo chistes, burlándose de nosotros; y a él jamás yo lo vi haciendo nada de eso. De principio a  fin fue el más amargado de los cubanos. 

Nunca lo vimos lanzando una carcajada. Nada odio más que ver a Nicolás Maduro o a Miguel Díaz Canel con sus respectivas esposas bailando salsa. Eso me enciende la sangre y nunca lo hizo Fidel Castro.

Claro que vivió muy buena vida, dándose todos los lujos, comiendo los mejores manjares, jamón “Pata Negra” y langostas, los vinos importados de la mejor calidad, pero todo lo hizo molesto con el pueblo y consigo mismo. Jamás lo vimos contesto ni cariñoso con sus hijos ni con la bruja Dalia. ¿Quién o que lo hizo feliz a él? Nada ni nadie.

Tuvo relaciones sexuales con muchas mujeres, pero todas coincidieron (menos Celia y Vilma que se mantuvieran herméticas al respecto) que no disfruto él, ni disfrutaron ellas, del acto sexual.

Dicen que a la hora de la hora no se quitaba las botas, solo se bajaba el pantalón y no soltaba el tabaco de la boca. En lugar de hacer el coito alegre y apasionadamente parecía que estaba sacrificando una vaca en el matadero. Y en la isla, cuando se duda del buen desempeño sexual de una persona, y sobre todo de un hombre, enseguida viene la frase “Es mala hoja, como Fifo”.

Sus discursos eran regaños. Es más, ni su primer mensaje al pueblo después de supuestamente ganar un guerra -donde debió ser y comportarse como un cubano eufórico- parecía un demonio gesticulando. No tuvo ni una sonrisa para la paloma que se defecó en su hombro.

Unos días más tarde todos lo vimos dar un tremendo berrinche público contra los miembros del “Directorio” que se habían apertrechado en el Palacio Presidencial. Todavía retumban en mis oídos  sus alaridos de “¿Armas para qué?”

Jamás una noticia buena y alegre de un éxito actual, solo promesas de un futuro de prosperidad como la zafra de los 10 millones de toneladas y después tener que sufrir la cólera del fracaso -que, desde luego, según él fue del  pueblo cubano- por mucho que una orquesta fidelista se desgañitó cantando y prometiendo que los 10 millones Van Van.

Esa gran amargura, para placer mío, lo llevó a terminar su vida luciendo como un monstruoso espantapájaros sin poder sonreír ni hilvanar un solo pensamiento coherente.

Murió como vivió, agriado, afligido, apesadumbrado, atormentado, imaginando visiones y fantasmas a su alrededor, encabronado, decepcionado. Eso es lo único que me gusta de la vida y muerte de este aborto de la naturaleza.

CUBA Y VENEZUELA SON DE UNA TIÑOSA LAS DOS ALETAS

Por Andrés Pascual- Especial para Nuevo Acción

¿Por qué la politiquería kubanoide se demoró tanto en reconocer la capacidad que, para hacer el mal, contiene el capítulo “intercambios”? ¿Por qué esperaron que cayera en manos de Francis Suárez o de Carlos Hernández una exigencia tan importante, que puede lograr que se alargue más la vida activa del destierro patriótico?

YO NO APLAUDO AL HIJO DE JAVIER NI AL ALCALDE DE LA EXTENSIÓN DE COCO SOLO QUE JOCOSAMENTE SE CONOCE COMO “JAYALÍA”, AYER SIMBÓLICA CIUDAD DEL DESTIERRO LABORALMENTE, HOY PARTE DEL FEUDO “CULTURANIZANTE” DEL BOLECHURRISTA INVASOR, PORQUE CUALQUIERA SABE QUE BUSCA LA ALCALDÍA FUERTE Y FALLÓ EN EL PRIMER INTENTO. ENTONCES UTILIZÓ CON OBJETIVO ELECTORAL LO QUE DEBIÓ SER TAREA DE PRIMER ORDEN EN LAS AGENDAS DE “SUS CONGRESISTAS Y SENADORES” DESDE HACE RATO, ADEMÁS DE EN LA DE ALGÚN QUE OTRO ALCALDE MUY PATRIOTERO QUE POR AHÍ ANDUVO. YO NO APLAUDO A FRANCIS SUÁREZ NI A CARLOS HERNÁNDEZ NI DE COÑA.

Recuerde que Trump estuvo en el Artime, que “lo asesoraron” Mario Díaz Balart y Rubio y que a ninguno de los dos, porque ni se mencionó, se le ocurrió tratar los intercambios, que pudieron; tal vez ese mismo día el Presidente hubiera declarado muerto el acuerdo; parece que también se les olvidó Arocena y la pantalla que enumera los Derechos Humanos según la ONU, la misma ordenada por George W. y prohibida por Obama, que debe permanecer a un costado de la embajada americana en La Habana como fiscal magnífico contra aquella pandilla de criminales de la peor especie SIEMPRE

Hay tufo en las acciones de Trump hacia Cuba, resulta que, cada vez que le impone una sanción a la tiranía dictatorial castrista, le pega la coletilla “para que no puedan ayudar al régimen de Maduro”, incluso “tiene sobre la mesa todas las opciones”. Señor, además de querer elevar al ineficiente castrismo a niveles de contendiente militar de primera, que nadie cree ¿Cuándo se va a ocupar de aquellos ladrones asesinos de 60 años abusando dentro de la Isla, sin hacer depositario de la acción que tome a Venezuela?

Si Suárez y los “cerebros” detrás del llamado a la suspención de los intercambios no consideraron la acción válida para evitar que Raúl ayude a Maduro, si no tomó en cuenta la importancia de Venezuela sobre lo cubano que “olvide el tango y cante un bolero”; porque, el acuerdo de Obama con MLB que fue “suspendido hasta tanto”, no tiene nada que ver con la justicia socio-política que necesitamos, sino con que prevalezca la importancia de lo venezolano sobre lo nuestro: “para que no tengan dinero y no puedan apoyar a…Maduro por supuesto”.

Sin embargo, el ambiente está enrarecido, da la impresión, a pesar de las sanciones y cositas extras, que a Maduro no lo quieren fuera del poder; hasta donde se ha comprobado, para que sanciones, congelaciones de fondos, suspenciones de visas a oficiales y otras tonterías sean efectivas, se necesita al mundo entero (sobre todo a Europa), en función de la actividad que deponga; es decir, como hicieron con Sudáfrica para poner a Mandela y crear un nuevo gobierno indigente negro, que odia a los blancos, amenaza con el genocio racial y nadie habla…Si no crean la oposición dispuesta a morirse a tiros, si no habilitan espacios para la lucha violenta y ayudan al alzado dispuesto que se organice en selvas o montañas, incluso en lo urbano como hicieron contra Batista, nadie se caerá.

Debajo un titular muy sugerente de el Nuevo Herald sobre el “reclamo patriótico” que hacen desde la Isla sus modernuchos pobladores: Los cubanos le reclaman por segunda vez al monopolio estatal que #BajenLosPreciosDeInternetJUNIO 16, 2019 01:03 PM

Yo sugiero una foto doble, a toda página, en la que un kubanoide pide más y mejor internet (la del Nuevo Herald, por ejemplo), mientras condena a Trump porque prohibió la entrada de cruceros al país, casi culpándolo de los males de 60 años de tiranía dictatorial; pero, en oposición, otra en que cualquier venezolano acuse a Maduro por su tragedia, en tres palabras hambre, éxodo y muerte, a ver qué más tendría que decir un mundo que casi odia al elemento nacido en la ex Isla Bella, porque solo se destacan en la competencia con los negros americanos a ver quiénes roban, vandalizan y matan mejor…

Tristemente, tal vez cosas como lo anterior conducen a Trump hacia una posición dura, de no reconocimiento de la necesidad de Cuba de libertad, porque, parece, el kubanoide no se siente esclavo, lo dice y lo peor: YA NO ESTÁN DETRÁS DE LA CORTINA DE HIERRO, los celulares, la salida del país si tiene dinero hacia donde quieran son la mejor demostración de por qué ya no inspiran ni lástima, sin mencionar el índice delictivo en cualquier lugar en que se apeen.

¡Ah, de interés!: Venezuela NUNCA ha conocido la Cortina de Hierro, no lo dude.

AMLO ACELERA LA ENTREGA DE MÉXICO

Por Jorge Santa Cruz (*)

El presidente de México, de supuesta ideología socialista, quiere que el fundador y director de Facebook, uno de los capitalistas con más poder en el mundo, se haga cargo de la conectividad en el país, tanto por conveniencia política interna, cuanto por razones de orden geopolítico.

Es interesante observar que la videollamada entre Andrés Manuel López Obrador y Mark Zuckerberg se dio el 18 de junio, fecha en la que ocurrieron otros tres hechos aparentemente desconectados entre sí. Procedamos a enumerarlos

1-Mark Zuckerberg lanzó su criptomoneda Libra, con el apoyo de 27 multinacionales más

2- eel presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, inició su precampaña electoral, con miras a la reelección en 2020.

3- El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, propuso que el 21 de marzo de 2020 se realice la consulta sobre revocación de mandato.

Los factores internos

Por Twitter, López Obrador informó de su conversación con Zuckerberg, a quien presentó como fundador de Facebook y accionista de WhatsApp e Instagram. «El tema es cumplir el compromiso de que haya internet para todos», explicó el presidente de México.

https://twitter.com/lopezobrador_/status/1141068641267568647

López Obrador detalló a Zuckerberg que el 20 por ciento de la población que vive en el 80 por ciento del territorio mexicano está compuesto por los más pobres, por los marginados, por personas que carecen de la comunicación por Internet.

«El propósito nuestro es comunicar todos los pueblos, son cerca de 300 mil localidades que no tienen comunicación. Entonces, contamos con toda la red eléctrica que sí llega al 95 por ciento del territorio. Y queremos aprovechar esa infraestructura para que con fibra óptica —y posiblemente antenas— podamos comunicar.

»Es un programa para comunicar, informar, mejorar la educación, la salud; servicios a muy bajo costo, no con fines de lucro, y dejar un margen, un sector, que pueda pagar el servicio para que podamos ser autosuficientes.

»Entonces, nos importa mucho el apoyo de ustedes; compartir este proyecto, con los representantes de Facebook de México. Hay comunicación. Si tú lo consideras interesante, te invitamos a participar para poder hacer una sociedad. Sería algo extraordinario de que Facebook ayudara en la comunicación, la conectividad en México. Sobre todo en beneficio de los pobres».

Lo que pretende López Obrador en el plano político es consolidar su red de propaganda ideológica. El régimen que encabeza se ha debilitado de manera progresiva, a tal grado, que las clases medias dan constantes muestras de hartazgo.

Por su parte, las élites económicas —tan beneficiadas por los gobiernos neoliberales que antecedieron al de AMLO— reprochan al nuevo presidente de México que les regatee la certeza jurídica a pesar de que anunciaron, el pasado 14 de junio, una inversión de 32 mil millones de dólares para ayudar a garantizar la paz y la tranquilidad en el país.

Es obvio que López Obrador tratará de mejorar su imagen entre los pobres que suman en México, según sus propias palabras, 70 millones de personas

Si Zuckerberg acepta, será uno de los proyectos que más podría presumir cuando se lleve a cabo la consulta sobre revocación de mandato, que ha propuesto para el 21 de marzo de 2020.

Dos tenazas de control

Detrás del loable propósito de interconectar a los más pobres de México está una peligrosa arma de control ideológico, sustentada en la lucha de clases y el rencor social.

La otra tenaza de control sería de carácter económico: López Obrador le entregaría ese nicho de mercado (así le llaman los mercadólogos) a Zuckerberg, quien tendría el escenario listo para poner en circulación su criptomoneda Libra con el respaldo, ni más ni menos, del gobierno de López Obrador.

Téngase en cuenta que López Obrador tiene como prioridad la eliminación del dinero en efectivo que es, todavía, un reducto de libertad para la población. Y que Zuckerberg, con su criptomoneda, pretende cancelarlo, también. La convergencia es absoluta.

Los factores externos

Decíamos al inicio que la videoconferencia entre López Obrador y Zuckerberg se efectuó el mismo día en que Donald Trump inició su precampaña de reelección presidencial en los Estados Unidos.

Luego del triunfo electoral de Trump en noviembre de 2016, el bando derrotado —es decir, el de los demócratas (con George Soros y Rothschild detrás de ellos)— acusó a Mark Zuckerberg de haber operado a favor del magnate.

El reconocido analista argentino Diego Pappalardo lo expresó así a finales de noviembre del año pasado

«El campo derrotado en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos en el año 2016, le acusa a Zuckerberg de haber cometido el pecado de dejar que la red social Facebook fuese empleada a favor de Trump, aun cuando en la administración de la compañía había elementos que eran de la base del tridente Soros-Obama-Clinton.

»En realidad, Zuckerberg no podía obturar el embate sionista-trumpiano por el carácter intrínseco de la empresa, por la reciedumbre y la habilidad de las piezas del aparato sionista y por el entusiasmo proactivo de millones de usuarios simpatizantes de Trump.

»Los agentes y asociados del bloque contrario al de Soros, explotaron la plataforma y consiguieron orientar parte de las mecánicas y datos de la corporación para quebrar la campaña potente de demonización de Trump, perpetrada por el vasto entramado de agencias de noticias y medios de comunicación que eran —y son— perfilados por la coordinación globalista, debido a que, a toda costa, había que ubicar en la Casa Blanca al actual titular del Gobierno Federal. Estaba en juego, nada más ni nada menos, que la presidencia crucial de una superpotencia». (1)

Hoy, Trump, vinculado al movimiento político sionista del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, trabaja para ganar un segundo mandato. En su estrategia mediática figura, sin duda, el emporio de Zuckerberg: Facebook, WhatsApp e Instagram.

A Trump le conviene que Zuckerberg le ayude en la difusión de su imagen político-electoral. En especial, en el tema migratorio. ¿Y a qué país ha decidido convertir en «tercer país seguro»? A México (adonde pretende enviar a millones de indocumentados, según ha dicho, para que esperen el veredicto de la justicia norteamericana en materia de asilo y trabajo).

¿Y qué país está poniendo en bandeja de plata a Zuckerberg su red eléctrica y de fibra óptica? ¡México!

Lo que presenciamos es, muy probablemente, parte de lo que México y Estados Unidos acordaron en secreto —y tal vez de palabra—: que Facebook contribuya al adoctrinamiento de millones de seres humanos en beneficio de las ambiciones políticas del grupo de Trump.

Es válido inferir que Zuckerberg pudiera llevar a cabo intensas campañas dirigidas a los migrantes centroamericanos. Recordemos, además, que todos los solicitantes de visa tendrán que dar al gobierno de los Estados Unidos las ligas de sus redes sociales.

Soros, el tercero en disputa

El especulador de origen judío-húngaro, vinculado a la banca Rothschild, aspira a controlar Israel y Estados Unidos. Por ende, le estorban Netanyahu y Trump. En consecuencia, Soros es enemigo declarado de Zuckerberg y de Facebook.

Por eso, en la edición 2018 del Foro Económico Mundial de Davos, dijo que los días de esa red social estaban contados. (2)

Soros (respaldado siempre por los Rothschild) se había apuntado una victoria inicial con la tolerancia de López Obrador a las migraciones desordenadas. La amenaza de los aranceles progresivos de Trump obligó al presidente de México a militarizar la frontera sur y a controlar a los migrantes, sea en los caminos rurales, sea en los pueblos y ciudades.

La filia de López Obrador por Soros se doblegó —al menos de forma temporal— por el poder económico, político, financiero y militar de Trump (pese a que que el establishment está en contra del actual inquilino de la Casa Blanca).

El 21 de marzo de 2019, el Estado mexicano dio a Rothschild y Soros la noticia de que el circulante tenderá a eliminarse mediante el cobro digital; el caso, ahora, es que Zuckerberg disputará esas ganancias a BBVA, Santander, Citibank y demás mediante la criptomoneda Libra.

Esto generará —más pronto que tarde— acciones de represalia de los potenciales desplazados. Así, México continuará entre dos fuegos: el del mundialismo (de Rothschild, Soros, Obama y los Clinton) y el del sionismo duro (de Netanyahu, Trump, Kushner, Kissinger, Rockefeller y Adelson).

Lo paradójico es que un presidente que se dice nacionalista, Andrés Manuel López Obrador, acelera la entrega de México iniciada por los gobiernos neoliberales a principios de la década de los 80.

Referencias electrónicas

  1. Diego Pappalardo. “El desplome de Facebook y George Soros”. Sin Compromisos. Consultado en https://periodismosincompromisos.wordpress.com/2018/11/29/el-desplome-de-facebook-y-george-soros/
  2. Cfr. Ibid.

(*) Periodista mexicano

LAS “COMUNIDADES IDENTITARIAS” PROLIFERAN EN EUROPA CON UN OBJETIVO; VIVIR DE ESPALDAS AL SISTEMA MUNDIALISTA Y A LA MULTICULTURIDAD

Escolares en Orania, una comunidad afrikaner en Sudáfrica situada a orillas del río Orange en la región de Karoo de la provincia Cabo del Norte.

Antonio Valdivia – Alerta Digital

Ante las grandes dificultades que atraviesa el modelo de vida occidental, la claudicación de sus líderes ante el NOM, la aceptación oficial del relativismo cultural y antropológico, así como la conversión de la mundialización en dogma de fe, empiezan a florecer tanto en Europa como en los EEUU numerosas comunidades autosuficientes donde se vive según conforme a valores, principios y preferencias éticas comunes. Es la vida de la autosuficiencia o del autoabastecimiento.

En países como Chequia o Eslovaquia existen ya comunidades que han vuelto a los bosques para liberarse de la presión política y social que exprime sin piedad a todos los ciudadanos en beneficio de unos pocos, la llamada casta dirigente. Así pues, son muchas la comunidades que se están creando y que viven al margen de la actual organización social injusta a la que se veían sometidas.

También en España ya hay muchos que han decidido retornar a sus pueblos de origen para retomar los huertos y tierras de labor, así como recurrir a los animales que antaño los sustentaban. Muchos, que personalmente conozco, están a punto de dar el salto y organizarse. Quieren liberarse de una sociedad degradada y corrompida por los poderes políticos y económicos.

Algunas de estas comunidades en ciernes llevan el signo identitario, al rechazar sus miembros cualquier injerencia cultural que no sea la suya propia. En este sentido, se muestran contrarios a cualquier forma de «multiculturalidad» y a la convivencia con personas o grupos cuya base moral de valores sea distinta.

«Aquí convivimos con quienes nos gusta, vivimos según nuestra cultura y nos desarrollamos espiritualmente conforme a nuestro propio cuadro ético, sin que el sistema debe decirte lo que debes hacer, lo que debes sentir, lo que debes pensar y con quien debes convivir», señala Pelayo Carrasco, ingeniero de profesión y uno de los promotores de esta experiencia piloto en España.

Por otra parte, los residentes aspiran a crear colegios propios, aunque homologados por los gobiernos, como ocurre por ejemplo en Suráfrica. Estos centros aplicarían recetas prácticas para el desarrollo personal del alumno.

Asimismo, la creación de huertos y cabañas ganaderas comunes fomentará el cooperativismo y el máximo aprovechamiento de los medios para un abastecimiento seguro, no dependiente de los caprichos de los mercados, lo que garantizará productos naturales y sin los costes adicionales a las fluctuaciones de intereses ajenos que condicionan los precios. En esta situación, solo existirá el trabajo de la comunidad y la aportación que cada miembro esté dispuesto a hacer. Ya hay docentes, ingenieros, médicos… dispuestos a dar el paso junto a sus familias. Creen que la vida será difícil al principio, pero están convencidos de que el esfuerzo puede merecerles la pena.

Con relación a otros detalles logísticos, explica Carrasco que la obtención del suministro de energía necesaria para la vida comunal será posible mediante molinos de autogeneración y de placas fotovoltaicas. También se aprovechará el gas metano de la auto combustión de los residuos orgánicos, lo que permitirá generar electricidad. «Simplemente es cuestión de organizarse y de cambiar la vida solitaria y personalista, por la comunitaria y cooperadora, es decir, pasar a vivir y no a depender», indica.

Hoy es posible, y ya se están dando los primeros pasos para dejar de depender de una casta que exprime y oprime, que nos hace ser cada día más dependientes de ellos y que nos arrebata lo más importante de la dignidad humana: la libertad de elegir y el derecho a la libertad.

«Si usted se halla parado o quiere vivir a partir de sus propias pautas culturales, identitarias y morales, ahora tiene la alternativa de la autosuficiencia. Si vive esperando a que el sistema le solucione las cosas, jamás lo conseguirá. Es hora de tomar las riendas de nuestro propio destino y de que dejen de manipularnos en su propio interés. Si somos muchos, podremos estar empezando a cambiar las cosas», concluye nuestro interlocutor.

EL PLAN DE XI Y PUTIN QUE CAMBIARÁ EL MUNDO: UNA AMISTAD PARA GOBERNARNOS A TODOS. Como dice Putin, los lazos ruso-chinos han alcanzado probablemente su punto más álgido en toda su historia y se siguen desarrollando, provocando un efecto dominó geostratégico en el resto del planeta

Por Daniel Iriarte- El Confidencial

“De entre mis colegas extranjeros, él es mi amigo más íntimo. Valoro profundamente mi amistad con él”. Las palabras de Xi Jinping hacia Vladímir Putin llamaron la atención del equipo de prensa que cubría la visita oficial del presidente chino a Moscú por su inusitada calidez. “Los lazos ruso-chinos han alcanzado probablemente su punto más álgido en toda su historia y se siguen desarrollando”, le correspondió Putin.

No era mera palabrería: Xi llegó a la capital rusa con un séquito de más de 1.000 funcionarios chinos, lo que da una idea de la importancia concedida por Pekín a este viaje. Pocos días después, Xi y Putin se volvieron a encontrar durante la cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghai en Bishkek. Y lo volverán a hacer la semana que viene en la del G20 en Osaka. Será la ocasión número 33 en la que los dos mandatarios se vean las caras en seis años, en una relación cada vez más estrecha. Para muchos observadores, estos son indicios de que la que era una mera especulación se está convirtiendo en una realidad: “la gran Alianza Oriental”.

Esta exhibición pública de afecto mutuo ha sido percibida como un corte de mangas suave al presidente estadounidense, Donald Trump. El mensaje es claro: frente a sus exigencias unilaterales, el resto de grandes potencias tienen todo el derecho del mundo a elegir a sus propios amigos.

La relación ruso-china viene fortaleciéndose desde al menos 2001, cuando ambos países firmaron un tratado de “amistad y cooperación”. Pero ahora, gracias a las tensiones compartidas con EEUU, están entrando en una nueva fase de apoyo mutuo y con potencial para alterar profundamente los equilibrios en el hemisferio oriental.

Eurasia, el nuevo protagonista

“Durante la Guerra Fría, en su mayor parte, China y la Unión Soviética mantuvieron una cuidadosa distancia una de otra. Sin embargo, en los últimos años, bajo los presidentes Xi Jinping y Vladímir Putin, se están acercando más y más. Esta coalescencia, que posiblemente resulte en un bloque unificado que domine el continente euroasiático, podría ser la tendencia geopolítica más importante del siglo XXI”, opina el exalmirante estadounidense James Stavridis, antiguo comandante supremo de las fuerzas de la OTAN.

“Este emparejamiento tiene cierta lógica. China es un poder global en ascenso y tiene una vasta población. Rusia tiene problemas económicos y una población en declive, pero posee madera, agua, minerales, oro, petróleo y gas natural en abundancia. Ambos comparten una enorme frontera. Y los dos son estados resueltamente autoritarios con un partido único y un solo gobernante en la práctica”, escribe Stavridis en Bloomberg. “Por encima de todo, comparten una antipatía por Occidente en general -con sus molestos esfuerzos por difundir la democracia y apoyar los derechos humanos- y un desdén por Estados Unidos en particular. Esas son suficientes cosas en común para un creciente nivel de cooperación, aunque no (todavía) para una alianza militar formal”, asegura.

Tradicionalmente, China y Rusia han tendido a cooperar en la esfera diplomática internacional, votando al alimón en el Consejo de Seguridad de la ONU. El último ejemplo se produjo el pasado 4 de junio, cuando ambos bloquearon una resolución de condena de la institución contra las matanzas de civiles en Sudán, asegurando que el documento “carecía de equilibrio”. También colaboran en el ámbito militar, donde China se beneficia de la experiencia de Rusia en campañas recientes, de Chechenia a Siria. Y este acercamiento no ha hecho sino estrecharse desde que ambos países fuesen designados “oponentes estratégicos” de EEUU en la Doctrina de Seguridad Nacional de la Administración Trump a finales de 2017. El año pasado, tropas chinas tomaron parte en los ejercicios militares masivos rusos “Vostok 2018” en Bielorrusia y el Báltico.

“Si EEUU asume que Rusia y China son una amenaza y decide hacer frente a los dos países a la vez, una alianza temporal entre ellos se convierte en inevitable”, afirma el exministro portugués Bruno Maçaes, hoy profesor no residente en la Universidad de Pekín y experto en política euroasiática. “En una de esas paradojas tan comunes en la política internacional, podríamos acabar con el mismo resultado que a los tres países les gustaría evitar: una alianza oriental entre China y Rusia”, asegura, haciendo referencia a la tradicional rivalidad entre ambos países en áreas como Asia Central.

Tú y yo nos entendemos

En realidad ninguno de estos conceptos es demasiado original. Pero más allá del simbolismo, esta vez se han adoptado una serie de decisiones cruciales que pueden tener consecuencias profundas a largo plazo. Para empezar, Xi y Putin han firmado dos documentos que otorgan carácter más o menos formal a este frente común: uno referido a una “colaboración estratégica integral para una nueva era”, que cubre toda una serie de áreas como el espacio, el Ártico, internet o la innovación tecnológica; y otro de compromiso de refuerzo de la estabilidad global estratégica, cimentando una postura común en temas como Venezuela, Irán, la península coreana o la proliferación nuclear.

Otro factor es la creciente interdependencia económica. El año pasado el comercio bilateral entre ambos países alcanzó la cifra récord de 107.000 millones de dólares anuales, principalmente en los sectores energético y alimentario, convirtiendo a China en el mayor socio comercial de Rusia. En comparación, el comercio entre Rusia y EEUU fue de 27.500 millones de dólares, unos 3.500 millones menos que el año anterior.

Y en estos tiempos de turbulencia geopolítica, Moscú ha corrido a socorrer a su socio. Según han acordado sus dos líderes, Rusia cubrirá el vacío alimentario generado por los aranceles de EEUU, de donde China importa gran parte de su soja y una proporción no desdeñable de su carne. Además, en otro desafío abierto a la Administración Trump, la compañía china Huawei ha firmado un acuerdo con la compañía rusa MTS para implementar la red 5G en Rusia.

Pero tal vez lo que puede tener un impacto más profundo sea el convencimiento por parte de ambas cúpulas dirigentes de la necesidad de establecer un sistema de pagos en yuanes y rublos que permita puentear al dólar. “EEUU es la economía más poderosa del mundo. Si queremos evitar la hegemonía del dólar, lo primero que tenemos que hacer es evitar usarlo, porque los pilares de la economía estadounidense se basan en las reservas de dólares que poseen estos países, y eso le da la capacidad y la confianza para presionar a otros países para que acaten sus reglas”, afirmó el economista Sergey Glaziev, uno de los principales asesores de Putin, durante el Foro Económico de San Petersburgo al que asistió Xi. “Si lo hacemos, la influencia estadounidense acabará por ser debilitada”, sostuvo en un panel junto a Zhou Li, un alto cargo del Partido Comunista Chino.

Los dos países han empezado a estudiar un mecanismo de intercambio comercial para transacciones energéticas que excluya al dólar, que todavía domina las cuentas binacionales: entre el 70% y el 90% del comercio ruso-chino se hace en esta divisa, mientras que el yuan se utiliza en apenas el 2%. Pero Moscú ya está haciendo los deberes. El año pasado, el Banco Central ruso se deshizo de 101.000 millones de dólares en reservas, el mayor movimiento de este tipo en la historia, adquiriendo en su lugar euros, yuanes y yenes. Rusia posee ahora un cuarto de las reservas globales de yuanes. Moscú y Pekín trabajan ya para implementar los pagos con la tarjeta de crédito china UnionPay en Rusia y de la rusa Mir en China, y para permitir la venta de bonos soberanos en las respectivas divisas del otro en las bolsas nacionales.

El Kremlin, asediado por las sanciones, lleva promoviendo la idea de la “desdolarización” desde al menos 2014. Pero una China que se sentía muy cómoda con el sistema global no parecía tener demasiada prisa por implementarla. Pero ahora, con la presión que impone la guerra comercial, el escenario podría ser muy diferente. En 2015, el Banco Popular de China lanzó el llamado Sistema de Pago Interbancario Transfronterizo, que funciona solo en yuanes y utiliza el sistema Swift. Analistas creen que Pekín trabaja ya en un modelo totalmente independiente que funcione al margen de Swift, sobre el que EEUU siempre puede ejercer sanciones.

El nuevo telón de acero

“El contexto ha cambiado. El reinicio de la guerra comercial, las medidas estadounidenses contra Huawei, así como la respuesta de China, sugieren que China y EEUU están entrando en una fase de desacoplamiento, no solo en las relaciones económicas sino de forma más general”, indica Steve Tsang, director del Instituto de China de la Escuela de Estudios Orientales y Africanos de Londres. “Esto implica un cambio estructural en el alineamiento estratégico global. A medida que esto progresa, China bajo Xi necesitará reforzar su capacidad de hacer frente a EEUU y sus aliados. Y la Rusia de Putin viene muy bien en este contexto”, dice en una entrevista con el diario South China Morning Post.

Según algunos expertos, el riesgo que implica que tanto las redes de conectividad como los sistemas económicos de Rusia y China estén integrados es que acabe creándose un nuevo “telón de acero tecnológico” en el que ambas esferas se desarrollen de forma completamente independiente. A la larga, esto crearía una brecha entre Occidente y Oriente en la que aparatos y software de ambos bloques podrían ser incompatibles.

Es pronto para dar todo esto por hecho, pero todos los grandes proyectos empiezan con un pequeño gesto. Y en ese sentido, Xi y Putin están más expresivos que de costumbre.

EN EL CARAJAL DE MIAMI: EL CARAJAL SE ENTERA DE LOS REJUEGOS DEL ALCALDE DE HIALEAH

En la foto: Carlos Hernández con Jacob Forever, admirador del Che y castrista  confeso

El Carajal ha estado los últimos tres o cuatro días muy embullado por las buenas noticias de la suspensión de dos presentaciones de artistas castristas de los que viajan aquí en busca de fulas, pero todo indica que la decisión del Alcalde  de Hialeah, que al revés de la del Alcalde de Miami, ha estado jugando en los dos bandos pues mientras le daba homenajes y llave de la Ciudad a Luis Posada Carriles, al mismo tiempo estaba en tremendo contubernio con artistas cubanos de franca tendencia castrista, ha sido una jugada política para limpiarse.

Según un grupo de cubanos residentes en “La ciudad que progresa”, El alcalde Carlos Hernández ha declarado con absoluto cinismo que cancela el concierto del 4 de julio por “respeto al exilio cubano”, cuando en realidad lleva mucho tiempo invitando a estos y otros artistas izquierdistas y por lo tanto han convocado a una manifestación para el próximo Martes 25 de junio a las 6:30 de la tarde en el edificio de gobierno de la ciudad de Hialeah 501 Palm Ave Hialeah Fl 33010 para exigir explicaciones al Alcalde ya que según ellos “El alcalde Carlos Hernández es quién promueve el intercambio cultural”.

Según declaró Fernando Godo (foto de la izquierda), Candidato a Concejal de Hialeah a redactores de esta sección: “El alcalde Carlos Hernández está manipulando las noticias con mentiras. Carlos Hernández tiene que dar cuenta de ¿Cuánto dinero de nuestros impuestos se ha destinado en Hialeah para pagar a artistas cubanos que coquetean con la dictadura que gobierna en Cuba? ¿Ninguno? ¿Entonces hay un acuerdo entre el alcalde de Hialeah y los negocios privados para pagar a estos artistas?

En la foto de arriba aparece Carlos Hernández, aparentemente entregando a la Srta. Dayana, castrista de hueso colorado, una distinción de la Ciudad

El alcalde Carlos Hernández planeaba utilizar instalaciones públicas de Hialeah para faltar el respeto a Cuba y a los Estados Unidos de América en el día de su independencia.

¿Autorizaron los concejales de Hialeah y el alcalde Carlos Hernández un pago de $30 000 dólares al artista Jacob Forever? El alcalde y los concejales de Hialeah deben responder por su traición a los muertos, los presos y todas las víctimas de la tiranía en Cuba
Lo cierto es que estas fotos que publicamos de Carlos Hernández con Jacob Forever y con la Srta. Dayana son una prueba gráfica que deja muy mal parado al alcalde y le dan fuerza y veracidad a las acusaciones  de que si ha dado marcha atrás es por conveniencias políticas.

FRANCISCO SIGUE DESBARATANDO LA IGLESIA: “REZAN DEMASIADO”. EL VATICANO CIERRA OTRA ÓRDEN

Fuente: Chiesa e post Concilio (Iglesia y post Concilio)

La obra de destrucción de la vida religiosa por parte del Vaticano continúa implacable. Esta vez les toca a las Pequeñas Hermanas de María Madre del Redentor, una orden religiosa nacida en Francia y que actualmente cuenta con aproximadamente ciento veinte religiosas; de las cuales cinco decidieron obedecer al diktat de Roma, y a las otras ciento quince, a su vez, divididas en tres comunidades, les serán levantados sus votos, emitidos en su momento, y volverán a ser seglares, debiendo abandonar sus casas y las actividades de cuidado y de asistencia sanitaria a los ancianos, característica de esta congregación.

Sin embargo, fueron sobretodo acusadas de una espiritualidad considerada demasiado “tradicional”. El Gran Inquisidor de la Congregación para las Religiosas, el franciscano José Rodríguez Carballo, brazo derecho y hombre de confianza del Pontífice reinante para este género de “arreglos”, (y el hombre del más clamoroso crack financiero jamás visto por los franciscanos) atacó una vez más.

Un libreto que sigue al ya vivido por los Franciscanos de la Inmaculada (aún intervenidos después de seis años –ver-. ¿Pero a quienes han asesinado para ser tratados así?),por la Hermandad Sacerdotal Familia Christi, la Fraternidad de los Santos Apóstoles, etc. Ahora es un formato habitual en el régimen vigente. Resulta verdaderamente extraña e inexplicable la operación a la cual probablemente no son extraños los apetitos obispales por las propiedades de la pequeña congregación.

Las Pequeñas Hermanas de María Madre del Redentor cuidan a ancianos, colaboran en la pastoral de la parroquia, ayudan a los pobres y viven una espiritualidad hoy considerada en el Vaticano demasiado “clásica”, es decir, amor de adoración a la Eucaristía; oración fervorosa de intercesión y filial devoción a María. Las hermanas fueron pre-visitadas en el año 2009 por decisión del Obispo de Laval, a quien los laicos que sustentan a las hermanas acusan de tener un cierto interés por la administración de sus bienes. Pero la iniciativa no tuvo éxito. En el año 2016, con Braz de Avis y Carballo, hubo una nueva visita. Ya no –o no únicamente– por motivos administrativos sino por la grave sospecha de tradicionalismo o clasicismo, como dicen los franceses. Las hermanas fueron acusadas de tener graves problemas de gobierno (aunque se demostró que la mayoría de las hermanas dieron maravillosos testimonios sobre la superiora), de inmovilismo, de desconocimiento de la “nueva teología de la vida consagrada…” y de otros graves delitos como el de la excesiva oración…

Las superioras –exiliadas en otros conventos eran acusadas de ser “excesivamente autoritarias”, y que a las hermanas les era pedida una obediencia inapelable “sin –dicen– la preocupación de que una recta conciencia tenga una palabra a decir y sin que nadie nos haya explicado el mínimo fundamento objetivo de todas estas medidas romanas: habría habido dos pesos y dos medidas”. Las hermanas rechazaron las acusaciones como falsas e inventadas por los visitadores. Los comisarios y la Congregación les han dado la razón, al menos en parte, pero mantuvieron las providencias adoptadas, es decir, confirmaron la intervención.

Las hermanas apelaron a aquel que era el tribunal supremo de justicia en la Iglesia, la Signatura Apostólica, ahora bajo la gestión del diplomático Mamberti, evidentemente incapaz de contrariar la voluntad superior, quien confirmó la sentencia del Dicasterio. Pero las hermanas decidieron no aceptar la medida que a ellas -y no solamente a ellas- les parece una evidente injusticia. Hicieron pública su decisión: “El 17 de septiembre de 2018, el Cardenal Prefecto de la Congregación para las Religiosas, Monseñor Braz de Aviz, envió un ultimátum: o aceptamos la Intervención ´sin reservas´, o no la aceptamos, en cuyo caso la ley prevé que podremos ser despedidas del Instituto”.

Entonces las hermanas escribieron: “Después de haber adquirido la certeza moral durante todo este año que la acogida al Comisario Apostólico en el interior de nuestro Instituto, causaría un grave y seguro daño, tanto por cuanto dice respecto a la comprensión del carisma otorgado por Dios a la Madre María de la Cruz, nuestra Fundadora, como por el modo de vivirlo; después de haber propuesto muchas veces soluciones de apaciguamiento, sin que haya sido dada ninguna respuesta; previa consulta con personas autorizadas y competentes; después de haber rezado mucho y siempre deseando permanecer fieles y obedientes a la verdad, nos pareció que no teníamos otras opción que renunciar a nuestros votos”.

Mientras tanto, se constituyó en Laval una Comisión de apoyo a las religiosas, que cuenta casi con treinta mil personas y que hace oír su voz en un portal: https://www.soutienpsm.com/

Todo esto ocurre en un País en el cual la situación de las vocaciones es -por decir poco- desastrosa, y donde la cuestión de los abusos clericales está paso a paso saliendo a la luz pública en toda su gravedad. Y la Santa Sede se permite llevar a cabo operativos inexplicables con una violencia y una determinación que serían mucho más adecuados en otras situaciones y por culpas reales.

WordPress theme: Kippis 1.15